baltazarruiz154 Baltazar Ruiz

El dolor de mis manos fue disminuyendo hasta desaparecer. La sangre se había mezclado con la tierra de mis manos formando un fango rojizo, con un olor bastante acre. Luego de matarlo cientos de veces al fin dejó de moverse, sin embargo no logré hacerlo hablar. El agujero donde lo enterré está cubierto, pero escucho con terror como, desde abajo, sigue riéndose de mí. Invocarlo fue la peor de los decisiones, pero creo que aún puedo solucionarlo todo. Aún tengo un corazón para el sacrificio....

#terror #micromes #dia1
  1 de Julho de 2019 às 13:38
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções