La Noche de las Seiscientas Lunas Suivre l’histoire

sebasilvestri Sebastian Silvestri

Cuando los rumores de una noche más larga que cualquiera que jamás nadie haya vivido se propagan, comienza una desesperada carrera entre los pueblos por su supervivencia.


Fantaisie Épique Déconseillé aux moins de 13 ans.

#343 #341
18
2.1k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les dimanches
temps de lecture
AA Partager

REFUERCEN LOS MUROS

—Refuercen los muros, bloqueen cualquier grieta. No creo necesario explicarles la fiesta que harán si logran entrar. Hasta el último grano que nos pertenece será suyo si este muro no resiste —dijo el capitán a sus soldados, mientras estos corrían con los preparativos— Quiero que cuando lo vean sepan que es impenetrable. Y que si por algún milagro lograran burlarlo, solo será para morir por nuestras flechas.


El miedo comenzaba a calar hondo en cada uno de los corazones ¿Por qué los Dioses habían decidido comenzar la noche?, se preguntaba cada persona en el fuerte. A lo lejos se veía el bosque del cual ellos saldrían, hambrientos como termitas y destructivos como langostas. Durante la noche, el bosque perdería las hojas así como toda posibilidad de sustento.

Además de los soldados, el fuerte albergaba a unas cien familias cuya sangre ahora hervía de miedo y desesperanza. Las noticias que habían dado las "parcas" eran las peores que podrían haber dado. Y rápidamente, se expandieron por el reino, como rumores enfermizos que despiertan los peores miedos.

La noche durará seiscientas lunas, el doble que la última. No habrá ningún alimento que logre sobrevivir tanto tiempo. No importa cuánto se haya hecho durante los soles que duró el día, porque todo ese esfuerzo fue bajo la consigna de sobrevivir una noche más corta. Pero las noticias eran otras, las de una noche mucho más larga; las de una noche que parecería eterna.

Durante la última noche tuvieron que enfrentar a aquellos conocidos como “Aunaros”. Los hombres que provenían del bosque, nacidos en el mundo del hambre y la sed de venganza contra quienes habitaban en las faldas de una tierra de abundancia. Pues ellos vivían en las sombras de un bosque que moría durante la noche.

Pero con una noche tan larga, deberían enfrentar también al hambre. Un enemigo que los atacaría desde adentro, y que para combatirlo no alcanzaría lo acumulado. Una guerra en dos flancos a la que pocos sobrevivirían; y los que lo hagan, lo harían con demasiadas lesiones y pocas ganas de seguir viviendo.


—¿Entonces los rumores son ciertos Capitán? ­—preguntó un joven soldado— ¿Realmente las parcas anunciaron una noche el doble de larga que la anterior?

—Así fue —respondió el capitán intentando no darle mucha importancia.

—¿Y qué haremos entonces?

—¿Qué haremos con qué?

—Usted sabe de lo que hablo. No hay suficiente comida aquí para soportar tanto tiempo, y mucho menos la habrá en el bosque. Los que sobrevivamos a los ataques de los Aunaros, moriremos de hambre tarde o temprano ¿Acaso no lo ve? No tenemos salida.

—Dígame soldado; ¿Cuántas noches ha sobrevivido en este fuerte?

—Dos. La primera duró ciento cincuenta lunas, la segunda unas trescientas. Pero esta…

—Así es soldado. Cada noche dura el doble que la anterior. No sé el porqué, pero es así. Y aun así, hemos sobrevivido. Le sugiero que siga trabajando y deje de pensar en el destino que nos espera. La confianza de estas familias pende de un hilo, y es mi deber reforzarla. Así como el suyo es reforzar el muro.

El soldado comenzó a caminar hacia el muro.


«¿Cómo reforzar la confianza de estas personas, cuando yo mismo creo que este será el fin para todos nosotros?», pensó el Capitán mientras lo observaba irse.

2 Décembre 2019 01:32:30 0 Rapport Incorporer 10
Lire le chapitre suivant LA GRUTA DE LOS BÚHOS

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 6 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!