A Ti, Alexander Suivre l’histoire

malinascarlett Gabriela Alonso

¿Qué se puede hacer cuando la persona que más amas en el mundo ama tanto su libertad que no se la cedería a nadie? ¿A alguien, cuya esencia es la de un alma libre de ataduras? ¿Cómo decirle cuánto la amas sin temor a perder la hermosa amistad que los une? ¿Qué decirle..?


Non-fiction Tout public.

#amistad #despedida #carta #amorimposible #reflexiones #amor
Histoire courte
0
582 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

A ti, Alexander...

Aún recuerdo el día que me pediste que fuéramos novios. Me pareció tan insólita tu propuesta que en acto solo atiné a sonreírte mientras me preguntabas, con tu sorprendida mirada azul celeste, el porqué de mi extraña reacción.


Caminábamos juntos por las hermosas calles de Madrid, en silencio, tratando de hallar alguna respuesta coherente sin conseguirlo; ahora , sin tu luminosa presencia, tu cautivadora sonrisa, ni tu portentosa y sensual voz nublando mis pensamientos, te contestaré:


Desde el primer momento en que nos conocimos supe que no eras hombre de una sola mujer. ¿Me molestó? En absoluto. Tu enigmática personalidad, aunada a tu inmenso atractivo, resulta irresistible para todo mundo. Lo acepté desde un principio como una verdad inalterable, incuestionable. ¿Intenté acaso hacerte cambiar? Desde luego que no. Tu has sido un enamorado de la belleza y el amor desde siempre, ya sea en la forma de un lienzo o de la compañía de alguna hermosa dama, compañía que jamás te ha faltado por supuesto.


Pero no te engañes: me duele la certeza de que, si acepto tu propuesta, sería cortarle las alas al más bello de los ángeles para después colgarlas en alguna pared de mi casa como un vil adorno. En resumen: dejarías de ser tú.


Me recuerdas mucho un viejo poema que reza lo siguiente:


“No intentes posar tus manos sobre su inocente

cuello (hasta la más suave caricia le parecería el

brutal manejo del verdugo).


No intentes susurrarle tu amor o tus penas

(tu voz lo asustaría como un trueno en mitad

de la noche).

No remuevas el agua de la laguna no respires.

Para ser tuyo tendría que morir.


Confórmate con su salvaje lejanía,

con su ajena belleza

(si vuelve la cabeza escóndete en la hierba).

No rompas el hechizo de esta tarde de verano.

Trágate tu amor imposible.

Ámalo libre.

Ama el modo en que ignora que tú existes.

Ama al cisne salvaje”.


Eso eres para mí, cariño mío, amado mío. Y así te quiero. Te prefiero libre como las gaviotas que tantas veces contemplamos juntos sobre el mar agitado. Antes libre que esclavo de un amor asfixiante y celoso como lo sería el de una mujer que te querría en exclusiva para ella sola.

Para ser mío tendrías que morir… y no pienso permitir que así sea.


Así que está decidido. Renuncio antes a tu amor de hombre que al de amigo. Seguiré amando a ese maravilloso cisne salvaje del que me enamoré, en la cercanía y a la distancia.


Tuya, ahora y siempre…


6 Novembre 2019 06:30:01 0 Rapport Incorporer 1
La fin

A propos de l’auteur

Gabriela Alonso Escritora de vocación desde los 13 años, amante de la poesía, los finales inesperados, la ficción, el terror, los vampiros, gótica por convicción y de corazón.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~