Contagem regressiva para a Copa dos Autores 2020. Registre-se agora e tenha a chance de ganhar prêmios!. Leia mais.
alejandro-gutierrez1592802144 Alejandro Gutierrez

Después de una experiencia horrible, Tom comienza su nueva vida en Vyndra. Es un planeta nuevo con una forma de vida muy diferente a la que estabas acostumbrado. No solo está habitado por seres humanos sino por otras especies alienígenas y criaturas virtuales que pululan en la red. Al ser un Dotado, está obligado a servir a su especie, no es más que un niño, solo sigue lo que le indican, pero tratará de encontrar su lugar y una meta para seguir adelante .


Aventura Todo o público.

#manga #anime #258 #poderes #341 #332 #aventura #acción #monstruos #402 #381 #evolución #crecimiento #entrenamiento
1
1.6mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 10 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

El primer año

Desde que llegó Vyndra, se puede decir que Tom no tuvo mucho tiempo para procesar lo que le sucedió.

Este planeta era enorme. El día y la noche eran más extensos que el planeta de donde venía.

Los humanos y las otras especies pululaban por toda la ciudad, pasaron unos meses hasta que se acostumbró al ambiente. Tuvo que aprender las reglas que solo aplican para los dotados, básicamente estaba obligado a concurrir a un centro donde se le enseñaba a controlar su habilidad. Si bien su caso era bastante particular, nunca notó que el suyo era diferente a la de los demás niños, desde que le dijeron que solo podría reparar a su guardián una vez se gradúe del centro ,solo se dedicó a estudiar y entrenar.

Esa persona que lo trajo, no lo visitaba demasiado desde que lo llevó a su apartamento, solo le dijo que tendría lo suficiente para sobrevivir hasta que sea capaz de mantenerse a sí mismo. Habría días en los que aparecería para preguntarle si necesitaba algo en particular y no volvería a aparecer durante algunas semanas. Noto que siempre parecía estar triste o melancólico. .

Luego de unos meses. Se sentía a gusto consigo mismo, logró controlar esta habilidad que fue tan problemática hace unos años. Esta mañana le parecía particularmente brillante, gracias al orgullo que se permitió sentir, en su camino hacia el centro de entrenamiento, sin darse cuenta empezó a prestar atención a la gente con la que se cruzaba, esto era algo que nunca hizo desde que llegó a Vyndra, siempre estuvo centrado en aprender a controlar su habilidad, ya que era uno de los mandamientos de sus padres. Su mirada lo llevó a una familia de tres, el niño era uno de los estudiantes del centro, parecía feliz mientras hablaba con su padre sobre cómo había crecido su criatura luego de criarlo durante unas semanas, y ya podría participar en los combates pvp de la ciudad.. Se preguntó si podría pedirle a su tutor si le permitiera tener uno de esos aparatos que le permitían criar esas criaturas.

En el centro, durante el descanso, Estuvo charlando con sus compañeros, particularmente preguntó sobre esas criaturas se llenó de información sobre el proceso de crianza y los combates, parecía interesante y empezó a interesar más y más por ellos, se había decidido a pedirle a su tutor que le comprara la pulsera .

Tom tiene 10 años, desde que llegó al centro, los demás niños notaron que era un poco distante. Sabían que vivía prácticamente solo. Siempre estaba centrado en controlar su habilidad, no tenía muchos cambios de ropa , tenía el peso adecuado para su edad. Su cabello creció desde que llegó y él parecía no notarlo. Hoy era la primera vez que se lo veía interesado por algo más que el entrenamiento. Esto alegró a sus compañeros con Tom eran 4 y era el mínimo de integrantes que podía tener un equipo de dotados, ya que siempre fue tan recto, a los niños les costaba tratar con él, enseguida sintieron este cambio y se dejaron llevar, este evento mejoró su relación y a partir de este día y las siguientes semanas el entrenamiento fue más divertido y Tom también lo disfrutó.

Su tutor le compró la pulsera que le permitía empezar a criar una bestia. Sin darse cuenta encontró algo más que lo distrajo de la situación que evadió desde que llegó a Vyndra...

📷

El año estaba llegando a su final, si bien no era exactamente el tiempo de este sistema solar, aprendió que los seres humanos lo median siguiendo el horario de 24 horas de la estrella madre de la humanidad. No entendía el porqué de esta costumbre, le parecía extraño y le daba una sensación de incomodidad con la realidad, técnicamente en Vyndra un día dura 36 horas pero los inmigrantes humanos, solo seguían el horario de su estrella madre, Si bien le causó unos problemas, terminó por acostumbrarse.

Con la llegada del fin de año también le llegó la noticia de que obtuvo la calificación para avanzar al siguiente nivel el año próximo.

