wereyes Waldo Reyes

El cuchillo serrado entró en el esternón, un líquido caliente emergió de el. Un poco de sangre roja también, unté mi dedo en ella estaba deliciosa. Mi hermano y yo le abrimos las piernas hasta que destrozamos su pelvis. No sentía nada, en su quemada piel. Mi amiga le sacó parte de su pecho, se lo echó a la boca y luego, con furia, arrancó los miembros superiores. Mis hijas querían las piernas, se las di y reían mientras desgarraban las carnes. Era el pollo asado más sabroso que habíamos comido.

#thebeststorymicrofiction #theauthorscup
  19 de Maio de 2019 às 20:24
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções