La Curiosidad de la Parca Suivre l’histoire

justcallmegio Giovanni DeLucchi

Las Parcas son seres que trabajan cosechando las almas de los vivos ¿Pero cual es la opinión de una de ellas de este peculiar trabajo? Sobre todo cuando encuentran a alguien que su intención era conocerla desde un principio.


Histoire courte Déconseillé aux moins de 13 ans.

#parca #suicidio #muerte
Histoire courte
0
2.0k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La Curiosidad de la Parca

Es difícil negar que nosotros las parcas somos seres temidos, y es normal, cuando la última cosa que ve la gente al morir es nuestra presencia a punto de cosechar sus almas. Es un trabajo duro por el que he trabajado una eternidad y por el que me queda una eternidad más de ello. Poca gente realmente ha podido vernos antes de ese último segundo de vida, y mucho menos describirnos, con el tiempo nos hemos vuelto leyendas urbanas, cuentos, ideas, representaciones y personificaciones de el mismísimo terror del fin de una vida.

El trabajo es algo pesado a lo que te acostumbras, ver a alguien en sus últimos momentos, a veces puede ser pesado, desde la persona más anciana que muere repentinamente, al más joven que intenta escapar de una enfermedad, lamentablemente, siempre tenemos que llegar ahí, y cosechar la pobre alma de esas personas, que probablemente nunca quisieron escapar de la vida.

Casi siempre nuestra llegada es visitada con terror, lágrimas que recorren los ojos, llantos de las personas alrededor, gritos, miedo. La idea de la muerte no es bien vista por la gente, o al menos así pensaba después de una eternidad dedicándome a esto.

Esa tarde era común, nuestra ruta usual era encontrar a aquellas personas que murieron en accidentes para cosechar sus almas lo antes posible y quitarles el dolor de lo que sea que haya sucedido, las personas que fueron asesinadas para darles un poco de alegría post-mortem al ver que al menos nosotros nos preocupamos por ellas, ese día por algún motivo, la cantidad de muertes fue menor que otros días y a mi me despacharon para ir por una chica, una chica que aparentemente cometería suicidio hoy. Los suicidios son algo común para nosotros, así como mucha gente le tiene miedo a nuestra presencia, otros la ven bienvenida, cosechar un alma suicida es más complicado y encontrar a alguien que haya tomado su propia vida es algo que a nosotros nos desagrada, es como un regalo que no pedimos.

A decir verdad, la gente suicida me da mucha curiosidad, las razones, los métodos que estas personas usan para atentar con su vida, suelo leer las notas de suicidio por pura morbosidad, he visto tanta gente morir, pero tan poca que decide morir que es simplemente curioso.

Esta chica en particular lo era aún más. Era una chica pequeña, de piel oscura, no sabría decir su edad porque esa información es irrelevante para nosotros, llegué a su hogar a través de las paredes, observé a mi alrededor, sabía que sería suicidio, y sería pronto. La chica estaba sentada en un sofá, a su lado, tenía una nota en un sobre con un lazo rojo, un vaso y pastillas de distinto tipo, esta chica quería suicidarse con una sobredosis.

Me acerqué a ella lentamente, esperando pacientemente el momento en el que cometiera suicidio, la chica no hizo más que levantar la cabeza del libro que estaba leyendo y al darme cuenta estaba moviendo los labios. “Pensé que llegarías” dijo, con una voz calmada y una sonrisa, me sorprendió en parte, aunque no era la primera persona que nos podía ver que me había tocado, pero sí era la primera que iba a cometer suicidio. Nosotros las Parcas no podemos comunicarnos, sólo estamos ahí, esperando el momento para cosechar el alma, la chica se levantó, le faltaba un ojo, tenía marcas en el cuello, el pelo arrancado, y aún así, tenía una sonrisa. Los moretones me llamaron la atención, la chica me miró a los ojos y me dijo. “Me alegra saber que al fin podré escapar”
La miré, creo que con ternura, la chica se alejó de mí, me dijo, “me alegra saber que moriré con alguien a mi lado”, intenté tomarle la mano, aunque no pudiera hacerlo, todo contacto con el mundo era negado para las Parcas. La chica tomó las pastillas y el vaso y las tomó con rapidez, no pude protestar y sólo esperé al momento en el que pudiera hacer mi trabajo, pero en su rostro había una sonrisa. A día de hoy todavía me sorprende y me llama la atención las sonrisas que tienen algunos suicidas en sus rostros, acabar con su propia vida le ha traído felicidad y nosotros nos encargamos de que su Alma no vague por el mundo de manera eterna y sufriendo.

Coseché su alma como cualquier otra y procedí a salir del departamento cuando escuché un sonido fuerte, de un portazo.
Un Tipo, grande, robusto entró al departamento a gritos e insultos, buscando a su víctima una vez más, apestaba a alcohol y exigía que la chica apareciera cuanto antes frente a él.
Las Parcas tenemos varios poderes más, como ver un “Perfil” de la gente viva que tiene que ver con la muerte de otro ser, para saber sí cosecharemos su alma a futuro. Y también tenemos algo más.

Revisé el perfil del abusador, un monstruo, criminal y poderoso, que hace todo como lo desea a fuerza bruta y manipulación, sea quien sea. Tomó el cuerpo de la chica muerta, quemó la nota de suicidio, si pudiéramos interactuar con los vivos, de rabia no lo habría dejado escapar.

A día de hoy me sigue afectando lo que vi ese día, suicidas veo todos los días, pero ninguno con la esperanza de muerte que tenía ella, y con esa sonrisa, el hecho de que sabía que estaba ahí… Hoy me tocó cosechar un alma.
Un Hombre, fuerte y robusto, que tuvo un accidente de tránsito por alcohol.

Las almas muertas sufren constantemente el dolor de su muerte, este hombre estaba físicamente roto, vidrios y aceros estaban atravesados en él, no me costó nada reconocerlo como el abusador de esa Chica.
Para las Parcas dejar un Alma sin cosechar es un crimen, es dejar a alguien sufrir para toda la eternidad, y a pesar de todo, no la coseché, coseché al alma de la víctima del accidente y me fuí de ahí, muy pocas personas merecen el sufrimiento eterno, sin escape, sin posibilidad de sanar, pero ahí lo dejé, como un nuevo fantasma sobre la faz de la tierra.

él era uno de los pocos que lo merecía.

13 Décembre 2019 00:37:21 1 Rapport Incorporer 0
La fin

A propos de l’auteur

Giovanni DeLucchi Estudiante de Desarrollo de videojuegos con una imaginación que no le deja tranquilo, escritor desde que tiene memoria y creador desde mucho antes. Otaku, Gamer, Y todas esas otras cosas que lo hacen un inadaptado social.

Commentez quelque chose

Publier!
Jeremy Limaco Cabrera Jeremy Limaco Cabrera
Este escrito que ha sido ideado a partir de tu imaginación DeLucchi, me han dejado con altas espectativas en cuanto a la lectura. Y ahora que lo pienso, esa temática elegida invadió mi "curiosidad alterna".
December 22, 2019, 14:46
~