juvevas Juvencio Vargas

¿Qué pasa cuando un niño inglés llega a un pueblito de México en medio de la nada? Descubre la historia de Arnold y cómo se vuelve un amigo irremplazable para los niños de ese lugar.


Conto Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#sobrenatural #comedia #teatro
Conto
4
4.0mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Cuadro 1

Indicaciones.

Este monólogo se presenta a tres voces.

Los tres actores se encuentran presentes en el escenario todo el tiempo, la división de diálogos y acciones actorales serán definidos por el criterio del director.


Escena 1:

Tres voces:


Nuestro amigo Arnold desapareció de la faz de la tierra con toda su familia.

Esto pasó durante la gran tormenta, la más grande en años.

Nubes gigantes, granizo y relámpagos cayeron por toda la ciudad.

Un rayo cayó sobre la casa de Arnold.


¡Zaaaz!


El rayo cayó en una varilla que no había sido recortada.

El techo quedó chamuscado, los electrónicos inservibles y la familia de Arnold desaparecida.


Arnold siempre fue muy puntual, pero ese día no llegó a clases.

Fuimos a buscarlo a su casa después de la escuela.


–¡Arnold!

–¡AARRNNOOOLD!

–AARRRNOOOOOOLD!


Silencio.

Entramos a la casa, la puerta no tenía seguro.

La casa estaba ordenada, como si no hubiera pasado nada.

Pero toda la casa olía a circuitos quemados.

No había rastro de Arnold o su familia.


Recordamos muy bien del día en que llegó Arnold a la escuela.


–Buenos días niños, hoy recibimos a un nuevo alumno.


Dijo la maestra Moni.


–El viene de un lugar muy lejano. Su familia se ha mudado aquí desde Inglaterra.


Nosotros nunca habíamos visto a un Extranjero.

Bueno, el Kevin nació en Estados Unidos, pero sus papás son de aquí, entonces no cuenta.


–Arnold habla muy bien el español. Preséntate con tus compañeros.

–Muy buenos días compañeros, mi nombre es Arnold Simons, espero que podamos ser buenos amigos.


–Muy bien Arnold. Pasa a sentarte.


Nuestra bandita era de las más populares en la escuela, el único extranjero nos iba a dar más estatus.


–Hey Arnold, siéntate con nosotros.

–Gracias.

–¿De dónde vienes?

–De Inglaterra.

– Sí, pero ¿De qué ciudad?

–Oxford.

–Y ¿Por qué te viniste para acá?

–Mi padre consiguió trabajo aquí.


Eso se nos hizo extraño, porque en nuestra ciudad no hay trabajos.

Solo uno que otro bisnesito.

Una tiendita, boutique, panadería, estética...

La mayoría trabaja en una ciudad más grande y vive aquí porque es más barato.


–¿De qué trabaja?

–Es arquitecto.

–Orale, ¿Qué van a construir?

–Una fábrica.


Eso la verdad que no nos hizo sentido.


–¿Fábrica? ¿De qué?

–No lo sé.


Siempre hubo algo extraño en Arnold, había algo raro en sus ojos.

Una mirada perdida y vacía.

Como si siempre estuviera en otro lugar.

Y siempre que le hablabas reaccionaba con retraso.


–Arnold

....

–¡Arnold!

–What? I mean: ¿Qué?

–Que si quieres jugar futbol con nosotros.

–Sí, claro. Pero no soy muy bueno con los deportes.

–No hay problema, puedes ser el portero.

–Sí, está bien.


Creímos que Arnold sería un buen portero.

Era lo suficientemente alto para tocar el travesaño sin saltar.

A parte el fútbol se inventó en Inglaterra.


El delantero se burla a uno, se burla a otro. ¡Está solo, está solo! ¡El portero es único que puede evitar el gol! Un duelo entre dos hombres, el extranjero contra el mexicano, es el momento de la verdad. Veremos si los ingleses traen con queso las quesadillas. Se prepara para tirar y ¡Tira! ¡Tira! y ... (Arnold reacciona medio segundo después con un movimiento mediocre) GOOOL.


–No mames Arnold!

–Oh crap.

–¡Quítate! Pido ser portero ambulante.



Ya no invitamos al Arnold a jugar en nuestro equipo.

Pero seguimos siendo sus amigos porque era muy interesante estar con él.

Arnold hablaba 6 idiomas.


–Oye Arnold. ¿Como se dice “Hola nena, te invito a dar una vuelta por la escuela” en francés?

–Salut bébé, Je t'invite à faire une tour par l'école

–Salut bébé, Je t'invite à faire une tour par l'école (Mal dicho, muy mal dicho)

–Ahhh perrillo, ¿Qué otros idiomas hablas?

–Chino, Ruso y Árabe.


A nosotros nos habían dicho que en Europa las personas hablan varios idiomas.

Los países son pequeños y están cerca.

Es como si en México fueras de un estado a otro.

