wereyes Waldo Reyes

El día estaba soleado. El calor la atormentaba, su cuerpo voluptuoso no se podía contener… La piscina hedía. Vio por la ventana. El empleado de correos estaba a la puerta y salió. ―Señora Maddy Johanson... su pedido. ―Es mi nuevo juguete, ¿quieres probarlo…? Lo desnudó, lo tiró al piso y se montó encima. Al llegar al orgasmo extrajo del paquete un punzón, le saco los ojos y atravesó su cabeza cien veces con el. Lo arrojó a la piscina. «Hermoso reflejo rojo en el agua… con dos más se verá mejor».

#horror #theauthorscup #themicrostoryller
  19 de Maio de 2019 às 19:58
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções