La vida pasa Suivre l’histoire

aabecav Ana Belén Cavalieri

"La vida pasa" cuenta las historias de tres amigas, tres mujeres totalmente distintas pero que a pesar de sus diferencias son inseparables. Isabel es una diseñadora que trabaja en una empresa de Marketing que acaba de fusionarse con la compañía contrincante. En cambio, Martina es una periodista que viaja por el mundo visitando lugares para recomendar en una revista conocida mundialmente. Ginebra, es arquitecta y está a punto de casarse con su novio Tomas. ¿Qué pasará cuando sus planes no salen cómo estaba previsto?


Romance Romance jeune adulte Interdit aux moins de 21 ans. © Todos reservados

#vida #amigas #mujeres #romance #amistad #amor
0
3.1k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les mercredis
temps de lecture
AA Partager

Capítulo 1

Isabel:

Lunes, un nuevo día de trabajo, un día más en mi vida solitaria. Me levanté despacio, la resaca no me dejaba levantarme “No debí haber tomado tanto alcohol en la maldita fiesta”, pensé.

Fue una “fiesta” de trabajo porque mi empresa se había fusionado con nuestra competencia. A pesar de que la fiesta había sido el sábado, mi estado de trasnoche y alcohol siempre me duraba varios días.

El despertador comenzó a sonar de nuevo, lo empuje de la mesita de luz y cayó al suelo sin detenerse. Luego de un par de minutos, se apagó. Paz, por fin.

Tenía que sentarme pero no tenía fuerzas, anoche me había quedado hasta la madrugada viendo The Big Bang Theory y Friends, mis series favoritas. Me pare despacio, me sentía como una momia al caminar, me sostuve en la pared mientras trastabillaba para llegar a la televisión para escuchar las noticias mientras preparaba el desayuno.

Prendí la TV y cuando mencionaron la hora en una noticia de último momento mientras bostezaba, abrí mis ojos de par en par. ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!, grite mientras comenzaba a correr por mi departamento. Iba a llegar tarde al trabajo, mi primer día de trabajo después de la fusión y los nuevos jefes no eran tan amables.

Agarré la ropa que tenía a mano en el ropero – un jean, una blusa color salmón y unas zapatillas negras – lo deje en la mesada del baño y entre a ducharme más rápido que Flash, como me gustaría ser él en este momento.

“Voy a tener que comprarme un café para llevar en el Starbucks de la esquina del edificio”, pensé mientras me ponía mi ropa. Espero que Liliana pueda cubrirme unos minutos con los jefes nuevos. Me “maquille” aunque mi único maquillaje era un delineado negro que resalten mis ojos grises, me hice media cola y la sujete con un broche en forma de moño.

Agarre mi mochila, sin mirar su contenido, toque el timbre del ascensor varias veces, comencé a bajar las escaleras corriendo y pensé “Por qué todo el mundo usa el elevador cuando yo necesito irme rápido”. Me detuve de golpe en el quinto piso y me acordé que no había cerrado la puerta de la casa “¡Mierda!”.

Subí corriendo, ya no sabía cómo me veía, solo sabía que seguramente cuándo logré llegar a mi trabajo iba a tener mi pelo parado, el delineado un desastre y – para colmo – sin un vaso de café que me ayudé a no odiar a las personas.

El elevador se abrió justo cuando termine de cerrar mi puerta de mi departamento, entre corriendo y apretó el “0”. Mi celular suena, era Liliana.

- ¿Dónde estás? -, preguntó apenas atendí.

- En el ascensor de mi edificio, me olvidé…-, respondí

- ¿Te quedaste dormida?

- Si, pero enseguida tomo un taxi para allá… me haría falta un…- contesté, pero -otra vez- no me dejo terminar la frase

- Ya te compré café, bésame los pies en agradecimiento cuando llegues – dijo divertida antes de colgar.

Sonreí y guardé el celular en el bolsillo del jean. Llegue a la calle de mi edificio, pare un taxi y le pedí que vaya lo más rápido posible.


Martina

Sonó el despertador, abrí mis ojos, me desperecé y sonreí pensando “lunes, otro día que comienza”. Me levanté de la cama tarareando una canción que escuché en algún lugar el día anterior, abrí las cortinas y vi que estaba soleado.

Me vestí con ropa de gimnasia para irme a correr en la plaza que estaba enfrente a mi departamento. Cuando llegué vi a una pareja paseando de la mano y riéndose. Sonreí, deseaba tanto estar en pareja, pero mis viajes de trabajo no me lo permitían.

Hoy tenía que ir a la editorial a hablar sobre mi viaje a Egipto, trabajaba en una revista internacional de viajes turísticos. Ahí escribía notas sobre qué cosas se debería conocer en la ciudad o región elegida y, también, un poco sobre la historia, las costumbres, entre otras cosas.

Este mes, me tocaba ir al Cairo y, el mes siguiente iba a la India, pero todavía no habían elegido las ciudades. Lo bueno de trabajar así es que no estaba encerrada en una oficina como mis amigas Isabel y Ginebra.

Volví a mi departamento, me di una ducha de agua caliente para aflojar los músculos, me vestí con un jean, una remera de “The Who” y mis zapatillas azules. Preparé un café con tostadas para desayunar antes de ir a la editorial a hablar el itinerario del viaje con mi jefe.


Ginebra

Lunes, otra vez, odiaba los lunes porque eso significaba que mi fin de semana perfecto terminaba. Sentí una caricia en mi espalda y sonreí, era Tomás. Nos habíamos comprometido hace unas semanas, me lo propuso cuando cenábamos en el bar dónde nos conocimos.

Esa noche, tres años atrás, Isabel, Martina y yo estábamos celebrando “el paso de la vida” y que las tres estábamos solteras por primera vez después de mucho tiempo. Tomás estaba jugando al pool con sus amigos, nos miramos y eso fue todo, sentimos tanta atracción que terminamos teniendo sexo en el baño.

Me giré para mirarlo, le acaricié la mejilla y le di un beso.

- Buen día, futura esposa –, dijo sonriendo

- Hola –, susurre abrazándolo

- ¿Querés desayunar acá o afuera? –, contesto dándome un beso en el pelo

Mire el reloj y suspire.

- Tengo que irme a la oficina a buscar unos planos y supervisar unas construcciones -, respondí sentándome en la cama.

- No preferís festejar nuestro compromiso -, dijo divertido mientras me daba un beso en la espalda

- Sería un buen desayuno -, contesté antes de comenzar a besarlo – pero tengo que irme -, agregué mientras me paraba de la cama.

- Osita -, dijo serio y sentándose en el borde la cama

- ¿Si? -, respondí mientras buscaba ropa en el armario

- Tenemos que casarnos rápido, en menos de un mes –

- ¿Por qué? -, contesté dándome vuelta para mirarlo

- Van a trasladarme a la sucursal de España –

- ¿Qué? – dije cruzándome de brazos

- Me ofrecieron un trabajo de CEO allá, es un buen sueldo y nos dan un departamento…-

- Yo no me estoy por ir a España, Tomás – respondí seria – Tengo mi vida acá, mi trabajo, mis amigas, todo –

- ¿Podes pensarlo? Allá vas a conocer gente nueva y …

- No tengo ganas, no me quiero ir y punto – dije enojada yendo al baño para vestirme y salir lo más rápido de ahí.

Tomás se acercó a la puerta del baño y me insistió en que lo piense, que era importante para nosotros y quería que me vaya con él porque me amaba.

- Lo voy a pensar, pero no me presiones – contesté cuando abrí la puerta del baño

- Necesito una respuesta para el viernes por mi trabajo y, si nos vamos, por las visas – dijo dándome un beso en la mejilla.

- Ok -, respondí mientras agarraba mi cartera para irme.

24 Juillet 2019 18:14:43 0 Rapport Incorporer 0
Lire le chapitre suivant Capítulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien