wereyes Waldo Reyes

La reunión número treinta, de ex-compañeros de clase, se haría este año, en las montañas, en la casa de Jacob. Al llegar vi la casa oscura y mal iluminada. Antes de entrar, noté que el frontis estaba chorreado con un líquido viscoso y rojo. «¿… Algún tipo de mala broma?» Entré. Jacob me recibió exultante. ―No te preocupes, por lo de afuera, Burt es un pésimo pintor ―rió. ―Hola tío Mitch ―dijo Emily, la hija de Jacob, muerta hace cinco años. Me miró con pena. Ellos con hambre. La puerta se cerró.

#clase #horror #casa
  2 de Maio de 2019 às 10:47
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções