baltazarruiz154 Baltazar Ruiz

La casa contigua a la de mi abuela tenía un corredor muy largo, con una puerta de madera negra al centro y dos ventanas pintadas de azul. A diario observa a una anciana que pasaba sus días en una silla mecedora. Sus ojos eran negros y sus manos eran delgadas y frías; lo sé porque muchas veces tomé de ellas dulces artesanales que me ofrecía al pasar. Hoy me enteré que esa anciana, Matilde, murió hace ya quince años. Recién esta mañana comí de sus dulces y sé que mañana regresaré por más...

#terror #microrelato #anciana
  12 de Maio de 2019 às 18:05
AA Compartilhar

Comentar algo

3 Comentários
Publique!
Leonidas F. Guilles Leonidas F. Guilles
Me he quedado con ganas de leer más de esta historia jejeje
8 de Agosto de 2019 às 00:22
Leonidas F. Guilles Leonidas F. Guilles
Buenísimo
8 de Agosto de 2019 às 00:21
Raül Gay Pau Raül Gay Pau
Que mal rollo.
13 de Maio de 2019 às 05:40

Mais microficções