bryan-san-martin1585742997 Thony S.

Después de vengar la muerte de su amigo, nuestro protagonista, comenzará a tener sueños raros, en el que tiene que sobrevivir pruebas a muerte, cuando decide no tomar importancia a sus sueños, su jefa de trabajo le borrara sus recuerdos, para obligarlo a hacer trabajos sucios y sumergirlo en un mundo en el que nunca ha estado. Teniendo en cuenta que no tiene recuerdos, intentará recuperarlos, y deshacerse de quien lo esté manipulando.


Thriller/Mystère Tout public.

#paranormal #venganza #ciencia-ficción #muertes #sectas #mercenarios
2
4.0mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les mercredis
temps de lecture
AA Partager

Olor a sangre

Recordé la muerte de mi amigo, alguien que fue tan idiota hasta al final, su forma de ser alegraba a algunos y fastidiaba a otros, sí, recordaba su rostro, y lo que hizo para no delatarme. Pensaba cuál era la razón de porque él tenía que morir y no yo, pensaba eso mientras sostenía la garganta de la persona que lo mató, se quedaba sin aire, con su cara llena de angustia y sufrimiento me sentía aliviado. Junto con mi expresión calmada, como si no sintiera nada en esta situación, pues hace tiempo perdí la manera de expresarme, aunque realmente sentía una mezcla de emociones inexplicables, de odio, al recordar la tortura que le hizo a mi amigo, de tristeza, por su muerte y lo que llegué a hacer, de felicidad, al ver el sufrimiento de a quien tengo en mis manos. Después de un rato ahorcándolo quedó inconsciente, pero no iba a dejarlo así nada más, tomé cada una de sus extremidades y las rompí, a pesar de estar inconsciente dio quejidos de dolor, para acabar, esperé a que despertara, y con mis puños le machaco el rostro hasta que queda irreconocible, siempre pensé que, si algún día llegaba a matar a alguien, debía hacerlo con mis manos, y no dejarle el trabajo a un arma. Lo dejé esperar su muerte mientras se desangraba, ya le era imposible resistirse, pasaron unas dos horas hasta que finalmente se le acabó su tiempo en este mundo.

No me molesté en ocultar el cuerpo, cuando alguien dispara una bala, debe a estar dispuesto a recibirla de vuelta, en mi caso es lo mismo, si alguna persona se quiere vengar de mí lo aceptaré, pero no se lo dejaré fácil, al matar a uno, puedo seguir con otro, hasta que acabe mi vida.

Pasaron dos semanas desde que maté a una persona, y sigo sin remordimiento alguno. Fuera de todo el alboroto que hice, mi vida es básicamente normal, para poder comer tengo un trabajo. No robaré, ni haré daño a la gente que no me ha hecho nada. Revisé el congelador para comer algo, lamentablemente no había nada.

Salí a comprar algo, por suerte hay una pequeña tienda de víveres cerca de mi casa. Terminé de comprar, al salir de la tienda a lo lejos vi un parque, estaba vació, así que quise quedarme allí un rato, estaba tranquilo, tanto que me quedé dormido, al pasar de las horas me di cuenta de que se había hecho de noche, me hubiera parado he ido enseguida, sin embargo, me quedé observando un columpio del parque, este se movía como si un niño estuviera jugando, pensé que el viento lo movía, aunque para mi sorpresa no sentía nada de viento en mi cuerpo, cada vez el movimiento era más fuerte, miré hasta que se detuvo. Me fui a casa, pensando que lo extraño ya había pasado.

Al llegar tarde, decidí irme a dormir, tenía sueño, demasiado como para soportarlo despierto, sino iba a mi habitación lo más probable es que cayera al piso y no despertara hasta el otro día. Organicé lo que compré en el congelador, luego tomé una ducha, y por último me acosté en mi cama.

Mi cabeza se revolvió de pensamientos, sobre lo que pasó hace rato, aunque luego de pocos minutos me quedé dormido.

Se escuchaban voces en mi mente, no entendía porque, pero no daban miedo, no parecían voces que quisieran hacer sufrir, aun así, daba escalofríos escuchar eso, no comprendía que pasaba y al abrir los ojos estaba en un laberinto de color gris, mientras caminaba, las paredes se hacían más angostas, creí que pasaba mientras avanzaba, pero me di cuenta de que las paredes se estaban moviendo, tuve que correr y encontrar una salida rápido para no morir aplastado.

Al encontrar la salida, me lancé rodando, logrando salir justo a tiempo antes de que se cerraran. Lo que veo, es una escalera en forma de caracol que va en subida, no lo pensé dos veces y fui corriendo para llegar pronto a la cima, a mitad de camino avisté un personaje borroso, no lograba discernir bien que era, esa persona o lo que fuera, me hacía señas para que lo siguiera, mi cuerpo se movió por si solo y comencé a seguir su paso.

