axel-torres14 Axel Torres

Acabas de despertar en un planeta desconocido. Todo aquí es impresionante. Sabes quienes te llevaron ahí, pero no cómo salir. Debes averiguar lo antes posible cómo funciona este extraño mundo mientras afrontas constantes peligros mortales. La ventaja es que no estás solo, tus voces te acompañan. Esta es la aventura en la cuál se desarrolla nuestro protagonista.


Action Tout public.

#378 #accion #paisajes #batallas #cienciaficción #espacio #drama #terror #aliens #fantasia
85
7.5k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 15 jours
temps de lecture
AA Partager

El despertar

¿Dónde estoy? - Habla un joven confundido en su mente- Un intenso sonido de trompetas me despertó. Apuesto que pudo ser escuchado kilómetros a la redonda. Estoy totalmente desorientado y aturdido. Tengo una migraña aplastante. Esas que causan un dolor punzante en la sien y nublan la vista. Abro y cierro los ojos constantemente. Con mis manos hago círculos lentos en mi cabeza, que van desde las sienes hasta mis ojos.


¿Levi? -Se escucha una voz tímida, - ¿Levi? ¿Tus signos vitales son débiles estás bien?


Si, si - Contesta un joven apenas más alto que el promedio tendido en el suelo, con la voz desganada- sigo vivo Luther. ¿Qué le pasa a mis oídos?


Trauma acústico debido a un cambio radical en el nivel de gravedad -Contesta aquella voz tímida en su cabeza-.


El joven viste un bio-traje completo pegado a la piel con aleaciones metálicas.


¡Aahgg! ¿A dónde nos trajeron esos sujetos? - Dice el joven quejándose, observa a su alrededor e intenta levantarse torpemente- aún veo borroso.


Es por la migraña - Contesta la voz tímida- Veo los últimos rayos de sol en el horizonte. Así que lo mejor sería...


¿¡Qué carajos hago en un cuadro de Rembrandt!? –Exclama el joven confundido–.


Levi, ni siquiera sabes quién es Rembrandt –dijo una voz en su cabeza sin emociones–.


La textura de todo me asombra -Piensa Levi- el cielo, los pinos y sus hojas, las piedras, el piso. Todo tiene la misma apariencia.


Mi piel también parece un óleo fresco -Piensa sorprendido mirando sus brazos-. Como esas pinturas que tienen grumos que sobresalen de ella con impresión de ser rasposa.


¿A dónde demonios nos trajeron esos sujetos? -Pregunta de nuevo la voz sin emociones- Levi la ignora.


¡Es como si estuviera recién pintada! -Exclama-. Si bien sobresalta tendría que ser suave.


Mira al tronco más cercano y camina lentamente hacia él sin quitarle los ojos de encima. Descansa su mano sobre la corteza del gran tronco. Un árbol inmenso pero delgado. Al sentirlo cierra ojos.


Es impresionante -Dice suspirando- algo que nunca había sentido.


Parece un gran árbol dibujado con pintura seca -Afirma la voz tímida en su cabeza-.


Pues se siente muy vivo -Contesta- podría jurar que la textura me está tocando a mí y no al revés. Como si acariciara mi mano. Es una sensación agradable. Satisfactoria.


Levi deberíamos averiguar dónde estamos pronto -Regaña aquella voz sin emociones -.


¡Wow! ¡JA JA JA! -Expresa asombrado mientras, acaricia con su mano. Enérgico-.


Espera ¿Está -hace una pausa- despintada? Los colores de mi mano, se han ido.


Todo lo demás sigue en su lugar -Afirma- Las líneas de mi palma, hasta mis huellas digitales. Solo mi color de piel ha desaparecido, ahora son tonos grises.


De vuelve la mirada al árbol. Se percata que todo lo que tocó del tronco también está despintado y en tonos grises.


Mierda no entiendo nada. ¿Dónde está el color? Espera un momento. ¿Está flotando?


Casi un metro arriba de donde tocó el tronco hay gotas de color. Levitando.


Okey. Este planeta no tiene ningún tipo de respeto por Isaac Newton y sus manzanas.


Su curiosidad no es saciada. Mira su palma despintada. Con esta misma acaricia su antebrazo. Luego. Ambas manos las restriega por toda su cara y parte del cabello. La acción se repite. Todas aquellas partes que tocó, ya no tienen color. Incluida su barba y su cabello que originalmente era moreno.


