Histoire courte
0
2.6k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Algo quedó

Habiendo pecado en mi anterior encarnación, heme aquí de nuevo, viviendo como Lena Magget Atswork Madison. Dios me mandó de vuelta a la tierra para completar mi formación espiritual y para poder alcanzar lo que he estado buscando con tanto afán, que no es más que es, liberarme de este cuerpo de sufrimiento, igual que nuestro Señor Budha, Jesucristo, etc, pero como siempre he sido una persona tan cabeza dura, pero por no hacer caso, cometí un gran error y heme aquí de nuevo, encarnada en este cuerpo, con esta personalidad, y con mi actual esposo el Astrólogo, éste me puso al tanto de mi condición anterior y me lamenté por haber traicionado por dinero a mi anterior esposo en la otra vida, lo que yo he pasado en ésta a cualquiera se le quitan las ganas de vivir como a mí.

Desde el momento en que nací comenzaron mis problemas, casi no cuentan con mi vida, nadie sabía la enfermedad que tenía, era por la intolerancia a

la lactosa, un médico tuvo que prepararme una fórmula a base de plátano para poder alimentarme, para colmo no tenía ni ropa que ponerme, la cosa en el país estaba que ardía, sí, era en el mismo país de la Isla del Caribe, pero ya no gobernaban los ingleses, sino los criollos, por lo que el bloqueo externo se hacía cada vez más evidente. Mi madrina quiso celebrarme mi primer añito, aquel cumple que lloré por el muñeco que mi hermana me negaba a darme para la foto. Pues a alguien se le ocurrió o comprarme o conseguir en la panadería un saco, donde se embaza la harina de pan, de ahí se confeccionó toda mi ropa, desde los blumes, zapatos, vestido; ésta tela estaba sin teñir, pero mi cumple había que festejarlo, yo no sé si ésto da risa o deseos de llorar

Las fuerzas externas arreciaban más a nuestras vidas, no sé si era Dios o lo negativo de esas personas de esos países, que querían vernos mal, éste pueblo siempre buscando alternativas para no perecer y sucumbir por inanición, o era Dios para darme una lección de vida. Como conté en mi anterior relato Viaje sin Retorno, sobre las pasadas encarnaciones mías, éstas me prepararon bien, para poder alcanzar la vida plena, que es la iluminación, igual al lugar donde han llegado los Maestros de Sabiduría.

Esa niñez mía estuvo preñada de alegrías como de tristezas; en los momentos en que más sufría era en los días de juguetes; había una vez al año en que se surtían en las tiendas juguetes,eran preciosos y de buena calidad,de nacionalidad China; todos ibamos al Centro de la Ciudad para poder disfrutar de ese mágico momento,se sacaba a través de un sorteo el número, pero teníamos mi hermana y yo que con tan buena suerte,de que mi mamá siempre se sacaba el último número, a ella siempre le compraban buenos juguetes, mientras que a mí me correspondían juguetes de varón y nada menos que bolas o pelotas y a veces hasta dos cajas de cien bolas, para completar los tres juguetes que nos tocaban, una vez me compraron un teléfono, pero roto, yo no sabía si estar contenta o llorar, pero lo que pasó después, fue lo peor, tenía la ira en mi punto.

Cuando todos mis vecinitos recibían sus juguetes, estos eran los mejores, de buena calidad, máquinas eléctricas, muñecas bellas, juegos de cocinitas etc; que Santa Claus les enviaba a través de sus padres, yo solo recibía carbón, era muy pequeña y no podía entender que estaba pasando conmigo, luego cuando comencé a trabajar en mi camino espiritual, ya de mayor, comprendí el porqué me pasaban éstas cosas, hasta después de grande lloraba al recordarme de eso, esas lágrimas amargas lograban limpiar mi corazón, también una vez al año todos los niños recibían unos libros bonitos por un tikect, con preciosas ilustraciones, nunca tuve ninguno de esos, ni sé ni de donde salían, pero ya más grande estaba yo un día empinando una chiringa en la ventana de mi casa y sin blusa,en blumes andaba yo, mi madre nunca me decía que me vistiera, andaba yo así por todo el barrio, hasta que un día algo por dentro me dijo que me vistiera que ya yo estaba ya bastante grande para andar de nudista, entonces continúo el relato, llegó mi mamá con unos libros sin dibujos adentro de sus páginas, hasta los libros nuevos eran de mala calidad, muchas páginas en vez de letras traían hojas en blanco, eso me dio mucha ira y raje dicho libro en dos mitades, luego mi conciencia me habló y me arrepentí de haberle hecho eso a mi madre, que con tanto amor me los había comprado, mientras que con el teléfono de juguete roto, éste, corrió peor suerte, porque lo estrellé contra el piso, ya yo lo tenía en la mira; sucede que mis amigas de infancia, Lety y Susy dos hermanas a la que les sonreía la suerte siempre, recibían buenos juguetes, eran unas de las primeras en tenerlos, su madre no se los dejaba tocar, los subía encima del escaparate y allí quedaban de adorno para toda la vida, eso me enfurecía, la acción de la madre, seria porque ella nunca tuvo, supongo yo, pero aquel día del destino fatal que sufrió mi teléfono, fue que Susy se atrevió a tocarlo después que le había advertido de antemano que no lo tocara, y todo por lo que la mamá les hacía a ellas con sus juguetes, pero pese a mis advertencias, ésta no me hizo caso, entonces se apoderó de mi la ira y tomé aquel artefacto que fue a parar al piso con tal fuerza lo estrellé, convirtiéndose el juguete en mil pedazos, luego cuando ella, la pobre, se marchó, yo quise empatar los trozos, sé muy bien ahora que lo pienso, cual de las tres estabamos pasándola mal, si ellas porque tenían buenos juguetes y no podían jugar con ellos, o yo que tenía los que me tocaban por mi karma y si podía jugar con ellos; pero como un varón. Como mi hermana era mayor que yo, heredaba sus buenos juguetes, entre ellos habían dos pianitos que eran los que más me gustaban, mi papá tenía oído musical y entre los dos disfrutábamos de la música que componíamos en los dos instrumentos, mi hermana poseía también un acordeón que él tocaba a la perfección, así que también pintaba, como yo; sacamos ese arte.

La convivencia en mi casa no era de la mejor, mi mamá y papá tenían un gran carácter temerario, mi hermana y yo les teníamos mucho temor, todavía ella era más mimada por ser la primogénita y era más apreciada que yo; el matrimonio de mis padres no era perfecto, se amaban mucho pero siempre discutían por todo, yo no podía entender que pasaba, por mi prematura edad, con el pasar del tiempo logré sacar en claro cual era ese motivo, del perro y el gato, y era que a mi padre le encantaba correrse con otras mujeres y mi madre que de boba no tenía un pelo, no se los dejaba poner, por lo cuál era irresistible vivir en paz y armonía en aquella casa, nuestros nervios estaban a flor de piel todo el tiempo, hubo golpes, sangre, de todo delante de nosotras, no había un día que no llorásemos. En la escuela nos preguntaban a todos los alumnos como era la convivencia familiar, eso era en todos los grados de la primaria, yo siempre mentía, no quería que vieran en que ambiente yo vivía, pero cierta vez no pude aguantar más y los eché denuncié, me dijeron que iban a llamar a la policia, yo me atemorice de tal manera que estuve muy intranquila por unos días, hasta que vi que no pasó nada, entonces volví a mi calma habitual, no me gusta decir mentiras y eso fue lo que me pasó, por eso es que no podía retener más ese asunto en mi interior.

De pequeña era muy adicta a jugar en la calle, si entraba a la casa era para lo habitual, comer, bañarme, dormir,etc, porque ni estudiaba, iba con las clases que recibía diariamente en el colegio, las tareas las hacía en la calle antes de llegar a la casa, cuando salía de la escuela y si no me las sabía igual iban sin hacerse, muchas veces yo era la monitora y nadie me revisaba, en matemáticas, era pésima y era la monitora. Desde nunca he logrado encajar con las personas, siempre me han repelido, como bicho raro.

Un día por la mañana no tenía deseos de ir al colegio, quería que el día no se terminara para seguir jugando, y se me ocurrió hacer un hechizo cuando fui india o indio, de mis encarnaciones anteriores de las tribus de América Central, o en otras partes del mundo, no sé muy bien, yo estaba sola cerca del río, tomé un palo y tracé en la tierra, que era muy arenosa, un círculo mediano, y en el centro tracé una cruz y tomé una piedra, e hice un punto en el medio muy fuertemente, tomé la piedra y la lance con fuerza a ese punto en el medio del círculo, corrí bailando alrededor de dicho círculo, una danza india, mientras pedía que la maestra no viniera, me fui para la casa, me bañé, almorcé y aliste para la escuela, cuando llegué, la Directora de dicho plantel comunicó a mi aula que la maestra no podía venir, no recuerdo bien cuál fue el motivo, nos soltaron y como una saeta volé el camino, me cambié de ropa y continué mi juego, que era el de estar corriendo y saltando, que energías tenía, era imparable, mi hechizo dio resultado, más otro día no tenía deseos de estar aburrida sentada en la escuela e hice lo mismo, idéntico resultado obtuve de nuevo, pero no lo hice más, sólo esas dos veces, parece que fui tomando más fundamento y seriedad en la vida. Mi madre como siempre me estaba hablando sobre Jesucristo, la hostia, la comunión, etc, que ella cuando niña ayudaba en su Iglesia, como me tenía comido el cerebro con la hostia, que era una galletica, y por esa golosina que ella me fue inculcando, se me metiendo en mi mente hasta cometer la locura que hice, pero antes de contar que hice, diré primero que nunca me bautizaron, ni fuimos la familia de asistir a la Iglesia, ni de creer en Dios, pues asistía por la noche en el mismo Pre-Universitario, pero en las clases de francés, mi compañera de clases y yo planificamos ir a la Iglesia de enfrente a tomarnos la hostia tan mentada por mi madre; al terminar las clases cruzamos la calle y nos asomamos a la gran puerta, nos dijimos vamos a entrar, ya casi estaban al darla en ese preciso momento, como ella no tuvo valor, yo sí, pero con miedo y temblores, avanzaba caminando más tieza que una vela, las señoras con sus mantillas vestidas de negro me miraban, las veía con el rabillo del ojo, tomé la fila y me puse a oír que se decía cuando te la ponían en la boca, era amén, cuando llegando donde estaba el Sacerdote, que por cierto era joven, pero entrando a la mediana edad, con su pelo castaño oscuro o negro no puedo precisar, con un hermoso lunar de canas, él era interesante y muy bello, me ha echado una dura mirada y ahí me entró un terror tan grande, pero a pesar de todo me la entregó, bien el hubiera podido no querer dármela, no era su obligación conmigo, nunca había entrado a esa Iglesia, ni a ninguna, la tomé y salí con la misma que entré y más tieza todavía, salí hacia el exterior de dicho local, la cobarde amiga me esperaba y salimos corriendo junto a un grupo de niños que estaban agolpados también en la puerta, todos me preguntaban desesperados que a qué sabía dicho sacramento, yo no podía articular palabra, entre los nervios y que se me pegó en el cielo de la boca, pude decir que más bien sabía cuando pones los espaguetis en remojo, a mi mamá le cuestioné al otro día, que eso no era precisamente una galleta, que más bien sabía lo que les dije a mis interlocutores del día anterior, así de esa forma desastrosa fue mi primera comunión.

Avanzando en mi vida, en la medida que iba creciendo, nunca fui una chica de mucha suerte en el amor, cuando era pequeña me enamoré en el Sexto Grado de un chico, que nunca lo olvidé, hoy en día está muerto; ya de hombre y con una carrera universitaria, con mujer de profesión Doctora e hijo, decidió quitarse la vida, porque ella prefirió irse con otro, ocurrió cuando salió en una misión en el exterior, yo lo hubiera podido hacer feliz, así es la vida; estudiábamos juntos en su casa, junto a mi amiga Lety, mi vecina, ella había repetido el Primer Grado, éramos como hermanas, siempre juntas, yo la veía pasar por frente a mi casa, con su madre y su hermana Susy hacia la escuela, y yo le exigía a mi madre que me llevara a mí también, siempre estaba con un mocho de lápiz y una pequeña libretica escribiendo; luego yo ya en el Pre-escolar lloraba mucho, porque ya no quería ir a la escuela, en Primer Grado me negaba rotundamente a asistir; la Maestra me mantuvo engañada para que me quedara, entonces nos repartió a todos por primera vez un libro de gran grosor, nunca había tenido frente a mí un libro así, lo abro y lo leo hasta el final, le dije a la educanda que ya lo había leído, y no me creyó y me dijo, ahora leelo en voz alta para mí, eso fue como un juego y en un abrir y cerrar de ojos ya lo había vuelto a leer de nuevo, para que ella se convenciera de la veracidad de mis palabras, entonces se formó tremendo baruyo en la escuela por eso, mientras que ningún niño en el Primer Grado, ha bian aprendido a leer todavía, y yo ya me había merendado el libro entero; entoces me puso de Jefa de aula, y entre ella y yo enseñábamos a leer a los todos. Bueno continuo con el relato anterior, en ese equipo de estudio en el que el Maestro nos había colocado, éste que me tenía buen aprecio por lo aplicada que era, nos puso junto a ese niño que me gustaba y a dos alumnos más; cada día ahí en ese grupo de estudio era un verdadero reto, como yo estaba enamorada de José que así se llamaba, me chocaba su comportamiento, porque apoyaba a los otros dos, nos avasallaban y nos mantenían a las dos en una perpetua guerra fría, de ofensas, de dimes y diretes diariamente, no sé ni como pudimos aprobar el Sexto Grado, el Maestro nos propuso a unos elegidos del aula a integrar una Escuela Vocacional Secundaría, pero mi amiga y yo decidimos cursarla en la calle como decía mi Profe, entre idas y venidas, de la escuela a la casa y no becadas; el Maestro nos reprochó, mientras que mi enamorado y otros varones, los de notas altas si tomaron la decisión de irse hacia ese centro educativo y de ahí ya me separé de él, nunca fuimos nada, pero tuve mi primer amor platónico con él, paralelamente a éste niño había otro en el Sexto Grado contiguo, otro adolescente que también me gustaba, lo miraba cuando todos salíamos de la escuela como locos a jugar en el parquesito, que se había inaugurado en el Cuarto Grado, donde ese día tuve una pelea con otra niña, yo la empecé, porque no quería que ella se montara en un aparato sin hacer la fila, el Señor que cuidaba el parque no podía separarnos, la tomé por el pelo y cuando se me escapó de entre mis manos, con una mordida certera me dejó marcado mi muslito su dentadura, al otro día un alumno le dijo a mi maestra de lo del altercado del día anterior; pero volviendo a lo del niño del otro Sexto Grado, ese día en el parque me moría de celos porque estaba detrás de una chiquita, pero él no era el único, tenía dos o tres más, estaba como perra en celos,perdonando la comparación, había entre ellos una competencia, para ver quién se llevaba la gata al agua, él la ayudaba a columpiarse, aquello me ponía mal, yo me decía, ella con varios enamorados y yo sin ninguno, era otro amor platónico más, de esos amores tuve unos cuantos más en el transcurso de mi vida.

La situación aquí en esta Isla caribeña se acentuaba cada día más, todo eran calamidades, las cosas imprescindibles escaseaban, todo se controlaba por tarjetas, para que las riquezas se distribuyeran equitativamente y como siempre cuando ya íbamos a comprar no era mucho lo que quedaba, de pequeña me acostumbré que con un pedacito de tela de color entero mi mamá me hacia un vestido sencillo y mandaba con un pintor a hacerme un dibujo, ya fueran unas flores u otra pintura, quedaba bello y así podía asistir a las fiestas de cumpleaños que se celebraban por el vecindario, junto a unos zapatos de charol azúl prusia que eran un encanto, u otro cualquier color, cuando esos ya no tenían uso, me compraban otros, pues eran mis favoritos los charoles, por su brillo y los cuidaba mucho.

Cierto día me encontraba jugando con mis amigas de la vecindad, teníamos instrumentos musicales, entre ellos a mí me habían prestado una Pandereta, me gustabas porque tenían pintada tres niñas, cada una con una pandereta en la mano y sus vestidos eran de distintos colores,entre ellos habían una niña que estaba vestida con un lindo vestido azúl, era mi favorito y quería tener uno así, a fuerza de querer obtenerlo mentalmente, un día mi madre me llamó, pues le habían regalado para mí un vestido igual que ese, con pliegues y un fino bordado en el pecho, eso me llenó de tanta alegría, que entre tantas cosas malas aunque sea, ese deseo se me había cumplido. Me pongo como ejemplo de lo que he pasado, pero cuantas personas como yo, o, mucho peor se las habrán visto, por lo menos entre el trabajo de mis padres al menos podíamos comer, no vivíamos con lujos, éramos personas normales. Recuerdo en ese mismo Sexto Grado, nos exigió el Maestro que para ir a las competencias de la tabla gimnástica teníamos que llevar toda la ropa y calzado de color blanco, short, pullover, medias, tennis; yo iba todos los días a los ensayos, pero no quise preocupar a mi mamá con ese terrible dolor de cabeza, puesto que ni con dinero de donde lo iba a sacar esas ropas blancas y me guardé la carta debajo de la manga hasta el día de la inauguración, entonces llegaron mis amigas a buscarme y fingí estar enferma, ellas insistían mucho, por lo cuál pensé que no me creían que me estaba haciendo, pero seguí aferrada en mis trece y tuvieron que irse sin mí, era niña casi adolescente, pero sabía muy bien las cosas ya, me daba cuenta de la situación circundante.

En la Secundaria transcurría todo normal en el Séptimo Grado,fue un cambio muy grande y un día nos llevaron a una actividad donde todos los estudiantes participaban y entonces fue que vi entre ese tumulto a mi enamorado vestido con el traje azul de la beca, que mi amiga y yo rechazamos, nos saludamos de lejos con mucha alegría y de ahí salté a verlo poco antes de su accidente, que hablando con su abuelo me dijo que la máquina que él conducía la hizo estrallar con otro vehículo que venía de frentre y así terminó su historia en esta vida, se perdió un muchacho inteligente y atractivo,se parecía mucho a su madre, que era muy bella, la pobre, yo la veía por la calle bajo un profundo sufrimiento, ya no era ni persona, al padre se le veía normal, nunca me les acerqué o si, a ella, para darle las condolencias, ya ni me acuerdo bien, hace tanto tiempo. Cierto día soñé con él, lo vi en un plano de colores, pero esa era una encarnación de él, al parecer fue un científico o un explorador, y lo vi con un casco antiguo, algo así, tenía puesto lentes y a su lado tenía un niño sentado, parecía ser una persona de baja estatura y un poquito más corpulento que en ésta encarnación, aquí en ésta era más delgado y alto, no tanto.

Ya en Octavo Grado aparece un niño rubio que me llamó la atención, tan lindo como jodedor, queríamos congeniar como parejas pero no lográbamos encajar, tenía él un carácter muy dificil, más yo el mío, quería que él joven que estuviera a mi lado fuera maleable para mí y no egocéntrico; en el Noveno Grado quise cambiarme de escuela y en el Pre-Universitario nos volvimos a ver, pero las cosas seguían igual, no lográbamos encajar, que difícil se me hacía, de pronto éramos novios y luego ya no, al terminar el Pre cada cual tomó su rumbo, él estudió enfermería y yo tomé la Escuela de Arte.

Ya trabajando en mi casa por cuenta propia, cuando obtuve el diploma de graduada, vendía cuadros, y podía al menos ayudar en la casa con los gastos de mis padres, que estos dos seguían en lo mismo, ellos eran mi despertador, las cantaletas y discusiones eran el día a día, no sé como no les daba pena con los vecinos, suerte de mi hermana que se encontró con un buen hombre que le puso una linda casa con todo, era una persona de negocios, porque con un trabajo por el gobierno no daba para mucho; apenas para comprar los mandados mensuales.

Para comprar un equipo eléctrico había que inventar bastante, en primera, no existían en la tienda, y en segunda, luego lo daban por ser trabajador avanzado, después de decidir por méritos si te lo merecías y como todos querían ese único equipo se formaban peleas, se lo llevaba el que más pícaro fuera, que tiempos aquellos. Por mi parte estaba luchando por encontrarme con un buen hombre con quién congeniar y amar, estaba en esa búsqueda.

Entre los gastos diarios decidí reunir un dinerito porque nunca se sabe el día de mañana para que te hará falta, en un caso de emergencia, por eso cuando Dios me llamó hacia ese sitio en ese plano, yo tenía mi platica guardada,al quedar sola después de mi último divorcio antes de marcharme de esta vida ordinaria, hacia el Hotel Magic Center Cinco Estrellas y encontrarme con Petrus y los de mi misma categoría de pensamiento y acción. Comencé primero a asistir a la Iglesia Católica Romana, y todo comenzó porque se aparecieron unos Testigos de Jehová a mi casa, pero a mí no me convencía lo que ellos decían, respetándolos a ellos no creo que mi inteligencia podía procesar que la Biblia dijera tal cosa,me parecía que esos estudios se iban más allá de la fantasía a la ciencia ficción, por lo cual a mi hermana le mandaron una Biblia de allá de Inglaterra, la hermana de mi papá, muy afanosa la fui leyendo a pesar que en la escuela de éste país me enseñaron en las clases de Historia, que en el tiempo del feudalismo la Iglesia era un instrumento para sacarle dinero a la gente, meterle miedo con el Diablo, y para tenerlos subyugados bajo su control; al menos fue lo que aprendimos todos, con ese concepto me crié, luego que después de leer ese conocimiento e instruirme, se me aclararon las dudas y pude ir en serio a pisar tierra santa dentro de la Iglesia Católica, más cercana, pero alguien muy cercano, me guió hacia el Rosacrucismo y luego de ahí comencé a visitar la Teosofía, donde por fin mis dudas las pude terminar de aclarar, con respecto a la religión, el conocimiento inmortal hacia la verdadera vida divina, mi madre siempre me hablaba sobre Jesucristo, mi padre ateo, pero al final sus mentes estaban tan confusas que ni ellos mismos comprendían nada, después de la visita de la Testigo de Jehová a mi casa, que fue la que me dio el pié forzado para mi investigación, entonces se fue abriendo en mi mente todo ese deseo, no ya físico, sino espiritual de convertirme en quien realmente soy, que es la Luz Divina. En este tiempo comencé a salir con un muchacho y queríamos casarnos, pero para eso había que vencer muchos obstáculos todavía, teníamos que conocernos bien primero y luego buscar donde vivir, era lo segundo, reunir todo ese dinero para comprar un terrenito, porque las casas estaban sobregiradas por su precio, pero luego estaban los inconvenientes de los materiales de la construcción, el terreno no acababa de aparecer y un vecino de él le dijo que su primo hermano estaba vendiendo uno, pero quedaba a las afueras del perihelio de la ciudad,no nos quedaba otra, estaba realmente barata y acordamos pagársela a plazos, nos entusiasmamos mucho y pegamos manos a la obra, era un suplicio construir, el albañil muchas veces nos dejaba esperando y eran días de pérdida, los materiales que podíamos conseguir por el mercado negro subían de precio por días, y con muy mala calidad, los bloques se nos desmoronaban en las manos y los ladrillos estaban demasiados cocinados y no tenían el grosor adecuado, le poníamos a la casa todo lo que nos regalaban nuestros conocidos, se fue construyendo igual que el monstruo de Fransquestein, las cosas de adentro unas las comprábamos y otras nos las regalaban, pero no teníamos refrigerador, luego aparecieron en las tiendas y a que precio, no podíamos permitirnoslo, al igual que los televisores en colores, que mal; la casa todavía estaba sin sus correspondientes repellos, pero estábamos tratando de conseguir los equipos eléctricos que nos eran más necesarios, a durado penas conseguimos una TV defectuosa, en blanco y negro, ya la pobre estaba fuera del tiempo de uso, y le conseguimos de otro televisor un tubo de pantalla más nuevo que ese, pero de su misma marca, que batalla nos dio, los mecánicos se turnaban para venir a arreglarlo todo los días, mi vida cayó en un pozo sin fondo de tristeza, cada vez que teníamos que esperar por un mecánico que había que buscarlo a su casa y entonces esperar por su comodidad, horas nos pasábamos esperándolo, eso yo no se lo deseo a nadie, a veces venía sin las herramientas de trabajo y lo hacía con sus dedos, que bárbaro era, pero pasó algo que a mi esposo lo sacó de quisio, cuando una noche se volvió a romper y él cansado de tanto hastío tomó con mucho furor una barreta de hierro de abrir huecos en la construcción, que nos habían prestado, mientras construíamos la casa, tube que tirarme de un salto y quitárselo de las manos porque iba directico hacia el equipo,si el hecho se hubiera consumado, yo ahora no estuviera haciendo el cuento. Ya de ahí decidimos reunir con mucho sacrificio para comprarnos uno en colores en la tienda de productos caros y deshacernos del mal que nos estaba ocacionando éste.

Para pasar las noches nos dedicábamos a entretenernos leyendo, él me leía una novela, era fantástica, me gustaba, era una historia muy bonita, quisiera acordarme ahora, pero ya mi memoria no me lo permite, dejamos de leerla en cuanto compramos la TV, nuestra vida cambió y esos días de sufrimiento acabaron, ya nos faltaba el refrigerador, algo muy importante en una casa, compramos un término y comprabamos hielo y lo desmoronabamos con un martillo, luego lo lavaba y guardaba para el agua fría, ese termo se rompió por el abuso desmedido y compramos otro,un buen día pasando por un lugar vimos un termo grande metálico, que tenía capacidad para un galón y lo compramos, muy bueno, irrompible, pero tenía otro problema, la llave, es decir el grifo, se descomponía con mucha facilidad, porque el frío que recibía la junta, hacía que ésta se hinchara y comenzara a gotear, era otro problema a resolver y así estuvimos mucho tiempo, hasta que pudimos ahorrar para comprar el Refrigerador por fin, el más pequeño del mercado, porque así costaba menos, pero ese menos era un montón de dinero.

Estábamos sin conexión de agua en la casa, muchas veces fuimos al centro que se encargaba de tal menester, pero era en balde, esa fue otra parte del eterno sufrimiento, al principio los vecinos nos las brindaban, pero al paso del tiempo comenzó a escasear y el tiempo que duraba en ponerla se fue extendiendo, hasta llegar a siete día sin ponerla, los vecinos se aburrieron y ya no nos querían brindar el preciado líquido, por lo cual tuvimos que caminar bastante hacía unas bombas de agua que tenían unos candados, porque habian niños traviesos que jugaban con ellas botando el líquido sin compasión, por lo que nos hicimos amigos de los que estaban a cargo de la custodia de la llave, localizada esta bomba de agua entre un grupo de edificaciones que quedaban antes de llegar a nuestra vivienda, a veces nos costaba dar con la señora, para que nos prestara la llave y así con el tiempo, poco a poco luchamos fuertemente para que nos pusieran la cometida del agua por el gobierno; esto sólo hay que vivirlo para creerlo y no hablo nada más sobre este asunto para no comprometerme pues es muy delicado, como todo lo que tenga que ver con el servicio que se te debe de brindar y hacen caso omiso a tus problemas de tal índole, como ponerte la conexión del flujo eléctrico, que ese es otro dolor de cabeza, que no voy a tocar aquí, porque es harina de otro costal que no puedo decir.

Dios nos pone las trabas para poderla destrabar de la manera más sencilla e inteligentes que podamos y además para que veamos que la felicidad no está en éste sufrimiento, de éste cuerpo encarnado, que sufrimos para que nos demos cuenta lo peligroso y difícil que es vivir, que él quiere que seamos felices, pero no aquí en la tierra, que para eso hay que fortalecernos ante que cualquier adversidad que se nos presente,por esa parte nunca he sido una floja, ya que he podido cargar en mis hombros duras batallas en todas mis encarnaciones, siempre partiéndole para arriba a la adversidad, no me he rendido tan facilmente, si lo he hecho habrá sido porque ya no me queda de otra, porque voy hasta lo último, sería porque en mi anterior vida estuve floja, pero ahora en ésta vine a recuperar todo el tiempo que he perdido lo más rápidamente posible, es una carrera contra reloj, que yo misma me he propuesto.

Me puse muy activa cuando entré en la Logia Teosófica,participaba en todo,un día preparé una clase con respecto a la importancia de los colores y otros conocimientos más, la Presidenta me propuso que prepara algo y cuando estaba leyendo ese libro que hablaba sobre los colores, como una voz me sugirió que hiciera el trabajo sobre esto y enseguida me puse a trabajar sobre lo sugerido, no puedo explicar si esa voz era de mi interior, o algún espíritu que estaría a mi lado, pues yo me encontraba sola en la casa acostada leyendo, ese libro de la Logia que tenía un buen volumen, y era muy pesado, apenas si podía sostenerlo entre mis manos, me entusiasme y preparé para dos sesiones de tiempo de Logia, aprendí mucho, hablaba sobre muchas cosas, pero más me recuerdo de que los científicos y médicos descubrirían muchas cosas buenas para la humanidad, puesto que ellos iban a ser inspirados por los ángeles, también hablaban de los Maestros y sus rayos, los cuales les describí en el recorrido que debía hacer para hallar el camino hacias el Círculo de las Flores, esto puede ser alegórico también, pues los Maestro hablan de que el viaje espiritual, el chela o discípulo como ellos nos llaman, debe hacerse solo, pues cada uno es un mundo, no todos están en la misma escala evolutiva, unos van más alante, otros más atrás, eso también depende mucho con el grado de interes y seriedad que hagas tu trabajo, para salir victoriosos en cada prueba que ellos te pongan, todo lo que a mí me ha pasado no es más que pruebas y más pruebas, si mis padres me trataban tan duramente no era sino por mi propio bien, si él mundo que me rodeaba era hostil conmigo, era por mi propio bien, las personas vagas, flojas, de mal carácter, con vicios, sin amor en su corazón y seres hipócritas, no pueden estar al lado de Dios, para conocerlo a él, hay que purificar la mente y el cuerpo, ser honrados y generosos, saber compartir con los demás, ayudar a los desvalidos, pero nunca por tu generosidad dejar que personas con bajos instintos y bajas pasiones vengan a aprovecharse de tu benevolencia, hay que tener cuidado no se vengan a confundir con la persona que te tiende la mano, por eso ellos aconsejan que es mejor ayudar mentalmente, te buscas menos problemas.

Cuando me inicié en la Orden Rosacruz se abrió ante mí un nuevo mundo, comencé a experimentar muchas cosas, la visión interna se te desarrolla más, porque antes de entrar ahí tuve una visión una vez, fue real, yo vi en el piso de mi casa tres colores en el piso pero pegada a la pared, tenían dimensiones pequeñas, esa noche yo estaba muy triste y ellos estaban allí para protegerme, una de color verde, otra azúl y la tercera de color rosa encendido, todos de colores fosforescentes, muy bellos, no tenían forma circular,eran más bien rectangular; luego después de la iniciación fue expectacular, se comenzó a despertar dentro de mí esa vorágine de energías que estuvieron guardadas hasta ese día, mi Clarividencia y Clariaudiencia siempre estuvieron limitadas, se puede decir que mi intuición era la que me hablaba, estaba más puestos en funcionamiento que los otros poderes, Dios así lo quiso, como él quería que yo fuera, pero sin mis errores, que como estoy en el camino de la perfección, suelo muchas veces irme por la tangente y hacer y decir cosas que a él le disgustan, no soy perfecta en cuanto a mi carácter, pero estoy trabajando en ello, si no no estuviera ahora mismo pisando con mis pies esta tierra, sino al lado de él, ese es él final del ser humano, pues para eso se sacrificaron y sufrieron los Grandes Maestros cuando vinieron como Profetas, vinieron a predicar la hermandad entre las religiones, no la desigualdad, es una verdadera lástima que no los hayan comprendido bien y se estén matando unos a los otros, le están siguiendo el juego a la maldad, cuando van a reaccionar, el día que se vayan a dar cuenta es cuando se les éste acercando su fin, hay muchos que tienen la maldad tan aferradas a su mente que les resulta imposible cambiar, si en muchas encarnaciones continúa ejerciendo el mal, esa energía se apaga para siempre en ellos, y desaparecen, porque no tuvieron la suficiente fuerza, ni inteligencia para controlar la personalidad, o no entendieron bien los conocimientos o lo adaptaron a su comodidad, pero es tan sencilla la vida espiritual, no requiere de tanta complicación, esto lo digo con base, porque he tratado con personas, les he explicado de la forma más sencilla lo que se debe hacer, pero se van enrollando en una madeja sin sentido y complicando su mente que a la larga hay que dejarlos por imposible como he hecho,me he ido alejando de ellos, porque por quererlos ayudar, me he ido atrasando, me dije, pero que estoy haciendo, no he logrado nada con querer ayudarlos y todo lo que consigo son recriminaciones y malos tratos, hasta aquí llegué con ellos, que sigan su propio curso de vida espiritual a su forma, que yo seguiré en la mía, cada cierto tiempo me visitan, todo por que ya no voy por sus casas, para evitar seguir retrasándome en balde, pero ellos continúan en su delirio de controlar y dominar a las personas, nunca lo van a entender, mientras no desarrollen la intuición y dirán como se hace para desarrollarla, pues oyendo o leyendo a alguien que tenga un conocimiento mayor que el tuyo, eso es lo principal y luego llevarlo a la práctica, desarrollar las virtudes, eliminar los vicios, la matanza y consumo de carne, este conocimiento es sencillo y porque algunas personas las quieren complicar, no sé que pasa en sus cerebros, pienso que no están bien, hasta un pequeño puede entender esto.

En la Teosofía me brindé a ayudar en cuanto a colaborar con la limpieza y periódicamente asistía para hacer mi aporte voluntario a tan noble causa, asistía por las mañanas cuando ésta no estaba prestando sus beneficios a los neófitos que allí asistían, una noche la Presidenta nos citó para que le ayudásemos a desempolvar y ordenar la biblioteca, yo tenía sed de conocimiento y comencé a leer un libro que atrajo mi atención, mientras que ellos trabajaban y ella refiriéndose a mí dijo, mira a Lena, está igual que Maria Magdalena, instruyéndose mientras nosotros trabajamos, así le reprochó Martha a su hermana, porque mientras que ella trabajaba afanosamente, Maria se echaba a los pies del Maestro Jesús para oír sus enseñanzas, ésta reseña que me hizo delante de todos quedó para siempre grabada en mi mente, luego me entero en Hallowin frente a Petrus y las bolas de cristal adivinatorias, quién fui realmente y que esa frase de la Presidenta no había sido por casualidad, yo digo que es tremenda coincidencia, el Latín como lengua muerta me gusta, igual que cuando ella lo aprendió en ése tiempo, yo diría que hay varias cosas que me dieron que pensar.

Ahora pensarán ustedes, porque Maria Magdalena no pudiera estar encarnada hoy en día, y si ella todavía no es una Santa, le falta todavía limpiar más su mente y fortalecerse, va y todavía no le falta mucho para alcanzar lo deseado, y porqué ella es tabú todavía, ah, porque estuvo al lado de nuestro Señor Jesúscristo, lo ayudó mucho a él en varias cosas, así como él también la ayudó a ella, él ayudó a muchos con su magia y poder también, sanó enfermos e impartio mucho conocimiento, por eso debemos abrir nuestra mente y pensar con intuición y mente propia, no sacar conclusiones por lo que otra persona dice, sino meditar, que la voz interna es la voz verdadera, cuando acallas la vorágine, la tempestad que hay ti, entonces oirás a tu Maestro interno, a tu propio yo. A mí siempre la personas me dicen esto y aquello, entonces tergiversan la realidad de las cosas, porque su comprensión es baja, pero cuando te remites a la sabiduría antigua, la verdadera, verás que lo que te dijo otra boca, lo ha cambiado todo, ese es mi método y nunca me ha fallado.

Meditar es un método muy bueno, recomendado para acallar los pensamientos, equilibrarte y ordenar las energías que están revueltas en nosotros, buscar ayuda profesional es muy recomendable. Si vemos a nuestros niños inquietos, no es que necesiten una pastillita, es lo que siempre recomiendo, llevarlo a una iglesia, a un lugar espiritual donde una especializada, pueda hacer que esas energías tomen el camino que llevan, lo digo por mí misma, yo no estaba enferma de los nervios, pero siempre he sido nerviosa y tímida, he superado mucho, Dios me ha dado mucho fogueo, me ha lanzado al mundo para que supere ese problema, aparte me ha mandado un especialista para que alistara mis campos energéticos, es decir los chakras.

Cuando me casé por primera vez, me fui de casa y construimos nuestro nidito de amor, mi primer ex-esposo y yo, pasando muchas dificultades como les conté anteriormente, y que la vivienda quedó de bajo costo, pero fuimos felices, entonces el matrimonio se fue desmoronando poco a poco, producto de una vecina que posó sus ojos sobre él, no es que lo defienda, pero pude apreciar las intenciones sobre él y cuando mis padres enfermaron, que tuve que volver a cuidar a mis padres, entre mi hermana y yo, él quedó a merced de ella, y se consumó el pecado, quedé muy aflijida y ellos quedaron juntos, aunque tuve el derecho a la casa renuncié a ella, ya no quería saber nada del lugar, la casa, ni de él, estuve muy decepcionada de todo, se me hacía amargo el corazón, tuve que pasar por tragos repugnantes, pero así es la vida, mi lema, más adelante hay más casas, él no es el único en el mundo, no me doy por vencida tan fácilmente, no caigo en depresión, sí me entristezco y lloro, pero no me enfermo. Ahora había algo que debía afrontar, y olvidarme de mi problema, mi padre comenzó a enfermar de cáncer en la próstata, enfermedad muy frecuente hoy en día de los hombres, ésto le duró muchos meses, mucho corre corre a hospitales, hacerse prueba de esto y aquello, se le veía el sufrimiento en su cara y la familia estaba en shot, mi padres que padecía de un pequeño soplo, esto le estuvo afectando grandemente y hubo que preocuparse de ella también, yo ya no tenía ni tiempo de pensar en mí, las cosas se fueron dando una tras otras, nuestras familias del exterior comenzaron a dar señales de vida cuando se enteraron de las enfermedades de sus parientes y comenzaron a viajar, dándonos una ayuda y respiro, aquí no teníamos a más nadie. Un mal día se desató el final desenlace, con la muerte de mi padre, empeoró la salud de mi madre, suerte que yo estaba fuerte y me había preparado mentalmente por lo que se avecinaba, así que le di fuerzas a mi hermana y sobrina, que era un señorita, el niño tenía cinco años, ya entendía todo y les expliqué que tenían que ser fuertes y comportarse como niños adultos, pues la abuela estaba muy delicada y que en cualquier momento partía igual que el abuelo, se preparon unos té para calmar los ánimos, fui hacia un lugar apartado a rezar unas oraciones para que ayudaran a mi madre, igual que hice con mi padre, me arrodillé y pedí en esta oración del moribundo que conservo para estos casos, con una hoja de olivo del Huerto de Getsemani, que se lo compré a un señor que vendía libros, es verdadera, según consta en el manual, donde Jesús rezaba, con esta oración es infalible, dice que si todavía no estas para morir te sana y si tienes que partir ya, a los tres días sales de tu cuerpo, ayuda a desapegarte, en ésta postalita de dos hojas en cartulina, además aparece Jesús rezando antes de morir en la crucifixión, está algo viejita, parece muy antigua, tuve que hacerle unos arreglos para mejorarla, y la cuido mucho.

Entre corre corre, todos muy consternados, brindándole los cuidados necesarios a mi madre, partió al tercer día de leerle ésta oración, que es muy eficaz. Mi familia inglesa marchó hacia su país,luego de quedarse un poco más, quedaron ambas familias destrozadas por las pérdidas, fueron dos personas de una misma vez, nosotros quedamos como si nos hubieran arrancado parte de nuestra vida, mis padres que discutían sin cesar, ahora estarán juntos cuando yo les realice en la Iglesia el pedido por sus espíritus en las misas de difuntos, eso les ayudará mucho, se calmaran en ese plano astral, que es muy convulso, cuando ya se hallan desapojado del cuerpo astral pasaran al plano mental, y al dejar este plano de los pensamientos, llegaran al cuerpo causal, en forma original, es decir en átomo, eso es lo que somos, una conciencia atómica, luego ahí se esperará hasta que hayan un cuerpos preparados para ellos para volver a nacer y continuar emprendiendo el camino del aprendizaje, hasta que la persona no tome conciencia y se dé cuenta de quién es realmente, a lo que ha venido a hacer en estos cuerpos de sensaciones, lo que debe hacer y la meta que tiene que alcanzar, entonces es ahí que ya está preparado, para emprender el camino de regreso a casa del padre Dios, que nos está esperando con los brazos. abiertos, a la Luz de la Gran Alma.

Bueno me he quedado sola en ésta pequeña casa que nos ha acogido tan benefactoramente, me resulta rara esta soledad, pasaré unos días recluida para llorar, meditar y luego ordenar mi mente, porque todo me ha venido de un sólo golpe, luego trataré de distraerme y hacer un viaje a la playa con mis amigas, iré algunos domingos a la iglesia a ponerlos en misa, les escribiré a mi familia extranjera, mandándoles misivas de confortamiento. Ha pasado ya un mes de todo éste dolor y confusión que deja la muerte, me reúno con mi grupo de amigas para planear un viaje al mar; el agua salada reconforta mucho, te limpia de malos pensamientos y te renueva el carácter, entonces preparo todo lo necesario para partir hacia unas cabañas que poseen los padres de mi amiga Lety, ella ya se casó y va con su esposo e hija que tiene tres años, tiene a su marido desde que estaba en el Pre-Universitario conmigo, mientras que yo sólo he sido una pasmada, sin novio; además va su hermana Susy que ya tiene un varón de dos años, ella es dos años menor que Lety, con su esposo, ambos estudiaron carreras en el campo de la salud y se hicieron enfermeros, se conocieron ahí, además van dos vecinitas jóvenes y un chico de veinte años amigo de las adolecentes, de la misma edad mía, era muy atractivo el muchacho, y llevé también a mi sobrina para que despejara. Llegado el día partimos a tomar el ómnibus que nos llevará hacia la ansiada playa, pero primero debemos embarcarnos en otro vehículo, que nos lleve a la terminal intermunicipal, con aquella tropa y la cantidad de equipajes con ropas y alimentos ibamos un poco maltrechos, pero felices porque seguro íbamos a pasarla bien, bueno, al menos eso espero, porque siempre pueden surgir discusiones y ésta es la primera vez que viajo con ellos a un lugar así.

Así, pasando esos trabajos y tratando los mayores de cuidar a los menores y corrigiendolos de sus locos actuares, sus perretas por hambre y calor, que si le pica el salpullido, la espera del transporte, llegamos extenuados y por el camino comimos de los alimentos que llevamos, las chucherías para amortiguar el hambre de la distancia. Pasaron al menos tres horas para llegar a la costa, cuando divisamos por fin el mar, sentimos una gran alegría y se formó tremendo alboroto, yo no sé porque el mar da eso, la felicidad.

Éste muchacho y yo fuimos cayendo en una conversación muy ineresante, me preguntó si tenía novio, le respondí que hace apenas tres meses me había peleado con mi primer, único esposo y novio que había tenido, por el problema que se acarreó con la vecina, le conté la verdad, no me gusta guardar tanto secreto, alguien me criticará, pero es mi forma de ser. Lo que sí me traía un poco contrariada era que mi corazón todavía guardaba un recelo que me tenía indispuesta ante de cualquier pretensión de algún muchacho que se quisiera acercarse a mí con fines amorosos.

Esos quince días en la playa, en etapa vacacional veraniega, me dieron a mí bastante tiempo para refexionar, el aire que provenía del mar y las mortificantes plagas de mosquitos, despejaron mi mente y disciparon la nube negra que me cubría, teníamos una curia de muchachos, la cabaña se tornaba una locura, las tres mujeres preparábamos rápido los alimentos y limpieza de la cabaña, para poder tener tiempo para disfrutar de la rica agua salada del mar, había que estar aplacando a las tres chiquillas adolescentes que a cada rato discutían por sus cosas del infantilismo que todavía poseían, y los dos menores ya estaban rojos como tomates, poco a poco de lo blancusos que llegamos, nuestra pieles se fueron tornando de rojas a doradas y luego a negras, es bueno tomar los baños de sol, es saludable por el colágeno que le aporta a la piel, ya negritos nos ibamos para la ciudad, mientras tanto noté el interés que despertó el amiguito de mis vecinitas en mí, quería estar segura si eso era esporádico de él o si era mero embullo, se le notaba que a pesar de su edad, era ya un muchacho maduro, eso era lo que más me gustaba de él, no soporto las infantilonerias en un hombre.

Luego dos días antes de partir hacia nuestras respectivas viviendas y hacer todas esas proezas del viaje, el jóven me declaró su amor y ya estaba segura de mi afirmativa respuesta, nuestra unión me hizo olvidar mi doloroso pasado y pronto se celebraría la boda, ya no era ajuntada, como cuando estuve con mi primer esposo, llegada a nuestras casas repartimos a las tres joven citas y dejé a mi sobrina en la custodia de sus padres, este jóven tenía un nombre y todavía no se lo había querido dar.

En esos dos días últimos de playa, viré con mi nuevo compromiso, se volvió a encender en mí la chispa del amor,cuando fui a casa de mi hermana a entregar la niña le presenté a Luis, como así se llamaba, duré con el cinco años, como vivía sola, habló con sus padres y mudó sus cosas para mi casa, al año ya teníamos todo preparado para casarnos, se celebró en la casa de sus padres, era más grande y acogedora para los invitados que íbamos a tener, fotos, un lindo recuerdo, kake, bebidas, bueno todo lo que conlleva una fiesta de éste tipo; pasamos la Luna de Miel, en un precioso Hotel cerca del mar, en la costa sur del país; la pasamos divinamente bien, por cuantos matrimonios con éste voy ya, pues cuatro, contando los dos que tuve en ésta Comunidad Mágica donde vivo ahora, con mis tres hijos, esposo y nietos, la última y la boda que tuve con Josh anteriormente.

Con el tiempo fui conociendo a Luis, trataba de que nuestra convivencia fuera la mejor posible, como yo tengo la luz larga, con el tiempo me fui dando cuenta que éste matrimonio no le auguraba una larga vida, yo si no estaba dispuesta a aguantarle nada a él ni a nadie, o él se ajustaba a mí, o con el tiempo moriría toda ilusión, y sin esta última no habría pasión ni nada, yo sí me doy cran enseguida, y esto lo acabo ya, pero cada día trataba de que el día comenzara bien para que terminara bien, porque no le iba a dejar pasar una, bueno aparte de nuestra convivencia diaria, comenzamos a buscar hijo, pero no quedaba embarazada, fuimos a la consulta de inferlidad y estuvimos bajo análisis y tratamiento, pero no me detectaron nada, había que darnos tiempo y el tratamiento no los quitaron.

Yo asistía a mis cosas espirituales como siempre, pero sola, porque a él no le atraía eso, luego cuando llegaba de esos lugares me montaba una escena de celos y por ahí comenzaban las discusiones, era un gran vago y su ayuda era poca en los quehaceres de la casa, tenía que estar pinchándolo para que hiciera los mandados, poco a poco me iba desilusionando, aguantaba porque me decía a mi misma, que no hay persona perfecta y eso me detenía a pedirle la separación. Cierta noche, como es costumbre en mí despertarme por la noche, porque me cae un desvelo, sigo con mis ojos cerrados en la oscuridad, veo a través de mi ojo síquico un grupito de unos seis aproximados, seres humanoides, yo los saludo con mi mente, pero ellos no me quieren contestar y eso me choca, eran bajitos y con sus cabezas redondas, pero no llegaban a tenerla tan grandes, unos se diferenciaban de los otros, pero me di cuenta que había uno que parecía dirigir aquella incursión en mi casa, casi estaba paralizada, parece que mi parloteo no les convenía así que creo que los que se pusieron detrás de mí, me hicieron el trabajo de dormirme, mientras que el principal que yo lo veía todavía, antes que me durmieran, comenzó a inspeccionar a mi esposo, luego de caer en ese estado forzado de sueño, desperté a las seis de la mañana, acordandome de lo que me había sucedido, pero no me atreví a contárselo a mi esposo porque sé que no me iba a creer y no iba a gastar mis energías conversando de algo tan increible para muchos, pero no lo fue para mí que lo viví en carne propia. A partir de éste momento se comenzó a despertar en mí los sentidos internos y comencé a ver espíritus desencarnados, a oír cosas paranormales, en estos últimos años en este plano terrenal, antes de partir hacia la otra dimensión.

Todos los acontecimientos me los reservé para mí; aquí comienzo: Estando durmiendo profundamente, debido a que mi insomnio me saca del sueño a las doce o una de la mañana, hora en que siempre más o menos me despierto, a veces a las dos, pero esta vez fue a media noche, por ahí cerca ocurrió el hecho, fue como una racha de noches seguidas, estaba aterrorizada, mientras que mi esposo dormía a pierna suelta, ni me atrevía a despertarlo, detrás de la casa teníamos un pequeño terreno, no habían árboles cultivados, lo cual daba pie para que esto ocurriera, comencé a oír una risa rara de mujer, era ese sonido que llegaba y como que se iba alejando con la misma, la piel se me ponía como carne de gallina, la conclusión que saqué, o que sería un espíritu nada bueno, que volaba y emitía ese tipo raro de risa, o de lo contrario una bruja en su escoba, como no salí a averiguar, fuera lo que fuera me tenía aterrorizada.

Entró una película que estaba en boca de todos, del género de terror, con la temática sobre las brujas, estábamos entusiasmados en conseguirla, hasta que por fin pudimos dar con ella, diré que estaba fuerte y la tuvimos que ver en dos partes, era extremadamente larga, al segundo día al terminar de verla, siento una risa de bruja fuera de la casa, me quedé muy temerosa pensando si entraba al interior de nuestra vivienda, tal parece que como en el astral bajo ellas pululan, sintieron toda esa maldad en la TV, pues era mucho su escándalo, de risas aterradoras, que las atrajo. Pero disfrutando de otra películas de tres brujas, con Jack Nicholson como entidad maligna, ellas le hacen un muñeco de cera, para acabar con él, cada una de ellas les dieron un hijo, esa es la sinopsis del filme, para que tenga al menos una idea de lo que voy a contar, entonces me embulle he hice yo también un muñeco de cera con restos sobrantes de velas que me quedaban de los rituales, lo puse en un lugar visible encima de otras cosas que preparé, que ahora no me recuerdo, por desconocimiento me pasó lo que me pasó, se abrió un portal por donde entró una bruja maligna y me atacó, por la noche me tomó por el cuello para ahogarme, luego me tumbó de la litera cuando me fui a subir por la escalerita, me di un golpe tan fuerte en las costillas que estuve con una inflamación como un mes aproximado, dándome yo misma fisioterapia, entonces una voz interna me dijo que eliminara ese muñeco de cera que había construido, que por ahí había entrado, que asperjara agua bendita, fui corriendo con mi dolor costillar he hice todo lo que me indicaron, ella se marchó raudamente.

En estas casas antiguas se esconden muchos insectos, pero entre ellos está la famosa cucaracha, que roe la madera y se esconde en ella, por lo que me cayó una intranquilidad, pues estaba viendo muchas últimamente, decidí conseguir un polvo que las exterminara y comencé a buscar a alguien que pudiera regalarme un poquito, se lo dije a mi hermana para que me ayudara con éste problema, luego de eso se me apareció con un pomo de medicina con poquito de polvo que se usa en la agricultura para exterminar plagas, le agradecí por su gesto y cuando ella se marchó fui hacia la cocina, estaba sola, Luis estaba trabajando y yo tenía un cuadro a medio terminar, así que con pomo en mano me arrodillo en el suelo para destaparlo y sin saber como, cuando y donde, se abalanzaron dentro del pomo una gran multitud de esta especie, con tal rápidez, que en lo respiré en un segundo, ya ellas se habían desaparecido, miré al interior del recipiente y solo quedaba una, pero muerta, con el tiempo me di cuenta que pasaron a otro plano por dentro del pomo, salían de todas partes, no me dio tiempo a soltar el pomo del susto que me llevé, yo que le tengo pánico a esos bichos, ni una me rozó los brazos, eso sí que estuvo extraño.

Un buen día me subo al techo de mi casa como de costumbre, a tender la ropa en la azotea, fue un Domingo, pero cuando estoy terminando de tender veo como a quince metros de distancia una enorme nave espacial en forma de peonza, con enormes focos o luces blancas, de color plateada, aquello atrajo mi atención enseguida, estuve buen rato contemplándola antes de bajar, estaba a la altura de un edificio de doce plantas, relativamente baja, para ser un equipo de esa categoría, que es algo fuera de este mundo, aunque se ha comprobado que ellos salen y entran dentro de este mundo cuando estimen conveniente, se introducen por los volcanes, se sumergen en los lagos y mares, yo misma los he visto cuando he ido a la playa, por el horizonte, al anochecer, después de esta aparición inesperada, comencé a convertirme en una cazadora de OVNI, lo comencé como hobbi y tenía infinidad de fotos tiradas por mí, en variedades diferentes, pero a ésta no le pude tirar porque en ese momento carecía de cámara fotográfica y era la primera vez que me topaba con una tan relativamente cerca, cuando esas criaturas de tantos poderes mentales e inteligencia infinita, se aventuraron en plena luz del día a exponerse así tan desinhibidamente, corriendo riezgos, cuando ellos viven escondidos dentro de éste mundo, pero bueno continúo el relato, me bajo, porque veo que no se mueve y llamo a mi esposo para que contemple tamaño espectáculo, me dijo que no era cierto, que fabulaba y que lo dejara tranquilo, que no quería interrumpir el juego de baseball, me dije que él se lo perdía, hice las labores caseras y ya por la tarde subo a recoger la ropa que con el aire y el sol, ya debería estar seca, pensando que ya se había marchado, pues que creen, estaba ahí todavía, pero más cerca de mi casa, no estaba asustada ni nada, se encontraba ahora a ocho metros, bajé, hice lo que tenía que hacer y a la ocho ya era de noche, subí una vez más antes de dormir, muy disimuladamente, sin atraer la atención de mi esposo y contemplo a la nave en todo su esplendor, las luces emanaban un gran vapor, se veían bien, pues estaba ya tan cerca de mi casa, esa titánica nave, decidí bajar rápidamente para que no me trabaran en el brinco, no me causó ni miedo, lo tomé normalmente, y al día siguiente no quedaba ni rastro de ella.

Personas desencarnadas, es decir seres que han dejado su cuerpo físico en este mundo, he visto pocas, de cinco a seis, luces astrales de todo tipo he captado con mi visión interna, como filmado, por eso un espíritu se ensañó conmigo, éste video lo guardé, se quedó en el plano físico; me despierto como es costumbre a la una o dos de la mañana, tomo mi cámara y me da por filmar, para ver que puedo captar en ese momento, guardo el equipo y al otro día por la mañana, saco el video para mi Laptop y que veo una cosa blanca moviéndose, era muy rápida y me puse a analizarla bien, pues era el fantasma de un señor que vivió ahí, hace mucho tiempo atrás y murió enfermo de vicio, muy delgado, pues como él sabía que lo estaba filmando de nuevo, me atacó despierta y dormida, tuve que protegerme con mis collares de la meditación, me produjo un sonido intenso en el oído que parecía el sonido de un insecto, cuando me atacó despierta la primera vez, me nubló la vista, me produjo ese extraño ruido en el oido y cuando se marchó pude ver su fantasma blanco volando, me asusté un poco, otro día me tocó a las seis de la mañana los dedos del pie izquierdo, como en señal para que me despertara, sentí uno dedos; había azuzado al monstruo y ahora le tenía miedo. Otro día a las mismas seis de la mañana me tocaron los labios, también en señal para que me despertara y pude sentir los dedos otra vez.

Como sabrán, los que leyeron Viaje sin Retorno, expliqué como éste matrimonio no me fue bien y me divorcié a los cinco años de casados, ahora aquí lo puedo explicar mejor, a los veinte y cinco años emprendí mi viaje sin tener ni idea a donde iba a ir a parar, solo me guiaba mi intuición a partir de aquí, mis últimos momentos en este plano material. Me explico, la gota que rebasó la copa fue cuando los dos últimos años, cuando compré el libro de La Diosa Interna y comencé a formar el grupo y éste colapsó producto del egoísmo y la fatalidad de sus integrantes, entonces comencé a practicarlo sola, me iba divinamente bien, siempre soñé estar en un grupo, con personas afines, pero éstos miembros me demostraron todo lo contrario, se pasaban de imperfecto, aunque éste sueño se rompió, en mis visualizaciones en estos festivales, mentalmente no estaba sola, me veía con wiccas del mundo entero, ya con eso me sentía satisfecha, pero surgió entonces que mi esposo se comenzó a comportar negativamente conmigo, me empezó a prohibir la práctica de este ritual mensualmente, eso sí que esta vez no le iba a hacer el juego, me negué rotundamente, me dio a escoger, por supuesto que mis creencias estaban bien arraigadas a la roca y no iba a cambiar lo permanente por lo pasajero, el salía de mi vida, si ya bastante le había aguantado, fueron cinco años, pero ni uno más.Quedé sola de nuevo, con papeles de divorcio por medio, para sentirme libre, además yo era vegetariana, pero él no, así que no teníamos compatibilidad por ningún lado, estar todo el tiempo lidiando con esa vibración no me era bueno, con animales muertos, o cadáveres como se dice en Teosofía, al entrar en esta Logia y oír la palabra vegetarianismo, me recordó que yo tenía que serlo, fue como el clip de que me recordara de volver a lo que fui antes, ni siquiera averigüé mucho, puse manos a la obra y de la noche a la mañana, mi dieta animal había cambiado por todo lo que era vegetal, por eso cuando niña me gustaban mucho las frutas, ahora las venden fumigadas para que se maduren más rápido y poder hacer dinero, eso es un peligro para la salud, los vendedores que hacen eso, solamente le tienen amor al dinero, bueno eso no es nada del otro mundo, el comerciante hace lo indecible por vender, como subirle excesivamente el precio a los productos, que muchas veces han perdido calidad por el tiempo que llevan sin poder comercializar, después de su cosecha.

Después pasó que con mi separación, me fue más fácil emprender el camino que me aguardaba, le expliqué con tiempo a mi hermana lo que estaba sintiendo, que esa fuerza interna me estaba llamando al buen lugar que me deparaba, que me iba a gustar mucho, pero nunca sospeché que me iba a encontrar con mi pasado tormentoso, aunque comencé a sufrir de nuevo y revivir esa vida de amor intenso, al final logré luchar y rebazar el muro que tenía por el medio y dedicarme a avanzar por el glorioso sendero que ante mi estaba abierto, esperando mi llegada, que inútilmente había echado por la borda en mi anterior encarnación, aunque ésta prueba fue más dura ésta vez, pude luchar y ganarla.

He concluido hasta aquí, pues no me queda nada más que agregar, esto fue lo que me faltó escribir en mi pequeña novela anterior, que con las prisas no pude especificar, cómo fue mi niñez, la vida que tuve, la gente que me rodeó, como vino la muerte de mis padres y la convivencia que llevé con ellos, los Centros espirituales a los que me afilié, lo paranormal y misterioso que experimenté, y para qué Dios me devolvió de nuevo a la tierra, así se cierra un capítulo más de mi vida, espero que todos los seres en ésta tierra puedan comprender bien las enseñanzas, y sepan llevarla a la práctica, que Dios los Bendigue.

Paz y Amor.





2 Février 2020 21:41:52 0 Rapport Incorporer 0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Histoires en lien