1566617928 Francisco Rivera

A toda acción hay una reacción y, entre adolescentes, esto no es excepcional. Esperemos a que lo indaguen, principalmente ellas; quizá, con el tiempo, hasta ellos... ¿Nos leemos?


Ficção adolescente Todo o público.

#-Reacción #-Adolescencia #-Avatares #-Situaciones-de-vida
Conto
11
4.7mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

¡En Mi Trasero...!

1. Luisa, catorce años, interesada en aprender el técnicas para extender algo más su trasero, se afana en un audio subliminal estructurado en un programa de ejercicios recomendados de manera amplia por sus amigas de la secundaria.


2. El programa inicia con rutina para "Glúteos del Tamaño Deseado" y lo refuerza con el mensaje de percepción tal, que el sujeto que guste de raseros, adquiera conciencia de que ella se encuentra ocupando un lugar en el espacio, donde su ser no lo toma como mera apariencia implícita y sugerida, sino todo lo contrario.


3. No sabe bien a bien si va a lograrlo pero la entrenadora de educación física del plantel, hace una concesión de recuperación de cuotas económicas y se da tiempo ante tal tarea para apoyar a las chicas interesadas en ese propósito generacional.


4. Como esta información no tiene ni cabida ni interés en la formación escolarizada, queda expuesta en su naturaleza no formal donde las adolescentes ignoran ciertos tecnicismos dentro de la psicología de la conducta.


5. Así, una tarde de implicancias grupales, Luisa convoca a las amigas de su clase para reunirse con la "Miss" de educación física, en el parque de recurrencia a la que acuden estudiantes, no sólo de secundaria, pues se ha visto que los chavitos de los tres últimos grados de educación primaria, se citan con las chavitas de otras escuelas, comprendidas en una periferia de zona para platicar, aprender a besar y a aventurar las manitas hasta donde se cree que pueda ser posible.


Es decir, hacerlas trepar, (a) saltar, deslizar o sorprender de lo fácil o difícil que es "hacer y dejar pasar...", aún en plena tarde, bajo condiciones impertinentes a plena luz diurna todavía; o bien, mostrando temeridad bucanera en que alguna abuela, cualquier madre de familia o el infaltable policía de rondín, amoneste a tan inquietos "neta nietos de Cuauhtémoc".


6. Como sea, fuera de esos asuntos, las educandas reciben la positiva colaboración de la "Miss" y de inmediato se apuntan oralmente, pero Luisa las enlista de acuerdo a nombres, lo que parece bien a la docente.


7. El trabajo de grupo se va a ubicar debajo, lo más abajo posible del umbral de sus conciencias adolescentes, estimulando ese célebre aguijón que revela el factor químico, físico o mecánico que permita a cada alumna echar a andar, en sus organismos aún en desarrollo biológico, psicológico y social, cierta reacción funcional que corresponde a entusiasmarse para, precisamente, llevar a cabo la acción que todas, en común desean trabajar:

¡Sus traseros!


8. En el amor propio como en el colectivo, ellas conducen, como vara con punta de hierro de uso boyero, ese estímulo de logro y de impacto que influye en el medio escolarizado, donde otras chicas atraviesan una gama infinita de situaciones positivas y/o negativas en sus relaciones familiares, escolares y hasta comunitarias donde viven.


9. Este asunto, no alcanza mayor interés, de no ser por Luisa, chica extrovertida, dispuesta a estimular algo tan icónico y bello que poseen las mujeres en lo físico natural: su trasero...


La "Miss", se apoya en la psicología conductual; estimula de manera condicional e incondicional ambos tipos de respuestas para corresponder a una o a otra, pero a su vez, respecto de la segunda, donde espera que todas ellas (siete estudiantes amigas-amigas) respondan en términos de reflejos, cuando el caso y la sesión de trabajo lo requieran.

10. Como plan "B" inmediato y de uso o recurrencia infalible, cuantas veces sea necesario, las alecciona para el estímulo condicional cuando espera un resultado específico, dispuesto a darlo; una vez que les provee la recepción de instrucciones correspondientes, distingue que, de no va a dar pormenores sin ton ni son, de: cómo y para qué hacer las rutinas; así, simple y sencillamente no saben el qué, el cuándo y el por qué hacerlas...


¡Todo esto es, al fin, propicio para mirarse los traseros en transformación dirigida, acompañada y recomendada de acuerdo a cuestiones de talla, peso, complexión, alimentación, higiene y demás lindezas por el estilo!


11. Hoy, por ejemplo, la comunicación e intra comunicación gana terreno y ellas integran en sus mentes la "existencia" del estímulo del trasero deseado; por lo tanto, saben que hay una respuesta en cada una de ellas, siendo tal respuesta unívoca e interactiva en su lenguaje adolescente:

— "¿Quién dice que puedo tener un trasero deseado?" —.


