Llámame Sid. Seguir blog

dr-feelgood DR. Feelgood Me dieron un consejo: Reescribir la versión de mi relación (ex), memorias, broncas, consejos de una relación que duro casi dos años.
História Não Verificada

#love #toxic #real #toxico #relaciones #amor #desamor #sidynancy #argentina
AA Compartilhar

Entre Caníbales.

Vamos adelantarnos un poco, dolor, gritos, golpes.

Es una clara síntesis de lo que fue la ruptura luego de estar exactamente casi un año y medio con Mancy.

Aclaremos algo, porque seguramente se estarán preguntando porque lo llamo Mancy y no Nancy. La verdad es que la inicial de su verdadero nombre empieza con M, en cambio el mío con S, así que no encontré la necesidad de cambiar el mío, pero de el si para hacerlo más acorde. 

Nuestra ruptura fue dolorosa, me sentí una pobre gacela entre leones. Los leones tratando de atacarme, corriéndome, hasta alcanzarme y comerme viva.

Fue así como me sentí cuando mis demonios me invadieron. La soledad, primeramente, seguido de la culpa y plus, la depresión masiva, el cansancio constante.

Después de terminar formalmente estuvimos un mes completo sin hablarnos, nos volvimos a ver el día que sería nuestro aniversario, para hablar, en pocos días volverías a clase y decidimos ser “civilizados”.

Grave error. La facultad fue verdaderamente un cebo más para la caza, rápidamente le invadieron, fue estar casi entre caníbales, comiéndonos vivos unos a otros. Yo defendiendo lo ya no era mío (¿alguna vez lo fue?).

Volvimos a ser compañeros de grupo, casi rogándole y el casi aceptando al instante como un grito de auxilio.

Fueron los cuatro meses más rápidos que pasaron, dolorosos. la soledad cada vez invadía mi mente, pero sin estar sola, no lo estaba, pero así se sentía, los típicos consejos de tus amigos, las típicas frases: ya vas a estar bien, es un chico mas no permitas que te lastime así, el dolor pasara, eso te pasa porque seguís enganchada ya pasara, etcétera.

Rápidamente vi quienes estaban interesadas en él, dolía, molestaba y uno ahí sin poder hacer nada ni decir, simplemente quedaban dos opciones, seguir mirando y lastimándose o ver a otro lado y hacer oídos sordos.

Al ser hija única la soledad siempre fue una amiga cercana pero nunca de una manera tan íntima como lo es en este momento, hay días malos y días buenos.

Hoy decidí escribir porque es un día especial. Hoy 19 de marzo, se cumplirían dos años con esta persona tan especial y tan destructiva que conocí.

No tenía ánimos de escribir, pero la mente estaba muy inquieta, no podía seguir con la lectura de “el amor en tiempos de cólera” de Gabriel García Márquez, es mi autor favorito, la mente inquieta hace que este inquieta así que era mejor venir aquí y descargarme un poco.

Es un día reflexivo, día de recuerdos, hace dos años habíamos salido por primera vez y sin negarlo fue como una típica película indie de cine europeo. Yo aun saliendo con otro chico, el casi rogándome para salir, salida con sus amigos, en ese lugar amigos en común con Leandro, pánico que alguien me reconozca y la noche cerro con ir a su casa donde ocurrió un poco de comedia, había pedido pasar al baño un momento, en su casa se suponía que no había nadie hasta que llego casi toda su familia, él no me dejaba salir del baño para que no me vean hasta que la madre le pregunta si estaba con alguien y el contesto con un dudoso si que me hizo largar una carcajada.

Hace noche fue la más especial, recuerdo detalles, recuerdo la fluidez de mi alma en su habitación.

Fue la primera vez que me dejé llevar, donde ninguna atadura me dijo “no”, ninguna, simplemente flui. Quedamos toda la noche hablando de nuestros miedos, nuestros placeres, deseos abrazados en su cama con música de fondo y con la ventana abierta haciendo que entre la luz de la luna donde simplemente se nos venía la silueta.

Esa misma noche por segunda vez me pidió ser novios y acepte.

Recuerdo la adrenalina del momento como abandonaba mi cuerpo y venia la culpa por Leandro. Me sentía pésimo, pero era lo más sana si no le cortaba al día siguiente lo había ser a la semana, porque la química que teníamos se perdió hace bastante.

Fue una noche llena de esperanzas, alegrías, sonrisas, besos apasionados, al fin sabía lo que se sentía dar un beso y sentirse cómoda, sentía lo que no sentía con Leandro. Me sentía bien. Sus labios eran carnosos y su lengua muy juguetona, recuerdo que le gustaba chocar los dientes y me había contado que varias chicas le habían cacheteado por tener ese gusto raro. Creo que raro era poco porque a mí también me gustaba, pequeñas cosas que nos unía, una de las tantas cosas que nos iban a unir con el tiempo.

Lo que tuvimos era un complot único, nos única tanto lo mental como lo físico, es tan difícil coincidir eso con alguien ahora en día donde la mayoría de las relaciones y lazos son superficiales, inexistentes.

Ese día fue el comienzo de todos mis placeres y males que padezco hoy en día.

20 de Março de 2018 às 03:47 0 Denunciar Insira 0

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas