Update now! We have a NEW Android app! Download it now in the Google Play Store. En savoir plus.
2
90 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 15 jours
temps de lecture
AA Partager

Primer día

La lluvia caía a raudales sobre la ciudad, no era común tal violencia atmosférica, ¿tal vez debía lavar la cara de tan sucia ciudad, ciudad que antaño era el centro de todo desarrollo social, científico, humanístico, económico y cultural; ciudad que al presente era sólo la caduca imagen de aquello de no debía ser sido y que fue; sin duda es una ciudad caótica, violencia en cuanto menos te lo esperas, y mal por ti si deseas tener éxito que el hampa espera por aquellos que dan el mínimo ápice de crecimiento para tomar por suyo aquello que creen que es por justicia de la calle de su propiedad; este sin duda es un ambiente lleno de la contaminación obtenida del ruido y polución insalubre obtenida de su industria, del poco mantenimiento de sus vehículos cuyo azabache humo condensa el cielo que ya no permite siquiera ver una imagen clara del astro rey en cualquier día del año sea la estación que fuese, ¿Qué sensación da el verano?, ¿En serio es tan frío el invierno? ¿Las hojas del otoño castañean lo que en primavera es de tan vívido color?, es difícil recordar lo que antes fue y lo que ya se desconoce, el único árbol que crece en la ciudad está en el centro de la ciudad tan grande como los edificios que le rodean, tan desnudo que hace dudar qué en algún momento, en obvios tiempos mejores, pudo haber contenido vida y verdor.

Bajo esa torrencial lluvia un bus se mueve lentamente en medio del caos de la metrópoli, recogiendo a cuán desafortunado desee subir al mismo, entre las puerta entre abierta subía un muchacho joven con ropa desgastada cubierto con una capucha que se extendía desde una sudadera gris que a todas luces se antojaba negra al ser nueva y una mochila a la espalda.

- Son 3 rubleks - dijo el chofer con voz seca, mientras el joven pagaba con unas cuantas monedas.

Ya no había asientos disponibles por lo que se acomodó en medio de dos personas mayores sujetas al pasamanos, mientras confirmaba en un reloj de muñeca barato, eran las 7 de la mañana.

El bus avanzaba muy lentamente principalmente a causa del intenso tráfico al ritmo de una radio que casi no se escuchaba y las maldiciones del chofer por haberse visto atorado en tal atasco; bueno aquello no importaba para el joven que ignoraba todo gracias a unos audífonos que usaba y de aquella música que desprendía, ayudaba a ignorar todos el entorno al menos por unos cuantos minutos; veía que unos púberes se burlaban de una persona discapacitada que luchaba por no caer mientras se sujetaba del pasamanos con una mano y con la otra sujetaba las muletas, otro tipo de muy mal ver maltrataba su asiento con una navaja que no se molestaba en ocultar.

Pero lo que más le llamó la atención fue ver a dos tipos de pie que pasaban sus manos y dedos por las nalgas de una pobre muchacha que asustaba no podía hacer otra cosa más que rogar que aquellos tipos sólo deseen tocarla más no hacerla víctima de sus bajos instintos, aquella muchacha no podía ser ayudada, meterse con tipos como esos sólo garantizaba en el mejor de los casos una estadía obligada en el hospital, no había dinero para costear los servicios de salud, por lo que era no era prudente tentar a la suerte.

- Perro día para toparme con estas lacras – dijo para sus adentros el joven.

Uno de los tipos lo vio de manera amenazadora por lo que el joven agacho la mirada y no volvió a mirar en aquella dirección, al cabo de media hora veía como los tipos bajaban del bus entre risas, burlas y festejos por lo que ellos creían que era un gran logro de su parte; mientras la pobre muchacha echaba a llorar de impotencia seguramente, nadie se volteo a verla, mucho menos a ayudarla.

Dos horas después de soportar tan terrible tráfico, el joven pidió bajar al chofer:

- Bajo en la universidad – dijo casi susurrando.

El chofer casi ignorándolo abrió la puerta mientras el joven bajaba de nuevo a la inclemente lluvia.

- Espero no resfriarme – Pensó – De todas maneras ¿alguna vez vi llover tan fuerte?