A centímetros de su rostro observa su color de piel convertido en gotas de pintura. Flotando. Con tanta calma, apenas se movían en el espacio.


Hablando de esto. ¿Dónde me ha traído esta gente? –Levi se cuestiona a sí mismo mientras rasca su barbilla– ¿Qué otras cosas serán diferentes aquí? Veamos me dijeron que tenía que arreglármelas para salir. ¿Qué se supone que tengo hacer? Lo primero es saber dónde estoy, luego averiguar a dónde ir.


No puede terminar de pensar cuando las segundas trompetas resuenan a lo largo del bosque. ¿Estarán advirtiendo algo? -Pregunta una voz en la mente de Levi- De pronto, aquellas texturas tan insólitas comenzaron a cambiar. Todo parecía regresar a la normalidad. Incluido los colores de mi cuerpo y la corteza del árbol.


¡Claro! Estaba relacionado con las trompetas. Las primeras me despertaron, indicaron mi llegada. Las segundas, hicieron que cambiaran las texturas.


¡Levi! -Reclama la voz en su cabeza a secas- ¿Dónde carajos estamos?


¡Oh cierto!


El joven escala a la cima de un árbol para ver a la redonda. Todo era bosque. Era de lo poco que podía observar, no se veía mucho a lo lejos. Los últimos rayos de sol ya se habían desvanecido. Era una noche nublada, muy pocas estrellas se alzaban a ver en aquel extraño cielo nocturno. Algo llama su atención, muy brillante color dorado, flotando en el aire. Estaba cerca de unas grandes rocas.


¿Qué es eso dorado?


Entonces un ruido terrorífico resuena. Eran las terceras trompetas nuevamente. Pero sonaban distintas, más fuertes y rasposas. Definitivamente anunciaban algo.


No me voy quedar aquí a esperar –dice Levi apresurado–.


Cuando hace ademán por bajar un destello lo detiene. El cielo distante se iluminó de rojo.


¡Tiene que ser una broma! – Reprocha Levi -


Fue una gran explosión. Ahora el bosque se comienza a quemar. Las llamas vienen hacia su dirección. A lo lejos se ve como una gran vela. Como una chimenea industrial iluminando el cielo nocturno.


Baja rápido del árbol. El fuego aún está lejos. Tiene apenas un par de minutos para reaccionar.


¿Qué hago? –Se presiono a mí mismo– piensa.


Si no te mueves, tienes aproximadamente 10 minutos para reaccionar antes que el calor y los vapores te alcancen –Afirma Luther de forma elocuente su timidez desaparece– lo peligroso de estar atrapado en un incendio forestal ni siquiera es el fuego. Que al ver la altura de las llamas en este planeta, diría que llegan hasta 1200° grados centígrados en el foco del incendio. Lo realmente mortal para ti, es la radiación que lo acompaña. Esta seca todo antes de la llegada del fuego. Así consigue que se esparza tan rápido. Seguido de sus gases y vapor de agua.


¿Quieres decir qué….


Sí, morirás antes de llegar a ver el incendio cerca–dijo preocupado, esperando una reacción rápida de Levi–.


Claro, cálido lugar para vacacionar –responde sonriente– entonces, ¿qué hacemos cerebrito?–


Fácil –sonó otra voz, sin emociones pero con un atisbo de sarcasmo– correr en dirección opuesta, genio.


Damián. - Dice Levi despreocupado - Tu siempre tan carismático. Esperen. Aquel objeto dorado en dirección del incendio, ¡es un mapa!


¿Qué estás haciendo? –Preguntó Luther vuelto loco, llevándose las manos a la cabeza–.


Necesitamos ese mapa –dice Levi corriendo totalmente convencido, sin tener la mínima idea si en realidad ayudaría en algo– nos ayudará a salir de aquí.


Corre tan rápido como puede hasta llegar al objeto.


Ahora sí, a huir de este infierno –dice positivo. Agitado por la falta de aire–.


Corrió tan rápido como pudo. De pronto, otro estruendo retumbó y lo hace perder el equilibrio. Era otra explosión, más grande que la anterior, se veía los proyectiles volar por los aires y caer desde cielo. Había fuego por todas partes producto de los restos de ambas explosiones. Debido a esto los árboles arden más. Todo se ponía más caliente, el bosque cada vez se ilumina más de rojo.


Mis opciones se acaban. -Habla Levi desganado- Ya estoy cansado. Ya no tengo aliento y comienzo a marearme. El vapor y los gases de los que Luther me habló están haciendo efecto.


Corre hasta llegar a una pared de piedra inmensa. Ya no hay salida. Solo escoger por dónde rodearla, una pared imposible de escalar. Recuerda el mapa. Intenta abrirlo pero le tiemblan las manos, le toma un par de segundos, justo cuando está por abrirlo un sonido despierta hace erizar su piel y activar sus sentidos.


Un rugido que provenía del fuego. Queda paralizado por un momento. Era claramente algo vivo. Pero no sufría, era un rugido territorial. Como el de un oso al advertir a otro animal que se aleje. Eso lo aterroriza más.


¿Qué cosa podría estar tan a gusto a esta temperatura? - Pregunta confundido-


Si no te mata la bestia, no soportarás estar más de 5 minutos bajo estas condiciones –dice Luther muy preocupado– tus pulmones se sofocaran por el vapor. La falta de oxígeno hará que tu cerebro se apague. Desmayaras y luego, si esa cosa no te come. Morirás quemado.


Bueno. Entonces son 5 minutos muy importantes –abre el mapa rápidamente– Estamos en una isla enorme. dentro de esta hay un bosque al sur y una selva en el extremo norte. También un área blanca en el centro. ¿Blanca?


Debe ser un área nevada –me contesta Luther rápidamente–.


Okey, además veo un desierto al oeste pero...


¿No alcanzas a ver si hay un restaurante de mariscos en la playa? –habla Damián recargando su puño en el mentón– ¿Y qué si ves a la laguna de colores en el mapa. ¿Por qué no te concentras primero en salir del radio del incendio? Por ejemplo, en algún lugar donde sea imposible quemarse.


¿Luther?


Okey, rápido –Luther se incorpora– en el mapa vimos un par de biomas pero solo un bosque en el extremo sur de la isla. Es donde estamos nosotros. Ahora, en el centro del bosque hay un círculo rojo que se ha estado expandiendo mientras hablamos. Debe representar el incendio. Como dijiste este mapa a pesar de ser papel, parece estar vivo. Se actualiza. A unos centímetros está un punto azul titilante junto a lo que parece ser una pequeña elevación montañosa.


La playa –Dice Levi iluminado– Si somos el punto azul, el área más cercana donde estaremos seguros por el mar, es la playa.


Luther no quita la vista al mapa.


Muy bien guardián de la bahía –dice Damián mirándolo– Ahora ¿Cómo sabrás hacia qué dirección ir?


El sol se ocultó por allá. –Dice Levi rápidamente– Si es así, el incendio viene del sur. Sí la playa más cercana está al este, mi derecha. La mejor ruta para huir del fuego y llegar a la playa sin quemarnos, es el noreste.


¡Es por allá! –Grita alegre, indicando una milagrosa salida–. Corre en aquella dirección.


Tener el apoyo del equipo sin duda a veces es muy útil. -Pensó-.


Por cierto, no pude decirte algo importante. –Luther se apresura– hay puntos rojos dispersos cerca del círculo. Al parecer también se mueven en contra del fuego ¿Qué serán? –Hace una pausa–. Además hay un punto grande. Morado y titilante. Está en el mapa pero fuera del territorio de la isla, no tengo idea que pueda ser.


¿Para qué funciona? - Se pregunta Levi con intriga-


Mientras huye extiende el mapa y sin pensarlo mucho presiona el dedo índice contra el punto morado. Este desaparece del mapa. Ahora el punto titila dentro de su dedo índice.. Continúa titilando.


¿!Qué chingados!? -Grita mientras sacude el dedo en todas direcciones-


Entonces aquel monstruoso gruñir se escucha de nuevo a pesar de correr no se escucha más lejos, mira lentamente en todas las direcciones, no alcanza a ver nada más que el fuego consumiendo los arboles pero aquel gruñido se escucha incluso más cerca.


No puede ser posible –dice asustado en voz baja–.


Entonces lo ve, camuflado entre el fuego. Su cara se movía lentamente. Nos está cazando. Era un animal majestuoso, sin pelo. Color rojo brillante, parece que el fuego no le afecta. Te daba la impresión que si lo tocas, te quemarías. Caminaba lentamente hacia mí.


