Humo, café y cristal Seguir blog

alberto-meneses1532749393 Alberto Meneses Este es un poema que escribí en el que expreso un deseo que no se cumple. Sinceramente, aun cuando yo lo he escrito, no sé quién es el narrador. Me gustaría que opinaran sobre ello.

#erótica- #terror #Poesía-oscura
1
4.9mil VISUALIZAÇÕES
AA Compartilhar

Velas negras

Esta noche en velas negras,
dulce dama, pálida y fría,
acaricia mis ojos.
Quiero soñar,
fundirme en medio de la noche
envuelto en tus sombras
misteriosas, íntimas.
En este suspiro de velas extintas,
déjame sentir que eres mia,
¡envuélveme con tu luto y tu melancolía!
¡Quiero soñar que vienes a mí
como una caricia sombría,
suave, letal y asesina!
¡Quiero soñar que me dejas sin vida!
Mi hermosa, mi princesa íntima,
mi lujuria sombría,
quiero soñar que me acaricias,
que me besas la mejilla,
que me sumerges en tu dulce muerte,
que me entierras en ese abismo de tus pupilas,
con tus besos carmín, con tus labios de agujas,
mi amada, mi asesina.
Soñando esta noche, bebe esta sangre mía,
esa sangre oscura, deliciosa y maldita
y quédate en mis sábanas escondida.
Quiero en tus muslos descansar,
imaginar que la luna se acaba de eclipsar.
Ángel oscuro, estás ahora aquí,
bella delgada y fría,
como un grito en las tinieblas,
mis latidos se ahogan en tus jadeos,
mientras sometes mi cuerpo sin vida con tu sexo.
¡Bebe mi dulce dama esta sangre fría,
saborea de mis pupilas
esas lágrimas oscuras y tímidas!
Mi musa, mi dama, mi vela extinta,
¡No te vayas, no me dejes, me lastimas!,
¡Vuelve por favor, mi corazón ya no palpita!

19 de Outubro de 2019 às 20:33 0 Denunciar Insira 0
~

Si a caso

Si acaso esta noche
mientras acaricias la seda
de tus piernas sientes temor,
soledad mia, sabrás que fui yo…
La noche ensordece con tus gemidos,
y el murmullo de mis jadeos
muere en el cristal de tu ventana
mientras te observo,
como siempre te he observado
porque nunca te he tenido.
Las perlas de tu humedad
bañan tus piernas,
alzas tu dedo con esa sonrisa
cruel y despiadada,
lo hundes entre tus muslos
y la noche se vuelve nada.
Te contemplo como siempre te he mirado,
lejano y silencioso, como un ladrón
que se lleva con el aire tus caricias sin alma,
que enloquece con su cuerpo quieto
ante cada una de tus convulsiones,
cuando tus uñas arañan el sofá,
cuando creo que ya no puedes más
y sé que me destruirás.
Has terminado ya, una lágrima recorre tu cuerpo,
mi piel mutilada por tu silencio,
por la quietud de mis manos,
de tu ventana salgo huyendo.
Si acaso esta noche de penumbra,
me has visto en la maleza ocultarme,
como un pecador, como un desposeído
que ha profanado tu pureza,
si has visto acaso un resto de mi deseo,
sabrás que fui yo que he vuelto de mi encierro,
de esa tumba gris, con este cuerpo muerto
buscando el calor de tu pecho.

7 de Agosto de 2018 às 00:51 2 Denunciar Insira 3
~