Llegué a la cima, la figura que me hacía señas desapareció, de repente todo el suelo desapareció, caía a una oscuridad vacía, no sabía lo que me esperaba, sentía que en cualquier momento tocaba el suelo y mi cuerpo se rompía en pedazos.

Desperté de la nada, al parecer todo lo que pasé fue un sueño, al ver la hora, me di cuenta de que dormí más de lo necesario, eran las 11:25 hrs. Como solo puse las cosas que compré en el congelador, no dejé nada preparado para comer, tuve que levantarme y de mala gana hacer un poco de comida, para tener energía, ya que más tarde debía trabajar. No quise pensar mucho acerca de aquel sueño extraño, no me acomplejé mi cabeza más de lo que estaba.

Iba por una de las calles principales de mi ciudad directo hacia el trabajo, al entrar a la oficina, sentía que muchos trabajadores ponían su mirada en mí, bueno, es normal, a pesar de ser un asesino, la jefa del trabajo dijo que era el que más cerca estaba de subir de puesto, siendo sincero, no me interesa más trabajo del que ya tengo, solo termino todo a la hora para que no intervenga con lo que haga fuera del trabajo, los rumores se expanden rápido en donde estoy, lo más seguro es que todos supieran y por ello me miraran de tal forma cuando abrí la puerta.

Ignorando sus miradas caminé hasta mi puesto de trabajo, terminé rápidamente el reporte que me correspondía y se lo fui a entregar a la jefa.

—Hoy terminaste más rápido de lo normal-dice la jefa poniendo mis papeles sobre la mesa. —Solo tenía algo que hacer hoy, por eso quise apresurarme—dije lo que se me vino a la cabeza. —¿Una cita? —dijo con tono burlesco. —Para que una persona se fijara en mí, no me imagino lo que pasa en su mente, hay mejores propuestas que yo—dije eso a pesar de no tener idea de lo que hablaba. —Eso lo decidiré yo, en la noche necesito hablarte de algo, te parece si nos juntamos en esta dirección. —¿De qué se trata? —pregunté. —No te lo puedo decir aquí—lo vuelve a decir de forma burlesca. Asentí con la cabeza y salí de su oficina.

Guardé mis cosas y me fui a casa, tiré todo al sofá de la entrada, pude tomarme una ducha y cambiarme de ropa, para ir a la dirección que me dijo la jefa, debíamos juntarnos en una plaza a las 20:00 hrs. Partí media hora antes para no tener inconvenientes.

Paso por un callejón por el que no pasa gente, que va directo a la plaza, pero en frente mío, hay cuatro personas masacrando a golpes a alguien, a uno de ellos lo agarro de la cabeza y lo estrello con un poste de piedra rompiéndole el cráneo y matándolo, los otros tres vienen a matarme cuchillos y uno saca una pistola empezando a dispararme, yo uso como escudo el cuerpo del que ya está muerto, me acerco a quien me disparo y le tiro el cuerpo encima haciendo que tire su pistola, al no estar mirando los dos con cuchillos me atacan por la espalda, pero tomo a uno de ellos dándolo vuelta con su cuchillo apuñalando al que tenía el otro cuchillo, yo ahorco al que tengo para matarlo. Parece que el de la pistola huyó sin que lo viera, pero dejó su arma en el suelo, revisé al que estaba todo golpeado y le dije que se fuera, sin poder hablar se fue afirmando en los muros del callejón.

Al entretenerme peleando se me hizo tarde y apuré el paso al lugar de encuentro, pude llegar, pero me llevé un ligero regaño por llegar tarde.

—¿Qué es lo que debías hacer para salir tan temprano del trabajo? -dijo con curiosidad. —Nada importante, pero, ¿qué querías decirme y por qué en este lugar? — dije para no continuar la conversación.

No quiero seguir aquí, recién me doy cuenta de que es el mismo lugar en el que estaba ayer.

—¿Sucede algo? -dice mi jefa al verme inquieto. —No pasa nada, es tu imaginación. —Lo que quería decirte, es acerca de tu ascenso en el trabajo, sé que no te interesa demasiado, sin embargo, a mi si me interesa y siento que eres que el que mejor puede hacer ese trabajo, nadie más que tú puede soportarlo— dijo mostrando una sonrisa falsa y aterradora. —¿De qué tipo de trabajo estamos hablando? Dije sin pensar. —¿Quieres una pista?, hueles a sangre.

22 Avril 2020 14:27:39 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3
Lire le chapitre suivant ¿Indestructibles?

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!