Y es que tenía razón era muy poco probable que en toda su vida haya habido un momento en el que viera llover tan fuerte.

- Espero que sea un presagio de un cambio – se dijo para sus adentros mientras llegaba a la puerta de ingreso principal a la universidad

Mientras llegaba, veía carteles de la campaña política que buscaba elegir al nuevo presidente de la unión, en la que prometían el cielo y la tierra con tal de llegar al poder, era un gran collage de candidatos casi se podían contar 20 candidatos. Al llegar a la puerta un guardián espigado y muy alto le detiene y le pregunta de muy mala manera:

- ¿Para qué vienes? - Interrogó

- Soy un alumno de nuevo ingreso, hoy en mi primer día de clases – Respondió tímidamente.

- Documentos – Replicó el guardián, que ante la distracción del joven insistió - ¡Documentos niño! –

Sorprendido el joven le dio su cédula que tras verificar la información se lo devolvió y le dejó pasar.

Ya dentro de la universidad varios estudiantes claramente ya avanzados se le volcaron con publicidad de una elección, distinta a la que buscaba elegir al presiente de la unión, esta vez era para elegir al presiente de la federación de estudiantes universitarios, ante tal caos y diferentes voces, gritos y empujones no se podía entender en absoluto la intención de cualquiera a lo que sólo dijo.

- Soy estudiante de nuevo ingreso –

Casi como si fuera portador de la peor de la enfermedades infecciosas todas las personas se alejaron raudamente y alguno que otro insultándolo, era claro que los nuevos no podían ejercer el derecho a sufragio, por lo que siguió su camino, uno de los letreros ahí cerca ofrecía la vista detallada de la universidad separadas por facultades, fue fácil ubicar la facultad buscada, por lo que decidió ir hacía su destino, por su camino vio a algunos muchachos jugando un partido de fútbol pasó por la facultad de ingeniería, medicina, hasta que llegó a la facultad de ciencias económicas, su destino, tras unas preguntas a algunos estudiantes llegó hasta la dirección de la escuela profesional de economía donde una señora ya entrada en años y en carnes le recibió con una amplia sonrisa que claramente era impuesta y no por el deseo de su dueña quien le pregunto:

- ¿En qué puedo ayudarle jovencito? – Pregunto la señora mostrando la falta de uno que otro diente y el amarillo de los que si tenía completos.

- Soy estudiante de nuevo ingreso a la escuela de economía, desearía conocer los horarios de las clases y se me facilite mi carnet de estudiante por favor – respondió ya con un poco más de confianza.

- ¿Ya presentaste tus documentos? -Dijo la señora mientras recibía sólo un gesto de asentimiento de parte del joven; a lo que hecho a buscar unos papeles de los que sacó una carpeta de la que extrajo un par de papeles que fueron alcanzados al solicitante.

Tras agradecer la información revisó los papeles que contenían información acerca de la universidad y los trámites necesarios por hacer, el último de los documentos era el horario establecido de clases, tras leerlo salió corriendo, era obvio que estaba tarde a la primera clase de su carrera, iba 10 minutos más tarde de lo esperado y no eran ni las 10 de la mañana, quién iba a pensar que tan temprano iba a iniciar las clases, la asignatura era introducción de la ciencia económica, aula 614, con el profesor Alcitor Beckley, al llegar al lugar asignado tocó la puerta que instantes después un caballero de unos 65 años lo atendía y le dejaba pasar mientras le decía:

- Vuelva a interrumpir mi clase y no se moleste en aparecer el resto su carrera, ¿entendido?, señor……. – Dijo con voz severa el experimentado docente.

- Telonair, señor, Benjamín Telonair – mientras se sentaba en el pupitre que le indicaba el docente.

31 Mars 2020 07:23:51 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre… Nouveau chapitre Tous les 15 jours.

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Proséf Chetai Proséf Chetai
Hola Bryan. Saludos. Noto el empeño que has colocado en el texto. Tu inició recuerda la vieja escuela: Párrafos algo extensos. Me quedé con la curiosidad de entender ¿para qué incluiste la escena de los tipos acosando a la joven en el auto bus? También me hubiera gustado encontrar elementos más claros que me dibujen el por qué es distópico el lugar
April 02, 2020, 01:08
~