— "¿Dice qué trasero puedo tener a mi entera satisfacción?" —.


— "¿Por cuál canal, conducto o medio puedo tener ese trasero?" —.


— "¿A quién le interesa mi trasero?" —.


— "¿Con qué efecto lograré tener ese trasero?" —.

A estas cuestiones, nuevas en las estudiantes, la "Miss" prepara charlas por separado y luego, en grupo, para dejar en claro que el trabajo a desarrollar no está descansando en maneras de seducir a los chavales, sino más bien, en el aprendizaje de atraer la atención sin exponer el trasero, sólo moverlo al caminar desde la forma natural de ser de cada cual de ellas, como se es y punto.


12. Puso a consideración el tema del "perreo" o el "twerkin", porque no es en uno u en otro caso, motivos necesarios para hacer que ellos deban fijar de modo prioritario sólo el trasero ya trabajado...


13. Han desechado el esfuerzo por tener en algún momento glúteos grandes y firmes.


Por ahora, no se preocupan de estrías, pero se interesan en que los resultados alcanzados sean consistentes y duraderos e incluso, para intrépidas como Luisa: permanentes.


14, La "Miss", prueba objetiva de lo buscado por las alumnas, sabe ahora, cuánto trabaja -y sigue haciéndolo- para apreciar la permanencia y consistencia del suyo, cuya fuerza y tentación arrebata las miradas de cuanto varón se cruza en su camino, como ocurre con el prefecto, el maestro de química y hasta del honorable decano en el mismo interior de la H. Junta Directiva.


15. Luisa se enfrasca en ese esfuerzo, pues la naturaleza le concede una pelvis de ensueño; mucha felicidad al mostrar el imberbe ombligo y el aumento de su energía para dominar las rutinas y aprender a no forzarse; a mantenerse hidratada, librando así, los molestos e inoportunos dolores de cabeza.


16. Con un sentido cósmico, la "Miss" las alecciona y les imbuye a hacer sus rutinas -pese a creerlo contradictorio- en santa paz y en un inmenso amor a la vida, a la propia e inclusive a la ajena, porque en esta docente los seres humanos, en Este Aquí y en Este Ahora, deben creer en la ley de correspondencia universal, pues cada alumna es un ser que ocupa un lugar en el espacio, y no deben pensar que están en el mundo por error, no importando el tipo del que se trate o se crea -para unas- que lo están por mero "accidente" de concepción no deseada...


17. En esos momentos de relajación, la "Miss", parafrasea, aconseja que también son momentos para re jalar el espíritu ante cualquier asomo de presión, desengaño, castigo o amenaza a su integridad emocional, física o sexual...


18. Dado que "la felicidad sí es una arma caliente", ellas deben gritar antes de ingresar al grupo y al lugar de la sesión correspondiente.


Si la tensión es muy fuerte, la "Miss", incluso, les solicita pasar al baño y obrar como manda Dios, pues al liberar todo indicio de toxinas líquidas o compactas el grupo agradece desde el esfuerzo depurativo desplegado, cómo es que el humor de cada una y del grupo en sí, entra en tono adecuado al volumen del audio y premia al grupo con sudores positivos y estados liberados de amor propio: en ese esfuerzo individual y conjunto, cada trasero deseado de cada quien vale lo que vale en su lugar idóneo...


19. Como la unión gana en fuerza, la "Miss" continuamente las llama a esa cohesión, nacida en forma genuina desde cada individualidad dispuesta a asumirse para sí, sin protagonismos personales.


20. Las "No-Discusiones" en el momento de trabajo, tiene el propósito de no permitir que el grupo se disguste o acabe por desintegrar en ese todo su más mínima célula.


21. En esa viña del Señor del ejercicio de: "Gana el trasero que quieres, en el tiempo que desees", las chicas son variopintas; es decir, como las que son de cara pequeña o rostro delgado.


Las de rostro ovalado; las de frente amplia pero cejas acentuadas o las de mentón clásico y perfecto.


Las de mandíbula marcada o pómulos afilados -a lo Sasha Montenegro- e incluso, las de orejas pequeñas y adheridas pero de facciones simétricas, todas son parte de esa galería breve y no menos interesante.


22. Imposibles de librar, algunas presentan granos o espinillas; otras, libres de flacidez, mancha o cicatrices apenas perceptibles o las de barros temerarios y con poros abiertos, que contrastan a su vez, con las de infaltables ojeras.


23. La "Miss", hermosa mujer de ojos zarcos, grandes y almendrados, resultan inspiradores entre las chicas de ojos felinos.


24. Luisa, por ejemplo, de ojos simétricos y no por ello menos brillantes, contrasta con los de su mejor amiga-amiga, quien posee los suyos: impresionantes y de visión perfecta color verde-grisáceo; cejas con bonita forma; pestañas rizadas; nariz pequeña y respingada; hermosos labios de rojo natural; seductores y con hoyuelos en mejillas de celebrada lindeza.


