Natalia busca... Suivre l’histoire

eliasrei Elías Rei

Natalia buscaba un refugio, un lugar al que ella y el pequeño Gabriel pudieran llamar "hogar". Buscaba a sus padres, de quienes no sabía nada a dos años del inicio de la guerra. Buscaba personas de confianza, un grupo que le brindara protección y a quienes también les pudiera ser útil una chica débil por el hambre y deprimida por lo que le tocó vivir. Ella seguía buscando porque necesitaba sentir un gramo de paz en medio un mundo violento. Natalia creyó estar perdida por completo, pero ellos la encontraron a ella primero. LA IMAGEN DE LA PORTADA NO ME PERTENECE, ES UTILIZADA CON FINES RECREATIVOS. TODOS SUS DERECHOS PERTENECEN AL RESPECTIVO AUTOR. LOS ELEMENTOS MULTIMEDIA NO ME PERTENECEN, SON UTILIZADOS PARA FINES RECREATIVOS.


Romance Contemporain Tout public. © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

#amor #español #triángulo #empoderamiento #adolescentes #romántico #apocalipsis #amigos #odio #familia #juvenil #aventura #guerra #drama #romance
1
2.9k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les samedis
temps de lecture
AA Partager

BUSCA

Mi cuerpo no podía continuar en esas condiciones. Apenas podía respirar y mis ojos se cerraban durante más segundos de lo normal. Estaría llorando de no ser por la falta de líquidos en mi cuerpo.

Gabriel no se encontraba mucho mejor que yo, pero al menos se veía que tenía fuerzas para continuar caminando. Sus pies también tenían ampollas, no obstante siguió mi ejemplo y casi no se quejó. En ese último año nos acostumbramos a recorrer distancias largas y parar sólo cuando fuera indispensable. Una sensación de orgullo creció desde algún punto de mi pecho extendiéndose por mi cuello; ya incluso habíamos discutido lo que tenía que hacer si yo caía al suelo.

Tomar la botella de agua y seguir solo.

Me quedaba la esperanza de que él encontraría a alguien en su camino. Era eso o resignarse a perder oportunidades y morir junto a un cadáver.

Mi cabeza comenzó a jugarme malas pasadas, o al menos eso pensé cuando mi olfato me indicó la presencia de alimentos en la distancia. Sonreí. Lo increíble que sería poder tener una última comida caliente antes de morir.

El pequeño niño jaló mi mano, observé sus ojos soportando la pesadez de mis párpados. Detuvimos nuestro andar; ambos agudizamos el olfato descubriendo que nuestro cerebro aún no nos engañaba. Su boca se abrió lanzando un grito al aire, de pronto no cabía en la emoción.

Gabriel me soltó y comenzó a correr perdiéndose entre los árboles ignorando mis peticiones para mantenerlo cerca. Ni siquiera yo lograba escuchar la voz saliendo de mi garganta, así que empeñe las fuerzas restantes en mis extremidades para seguirlo a través de un sendero invisible.

Corrí como pude, la mochila en mi espalda botaba y me dolía en el alma cada vez que las tiras de esta gozaban en mis lacerados hombros. El suelo delante de mí comenzó a moverse con violencia, sin embargo no deje de obligar a mis pies moverse.

Levanté la vista hacia el frente, la luz del sol volvió a pegar de lleno en mi rostro como si estuviera saliendo de un túnel. Mis ojos encandilados tardaron un rato en acostumbrarse. Seguí llamando al pequeño Gabriel con lo que me quedaba de voz, aunque ya se hallaba demasiado lejos de mí para escuchar.

Cuando logré visualizar lo que se hallaba frente a mí, casi olvidé que lo buscaba a él.

Era imposible. Me repetí mil veces antes que no había forma de que una población pudiera sobrevivir con tranquilidad, no así, no como eso. ¿De qué forma podrían si la mitad del mundo era caos y guerra?

Mi mente jugaba con el número de hogares que estaban frente a mí, pero después de un rato pude contar. Habían al menos tres casas, la primera visiblemente más grande que las otras dos. Humo salía de la chimenea de la casa principal y un par de personas curiosas se acercaban con sigilo a Gabriel, mismo que ya se encontraba a muchos metros por delante de mí.

Mis piernas temblaron con cansancio a tal grado de hacerme caer, rodillas sobre el pasto, mis manos de igual forma apenas sosteniéndome y sin poder mover la cabeza. Cerré los ojos con fuerza. Al menos Gabriel había encontrado la forma de salvarse.

Mi consuelo fue no haber sentido nada incluso cuando me di cuenta de que el resto de mi cuerpo cayó al suelo. No escuche nada, no vi nada. No había nada. Era mejor eso, que cualquier otra forma de morir en tiempos de guerra.

2 Décembre 2019 05:48:08 0 Rapport Incorporer 0
Lire le chapitre suivant OBSERVA

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 3 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!