karyan2 Nicolas ferrer

La sociedad es injusta, el mundo se basa en los fuertes dominando a los débiles y entre los fuertes se encuentran los Renacidos, personas superiores a cualquier humano común, con poderes increíbles y con leyes distintas a los demás, que controlan al mundo y hacen lo que quieran con este, muchos años la sociedad ha sido controlada por los Renacidos y tal vez es momentos de que las cosas cambien, es momento de que los niños despierten y se levanten en contra de su injusto sistema.


Ação Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#ElDespertar #301 #poderes #378 #381 #misterio #suspenso #aventura #adolescente #escuela #drama #romanc #ciencia-ficcion
6
4.3mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Quartas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prologo: Un nuevo año escolar

«Es bien sabido lo mucho que Japón a avanzado como sociedad y país desde la "Gran Guerra", desde que la "Unión soviética" lanzo las bombas atómicas que destruyeron a Tokio en su totalidad y obligaron a Japón unirse a los aliados y pelear contra la conquista soviética que amenazaba a toda Europa y Asia hace mas de noventa años, mucho tiempo a pasado y hoy día "Nueva Tokio" es la capital mas importante de Japón y del mundo, con grandes avances tecnológicos y científicos y una gran diversidad cultural, es sin duda la principal y mas grande Mega ciudad del mundo.»


Fragmento de «Historia Natural del Mundo Renacido» de Amelia Abercrombie.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Era el primer día del nuevo año escolar y Kazu no podía estar mas nervioso. Habia estado bastante emocionado por su nuevo comienzo escolar en el «Instituto Reverie», una escuela publica bastante famosa que se encuentra en la ciudad de «Nueva Tokio», Japon, incluso había dormido muy poco de la emoción, aquella escuela era su oportunidad de poder hacer nuevos amigos y poder finalmente dejar de ser un solitario, por eso estaba muy emocionado, solo había un problema, Kazu es tremendamente tímido, tanto así que cuando entro en su salón de clases designado (el 1-A), casi se había quedado congelado de los nervios, cuando vio como todos sus nuevos compañeros conversaban intensamente como si fueran viejos amigos, esto lo dejado preocupado, el sabia que iba a ser difícil entablar amistades, pero había supuesto en cambio que en un grupo de personas donde nadie se conociera, sus posibilidades eran mucho mayores, pero su salón era todo lo contrario, resulta que todos sus compañeros habían estudiado juntos desde la escuela media y dando como resultado que el era el único nuevo estudiante, el único sin amigos o conocidos, Kazu era el chico nuevo.


Pero lo peor de todo no fue ser el nuevo, si no lo que había pasado cuando otros intentaron hablar con el. Kazu era un tanto distinto a los demás, el lo sabia bien y no era simplemente que fuera un chico tímido o introvertido, lo que lo hacia mas diferente a los demás era su apariencia, normalmente los chicos de su edad (dieciséis años) median entre 1.70 y 1.75 metros, pero Kazu apenas media apenas 1.55 metros, era bastante pequeño, su contextura era delgada, nunca había sido atlético, lo que hacia que pareciera débil e indefenso, pero lo que realmente lo hacia distinto era su color de piel, que a diferencia de sus compañeros, era de color negro, el era el único «afroasiatico» en su salón y cuando había entrado al salón, todos se le habían quedado mirando, como si vieran una especia de animal exótico.


Kazu se había sentado en la ultima mesa de la esquina que daba con la ventana, era el uno de los pocos puestos disponibles y fue allí cuando varios chicos se le acercaron para hablarle... Lo único malo es que los chicos le habían hablado en francés, al parecer algunos sabían hablar un poco el idioma, el problema es que el solo sabia hablar japones. Al parecer lo habían confundido con un estudiante extranjero, tal vez creyendo que venia de África o Francia, incluso alguno le habían hablado en portugués e ingles, como tratando de presumir que podían hablar otros idiomas. Su interés por el se había ido tan rápido como llego cuando les había explicado en japones que no sabia hablar otro idioma y que era ciudadano japones, aquello los había decepcionado y como si se hubieran aburrido de una exposición, lo ignoraron cuando había tratado de conversar con ellos. Kazu ya estaba acostumbrado a eso, siempre le pasaba en la calle, cuando quería ir a la tienda a comprar algo o cuando salia al cine, siempre lo confundían con un extranjero.