25. Es más, la chica aquella, núbil y con ligereza de pecas, deja flotar la cabellera larga; tiene qué colocar una liga elástica para formar la "cola de caballo", color chocolate; libre de caspa; abundante y semi ensortijada donde, al frente se advierte la dentadura recta y blanca, perfecta y bien distribuida.


26. Además, las chicas también son muestrario de cuellos delgados -"císnicos: a decir de la "Miss", y sobre todo de pechos grandes, redondeados, simétricos, deseables y sanos, ante los que se rinden los muchachos más desesperados que, al verlas pasar enfundadas en blusas estrechas, les conmueve la testosterona, pues desde esa referencia experiencial adelantan expresiones no siempre acertadas; audaces, sí, pero pedestres; festivas o lujuriosas, no del todo agradables al parecer de ellas:


— "¿Nooo...?

¡Si jalan más que dos carretas...!" —.


27. En ese muestrario de vergel, las hay de hombros pequeños pero redondeados con esmero natural; la mayoría presenta cinturas pequeñas; otras, abdomen plano o brazos delgados; manos pequeñas y estilizadas en uñas largas y rosadas que en conjunto resumen traseros redondos a punto de salirse de cunetas; más sin embargo, dos afortunadas poseen traseros levantados y Luisa, además de esto, firme y deseado el suyo...


28. Otras más, poseen muslos y piernas delgadas; pies delicados y pequeños que contrastan con tres alumnas de piernas deseadas...


29. Ante esos propósitos de mejora en lo posible, la "Miss" anuncia al grupo que en la siguiente sesión hay, ya, atención a la personalidad, pues es ferviente entusiasta de apoyar el desenvolvimiento de ese aspecto ante un mundo y una sociedad -como la nuestra- que las quiere muertas, antes que vivas, no sin advertirles que esa manifestación violenta tiene propósitos de amedrentar a las mujeres, pues hoy, en este país, son ligera mayoría entre la población y tiende a crecer su número, lo que no gusta a hombres dominadores, casados con lo patriarcal.

Tal tendencia, ya puesta en duda desde hace tiempo, y con relieve de existir varones que apoyan a mujeres para cumplir sueños, metas, propósitos y protagonismo histórico -ojalá, no se masculinicen ellas- y sí, en cambio, contribuir a mejorar las condiciones de desarrollo humano, que tanto lo requiere.


30. Y, en efecto, en comunión de intereses, ellas comparten atrevimientos y necesidades de aventuras; de idealismos y optimismos de ser lo que son; como también, de un espíritu de libertad, con pensamiento más crítico respecto del que tuvieron sus madres, sus abuelas, sus tías, sus hermanas o hermanos de mayores edades a las de ellas,


31. La "Miss" también tiene claro que ante la situación actual de las cosas que a diario suceden en la República, ellas deben aspirar a ver cumplidas sus expectativas de adolescentes a jóvenes.


De esta etapa por llegar a adultas jóvenes y a mujeres maduras; en consecuencia, visualizar lo que sembrando ahora, cosechen en las dos últimas etapas de vida, ya no como mujeres, sino como seres humanos aprendiendo a auto aceptarse -llegado el momento- en vejez activa, suficiente en dignidad de vida, derramando experiencia para aquilatar, aconsejar, guiar, apoyar y cuidar las hijas adolescentes del futuro, no lejano, sino mediato.


32. En esas razones, las dudas y contradicciones de las chicas, son punto de inflexión o de ambigüedades que suelen manifestarse en sus diarios con vivires,


33. La oportunidad de trabajar los traseros no exime la ocasión para reforzar la madurez cognitiva de las estudiantes, pues les permite pensar de forma abstracta resolviendo conflictos con un sentido más crítico, que no suelen emplear, por ejemplo, cuando las posesiona el ritmo del "perreo" en este 2020 y que presenta una "antigüedad" inmediata como ritmo.


Surgido a finales de los años noventa, comparando sus edades actuales, les aventaja con escasos años, pese a que antes de nacer todas ellas, resultan ser -casi o totalmente contemporáneas-, donde lo que se baila en Puerto Rico y extendido a Cuba y a República Dominicana, adquiere rápidamente "carta de naturaleza", y llega a casi todos los países de la región latinoamericana, sobrepasando después esta parte del mundo y dilatándose a regiones alejadas del planeta.


34. La "Miss", entonces, les permite "perrear" para experimentarlo entre ellas; recrear el movimiento de apareamiento perruno, dejando "hacer el macho" a una chica, en tanto que a otra, la hembra o "montando a la hembra", en un acople referenciado y similar a la postura del "macho" al "perrear" con su "hembra" -copulativamente, sea dicha la acción de su dinámica y, en esa alusión, el "perreo" imita la relación sexual debido a la forma sensual, erotizada del "hombre perreando" a "su" mujer o a la mujer de quien se trate...


35. Es en imitación sexual por la manera de mover el cuerpo y, específicamente -aunque no únicamente- el trasero, sin guía de cómo, cuánto, para qué, con quién se hace o se desea hacer, y donde no hay tal coreografía, ésta brilla por su ausencia, y ningún tipo de movimientos se traza, pues se está en punto de ser producto de inspiración del momento, del instante que se apoya en esa paradoja de las comunicaciones masivas subvertidas, donde:

"El mensaje es el medio"...


36. La controversia y asalto a las buenas conciencias denuncia, queja, denuesta a las oficiantes del "perreo", por resultarles lascivos movimientos, no recomendados para menores de edad.


Es más, su obscenidad así se etiqueta, revela mal gusto en conciencias de mayor pudibundez que a gritos demanda no exteriorizar los furiosos movimientos que:

¿Acaso ellos también los cometen o han cometido?


Y, en las tibiezas de alcoba, practicados por millones de parejas, no sólo heterosexuales, sino de todas aquellas condiciones que aquí no hace falta nombrar, de modo incesante se llevan a cabo -como es el caso-, mientras escribo esto y, aún, bajo condiciones de pandemia señalizada...


37, ¿Y, el "twerkin"?


Como otro acto de bailar de manera diversa o complementaria al "perreo" y viceversa, esos movimientos pélvicos, henchidos de sensualidad semejantes al "perreo"
y/o al reggaetón, son, en el consciente colectivo, ese ícono de danza provocativa a lo Miley Cyrus y Robin Thicke, presentado y presenciado en directo en aquellos premios MTV Video Music Awards 2013; abiertamente sexual en su empuje de caderas y de la parte inferior, en postura acuclillada baja.


38. Ese baile, que, según estudiosos del pasado cultural humano, refieren al movimiento de torsión, contracción o sacudidas, se origina hacia 1820, y transforma el sustantivo: "twuirk", en verbo y escritura ortográfica a "twerk", para describir, hacia 1901, ese baile popular, devuelto en la postmodernidad de los años noventa del siglo XX, en un tipo de danza en la escena musical de Nueva Orleáns.


Y, en Este Aquí y en Este Ahora, expone finalidades benéficas para el ser humano: tonificante de glúteos, quema de grasa acumulada, cumplido ejercicio aeróbico que, sin oposición alguna, resulta ad hoc con las chicas, separando los movimientos de la parte superior del tronco y del cuerpo y con las de la parte inferior (movimientos de caderas a ambos lados, adelante y atrás) para dejar resaltados los de caderas, punto corporal de poderosa atracción visual.


39. Dada la intrepidez de las chicas, la "Miss" dedica en siguientes sesiones introducir a las estudiantes a incrementar su consumo de oxígeno, a agotarse en debida forma, como si corrieran o anduvieran en bicicleta e incluso, como si nadaran...


40. En conjunto, la actuación del grupo representa, sobre distintos niveles del organismo, frecuencias cardiovasculares, en el sistema respiratorio, en el trabajo muscular, en el aspecto metabólico y en el sistema óseo.

Sólo quedan pendientes tres aspectos correlacionados últimos, a saber:


I. El ayudarlas con un baile de este o de aquel tipo; al mantenerse en forma, con mucha diversión de por medio.


II. Evitarles sufrimientos innecesarios en la espalda, no sin antes programar una consulta médica antes de emprender esas prácticas, para no afectar las vértebras lumbares, dado el estado de desarrollo bio-psico-social en la que se encuentran.


III. Confiar a que los niveles de contagio por Covid-19, no se presenten en las estudiantes y la propia "Miss".


Moraleja posible: guardar los traseros para mejor momento, si la pandemia no exige, más allá de querer morir en el intento, en ese ejercicio aeróbico que permite conjuntar ambos bailes.


¿Qué os parece...?


¿Vale la pena arriesgar ese intento en traseros ajenos En Este Aquí y en Este Ahora...?

21 de Julho de 2020 às 02:08 2 Denunciar Insira Seguir história
1
Fim

Conheça o autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Comente algo

Publique!
Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
Muy bueno!
October 26, 2020, 23:26
Francisco Rivera Francisco Rivera
Un trasero no es algo que nada más se cargue y sea visible; en el caso de las adolescentes es mucho muy indispensable de cuidar, ejercitar en gimnasios y, en bailes recién descubiertos... pareciendo que no hay nada nuevo bajo el sol... Los invitamos a descubrirlo, aquí, en esta plataforma interesante, por supuesto: Inkspired...¿Se animan, amistades lectoras?
July 23, 2020, 21:54
~