No nos ha visto, huyamos ya. –Pienso rápidamente–


No te muevas. –Me detiene Damián–. Si no lo vimos moverse nunca, significa que ha estado muy cerca desde hace rato. Con el tiempo que llevamos distraídos un depredador normal ya nos habría devorado.


¿Qué quieres decir? –Interroga Luther–.


No, nos está cazando – habla Damián con aire dramático– el hizo ruido para que lo viéramos. Nos está analizando. El hijo de puta es inteligente.


Espero a ser visto para saber si estábamos armados. –Dijo Luther sin perder de vista al animal– ahora que ya sabe que no podemos defendernos, ¿por qué no nos ataca?


El mapa –respondo sin vacilar–. Es lo único que tenemos con nosotros. Se está asegurando que no sea un arma.


El impresionante monstruo se me acerca. Mide al menos 2 metros y medio. Sus ojos son muy pequeños y finos como los de un depredador, y me miraban fijamente. Su cabeza está cubierta de púas, con una espina grande y gruesa en la frente. Tiene una cola que termina tan afilada que podría atravesarte de un zarpazo. Esta cosa es un sable con patas, estas son muy delgadas. Camina con una agilidad felina. Ya está a solo unos metros.


Parece que su cuerpo, al igual que el metal, puede estar al rojo vivo. Pero ahora que ya no está entre el fuego ese color se oscurece un poco, dejando ver que su cuerpo, está cubierto de símbolos circulares. Solo estos mantienen la vivacidad del acero a punto de fundirse.


No tenemos escapatoria. – Digo mientras mi corazón late tan deprisa– está decidido a atacar.


Saca hacía enfrente sus enormes garras. Las manos me tiemblan. Entonces, salta hacia mi.


Mientras sostenía el mapa abierto. Sin verlo, dejé caer en él mi mano por la impresión. Estamos acabados. Mi dedo que aún brillaba morado toca un área del mapa. De pronto, todo se congela. Esta bestia queda suspendida en el aire sin moverse.


Admiro esa imágen. El fuego se detuvo. Troncos en llamas y hojas que caían ahora quedan suspendidos en el aire. Pasaron apenas segundos cuándo distraje la vista para ver una gama de estelas de colores que están dando vueltas alrededor mío. El mapa se ilumina de dorado. La mano que lo sostenía también brilla del mismo color.


Esto lo causó el mapa. Afirmo creyendo estar seguro de al menos una cosa de tantas rarezas que ocurrían tan de prisa.


De pronto estelas de colores que provienen del mapa comienzan a rodearme.


Esas luces ahora se podían tocar. ¿Luz que se toca? Me pregunto a mí mismo, vuelvo a sentir que no entiendo una mínima cosa de lo que pasaba en este lugar. La luz ahora parecía esponjosa. Eran como bombillas de luz hechas de algodón de azúcar. Brillante. Suave. Todo comenzaba a verse brilloso.


¿Esas son mariposas? Intento darle formas que no existían a las luces. Se ven tan vivas por la forma en la que se mueven, es como ver animales diminutos bailando, dando vueltas en torno a mi.


Ahora una espuma morada brillante rodea mi cuerpo, una espuma hueca. Parece que tiene un universo en su interior, podría jurar que dentro de ella veo nebulosas con sus haces de luz de muchos colores. Todo comienza a desaparecer. La bestia, el fuego, todo el bosque. Todo se va. No, soy yo el que está desapareciendo del lugar.


Ya no siento el ardor que me causaba el fuego. No huele a quemado. Tengo la sensación de caer por un agujero oscuro. Siento una presión muy fuerte en cada parte de mi cuerpo. Como si 2 paredes me apretaran con el fin de aplastarme. Pero no hay nada, solo aquella sensación. Cómo si el aire mismo tratara de matarme.


Los sonidos más extraños retumban mis oídos. Era como estar bajo el mar después de ser arrastrado por una ola. Pero sin haber una gota de agua. Sonidos destructivos. Demasiado eco.


Ni en tu sueño más lisérgico –susurra Damián admirado por lo que estamos observando– ¿De qué clase de plantas venía ese humo que respiraste en el bosque?


Hago caso omiso a su pregunta. Cierro los ojos fuertemente por aquella sensación de caer al vacío a ciegas y sin paracaídas. Unido a las náuseas y terror que eso implica. Solo han pasado segundos desde que todo se detuvo en el bosque. Eran segundos realmente largos. La sensación de caer desaparece.