Y así llegó el último de clases del año.

- Crees que podré entrar en las próximas rondas de combates

- No estoy seguro si bien tu compañero es fuerte. Todavía te faltan cumplir algunos requisitos puedes aprovechar el descanso para cumplir esas misiones.

- Mmm.. si podría hacerlo - respondió Tom rápidamente, después de todo no haría nada hasta el regreso al centro.

- Oye , también podrías aprovechar para cortarte un poco el cabello, desde que llegaste no a dejado de crecer, está cubriendote los ojos ya.- dijo la única niña del equipo.

- Si.. pasa que mi madre....

No terminó de hablar, Tom parecía haberse congelado en medio de la conversación, la niña lo notó enseguida y luego los otros dos levantaron la mirada de la pantalla al darse cuenta del silencio, estaba llorando sin emitir ruido, en la imagen la criatura parecía preguntarle que sucedía, la niña se acercó algo nerviosa y le hizo señas a los otros dos para que vayan a buscar a alguien. lo miraron preocupados pero partieron al momento siguiente.

- ¿estas bien?- pregunto

estaba en cuclillas, él escondió la cabeza entre los brazos casi en posición fetal. ella nunca había visto llorar a alguien de ese modo, no parecía que era por algún capricho como solía hacer ella, y al ver que no emitía sonido alguno, como si estuviera tratando de ocultar todo el dolor, sintió un nudo en el estómago, en medio de un movimiento errático, causado por no tener idea qué hacer en un momento así, torpemente se sentó a su lado, extendió su brazo y lo abraso.

- esta bien, no estás solo...

estas palabras tuvieron una reacción que no esperaba, primero tembló durante un tiempo y luego gritó en medio de un llanto más abatido que antes. Mientras trataba de contenerlo, llegaron los otros dos niños acompañados de uno de los maestros.

- Finalmente estalló.. bueno. Voy a llevarlo a su apartamento uds. vayan a clases.

- Iremos con ustedes

- No, pueden visitarlo luego. No se preocupen.

Mientras decía esto el adulto, hizo un movimiento con su mano en el aire como si estuviera levantando algo , los muchachos sintieron un hormigueo repentino en el cuerpo y al mismo tiempo Tom flotó hacia él. Lo tomo entre sus brazos y se fue hacia el centro.

- ¿Estará bien?

- No se, es la primera vez que lo veo así.

- Si, no parecía estar llorando por que se le perdió un juguete.

- Debe tener que ver con sus padres.

Se quedaron en silencio unos momentos, los tres tuvieron la misma idea, pero no quisieron decirlo en voz alta era algo que no querían que les sucediera. Vieron que los demás niños se dirigían al centro y caminaron hacia allí. Medio hora más tarde por la ventana vieron que Tom estaba saliendo del centro junto al profesor que se lo había llevado.

El profesor se quedó unas horas con él, en el apartamento, le cocinó una comida bastante elaborada y le dijo que si quería hablar con alguien él podría ser esa persona. Tom lo miró con sus ojos algo desenfocado, asintió, pero no dijo nada. Cuando se fue, Tom se dirigió a su escritorio y tomó una cabeza de un metal liviano algo duro y hasta maleable. Era una aleación bastante única. Tiene una forma de perro. Su padre le dijo que estos animales eran buenos amigos del ser humano cuando estaban en el planeta madre. Y que en futuro tal vez podrían traerlos a la vida de nuevo. Este recuerdo le hizo sentir un calor repentino que en unos momentos resultaron en lágrimas. Como siempre se encontraba solo en el apartamento y se sintió más solo al aferrarse a la cabeza.

"Está bien llorar, llora cuando lo necesitas, no te sientas avergonzado por llorar. Pero recuerda, no olvides que a pesar de que no estemos a tu lado, lo único que queremos para ti es que seas feliz. La vida siempre te mostrará todo el dolor y la injusticia primero,no espero que entiendas ahora esto. Un día estoy seguro sabrás que a pesar de las dificultades, esos momentos de felicidad, serán los más importantes y los que ayudarán a seguir adelante, no pretendas que la vida te deba algo o esperes que te merezcas un premio por tu esfuerzo. Tu siempre recuerda que debes buscar lo que quieras con tus propias manos, aún así debes agradecer siempre que te ayuden y ayuda cuando puedas hacerlo, te frustraras, sufrirás, pero sigue adelante. Te queremos nunca lo olvides.."

Fue lo último que le dijo su madre en medio de un abrazo al que le faltaban sus antebrazos..

Se durmió en medio del llanto y así terminó su primer año en Vyndra.

22 de Junho de 2020 às 05:14 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo Un nombre

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 30 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!