Kazu lo entendía hasta cierto punto, los afroasiaticos eran una minoría no muy extensa, pero, por favor, según estadísticas de la «UCPL» (la Union Cultural de Paises Libre), entre el quince y el veinte por ciento de la población japonesa era negra, esto gracias a una gran inmigración de negros africanos que habían emigrado a Japon hace mas de 300 años. Esto siempre lo había molestado desde que era un niño, incluso una vez había investigado su árbol familiar y había descubierto que ningún familiar suyo había tocado Africa en mas de 200 años, ni sus padre, ni abuelos o cualquier ancestro, Kazu era tan japones como cualquiera, pero claro, su apariencia no era la misma.


Era temprano y la primera clase no había comenzado, en vista de que nadie mas quería preguntarle como era vivir en una choza de paja en la sabana, saco uno de sus libros de bocetos y comenzó a dibujar en el (la ilustración era una de sus mayores hobbies), Kazu siempre acostumbra a dibujar aunque sea una vez al día. Para el, uno de sus mayores gozos era diseñar superheroes, siempre había sido fanático de cómics y mangas sobre héroes con poderes increíbles que salvan a las personas, incluso había llegado a soñar con convertirse en uno, pero claro, en su mundo los superheroes solo son ficción. A su lado, un chico con una chaqueta oscura y la capucha cubriéndole la cabeza dormía tranquilamente como si estuviera en su casa y eso que todos estaban haciendo mucho ruido, aquel chico no se despertaba con nada, ni siquiera con los gritos de sus compañeros. Varios minutos habían pasado y cuando creyó que aquel día no podía sentirse mas miserable, cuando la puerta se abrió de golpe y al salón entro una chica, aquella chica entro como si fuera una modelo o una actriz famosa, camino con una elegancia digna de una pasarela y se detuvo, de repente varias chias y chicos se le acercaron emocionados para hablar con ella, lo cual no hubiera sido malo, si no fuera porque ella también era negra. La chica era sorprendentemente atractiva, su rostro redondo y liso sin ninguna arruga, la chica era alta, tal vez 1. 85 metros y vestía el uniforme del colegio (que es el típico uniforme con chaleco, camisa y pantalón o falda, de color negro, blanco y rojo) como si fuera un vestido de ultimo modelo. La chica desprendía elegancia por cada célula de su cuerpo y a diferencia de el, ella había tomado mejor las confrontaciones de sus compañeros, al parecer la chica si sabia hablar otros idiomas y no solo eso, la chica si era una estudiante extranjera. Resulto que la chica venia de Ghanda, Africa. La chica era el centro de atención y cada vez que hacia un comentario gracioso, todos se reían como si fuera lo mas gracioso que hubieran escuchado, tanto así que la chica ya era mas popular que Kazu, en pocos minutos se había ganado la admiración de sus compañeros y todos querían se su amigo, era como si la chica tuviera un poder místico.


Kazu observo al chico a su lado, seguía durmiendo plácidamente a pesar de todo el griterío por la chica nueva, cuando de repente un sonido muy fuerte lo despertó, el sonido lo sorprendió y el chico observaba de donde salia el sonido. Kazu busco la fuente del sonido y se sorprendió por lo que veía... La chica había hecho crecer de su mano un pequeño bonzai y de la otra hacia aparecer pétalos de flor de zakura a pesar de ser verano. Eso era lo que faltaba y lo que la hacia mejor que el, no solo era extranjera, sabia varios idiomas, era atractiva, elegante, carismática y también bastante buena para hablar, también era una «Renacida». Al parecer tenia el poder de hacer crecer plantas de la nada, a diferencia de Kazu que tenia el poder de ser un humano común y corriente.


«Los "Renacidos"», pensó Kazu, es un tema que lo fascina mucho, personas que tienen la capacidad de obtener cualquier tipo de poder, por muy absurdo que pueda ser y utilizarlos a su gusto, nadie sabe con seguridad desde cuando existen, algunos dicen que tal vez desde hace mas de 400 o 500 años, pero si era una realidad que los renacidos llevaban mucho tiempo existiendo, ser Renacido es casi un tesoro, tanto que solo un pequeño porcentaje, menos del diez por ciento de la población mundial eran Renacidos, según estudios de la «CPR» (Cuerpo Protector Renacido), la asociación paramilitar mas grande del mundo que se encarga de mantener en control a todos los renacidos, irónicamente la misma esta conformada por completo de renacidos. La CPR tiene sedes en todos lo países mas importantes, incluyendo Japon y son tan importantes, que incluso tienen tanto o mas poder que los gobiernos. Ellos son lo mas parecido a superheroes que existe, claro, si los superheroes llevaran uniformes militares, armas de fuego y nadie conociera sus nombres. Los Renacidos eran tan importantes que todo el que fuera uno, tenia por derecho de nacimiento, un estatus superior a los demas, es mas, es una realidad que la sociedad considera a los Renacidos como humanos superiores, incluso como el futuro de la raza humana, los Renacidos son protegidos por el estatuto universal de la «"CPR" Numero 3385: "Los renacidos son el futuro y por ende se les debe proteger a toda costa, incluso a expensas de otras vidas"».


También se les dan privilegios, como que cualquier Renacido obtiene directamente entrada a las mejores escuelas y universidades del mundo bajo el estatuto «Numero 1156: "Los renacidos son el futuro y por ende su educación es la prioridad numero 1» e incluso si un Renacido llega a infringir la Ley, tiene cinco oportunidades para salir impune sin ningún tipo de juicio antes de siquiera alguien pueda pensar en arrestarlos, e incluso si llegaran a gastar sus cinco oportunidades, muy probablemente las autoridades mirarían para otro lado, bajo el estatuto «Numero 112: "Los renacidos son el futuro y por ende, se les debe perdonar la mayoría de sus crímenes, siempre y cuando no sea asesinato, violación o actos terroristas"», ademas de que la mayoría de los lideres mundiales son Renacidos muy famosos ( Kazu conoce la gran mayoría de los estatutos dictados por la CPR).


El nacimiento de los renacidos es un tema bastante popular entre los investigadores, se dice que puede ser ocasionado por una mutación en las mitocondrias celulares o tal vez en la conformación de la cromatina nuclear, algunos dicen que podrían ser alteraciones en los micro filamentos utilizados en la división celular, lo que altera la formación de las células, no se sabe con seguridad, se sabe que el renacimiento ocurre normalmente entre los diez y doce años y que no es hereditario, en realidad es bastante extraño que un renacido tenga un hijo con poderes. Se les conoce como renacidos (su nombre científico en realidad es «Super humanos geneticamente superiores»), debido a que cuando los niños obtienen sus poderes, por alguna razón, sus corazones se paran, emulando un infarto de corazón y por unos cuantos segundos pareciera que estuvieran muertos, pero de alguna forma sus corazones vuelven a latir y se despiertan como si no hubiera pasado nada, pero ahora con increíbles poderes, por eso se les conoce como renacidos.


Los poderes de un renacido son bastante variados, algunos pueden ser tan simples como crear fuego de sus manos o poder respirar bajo el agua, pero otros podían ser tan específicos como poder alterar sus metabolismos para ser capaces de comer mas o por ejemplo, el caso que Kazu había visto en el noticiero esa misma mañana, sobre un renacido terrorista que tenia la capacidad de alterar la temperatura sus células para que estas explotaran, el hombre se cortaba pedazos de su piel y los dejaba en sitios como si fueran bombas de tiempo y luego con un solo pensamiento, los explotaba causando desastres que mataban cientos de personas, a aquel hombre lo habían atrapado la CPR francesa y lo habían llevado al país prisión de «Estados Unidos», la prisión mas grande y terrible del mundo, un país donde todos sus ciudadanos eran prisioneros peligrosos.


Kazu observaba a la chica, que ahora creaba cientos de hojas que llenaban todo el salón y figuras en miniatura de madera de personas, mientras sus compañeros gritaban de la emoción y la ovacionaban como si estuvieran viendo un partido de soccer. En aquel momento Kazu se sentía realmente celoso, siempre había soñado con ser un renacido y ese sueño se había roto cuando después de los trece años aun no había despertado, pero no solo eso, si no que la chica, a pesar de ser tan distinta a los demás, fácilmente podía hacer amigos como si nada, eso realmente lo ponía celoso. No se había dado cuenta cuando, pero el chico a su lado volvía a dormir, como sin importarle el espectáculo que hacia la chica.


De repente la puerta del salón se volvió a abrir y esta vez era el profesor, que en el momento que entro, todos se habían callado y se habían apresurado a sentarse en sus puestos, incluso la chica, que cuando había visto a el profesor, había hecho una expresión con su mano y todos los pétalos y las figuras de madera desaparecieron. Para su suerte la chica se había sentado delante de el y antes de que la clase comenzaran, se volvió a ver a Kazu. La chica era realmente bonita y lo mas especial que tenia era su pelo, que era completamente blanco.


—Vaya, parece ser que tengo un publico fácil, ¿No crees? —dijo la chica riéndose de su propio chiste, mientras extendía su mano para saludar a Kazu—. Mi nombre es Nala y ¿Tu? —La chica hablaba como si fuera un viejo amigo, con una sonrisa amigable en su cara.


—Bueno, al menos tu no me hablaste en francés o ingles o me preguntaste si duermo debajo de un techo de paja y plantas. —A Kazu se le escapo lo que estaba pensando, aquello lo hizo sonrojar como un tomate—. Y... Yo quiero decir, mi nombre es Kazuto Kirigaya. —Kazu creyó que Nala se enojaría por el comentario, pero en vez de eso, rió a carcajadas.


—¡Vaya!, se nota que a la gente de color no le va muy bien por estos lados —Pregunto Nala.


—Bueno, pues a ti te fue muy bien. —Kazu estaba avergonzado, pero mas estaba celoso- parece que no a todos no va igual.


—¿Que?... ¿Eso?, si te refieres al espectáculo que acabo de dar, bueno, pues no lo creas mucho. Puede parecer que ahora soy super popular y que ahora todos quieren ser mis amigos, pero para ellos es mas bien como si fuera un animal exótico y mas aun gracias a mis poderes, seguro que en unos días ni se acuerdan de mi nombre. —Nala reía como si todo fuera una broma, al parecer no solo era mejor que Kazu, también tenia un espíritu mas fuerte. Pensó entonces que tal vez la chica fuera mas agradable de lo que quería creer, hablaba el japones de manera increíblemente fluida y a diferencia de lo que primero creyó, la chica no parecía para nada presumida o egocéntrica, emitía una especie de aura que te hacia sentir que podías hablar con ella, ademas era divertido que ambos hubieran usado la misma analogía del animal exótico.


—Bueno, al menos tu tuviste tus 5 minu....


—¡Ustedes dos allá atrás! —Kazu se dio cuenta que eran los únicos hablando y que el profesor los miraba—. ¡Hagan silencio!... —El profesor parecía enojado y por un momento Kazu creyó escuchar que decía en voz baja «negros estúpidos» y al parecer no fue su imaginación porque Nala tenia una expresión de enojo y miraba al profesor con el ceño fruncido.


—Como sabrán —comenzó el profesor, esta vez con un tono menos fuerte—. Hoy es un día muy especial, es el primer día de sus nuevas vidas escolares, y por ende, el primer día en su camino para su formación como hombres y mujeres en nuestra sociedad. —El profesor continuo su monologo de como debían de aplicarse en sus estudios y debían ser disciplinados, Kazu entonces vio algo de lo que no se había percatado, al lado del profesor, por alguna razón, había un chico parado con los brazos cruzados y mirándolos fijamente. El chico tenia el pelo rojo y tenia una expresión en el rostro que solo pudo reconocer como desprecio, era como si el chico estuviera viendo cucarachas o animales y cuando sus ojos se encontraron, el chico puso una risa maliciosa que hizo que a Kazu le diera un escalofrió. No comprendía que hacia ese chico parado en frente de ellos sin que el profesor le dijera nada y al parecer no era el único, todos tenían una expresión de confusión en sus rostros.


De repente se dio cuenta que el chico a su lado ya no estaba durmiendo, estaba totalmente despierto y miraba directamente al chico, Kazu se sorprendió de la expresión que el chico a su lado tenia,era una expresión oscura de sorpresa, enojo y mayormente, odio, su cara estaba tensa, como si estuviera sintiendo algún tipo de dolor, el ver aquello lo hizo temblar un poco. Y como si el profesor hubiera percibido las preguntas de sus estudiantes, señalo al chico a su lado.


—Mmm, perdonen por la tardía presentación. — Esta vez su voz era mucho mas amigable, casi sonaba feliz—. Tengo la grata felicidad de presentar a su nuevo compañero, Aoi Susumiya. —El profesor sonaba como si estuviera presentando un tesoro increíble—. Aoi es un chico increíble, ¡Básicamente un genio!. La razón de porque Aoi esta aquí con nosotros es porque el Instituto Reverie tiene el increíble honor en participar en el «Programa de intercambio de la "CPR" de jovenes promesas», este años tenemos la alegría de contar con cinco estudiantes de intercambio que son nada mas y nada menos que «Doble Renacidos», nuestro querido Aoi es uno de eso estudiantes y tenemos la suerte, el honor y el agradecimiento de tener la oportunidad de interactuar con alguien tan importante y superior...


«Doble Renacido», Kazu no podía creer que estuviera enfrente de uno y menos que fuera aquel chico con esa sonrisa maliciosa. Los Dobles Renacidos era personas únicas, mucho mas especiales que un renacido normal, tal vez hubiera uno por cada 100.000 renacidos normales. Para poder ser un Doble Renacido, debías de pasar por el renacimiento dos veces, algo que muy pocas veces pasaban y que muchas veces causaba la muerte del renacido, solo unos pocos logran sobrevivir al segundo renacimiento, a diferencia del primero, cuya tasa de mortalidad es básicamente cero. El segundo renacer les da una especie de aumento de sus poderes, a veces consiguen un poder totalmente nuevo y distinto al original y otras, uno relacionado con su poder original o un aumento de este. Si a los Renacidos se les considera superiores e intocables, los Dobles Renacidos son básicamente tesoros nacionales, mas importantes que cualquier reliquia, tierra o poder, son en su totalidad intocables.


—Espero que nos llevemos bien. —dijo Aoi mientras seguía mirándolo directamente, Kazu sintió un escalofrió aun mas fuerte, aquel chico, por alguna razón lo hacia temblar e inconscientemente sabia que ese chico no podía ser nada bueno...




Bran se había despertado cuando el chico había entrado, aquel chico con cara presumida y risa malévola... Bran sentía un escalofrió bastante fuerte por todo su cuerpo, aquel chico emitía una especia de energía que le ponía los pelos de punta, el chico era malas noticias y por sobre todo, estaba seguro que era peligroso...


Bran sabia que ese chico iba a dificultarlo todo sus planes...

6 de Setembro de 2020 às 04:35 0 Denunciar Insira Seguir história
8
Leia o próximo capítulo Capitulo 1 «Bran» (1): Cambio de planes

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 18 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!