Después nos dimos cuenta que no eran idiomas europeos.

El Arnold hablaba los idiomas de las mayores potencias mundiales.

Una proeza que la gente normal tardaría casi una vida para lograrlo.


–Nosotros hablamos dos.

–¿Qué idioma hablan?

–Español y albures.

–¿Albures?

–El idioma de San Jasmeo.

–¿San Jasmeo?

–Sí, ahí serás bien acogido.

–No creo que me dejen ir.

–¿A poco no das el ancho?

–¿Cómo?

–Palomo.

–No entiendo nada.

–Si no entiendes, te lo introduzco más despacio. Igual y lo cachas.

–Sí, explicame.

–Primero, el recibo.

–¿Cuál recibo?

–Esta.

–No entiendo.

–A la larga te acostumbras.


Nunca lo entendió.

Ni nunca le explicamos.

Era divertido verlo confundido.


Solo una vez vimos al papá de Arnold.

Para ese entonces la fábrica ya estaba en construcción.

Era una fábrica de remolques para trailer.

El director lo mandó a llamar porque descubrieron al Arnold… “Haciendo actos indebidos con una compañerita en los baños”


–Hola Arnold.

–Este es el baño de los hombres.

–Eres muy gracioso.

–¿Qué dije?

–Sabes Arnold, nunca había conocido a un hombre tan guapo e inteligente como tú.

–Gracias.

–Oye Arnold.

–¿Qué?

–¿Alguna vez has besado a una mujer?

–No.

– ¡A ver, a ver, a ver! ¿Qué está pasando aquí?


Dijo la directora de la escuela.


–¡Él me obligó!


Nunca nos imaginamos que Arnold podría tener contacto humano.


El papá de Arnold era un hombre extraño.

Alto, blanco, con los ojos casi cerrados porque la luz del sol lo molestaba.

Jorobado, con lentes y cabello escaso.

Nos miró fijamente y luego subió a su auto.


–Oye Arnold.

...

–¡Arnold!

–¿Qué?

–Tu papá es muy raro.

–Es muy serio.

–Y da miedo.

–Es buena gente.

–Y huele feo.

–¿Qué?

–Tú también hueles feo. ¿No tienen agua en su casa?

–Sí tenemos.


La casa de Arnold no tenía nada especial.

Era una casa rentada que estaba en obra negra.

A nosotros no nos hacía sentido que Arnold haya venido desde Inglaterra a vivir en un hoyo con puerta.


– Oye Arnold.

–¿Qué?

–¿Por qué vives aquí?

–Es muy barato.

–¿Te gusta vivir aquí?

–No.

– ¿Eres pobre?

– Es complicado.

– A nosotros no nos importa si eres pobre.

–Pero no soy.

–Aquí nadie es rico... tal vez el Kevin, sus tíos le mandan tenis del gabacho, pero solo en navidad.

–Es que mi padre quiere ahorrar.

–¿Para qué?

–Regresar a casa.


Nunca nos habíamos puesto a pensar en que nuestra casa podría estar en otro lugar.

Aquí está todo lo que conocemos.

Entonces decidimos que queríamos hacer que Arnold se sintiera en casa.

Pero nosotros no sabíamos nada sobre Inglaterra.

Les preguntamos a nuestras mamás sobre Oxford.

Nos dijeron que era un tono de gris.

Uno muy elegante.


–Oye Arnold.

....

–¡Arnold!

–¿Qué?

–¿Qué extrañas de Oxford?

–Extraño extraño al museo Ashmolean y mis clases de arte.


No le podíamos dar nada de eso.

En el museo municipal, la principal atracción es un colmillo de mamut.

Las clases más artísticas las llevamos en el kinder.

Pero nosotros teníamos nuestra forma de expresarnos.


–Oye Arnold ¿Quieres ser artista?

–Sí.

–Nosotros tenemos un club de artistas, puedes entrar si quieres.

–¿Un club?

–Somos GDP.

–¿Qué es GDP?

–Grafiteros Decorando Paredes.


Compramos una lata verde fosforescente en la Comex y fuimos a una casa abandonada.


–Muy bien Arnold, antes de rayar, primero debes inventar tu firma.

–¿Firma?

–Sí, mi firma es “Luciérnaga”.

–Y la mía es “Kraken”.

–No entiendo.

–Es un seudónimo.

–Tu nombre artístico, por así decirlo.

–Cada grafiti tiene que ir firmado.

–Cada vez que pones tu firma es como marcar tu territorio.


Incluso le dimos sugerencias para su firma.

Básicamente todas las palabras que nos sabíamos en inglés.


–Fuck, ass, crap.

– Scum, nigga, bitch.

–Shit, bastard, cunt.


Es importante mencionar que el único maestro de inglés que tuvimos fue el Kevin.


–Ya se cual sera mi firma.

–¿Cual?

–Alien.

–¿Por qué alien?

–Así es cómo me siento.


Al Arnold le gustó grafitear paredes.

