priscellaowederths Priscila IDK

35 años. 3 decadas y un lustro. Hace 35 años, una nueva luz de esperanza ante la crisis de los videojuegos. 1999; Square Enix y Nintendo despiden la Super Famicom, con una bella obra que, denota los pequeños pasos hacia el 3D. El talento RPG, combinado con la ternura, magia y diversion, dieron rigen al primer juego de rol del fontanero; la pauta inicial para ''Mario & Luigi'' y ''Paper Mario.'' 7 estrellas esparcidas. 5 heroes. Una larga aventura. Super Mario RPG: The legend of 7 stars. O eso es lo que Geno, y el Mundo Espejo, quieren que creas.


Fanfiction Jogos Todo o público.

#rpg #mario #343 #217 #316 #32816
0
607 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

1

Un dia cualquier, en las mas profundas lejanias del Reino Champiñon: el Reino Astral. En medio de zonas inexploradas, reconditas; aquellas que ni el mismo Rey de dichas tierras conocia.


Una tuberia roja.

Aparecio de la nada por el suelo cubierto de estrellas fragmentadas. ¿Razon? Lanzaba consigo dentro a una pobre desafortunada.

Salio disparada por los aires, como proyectil tirado por un cañon de guerra, en plena caricatura, culminado por un aterrizaje forzoso que la obligo a estamparse el rostro contra la arena cosmica. De aparentes 18 años, singulares aspectos de animal en un cuerpo antropomorfo, que parecieran tapar por medio de un fino pelaje blanco, una anterior vida distinta. Acto seguido, el tubo desaparecio.


Tras haberse quitado con sumo cuidado, la ultima brisna de polvo de la cara, molesta, grito de vuelta al cielo, asustando a los pocos monstruos que merodeaban a sus alrededores:

-''¡Buena suerte!'' decian. ''¡Te ira genial!'' decian. ''¡NO SENTIRAS NADA, SERA UN VIAJE CALMADO!'' DECIAN.-Agachando la mirada, tomo aire y musito:

-Claro, como ustedes no perdieron la custodia.

Se le podia notar su enojo por casi 40 km a la redonda. Ella bien pudo aguantarse, pero 42 hrs de ajetreos, tambaleos, vueltas y vueltas en un hoyo negro; y despues, tener que atravesar la ancha garganta del frio tubo... Motivo para estar harta.

Sin embargo, la tranquilizo un motivo: la melancolia. Sufrio todo eso tras haber sido despojada de su antiguo hogar, que estaba siendo ocupada por el bando enemigo. Sus demas amigos y compañeros, se habian dirigido hacia otros lados, quiza teniendo el mismo destino que ella.

-Ay, ay. Extraño tanto mis tierras, a mis conocidos, y mi familia. Malditos zorros.

No queriendo enfrascarse en sus pensamientos, tenia que irse de donde estaba, conseguuir la manera de hallar un lugar seguro para pasar, por lo menos, la noche. Se miro con detalle y tomo camino, desprotegida, sin nada de comida o items.

-Bien lo dice el proverbio, ''a iniciar de cero.'' Aunque nunca me imagine que fuera tan literal con el mensaje.


Se dirigio hacia el sur, y como si le hubiese escuchado, la misma tuberia, se aparecio de nueva cuenta para aventarle a la cabeza, un pequeño bolso amarillo, dos hongos rojos y 100 monedas de oro, para posteriormente, marcharse por el subsuelo. Ella lo miro con detenimiento, y se imagino de quien se trataba, por la cual le agradecio. Dio la media vuelta, agarrando su util regalo, se lo coloco bien a la cintura e intentando ver lo positivo, avanzo.


Al Sur. Después unos 35 pasos aproximadamente hacia el Suroeste.
Bastaron 35 pasos para encontrarse cara a cara con un par de reclutas Zzz, dando pie a su primera batalla.

Aún cuando la mecánica era sencilla (saltarles encima), no supo bien como ejecutarlo a la perfección, ni sabía porqué había iniciado la batalla. Se suponía que sus anteriores viajes en el Reino donde vivía ya la habrían hecho una experta en los combates.
De algún modo, olvidó todo eso justamente cuando aterrizó. ¿Amnesia talvés?

A como pudo, finalizó su primera pelea. Y se ganó 10 monedas judías.
¡Vaya ofertón!
Así se la pasó, combate tras combate, hasta la llegada de la noche.
No juntó gran cosa, 50 monedas y 2 honguitos verdes, pero bueno, algo es algo.
Anduvo por doquier durante una hora, buscando un refugio que más o menos se viera seguro.

Lo halló.


Una cuevita pequeña, acojedora, tibia; cuyo interior estaba repleta de estalactitas y rocas tan lustrosas que, parecían ser una especie de espejos naturales. Ella no le pensó tanto para entrar.

-¡Wow!-.
Musitó impactada. Era fascinante verse a sí misma por todos lados, como si hubiera más de una conejita dentro, viéndola con una gran sonrisa de curiosidad en cada uno de los cientos de rostros que había.

Decidió recorrer el sitio y observarse a la vez, a ver si podía encontrar algo interesante. El camino seguía derecho, hasta topar con un flotante bloque de guardado, que conservaba aun el diseño muy al estilo de Super Mario RPG.

No le molestó tomarse un pequeño corte, para saltar encima y guardar su partida, después de todo, mujer preparada vale por 2.
Quién sabe lo que podría pasar.

Reanudó su paseo por la caverna; siempre adelante viendo de soslayo sus reflejos inquietos.
No ocurría nada importante.
Siguió andando...

-Hey-.

Una silueta roja atrapada en el vidrio de una gruesa estalactita pasó rápidamente enfrente de ella, mientras que de alguna forma, la llamaba.

-.La chica muy apenas se percató de eso. -¿Hola? ¿Hay alguien ahí?-

Mirando a todos lados, corriendo, quería encontrar esa insólita voz. Su persistente curiosidad de conejo la llevó hasta por una de las 4 recámaras, al parecer era una clase de puzzle básico, para acostumbrarla a todo aquello que se venía.


----------------------------------------------------------;:::::;------------------------------------------------------


Entrando a la cámara 1 de la cueva, se halló ante un sencillo acertijo que consistía en colocar unas rocas grandes sobre unos huecos alineados en el suelo.
Básicamente, 7 piedras debían embonar en 7 huecos cada una.

En sí, la idea se oía sencilla.
Pero a pesar de ello, las rocas estaban acomodadas de una forma tal que, era preciso usar un poco el cerebro, más porque los agujeros yacían en posiciones contrarias a las rocas.

Ella, curiosa como siempre, pensó en 1000 maneras diferentes de resolverlo, aunque terminaba descartando todas; ya sea porque realmente no funcionaban o por mera flojera.


Pasado unos minutos largos, optó por comenzar de una vez.
Empujó la primera que vio enfrente suyo y la movió en el primer agujero que se cruzó en su camino. Simple. Hizo lo mismo con la segunda, simple también.
Así se la pasó, de poquito a poco, hasta terminar por tapar 6 hoyos...

-Espera. ¿6? ¿Qué no eran 7?

Al parecer, sobró uno sin cubrir. Entonces se dio cuenta que, la roca faltante estaba obstaculizada por las 2 primeras que movió, precisamente. No había notado eso antes, teniendo que volver a comenzar todo desde el principio.

30 de Maio de 2020 às 01:50 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Continua…

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas