daikiaki Daiki Aki

Sin importar cuánto amor exista entre ambos, el dolor puede venir a quebrar hasta lo que se ve más indestructible. Víctor y Yuuri tendrán que superar la pérdida de su pequeño hijo ¿podrán seguir juntos después de aquel evento? *Los personajes no me pertenecen. *La historia es mía. Daiki★Aki Esta historia fue creada y publicada por primera vez en Wattpad el: 07/11/2018 **Recuerden que pueden unirse al grupo de Facebook "Daiki no sekai" en caso de que quieran notificaciones sobre actualizaciones o nuevas historias*


Fanfiction Anime/Manga Interdit aux moins de 21 ans.

#chicoxchico #boyslove #bl #yurionice #yuri-on-ice #yoi #yaoi #nikiforov #victor #victor-nikiforov #yuuri #katsuki #yuuri-katsuki #victorxyuuri #victuuri
8
3.8k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

1

Aún siendo un adulto jamás nadie te prepara para la pérdida de un ser querido, mucho menos cuando este es un familiar cercano. En ocasiones, después del suceso llega la aceptación cuando esta persona ya había tenido una vida bastante extensa, pero cuando la persona que desaparece de tu vida es alguien a quien debías proteger, alguien por quien darías tu propia vida porque es parte de ti, a veces se cae en un vacío del cual es difícil salir.

Yuuri Nikiforov tuvo la pérdida más dolorosa de su vida. Sí, la más dolorosa, porque aquellos que dicen que todas las pérdidas duelen de la misma manera están equivocados, la pérdida de un hijo es lo peor que puede pasarle a alguien, porque la impotencia es mucho más grande al saber que era un niño indefenso que necesitaba de ti para cuidarlo. Sobre todo cuando el accidente donde se perdió lo que más amaba fue causado por su culpa… o al menos así lo sentía.



⋆⊶⊰❁⊱⊷⋆

Yuuri y Víctor era un matrimonio bien consolidado, habían logrado tener una buena relación donde todo había sido color de rosa, casi sin ninguna discusión en el transcurso que fueron novios, graduados de la universidad, con buenos empleos, casa propia y habían logrado adoptar por fin. La felicidad dentro de sus corazones era inmensa cuando recibieron aquella noticia, ellos no habían especificado nada, simplemente querían adoptar un niño sin importar su edad o genero.

Como siempre, entre ambos prepararon el cuarto de aquel pequeño, porque ya les habían informado que era un niño de cuatro años. Con esos datos era más que suficiente para pintarle el cuarto de color verde y llenarlo de juguetes adecuados para la edad del infante, además de una cama de transición y una lámpara por si tenía miedo en las noches. Víctor y Yuuri eran la pareja perfecta, siempre ayudándose el uno al otro, haciendo todo juntos y apoyándose en los pocos momentos malos que habían tenido, por lo que acostumbraban a siempre ser el pilar del otro.

Quien pensaría que las circunstancias cambiarían en el futuro, tal vez de haberlo sabido no habrían adoptado… tal vez si lo hubiesen sabido ni siquiera hubieran estado juntos.

El tan ansiado día llegó pronto, Yuuri permanecía muy nervioso mientras que Víctor intentaba guardar la calma, después de todo uno de los dos debía mantenerse tranquilo y como siempre se complementaban perfectamente.

Yuuri, no muerdas tus uñas. Todo saldrá bien, amor —le dijo con voz dulce mientras conducía con una mano y con la libre tomaba la de su esposo para tranquilizarlo. Sabía que a veces este tenía episodios de ansiedad, siempre le habían dado en los exámenes de la universidad y más cuando se casaron. Podía recordar vívidamente que tuvieron que entrar juntos al lugar ya que el azabache pensaba que su pareja tal vez se arrepentiría en el último momento y como siempre, Víctor fue a brindarle seguridad.

Pero … ¿Qué pasa si no le agradamos? ¿Y si piensa que somos raros por ser dos hombres? —aquellos ojos marrones miraban a Víctor preocupados, pero el platinado le sonreía con calma.

Cariño, él va a adorarte porque eres la mejor persona del mundo y serás el mejor padre del mundo —intentaba tranquilizarlo mirándolo a los ojos mientras el semáforo permanecía en rojo para luego fijar su vista en el camino cuando cambió a verde. Yuuri simplemente suspiró, su esposo tenía razón. Además sin importar lo que pasara estaban juntos, si algo salía mal aun se tenían el uno al otro y podrían superar cualquier cosa mientras fuera así.


⋆❁⋆

Llegaron al lugar en poco tiempo, el orfanato era un lugar grande y podía verse por las ventanas a varios niños jugando y peleando en distintas áreas. El corazón de Yuuri latía con fuerza mientras se enfocaba en que conocería por fin a aquel que sería su hijo y dejaba de pensar en que quería llevarse a todos los niños del lugar ya que le daba pena que ellos no tuvieran una familia.

Víctor tomo su mano mientras caminaban por el pasillo que daba a la oficina principal, al ingresar fueron bien recibidos por la encargada del lugar quien les hizo firmar algunos papeles a ambos. Les había costado un poco llegar a esas instancias, sobre todo al ser una pareja homosexual, pero gracias a su buena situación lo habían podido conseguir. Mientras leían todo para luego firmar y como si sus mentes estuvieran sincronizadas, ambos recordaban cuando se embarcaron en este desafío que sería lograr adoptar un niño. Cuando lograron establecerse bien, pasaron dos años disfrutando de su matrimonio para luego decidir tener hijos, Yuuri planteó el tema diciendo las palabras que Víctor tenía ya hace días en su mente “¿Qué tal si agrandamos la familia?” había preguntado un avergonzado Yuuri mientras Víctor respondía “¡Claro! Tener un cachorro sería genial”, sabía que no se refería a eso, pero le gustaba bromear y como consecuencia recibió una fea mirada de su esposo que ya lo conocía bien, ese tipo de miradas que le dicen que debe tomarse en serio el tema de conversación.

Una vez terminado todo el papeleo, la mujer les pidió que esperaran para poder traer a aquel pequeño que sería el hijo de ambos. El platinado se puso algo nervioso, pero no lo demostró, simplemente volvió a tomar la mano de Yuuri y le sonrió ya que si él se sentía así, no quería imaginarse como estaría su pareja. La mujer regresó de la mano con un pequeño niño de cabellos negros y ojos azules, realmente parecía como si fuera el hijo biológico de ambos.

Hola —saludaron a coro con voz suave para no asustar al pequeño que intentaba esconderse tras las piernas de la encargada. Sabían que no sería algo fácil ya que tenían la información de que el pequeño había recibido maltrato de su verdadero padre y que la madre había muerto en el parto, pero tenían la fe de que con amor ellos podrían reparar cualquier cosa.

Ven aquí, Liam —lo llamó Yuuri estirando su mano e intentando no demostrar la ansiedad que sentía por tenerlo entre sus brazos.

El pequeño miró la mano que le extendieron con algo de inseguridad para luego lentamente extender la suya y tomar uno de los dedos del mayor. Al ver que aquel hombre que le era extraño no hacía nada, se atrevió a tomar su mano completa y acercarse— hola —le dijo con su voz infantil, pero sin mirarlo a los ojos.

Yuuri sonrió para luego acariciar con su pulgar el dorso de la mano de Liam— ¿Comoestás? Cuéntame ¿Qué estabas haciendo? —le preguntó mientras el platinado observaba con atención la actitud de su pequeño hijo que poco a poco parecía ir agarrando confianza con su esposo.

Bem —respondió levantando la mirada y encontrándose con los ojos marrones de su nuevo padre— yo taba pitando —podía verse que para su edad tenía un pequeño problema en el lenguaje el cual no era grave, tal vez la falta de estimulación en su casa. Ellos harían todo para que el menor estuviera bien en todo sentido.

Eso es genial, en casa tenemos muchos lápices de colores para ti —le habló el azabache.

También muchas hojas para colorear y cuentos ¿Te gustaría ir a ver tu nuevo hogar, Liam? —preguntó Víctor levantándose de su silla para luego agacharse junto al menor para intentar quedar a su altura y que así le tuviese más confianza. El pequeño asintió con la cabeza para luego esbozar una pequeña sonrisa.

Al parecer todo estaba bien por el momento, ya en casa tal vez sería un poco más complicado para que el pequeño se fuera a la cama, tal vez tendrían que dormir con él. No importaba realmente ya que el paso más grande ya estaba hecho.


Continuará...

12 Janvier 2020 21:16:18 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!