A diferencia de nosotros, él podía dibujar muy bien.

Hacía maravillas con una lata de aerosol.

Como si sus manos fueran una impresora.

Todos los martes después de la escuela comprabamos una lata y buscábamos lugares donde grafitear.


–Te has vuelto bueno en esto Arnold.

–Gracias.

–Haces cosas que esta ciudad nunca ha visto.

–Gracias.

–Creemos que te volverás una leyenda.


Arnold realmente estaba ganando fama.

Incluso escuchamos a señoras decir:


–Mire comadre, este dibujo sí está bonito.

–Esto sí es arte, no como los rayones que hacen los otros orangutanes.

–Vandalismo, vandalismo es lo que hacen.

–Habrían de meterlos a todos a la cárcel.


Estábamos tan orgullosos de nuestro Arnold que empezamos a poner su firma por toda la ciudad.

“Alien” se podía leer por doquier.


Solo había otro grupo que hacía grafitis.

Los Leo.

Eran una generación mayor que nosotros.

Una bola de retrasados buenos para nada.


–Hey tú.

...

–¿Eres el que firma Alien?

–Sí.

–¿Quieres saber lo que opino de tus graffitis?

–Sí, claro.


¡BAM!

Un golpe en el estómago, dejó sin aire a Arnold.

¡BAM!

Otro, le dejó un ojo morado.

¡BAM!

Arnold llegó al salón con lágrimas en los ojos.


–¿Qué te pasó?

–Un muchacho me preguntó sobre mis graffitis y después me pegó.

–¿Cómo era?

–Moreno y se peinaba con los pelos parados.


¡Maldita sea!

Podía haber sido cualquiera en esta ciudad.

Pero nosotros sabíamos que seguramente había sido alguno de los Leo.

Estábamos enojados.

Todos estábamos enojados.


–Vayamos a partirles su madre.


Dijo el Kevin


–¡Sí!

–¡Sí!

–¡Sí!


Toda la escuela se había enterado de lo que le habían hecho a Arnold.

Todos estábamos enojados con los Leo.

Pasamos a otros grupos a reclutar chamacos que se sentían guerrilleros.

Al final del día éramos como cuarenta niños dispuestos a recibir una paliza para vengar a Arnold.


–Ustedes se encargaran de tirarles piedras para atraerlos y si pueden descalabrar a uno, mucho mejor. Los más grandes atacaremos de frente. Y ustedes atacaran a los costados. Ustedes se quedarán pendientes para frenar a los que lleguen después.

–Recuerden, cuidarse unos a otros. El trabajo en equipo es nuestra arma más poderosa. Pueden traer palos, pero no cuchillos porque no somos criminales.

–Bueno guerreros, vayan a sus casas a comer y nos vemos a las cuatro afuera de la prepa.


Todo estaba listo.

Estábamos preparados.

Comimos bien.

Juntamos las piedras.


Veinte minutos antes de las cuatro, comenzó a llover.

La lluvia no tardó en volverse un tifón.

Relámpagos cayendo por toda la ciudad.

Era imposible salir de nuestras casas.


Las calles se hicieron rios.

¡ZAAZ!

Árboles destruidos por los rayos.

¡ZAAZ!

Un rayo cayó sobre la iglesia.

¡ZAAZ!

El reloj marcaba las cuatro en punto cuando dejó de funcionar.

¡ZAAZ!

Los salones de la prepa se convirtieron en albergue.

¡ZAAAAAAZ!

Un rayo gigante cayó sobre la casa de Arnold.


La luz se fue en toda la ciudad.

La lluvia bajó de intensidad, pero no paró hasta la madrugada.

Nuestra escuela tiene un lema: las clases sólo se suspenden si cae un meteorito o si el Papa visita la ciudad.

Arnold siempre fue muy puntual, pero ese día no llegó a clases.

Fuimos a buscarlo a su casa después de la escuela.


–¡Arnold!

–¡AARRNNOOOLD!

–¡AARRRNOOOOOOLD!


Silencio.


Hace ya tres días que no sabemos nada de Arnold ni de su familia.

Fuimos con la policía y no saben nada.

El presidente municipal organizó brigadas de búsqueda por los alrededores de la ciudad.

Encontramos otro colmillo de mamut.

Ahora nuestro museo tiene los dos.

La escuela no ha sido lo mismo desde que Arnold ya no está.

Todos los días llegamos con la esperanza de verlo sentado en el salón.

Hasta enfrente, con su mirada perdida.

Sus grafitis son el único recuerdo que tenemos de él.

Ahora todos firmamos “Alien”.

Porque nos negamos a olvidarlo.

Fin.

Ilustración de portada: America Gonzalez Soria @Americagzzs


Agradecimientos:















10 de Setembro de 2020 às 08:52 0 Denunciar Insira Seguir história
2
Fim

Conheça o autor

Juvencio Vargas Lo que resulta de juntarte con el barrio y los niños fresas.

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~