Abro los ojos. Caigo sobre mis rodillas. Todo está en calma.


¿Qué demonios acaba de pasar? –Pregunta Damián inexpresivo. Luego, voltea la cabeza de un lado al otro. Explorando el lugar con la vista–.


No respondo. Yo tampoco estoy seguro. Estando de rodillas siento arena en mis manos. ¿Arena? Si, arena. Blanca –Me pregunto y respondo yo mismo– estoy en la playa.


Volteo a ver hacía la profunda selva. No hay incendio. El sonido de las cortezas explotando por el fuego ya no está. El calor de la playa casi se siente frío a comparación del infierno donde estaba. No se escucha ni un animal cerca. Se respiraba aire fresco. Tomo una gran cantidad de aire para después exhalar. Acción que acompaño con un gesto de alivio en el rostro. Relajo los músculos que estaban tensos. Descanso los brazos a mis costados sin soltar el mapa.


El mapa nos acaba de teletransportar –asegura Luther mientras acomoda sus lentes– Recuerdo verlo brillar dorado segundos antes de irnos del bosque, incluso tu brazo brilló igual por un momento.


¿Cómo lo hizo? –Damián deja de observar alrededor para ver a Luther– Si esa cosa puede hacer eso, tenemos que saber cómo usarlo.


Pues no tengo idea –dice Luther encogiéndose de hombros–.


Tú siempre tienes respuestas –reclama Damián apuntando a Luther–.


Mira cabezón mejor cállate, yo nunca digo nada cuando tu…


A toda esta conversación le presto la mínima atención. Me siento agotado. Hablan muy rápido como para seguir con atención todos los detalles.


…Además, estaba muerto de miedo. Pensando en no morir, –dice Luther con desdén– el mapa era lo que menos me importaba.


Dejo de escuchar su discusión por unos segundos. Mientras me aseguro que no haya nada peligroso en la oscura selva de la playa.


Espera. Estamos en la playa ¿Es aquí dónde planeaste venir en un principio? –Me pregunta Luther ingenuo–


Donde sea que me encuentre –respondo restando importancia a su pregunta– estamos a salvo por ahora.


No me cuestiono nada. Solo me recuesto boca arriba sintiendo la suavidad de la arena en mi espalda, extremidades y cabeza. Pensándolo un poco, podría ser la última vez que tengo segundos de paz. O la última vez que siento la arena en mis manos. Me siento mareado por el humo. Miro las estrellas del cielo nocturno. Cierro los ojos. El viento de la playa me arrulla.

8 Mai 2020 02:13:09 14 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
17
Lire le chapitre suivant Las islas

Commentez quelque chose

Publier!
Moises Robles Moises Robles
Hijo, que mejor que escribir, es un buen vicio hijo, sigue inspirandote, recibiras criticas, pero no todos tienen el valor, asi que acepta y absorbe lo positivo!
May 09, 2020, 23:00

  • Axel Torres Axel Torres
    Gracias es muy gratificante tener el apoyo familiar. May 10, 2020, 04:30
Sheila Fdez Sheila Fdez
Talentoso!!
May 09, 2020, 22:31
Jo ♏️ Jo ♏️
Buena historia y que buena escena la de la pintura flotante🤗
May 09, 2020, 04:35

  • Axel Torres Axel Torres
    Si fue una de mis favoritas al escribir, tuve especial cuidado en datallarla bien . May 10, 2020, 04:29
Cinthya Luna Cinthya Luna
Excelente
May 08, 2020, 21:37
Luis Alberto Robles Luis Alberto Robles
Buena historia y te atrapa desde el inicio al final
May 08, 2020, 21:12
Adèle Brhe Adèle Brhe
Tu historia es intrigante quiero leer más!
May 08, 2020, 18:51
JA Juana Anastasio
Me gusta la escena la pintura flotante.
May 08, 2020, 17:17
Joao Paulo Souza Joao Paulo Souza
Esta súper me encanto la historia ❤️🤗
May 08, 2020, 17:01

  • Axel Torres Axel Torres
    Muchas gracias es bueno saber que les gusta!😄 May 10, 2020, 04:28
Luis SC Luis SC
Muy bueno, me gusto.
May 08, 2020, 16:51

Ilsa Mena Ilsa Mena
Me encanto❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️
May 08, 2020, 06:54

~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 6 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!