1566617928 Francisco Rivera

Dedicando serial de poesía que describe en texto lo que enuncian palabras desde el vivir Aquí y Ahora, sin renunciar a vivir y dedicarlo a quienes aman hasta morir, con todas las circunstancias que implica en sentido y con sentido de llevarlo a cabo...


Poesia Todo o público.
0
3.8mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

POESÍA DESCRITA 1 A 3

Sal, si el sol saluda


Tendida el alma, solfea contigo

y el sol, suceda conmigo,

ahora te encuentro sumida

en vaho frescor,

reconfortando en besos robados,

si sale tu sol, saludando presto

reluciendo sonrisas,

donde cobijan dos almas

al viento de tarde que ya oscurece,

pues el astro se aleja

descendiendo en su filo de horizonte,

cumpliendo jornada

calentados ambos cuerpos

como a millones de seres

vivos, vivificando calor

de candor ruboroso, solar amarillear

para millones de almas

sin dejar fuera, por asomo

cada especie, cada planta, cada cosa

alumbrada en sal, en sol y soul,

y en saludo sincero, brindado sin reparo

tanto al pobre como al rico,

al miserable como al poderoso,

al niño como a la anciana

y, sobre todo, a los enamorados

en sus personas, con gusto

o con despojo de ropas,

inhibiciones, deudas o amores

abiertos a su sola luz,

donde recuerdo amiga de amor:

sal, si el sol saluda

otra vez en toda desventura,

que sea vuelta

o entera aventura,

donde llorar sin sentido

o por traición artera;

no desistas que al amor también se reta

o arrebata,

antes de la puesta

del amable rey

en su figura

de calor,

dorado rayo,

reverberación espléndida

que suele dispensar

a sus enamorados,

su saludo cálido,

gradual y ascendente,

siempre ahí, estando ahí

pese a que retrae distancia

y no sentimos su despedida silente

en medio de lo recién ocurrido

con pandemia de aparente escurrimiento

y certera amenaza

de muerte desflorada,

entre hermanos repartidos

en el mundo, pese al mundo

y contra el mundo...


Por eso, enamorada confinada

no desistas del amor confabulada

en este instante en que el rey sol

está en su corte

mientras toque lidiar

con la Dama Blanca,

la de universal sonrisa,

desmerecida de todo

amor encendido

que sólo

amantes amando

festejan en cuerpos desnudos

la entrega gozosa

agasajada, festiva,

con cada sol

salido y saludando

al brillo ansiado

tras noche entregada

con desmedida alegría

nunca satisfecha en ninguna medida...

pero expectante

del día siguiente

con el sol saliendo

para todos

y para todo

así sea terrible, malo o bendecido

esperanzado o condenado,

a la sola suerte cuando falten

a este sol, su corte de enamorados...


En el blues del atardecer


En secuencia de los pasos dirigidos en la calle

advierto el resplandor de tu persona

como pisando teclas de piano, bluseas tú, en sólo andar,

como flotando en la bruma de las penas

que acongoja la mirada prendida al carmín

donde resalta en labios apretados

rienda suelta al cabello que ondea,

y fustiga la tarde inclemente: te has fugado

sin evitar interponer mi amor a tan brioso paso;

volteas la mirada, despreciando mi figura

quedando en solar, descampado

sin brote de tu rosa

donde espinas de hiel, bien me hieren

pero lo soporto como no soporto que te marches,

bajo un blues de arpegios de soberbia lastimera,

quedaré desdichado sin tu aurora

bluseando en el tedio de esta mala hora

que carcome venas, neuronas y ansias por tenerte...

sin saber si este blues fue tu manera de blusear

la despedida de tu alma, del amor ahora roto

en el paso que aprietas, alejada ya de mí

sin blues, amor y sentimiento,

retorno o esperanza carcomida

herida en el haz de neón que estalla

solitario en un quejumbroso rincón...

23 de Julho de 2020 às 20:36 0 Denunciar Insira Seguir história
1
Leia o próximo capítulo Sentidos

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!