hvillavicencio David Villavicencio

Después de eso Clara no lloro, ni se lamentó, ni grito más. Solo se quedó inerte con la vista clavada en el techo sin esperar nada más que la solemnidad de la muerte, porque eso era lo único que quedaba esperar, después de 4 viernes Clarita había muerto y el animal seguía encima de ella terminando su acto lascivo, mientras todos seguían jugando a su juego favorito “la Gallinita ciega”.

#horror #microrrelateando #lagallinitaciega
  20 de Dezembro de 2018 às 07:33
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções