1566617928 Francisco Rivera

En el reflejo de la imagen que vemos dentro del espejo reside un orden y un caos contrapuestos pero necesarios para encontrar pistas que lleven a proteger nuestro mundo con su humanidad y naturaleza contenidas...


Ficção adolescente Todo o público.

#-Vanidades #-Orden #-Caos #-Espejos
Conto
5
4.4mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

LA LEYENDA DE LOS ESPEJOS/ SAGAS

SAGA PRIMERA

Esa mañana, la pequeña Ara Especial se planta de modo curioso frente al espejo de su recámara y siente el murmullo del Caos que le pide permanecer frente al objeto utilitario que lo sostiene: una tabla de cristal y película de azogue por la parte posterior en que, como Alicia, refleja los objetos que tiene delante suyo; pero ella nota de inmediato que se mueve a voluntad ajena en tan solo devolverle en semejanza invertida cuanto observa...


SAGA SEGUNDA

Por un momento más asocia los movimientos a una sorpresa, si bien inusual, no así desde ella, debido a que de manera última esa parte de tal moldura de acero adicionado con otro tipo de metal bruñido -que cree, es latón-, un tanto abollado, muestra sin evitarlo su innegable pátina que lo cubre casi de manera total.


Es entonces, como objeto de uso reiterado, capaz de reflejar su personita que supera ella en ese momento los seis años de edad.


Ahora bien, en su calidad de adorno inerte y que cuelga a un fuerte clavo especial para fijarse a paredes de concreto, no obstante alcanza ya, siglo y medio de servicio gratuito.


Es decir, refleja imágenes de objetos y personas e incluso hasta mascotas que riñen a su propia imagen...

Pues bien, en ese juego eterno de reflejar sin más cuanto comprenden sus horizontes en imagen y semejanza, sólo es posible a cuanto cubre su estrechura de marcos, comprendidos en su figura rectangular, de entre ciento cincuenta centímetros de largo por setenta y cinco centímetros de ancho...


Y, pese a esa condicionante, el espejo tiene su leyenda; su versión de hechos y una oralidad temeraria que sólo se ofrece a aquellas almas de inocencia y extendida paciencia, como ocurre a nuestra amable, curiosa, avezada e inquieta protagonista, de acuerdo a como se narra en esta secuencia:


¿Desean ser su compañía...?


SAGA TERCERA

En esa posición vertical, Ara ve la figura del Emperador Amarillo, el gran Huangdi, el primero de los Cinco Emperadores Míticos, cuya vida se remonta en el tiempo y hacia atrás de nuestro presente a los tres mil años de antigüedad -y para entender mejor esto- antes del nacimiento de Cristo...


Como Magna Alteza, su imagen y semejanza no es la de un ser de avanzada edad que ahora se le ocurre evocar su vida; es reflejo de sus días gloriosos y agitados dentro de un orden que se pierde en el inicio de los tiempos.


Es, si se asume que sea así dicho: espejo-padre de todos los espejos conocidos, por conocer y aún, por aquellos que ha dejado de nombrar: los seres encornados y demoníacos que siempre procura mantener a raya, precisamente cuando está a punto de concluir su famoso tratado -invención, dicen otros- médico tradicional que contiene principios valiosos e inestimables dentro de la milenaria tradición china, para contrarrestar los efectos negativos de plantarse frente a cualquier superficie que devuelve fiel imagen de todos los adolescentes narcisos que miran, remiran y aún archi-re-contra-miran su imagen en cuanta oportunidad tiene para hacerlo...


En aquel momento trascendente lo acompaña su fiel colaborador y médico, Qi Bo.


Y, bien, en ese momento personal, un reflejo con tono dorado la deslumbra; ese efecto inusitado corresponde a la poderosa mirada del Gran Emperador Amarillo quien se presenta ante ella.


Su imantada vista ejerce desde dentro del espejo una completa impavidez de su personita.

Entonces, la menor atestigua dicha esencia mítica, histórica y cultural del gran juez inmortal; dios de la montaña Kunlun y núcleo del centro de la Tierra...


SAGA CUARTA

A partir de ese momento, sin lograr explicarlo de modo concreto, Ara Especial se adentra en ese portal y sendero hacia una parte o hacia la totalidad de los inicios de la civilización milenaria humana.


Su corta vida se ajusta a un cierto orden y al intento de plegar o no hacerlo a un plan que no está escrito de manera anticipada.


La gran figura del excelso personaje presenta ante aquella pequeña humanidad un desprendimiento de destellos de áurea luminosidad; resume a su paso la esencia de remotos mitos y de acciones trascendentes de seres humanos que llegan a ser contemporáneos de aquellos tiempos, por desgracia, ahora bastante lejanos, difusos y confusos para la menor.


Sin saberlo, de manera contundente se encuentra con un ser promovido a la categoría de dios de acciones de guerra; acumula una trascendencia humana tal que llega a convertirse en inmortal -así se concibe- por quienes profesan las enseñanzas del taoísmo o daoísmo -principio dual- enlazado con la filosofía y la religión originarias en esa concepción elaborada dentro de las vastas fronteras territoriales de China.


Desde esa doble esencia, sus adeptos enfatizan vivir en plena armonía con el tao, vía o camino de múltiples sentidos conceptuales; y alcanzan preferencia e inclinación hasta el presente por asiduos practicantes en materia de filosofía y religión popular, allegados a tales enseñanzas y caracterizado como un pueblo que conserva dichos valores inmateriales todavía en el presente siglo y milenio en marcha.


SAGA QUINTA

Sin lograr entender muchos aspectos, observa cómo han de suceder situaciones opresivas y sorprendentes mientras va introduciendo su personita en ese portal, las veces que éste lo requiere.


No imagina tampoco que lo hace dentro de los inicios de tradiciones milenarias donde surgen otras figuras desconocidas para ella, sobre la superficie de una gran pantalla, cuya proyección emana un hilo de luz que extiende su propio radio en la pared central de la recámara donde ella dormita, sueña y abriga esperanzas inauditas, pero genuinas.


En un silencio percibido a través del ruido de su propio latido, -corazón de inocencia en minoría de edad- pasa a un tránsito de estado presente; ritma aspiraciones y exhalaciones individuales y ya prepara su atenta capacidad de escucha respecto del lenguaje que emana desde el Gran Emperador Amarillo.


Ella pasa en su Ahora a ser testigo presencial de cuanto se comenta en esta ocasión.


A partir de entonces lo inaudito se vuelve costumbre y medio de comunicación, información e intercambio mental con la gran figura que la lleva a intentar la búsqueda, rescate, combate, encierro y confinamiento total de los demonios del Caos, como intento humano por atenuar y evitar la confusión absoluta, originaria y confusa de la materia y los espíritus contenidos en ésta, pues es creyente de suponer que toda lucha contra el Orden de Todo lo Existente es anterior a la Ordenación del Universo y de lo Existente Mismo...


¡Vaya un rollo...!


SAGA SEXTA

En el primer encuentro, el Huang di comenta lo siguiente:


— "Ara, escucha bien lo que a partir de este momento lees sobre esta pared.

No interfieras cuando se transcriban las líneas y se completen los párrafos...

" Según se cuenta por los antepasados, mi madre queda embarazada por un rayo celeste nocturno.

Hecho esto, ella me mantiene en gestación por espacio de veinte años; de esa manera me constituyo en un nuevo ser...

"Tras ese tiempo determinante, estoy henchido con grandes dotes de poder, al resultar ser un gran dios; un héroe de epopeya, tras la lucha que sostengo contra mi hermano, el también Emperador Yan, conocido también como Shennong; gran personaje mitológico y también uno de los llamados Tres Augustos, pero él es, a su vez, un destacado integrante de los Cinco Emperadores Amarillos.

"Debo decirte también, que en su tiempo se le conoce como El Granjero Divino..." —. Y, tras decir esto, la transcripción hecha líneas de lectura que se proyecta sobre esa superficie, desaparece y deja en su lugar, de modo visible, el reflejo de la lisura azogada del espejo, donde cada mañana ella peina su cabellera y acomoda su vestuario con gran coquetería de mujercita en ciernes.


Luego de esa experiencia, queda enterada de que nuevos mensajes se suceden en determinados momentos de su diario vivir, como ocurre, por supuesto, dos días después...


SAGA SÉPTIMA

Ara Especial está por concluir sus tareas escolares, se sienta frente a la mesa de trabajo; le gusta cumplir con la mejor dedicación y limpieza posible; prevalece desde ella y en lo profundo de su alma, una preferencia especial a tales hábitos, inculcados muy temprano y con debido amor humano por sus progenitores.


Tras llevar a cabo otras tareas auxiliares de índole casero, tiene espacio de tiempo suficiente para preparar el siguiente proceso; así, aguarda en silencio a que el Gran Conquistador y Juez, Huangdi esparza en la atmósfera de su habitación, su presencia luminiscente.


La espera no demora mucho y un trueno de efecto controlado en su onda expansiva confirma su presencia: lluvia, viento y rumores de sequía anuncian la debida sujeción de estos elementos, que se originan a partir del despojo de la piel del terrible kui, caótico ser mitológico dominado por él, que, se sirve de aquella y la emplea para elaborar un tambor de guerra asociado al eterno desafío de azuzar los elementos naturales para aumentar la evidente preocupación humana entre las poblaciones históricas chinas.


En esta ocasión se encuentra ataviado con aparejos de guerra, siendo tema de toda una elaboración seriada de poesías de guerra y amplias referencias a la leyenda de su retirada hacia el oeste, cuando sostiene enfrentamiento decisivo contra el Emperador del Este -Chi You- dios entre dioses bélicos, acogido tanto por la mitología china como coreana.


Este sagaz rey o "abuelo" providente para ambos pueblos, pese a su ascendiente mítico, es vencido en la batalla sonada de Zhuolu, cuya victoria encumbr el reinado de la etnia Han, una de las más prolíficas del mundo y bastante orgullosa de reiterar su descendencia por parte de la rama de Huangdi como de la propia de Shennong.


Ara Especial entiende en lenguaje coloquial, sutil y debidamente sustentado que El Emperador Amarillo, junto a su fiel colaborador Qi Bo, crean el Neijing o Canon Médico; pero, a decir de otras voces, se les imputa sospecha respecto de esa verdad, pues contra su versión, algunos historiadores de tiempos más modernos consideran que ambos no son más que compiladores avezados en detectar y consultar fuentes antiguas diversas, siendo otro el creador estudioso de las dinastías Zhou y Han, quien lleva a cabo dicha obra, ocurrida más de dos milenios posteriores a la existencia de ambos...


Abrevando en ese rango de prácticas médicas, los expertos encuentran la fundición de tradiciones antiquísimas a las que adicionan legados de diversas supersticiones, pero carentes éstas de autores nominativos definitivos; es decir, estamos sin más, ante evidencias acumuladas al paso del tiempo entre los pueblos orientales de la antigua China...


Pero, bueno, dejando la intriga en medio del trigal y la duda en vilo, sólo se traspasa de mano y cerebro de oponentes en lucha permanente, estando, asistiendo a las imposiciones de otras versiones de los hechos: es decir, estando en contacto continuo con un tipo de Caos y un tipo de Orden que a momentos, es: Desorden, Desbarajuste, Desconcierto, Desorganización.


Ambos opuestos, no obstante, llevan al Orden Originario e Incesante que reporta la Existencia Anterior a la Creación del Mundo Conocido desde la percepción y los sentidos de estas nuevas generaciones adolescente, que Ara Especial experimenta de manera diversa y contrastante bajo circunstancias propias desde una enconada lucha entre una u otro y viceversa, como en su parte individual en ser la niña que es y avistar la mujer que está por ser pero que se encuentra en estado de promesa...


¡Vaya otro lío...!


SAGA OCTAVA

En ese gran silencio que antecede la aparición del Trono de la Inmortalidad, del Principio de Todo Sin Tiempo Cronológico ni Biológico, ni siquiera Natural, hay ausencia de la Hermandad del Aire, del Séquito de los Cielos, del Reinado del Agua y del Trono de la Muerte, en pugna constante unos contra otros y viceversa...


No se concibe la Noche ni el Día y sólo se encuentra desplazándose siempre fugaz el Amo del Hálito de Vida: el Único Poseedor del Aire Que Se Respira Por Su Voluntad.


Sin que Nadie sospeche siquiera cómo es que ocurre la Creación del Caos y del Orden, por ejemplo, en el Himno de la Creación del Rig Veda existe una línea temeraria que sugiere, que duda, que provoca la posibilidad de que ni siquiera Cada Uno de los Nombrados lo sepa -ni antes ni después- en términos del Origen de Todo, donde Desorden y Orden son irreconciliables pero complementarios, pues según un Arcano Principio: donde el odio cunde el amor inunda y donde éste abunda, el odio esparce...


SAGA NOVENA

Ara Especial, siempre dispuesta a no olvidar el dato, tiene feliz ocurrencia: portar su pequeña libreta de apuntes cuando constata que el móvil deja de funcionar en casos de agotamiento de carga; por condiciones extrañas que la dejan sin comunicación satelital o por falta de previsión -si es que eso no deja de resultar indispensable- en la recarga de tiempo-aire; y encima de todo esto, en esos días se padece el conflicto de intereses entre las distintas compañías que dan dicho servicio y "ofrecen" sus disposiciones tarifarias, no siempre respetadas cabalmente y que parecen operar en contra de los intereses del respetable y numeroso conglomerado humano que paga de más, y recibe de menos en sus respectivos bloques de Bites, Megabytes o Gigabytes...


¡En fin, cosa del Milenio en marcha!


Tras ese lapso de previsión, junto a sus infatigables plumas de escribir en tintas de colores -oficiales, en ella- negro, azul y rojo, se embarca en la aventura y recuerda que ante cualquier eventualidad -tropezón físico, emocional, existencial- ella evita sólo caer y desistir de su cometido por norma contraria o rejega; pues se levanta las veces que se cae, pese a atravesar la edad que sostiene en toda la dignidad su grácil figura y personalidad...


Ahí esta entonces, una temprana incidencia de Caos y Orden; de Desorden y Arreglo; en fin, de opuestos complementarios, excluyentes pero necesarios, para que uno Afirmara y otro Niega; para que uno Odie y el otro Ame y así, como seguro te ocurre a ti, lector y lectora adolescente, de un sexo o del otro: etcétera, sí... etcétera, no...


Dispuesta a evocar su corta vida, ajusta hasta lo conveniente el intento de llegar a comprender dónde está su orden interior y dónde su desorden correspondiente; por añadidura, sin plan bien establecido, previene todo el tiempo, pero a diferencia de lo que observa con los que nunca pueden aterrizar en metros fijos sobre tierra firme, planta ambos pies para adherirse al suelo; nunca flota y se cuida de hacer debida presión para dejar huella a su paso.


De esa forma, los acontecimientos que vive, pese a ser accidentales, procura tomarlos de acuerdo a como se presentan ante ella.


Bien pronto suma su conocimiento indispensable para aclarar la trama de la vida y de su existencia, dibujadas a manera de sueños, donde encuentra las pistas continuas de lo que ella es en esa aventura: intentar conocer algo más del Abismo Oscuro y del Cielo Resplandeciente en general, donde las cosas y sus extremos chocantes escenifican su propio desorden y arreglo personal.


Dar cumplimiento a su misión por la forma en que el Emperador Amarillo acude hasta ella dentro de su propio tiempo y circunstancias, resulta formidable problema de donde se deriva la siguiente pregunta:


¿Qué es lo que compone la vida de los seres humanos dentro o fuera del Caos y del Orden?


Y, al voltear su mirada sobre cada uno de ustedes, amables lectores, puede preguntarse unos u otras:


¿Cuál es tu Caos o Desorden principal?


¿Cuál el principio del Orden o arreglo de tu vida, mientras se está viviendo...?


SAGA DÉCIMA

Hoy acontece la aparición del Abismo Oscuro, ese Abismo Desordenado y Tenebroso que se encuentra atrás de la creación de la realidad de los seres humanos.


Para ciertas personas es un estado no sólido ni líquido; tampoco gaseoso: es una masa informe que todo lo cubre e intenta deformar; y para otros, continuamente lo confunden con la Nada o con ese esfuerzo machaca que machaca, de organizar al 'ai se va, el mundo de los seres humanos, bastante presente en todas las edades y sin distingo de sexos...


En temerarias conjeturas, se trata de una manera extraña de organizar cada cabeza, cual mundo y en la suma de todas, el universo de ese cosmos reacio al orden -o, por decirlo en otras palabras- de llevar la contra a todos, a todo y a uno mismo.


En estos últimos días del siglo que corre y dentro de esta pandemia de milenio, aseguran los expertos que algunos científicos bautizaron, como: 99942 Apophis o "dios del caos", a un errático cuerpo que está rozando -casi- la órbita de nuestro planeta.


Lo consideran un peligro potencial; pero, mientras no ocurra lo indeseado, los adolescentes se encuentran en la complejidad de sus vidas, en espacios de transición entre Orden y Desorden, como si se tratara de un vasta región de inestabilidad limitada que, -la tradición supone que al llegar a ser adulto, lo supera- vuelve el estado de cosas de estos seres humanos; es decir, al pleno Orden.


No obstante, ellos o ellas -o ambos, pero sin ponerse de común acuerdo- en un número no calculado, advierten cómo sus padres, por ejemplo, no terminan de "madurar" y se integran a los encontronazos habidos entre quienes se suman a las fuerzas progresivas y se comportan a la altura de las circunstancias adultas; en cambio, otros, -¡Por Dieu...!- lo hacen a las fuerzas conservadoras, como si no reconocieran sus propias locuacidades adolescentes cuando lo fueron o, de plano, se consideran seguir siéndolo en los hechos y a cada rato; por tanto, son incorregibles seres humanos en estado adolescente de por vida...


En esa primer acción, Ara Especial va al fondo de lo impredecible: trata de analizar, tanto de forma directa como indirecta, las pequeñas variaciones que están presentes en las condiciones de ser adolescentes -al menos, en sus inicios pre adolescentes- pues de manera rápida su suceso de vida y cambio provoca grandes diferencias en su comportamiento pre adolescente y por tanto, y aún más terrible todavía, en su inmediato comportamiento generacional, brincando de pre a adolescentes; de éstos a jóvenes y luego, a jóvenes adultos maduros; saltando, en subsecuencias, de éstos a adultos maduros y, por último, de éstos a ser in sosegados adultos mayores.


Desde esa explicación que transmite Huang di, la tarde de este día, queda fijo en su memoria, lo siguiente:


"El Efecto Mariposa" y su extravagante y peyorativa asociación que, no teniendo que ver con ese término, hace exclamar a gente de todas las edades, lo siguiente:

Ya vi 'tes la mariposa...!

¡Ay, qué gente tan babosa...!"


SAGA DÉCIMA PRIMERA

Cuando regresó el Huang di hasta el punto de reunión, Ara Especial viaja su mente al pasado inmediato de un año antes de sus seis años.


No va a alterar los malos momentos que aún experimenta pero pretende modificar los momentos por suceder con el imponderable deseo de querer jalonear lo que todavía no experimenta y dejar fría la pequeña rémora impaciente de llegar a una siguiente repetición.


Pero ignora que trae dentro de sí un reloj cósmico de verano que adelanta, por ejemplo, un año calendario a su edad: se trata de la jugarreta del reloj del vientre materno que los demonios de los espejos sacan a relucir, por ejemplo, cuando a las mujeres se les pregunta la edad y ellas responden con una sustracción aritmética dentro de imprecisas certeras cuentas de proximidad a números impares, pues está visto -no probado- que a ellas no parece gustarles o agradar las cifras pares...


Entonces, depende de sus sentidos bajo ciertas condiciones iniciales de comportamiento a lo Ara Especial: espera producir grandes cambios en su próxima etapa pre adolescente; teme quedar varada en esa parte de su desarrollo biológico, psicológico y social que, -por ahora- se encuentran a unos cuantos años: menos de cinco años, donde ya toma cuenta que, como mujer próxima, su madurez mental es mayor que la de sus hermanos y compañeros de escuela.


Aunque Huang di no lo comenta, predecir el comportamiento de Ara Especial es impreciso e impredecible, debido a los pequeños cambios que se van dando dentro de ella desde la frontera de sus seis años.


El Emperador Amarillo atribuye a los demonios de los espejos el esconder las respuestas concretas, claras y precisas de los cambios que influyen en el ser a lo Ara Especial: todo cuanto debe ocurrir a ella está determinado y, de acuerdo a las chocarreras e infernales intenciones, mientras esconden la variable más pequeña que posibilite lo contrario, no se producen cambios que anticipen la libertad de ser ella y no otra persona; de detener lo impredecible de los adolescentes evitando que maduren antes de tiempo y, evitar que se anticipen a prolongar su indiferencia generacional para lo cual, siempre buscan la manera en que ellos y ellas se miran y re miran en cualquier espejo: un forma sutil y de atractivo peligrosa para ambos sexos; es un estar siempre en medio de ese estar o permanecer frente a un espejo que se convierte en una oportunidad para robar almas, vidas, corazones y sentimientos.


La siguiente cuestión de resolución de esto, indica a esta chica que el tratar de evitar que se enamore de su imagen y semejanza dentro de ese tiempo pre adolescente, sobre todo cuando en su Aquí y en su Ahora las cámaras de sus móviles son, ignorándolo en uno o en otro sexo, una extensión de propios demonios del espejo, incitan a engolosinarse con improvisados, aduladores e inocentes "selfies"...


SAGA DÉCIMA SEGUNDA

Mientras resuelve el acontecer de determinantes adolescentes y pasar a ocuparse en tales "selfies", aprobadas éstas por elección personal de sus interesados admiradores, se desatan, además, las propias e irresistibles intenciones del ego propio, al "subirlas" a la Red Social Planetaria para su inmediata "viralidad"...


Ara, con esta información proporcionada concibe pasos necesarios con que probar su peligrosa efectividad sobre esa parte de la población de su país para alertarla sobre ese tipo de acontecimiento personal, en apariencia inocente, pero insinuante en lo colectivo, de tan sólo "ofrecer" un gesto propio; una pose; una imagen de ensoñación o una invitación a presenciar lo que se es, se posee, se demuestra... se regala a la vista: hacerse partícipe de tomas individuales de cuerpo entero; de medio cuerpo; de tres cuartos de perfil o de la parte de que se trate y que, por si fuera poco, no son meros accidentes irrelevantes de sus personalidades, sino parte de una trama perversa, preparada por dichos demonios del espejo, quienes tratan de dejar hacer, dejar pasar una tendencia generacional que encierra dominio y sujeción de estos come almas del espejo -ocurrido así-, desde los tiempos mismos en que los seres humanos se proyectaron en superficies de reflexión de sus personas, de sus almas, de sus sentimientos...


¿A quién echarle la culpa de esto...?


¿Al Caos de los demonios de los espejos...?


¿A la predestinación de las cosas que no se pueden cambiar...?


SAGA DÉCIMA TERCERA

La primer tarea está hecha en parte: ella no llega entonces a la edad adolescente; todo lo contrario -evidencia de Caos y Orden; de exclusión e inclusión en correspondencia de edades distantes-; sabe que existen ciertos acontecimientos en apariencia accidentales e irrelevantes que empieza a experimentar al interior de ella; como también lo experimentan en sentidos diversos y diferentes, los adolescentes de ambos sexos -otra evidencia de Caos y Orden en el día a día de unas y de otros-.


Dichas circunstancias en Ara Especial como en los adolescentes de todo el mundo, sin tan siquiera conocerse o llegar a ser amistades, es otra evidencia más de la existencia de una trama secreta con sospecha de trama coherente; un tipo de pensamiento generacional que dice así, más o menos en sus letras, lo siguiente:


"...¡Lo que me pasa a mí, le pasa a los demás (adolescentes) claro, faltaba más...!"


Entonces, en un siguiente día descubre que su sueño, su soñar y los estados de ensoñación que continuamente la envuelven, siempre incluyen aspectos notorios de ser como ella es.


Algo así, como calca de su conciencia que, estando como conciencia desconocida mientras no sueña, cae a momentos en la trampa de su ensoñación, escondiendo aspectos de su vida entera donde tiene que rescatar a través de la voluntad de no dejarse engañar por sueños carentes de realidad y por su contrario: repletos de fantasías que engolosinan su ser ella, nadie más que ella...


Ante esa extrañeza de soñar despierta solicita a Huang di ayudarla a ver su persona aparente, la del sueño recurrente; ésa, que en momentos inesperados conoce por casualidad en ese soñar soñando lo soñado que más le gustaba evocar en cada noche, y que, -requisito indispensable- debe evitar cenar en cantidad cuanto le gusta cenar, a como acostumbra su estómago, siendo uno o dos años menor a la edad que ahora tiene...


¡Complicadín el asuntín, no...!


SAGA DÉCIMA CUARTA

Ara Especial tomó nota de su persona aparente y deja ser un tipo de ser sujeta a la aparición de la sola casualidad o muestra del azar de que se nutre ésta;.


Al correr de días y semanas se convierte en un agente de decisiones que modifican la idea de ella y del mundo adolescente.


Aprendió a ver en unas y en otros, la manera en que estructuran sus vidas, evitando ser en todo o en casi todo, igual a lo negativo que son sus padres; prefiriendo, en cambio, lo mejor de los progenitores: en esta apreciación ella sabe de antemano que se invocan Desorden y Arreglo; Caos y Orden; ahora falta contrarrestar a los primeros demonios que tratan de poner de cabeza su mundo, la realidad cotidiana y la percepción de mejora y no lo contrario.


Desde ese instante, sabe también que unas y otros son agentes de decisión a favor del orden -pero no de ese tipo de orden que no cuestiona nada; que todo lo acepta, sin chistar-, sino de ese arreglo a entender por qué, si las cosas son así, preguntarse, interrogarse si pueden ser de otro modo...y en esa perspectiva, hay que luchar contra lo negativo, lo oscuro, lo tenebroso o complicado que suele presentarse en la vida mientras se la vive con aciertos y fallas.


SAGA DÉCIMA QUINTA

Esa tarea -dar sentido a la vida propia desde el reflejo en el espejo- es luchar contra la horda de demonios que salen una noche atrás, mientras ella duerme y no puede evitar caer en la red del ensueño ajeno -el de los diablillos chocarreros que se ríen a diestra y siniestra dentro de esa superficie de azogue, cada vez que se peina o se ajusta la ropa; se arregla el moño o alisa el cabello con el cepillo de cerdas finas, para vigorizarlo.


Es entonces que Daemonido I, azuza a sus huestes, cuando termina de engolosinarse con la imagen de Ara Especial, tras colocarse de un lado o de otro de su graciosa cabeza, ese moño violáceo que tanto le gustaba portar:


—¡Diantres y dientres!

¡No va a terminar de fastidiarnos, en dónde querrá lucir ese horrendo aditamento, bastante feo, por cierto!

¡Debería aprender a nosotros, luciendo estos magníficos cuernos! —, dice bastante airado.


Y, de súbito, ordena a la Primer Comisión Diabla, interceptar las ensoñaciones de Ara Especial.


Tal ordenamiento es cumplido en el acto, lo que significa detener esa totalidad parcial del tejido de sueños que logra entramar.


Así, la orquestada serie de imágenes oníricas se ven interrumpidas, pues un mensaje maje, a lo "Fake News", anunciaba lo siguiente:


— "Aviso avieso:


¡Por ordenes supremas se suprime la presentación de los ensueños de la soñadora, pues han excedido el límite de ilusión permitido.

A su vez, se le sentencia a estar en vigilia de ensoñaciones nocturnas sucesivas, como también se elimina por tiempo indefinido el reflejo de su persona en cuanto espejo encuentre a su alcance -en su casa o en casa ajena; en la calle, la escuela o donde transite...

Así, su imagen y semejanza queda borrada de toda superficie que la refleje, dejándola en calidad de ser ausente; también, en cualquier dispositivo móvil de su propiedad o a préstamo, de cualquier conocido de ambos sexos: se ha dicho y se tenía que decir...! —,y tras esas celebradas y tristes palabras, Ara Especial guarda su sueño y toma nota, aunque no se crea, de esa declaración, pues ya tiene para contar a Huang di; y, como ocurre después, entre el paso de las horas matutinas a las vespertinas, arman la contestación de acuerdo a esa ley no escrita:

"Cuando todo sueño sea grandioso, el excelso soñador no sólo sueña para él; sino que todos sueñan en los personajes de lo que cada sueño aporta a lo soñado..."


La lección de acción contra los demonios del espejo lleva la intención de guardar mutuas relaciones entre soñadores del mundo, pese a no ser conocidos entre sí.


Se trata de la intención única de cobrar sentido contrario a la condena de tales diableros; es decir, hacerles la contra en su Caos Mismo y dejar prevalecer el Orden Recontra, aunque ninguno de todos los adolescentes del mundo lo sospechen por estar preocupados viviendo su adolescente vida, no de acuerdo a como a unos y a otras les gustara estar siendo vivida; sino sobre todo, a partir de esta pandemia luciferina...

SAGA DÉCIMA SEXTA

Los Diablets de la Primera Comisión establecen una Finta del Caos Mundo: lo compactan como una bola de nieve que en su descenso mismo, corre rápido y arrasa con todo a su paso.


Aglomera lo que se cruza en su caída y al engullirlo se presenta maquillada y supone ser el mundo, "así como así...".


No está de más decir que los seres humanos, pecan de prácticos y armonizan ese marasmo; una vez confundidos con esa enorme bola, concluyen que todo es así y nada para siempre-; no obstante, su contra parte, el Orden, es diverso, heterogéneo e iluso en su forma de ser percibido al congeniar pensamientos, apreciaciones y perspectivas, sin dar cuenta de cómo todo difiere y todo termina aceptándose pese a esto. que difiere..


Estos sinsentidos son parte de los enigmas del Desorden y del Orden; a su vez, son resultado de hacer prevalecer lo Primero sobre lo Segundo -que es posible- pero sin olvidar que por esta causa, lo Segundo sigue a lo Primero... -que también es posible-.


La Legión Diablera separa su mundo de espejos con el mundo humano: y en la intención del Emperador Amarillo está la posibilidad de que Ara Especial contribuya a unirlos, quedando supeditada al control de aquél.


El hilo de la Armonía se tensa pero no se rompe de manera definitiva y hace necesario penetrar, tanto en el espejo conocido de ella como en el sueño de las ensoñaciones destejidas por la caterva de diableros.


Ella se encuentra lisa para introducirse más allá del confín de los espejos, pues la recámara donde se encuentra la Leyenda que se forja en tiempos inmemoriales es custodiada por los Diábolus Mayores.


Para el caso, Hueng di tiene un remedio ancestral que los hace palidecer, hasta un color rosa alarmista; si lo logra, son echados de ahí, por no representar el debido color del aquelarre; y los hace pasar vergüenza sin tiempo por ineptitud mostrada en el desempeño de sus diabólicas funciones.


Esa opción, suicida y temeraria, requiere actuar con Caos Premeditado pero en arreglo a Fines de Orden que expulse a esos demonious de ese lugar, pues la Leyenda se encuentra depositada en una ánfora que contiene diferencias de color y forma, esencia de armonía y reflejos de imagen en transparencia tal, que nunca se ha visto algo así, ni desde el origen incierto de los tiempos.

SAGA DÉCIMA SÉPTIMA

Se actúa de manera recíproca desde el momento en que se adentra en esos lóbregos pasadizos.


Ella y sus circunstancia -junto a la voluntad del Emperador Amarillo- replican los actos positivos humanos y los introducen en las decisiones Caóticas Diabólicas, sólo para ser a condición de liberar la esencia de esa ánfora respecto de lo que hasta entonces encierra.


Lo interesante del caso, consiste en extraer lo que realmente vale la pena arriesgar: la esencia de tal Leyenda en manos de una mortal no adolescente.


Y, entonces ocurre que, tras un movimiento en falso dado por Ara Especial, los Sensores Diablei, distribuidos en todas partes, la delatan, pero por fortuna amarilla, sólo a ella; luego, es rápida silueta de escáner.


El Emperador avanza e intercambia sin ruido alguno y sin sospecha del lugar que pisa; ahora, ella intuye que sus plantas pisan en falso, y sabe que está bajo improvisación y compromiso individual.


Huang di conoce esa desventaja y la eleva por encima de milímetros calculados: luego, a propósito, replica sus huellas como huellas de Ara Especial y y toma otra dirección distinta a las de Ara.


La confusión diablezca supone contrariedades del Sistema de Transfigurar el color de la ropa que porta la persona intrusa; los gestos faciales de ella se tornan a sexo masculino y de este a cambio de sexo femenino; hace difícil establecer si ella es él; si él es, acaso, ella, pero de ninguna manera creen que se trate de un ser andrógino, porque les está vedado intentar, siquiera, acercarse a cualquier espejo donde ellos se observan, pues su fuerza es contundente e insospechada, aun cuando en esencia, son incuestionables seres humanos en doble naturaleza, en doble esencia e imagen y semejanza de lo Arcano Creador de Lo Existente.


Huang di introduce un tipo de Caos: es desorden que cambia a uno contrario; sincroniza su desorden y se torna en Orden bajo una aparente correspondencia.


Con este artilugio de movimiento errático aparente, gana tiempo para intentar introducir a la pequeña Ara Especial al interior del lugar donde se resguarda la Leyenda; su esfuerzo inaudito integra fuerza y direcciones de turbulencia y se adueña del interior del lugar donde se encuentra el ánfora, pero recibe una descarga de vacío que lo succiona, lo apresa y lo encapsula en un compartimento de diseño diablezco para precipitarlo en caída libre, extrema en vértigo, hacia los confines del reino del Diabolus Maggiore, quien le ajusta las cuentas eternas que tienen pendientes dentro de su lucha de Repulsión y Atracción de Predominios; de ejércitos terribles y amenazantes; de invasores territoriales en dominios fuera del control de las decisiones humanas.


SAGA DÉCIMA OCTAVA

Un mayor problema encierra el lugar donde se encuentra ese recipiente: el turbulento remolino de las especulaciones divididas entre Caos y Orden, dispone un exagono tira-tira, donde se apuesta y expone un toma y daca de la vida, no sólo de los jugadores y de lo jugado; no acepta concesiones intermedias cuando va de por medio la humanidad entera...


Tal turbulencia pone a girar de manera inusitada cada espejo y todos los espejos conocidos; no especula con reflejar formas de personas, animales o cosas.


Admite transitar de lo Desconocido a lo Conocido y en ese movimiento policéntrico se invierten lo Segundo y lo Primero y el mundo adolescente peligra si se apartan de éste en sus maneras de ser, mirar, pensar e incluso, bastante terrible: amar sin violencia, creyendo que deba hacerse concibiendo el mundo de acuerdo a esta Ley No Escrita:


"Sin predominio del Caos, ajustado a una media medida de Orden por una media medida de Desorden, lo que suma es, suma de equilibrar equilibrio de Dualidad Innegable; condición necesaria para que el mundo u horizonte adolescente continúe su tránsito de edad a su etapa de juventud, con riesgo, sí, pero sin imagen en todo espejo...".

SAGA DÉCIMA NOVENA

Bajo esas consideraciones, Ara Especial y Huang di integran el Binomio de la Dualidad de Orden y Desorden; consideran que pueden manifestarse en sentido contrario, viniendo de parte de los esfuerzos de las huestes diabólicas en esa lucha contra empecinada y contra quienes son representantes amenazadores hacia éstos: los que no desean el cambio y aceptan permanecer bajo las condiciones y consecuencias de transformarse en adolescentes plenos, alejados de cualquier espejo que deforme sus anhelos de libertad, amor y entereza para levantarse de todas las caídas que se presenten en su camino.


Los enfrentamientos violentos entre ellos y los otros, son a su vez, lo que ocurre a los otros ante aquellos.


Lo que llaman "contingencia", que puede suceder o no, se enfrenta con la "atingencia" o cuanto relaciona, conecta, incumbe, atina o acierta; y de uno a otro o viceversa.


SAGA VIGÉSIMA

La lucha se desarrolla por la diablería, pero Ara Especial no se arredra; prepara el sentido común y sincroniza sus Desórdenes y con ayuda de Huang di se metamorfosea en apariencia masculina pero preserva su esencia femenina; los hace creer que es un ser andrógino para tersar los instantes que le permiten acercarse de manera milimétrica al aparente reposo del ánfora.


Ésta contiene su propio Caos porque encierra a ese Orden Atrapado; pero esta advertida por el Juez Amarillo que la acción desde ella pasa a ser considerada de escasa importancia, porque dan por hecho que detrás suyo, a sus costados o sobre y bajo de la menor, está El Emperador Amarillo, que aguarda para atraparlos a ambos.


Una realidad que escapa a la diablatura a punto de atacar pasa por alto la magnitud del hurto; magnifica la presencia etérea de Huang di y así, durante largas horas la conducta aleatoria de Ara Especial se mueve de manera independiente sobre todo ese espacio confinado.


Hace pasar a los invasores entrelazados con lo que representa la sola mención del Antiguo Amo y Señor de los Espejos, lo que les crea una calamidad dentro de su propio Caos.


La enseñanza de esto, en nueva versión de lo que se ha tomado como Leyenda Atrapada y Perdida su Memoria, es ahora el reconocimiento de la necesidad de mantener la lucha de Contrarios a partir de cuanto Separa y Une: el distraer a esas legiones de cuernos y colas puntiagudas con una imagen de la menor de edad que, indefensa y mortal, permite esta vez al Dios Amarillo, esparcir la dinámica misteriosa de la interrelación de ambas fuerzas, opuestas pero complementarias...


Las escenas de luchas y victorias parciales en cada bando, revela lo que molesta a unos y a otros; lo que pone en primer lugar en uno y en otro bando; lo que desea que impere pese a lo que no se desea; lo que se rechaza por cuanto se acepta y así, la perspectivas de cada realidad -Amarilla y Roja- crean, pese a no creerlo o aceptarlo del todo por cada bando dirigido, que la visión de lo que cada uno representa es parte que integra la totalidad que siempre está Ahí y que, en ese Ahora, debe reflexionar cada ser humanos -hombre y mujer; en cada edad -etapas infantil y púbera; adolescente y juvenil; juvenil madura y adulta; y adulta mayor, donde cada una y todas en conjunto son elementos del ser en conflicto...


En esa secuencia al infinito, ella, Ara Especial madura cada año por vivir antes de llegar a la adolescencia; ese es el precio de su aventura y a partir de ahora, como Pandora, destapar, no una caja, sino un ánfora, también salen los demonios contenidos en ella, en tanto que esencias de ser infantil pasan a ocupar esa etapa; esperan a que otra personita en ciernes de llegar a ser mujer adolescente deba participar con sus avatares correspondientes cuando El Emperador Amarillo vuelva a considerar que es tiempo de reanudar el ciclo, donde todo aparenta ser dentro del espejo y de la propia Leyenda de los Espejos, respecto de lo que que cada quien atribuye, tanto a su leyenda, Caos y Orden y Oponentes, bastante reacios, por cierto, a aceptar que toda turbulencia, irregularidad y lo imprevisible saltan como conejos en los setos donde menos uno lo espera, como ocurre a nuestra protagonista.


Por esa razón recordamos a los amigos lectores adolescentes el efecto Mariposa de esta Leyenda; se entrega con sincero afecto sobre todo cuando las cosas del Aquí y del Ahora nos meten en un escenario inaudito para los seres humanos, a partir del 2020.


No olvidar ese Arcano Principio, que dice así y que así transmite a las nuevas generaciones:


"... donde el odio cunde el amor inunda y donde éste abunda, el odio esparce..."


¡Hasta Pronto...!

18 de Agosto de 2020 às 19:13 1 Denunciar Insira Seguir história
3
Fim

Conheça o autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Comente algo

Publique!
Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
Me encantó!
October 26, 2020, 21:54
~