Stay On These Roads Suivre l’histoire

lucy_karstein1554087009 Lucy Karstein

Pisas fuerte sobre el asfalto, la verdad es que no sabes medir tu fuerza. Todo ha sido tan rápido, tan sorpresivo, tan jodidamente… Sólo necesitas recordar una cosa, hazme caso y es esta: cómo cerraron las puertas de Su casa, ante tus ojos. Sin un adiós. Sin ninguna palabra inteligente que cruzar entre ustedes. Fue una despedida de una única y fatal estocada. Y ahora te encuentras aquí. La persona que ha jurado amarte por la Eternidad, se hizo la desentendida. No. Desapareció. Basta, corazón. Debes dejar el pasado en el pasado y seguir adelante. Debes seguir adelante. ¿Me escuchas? Camina conmigo, entonces. ...Pero creo, corazón, que ya has llegado a tu Destino.


LGBT+ Interdit aux moins de 21 ans.

#decepción #romance #drama #superación #245 #erótico #lésbico #angel
2
3.7k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 10 jours
temps de lecture
AA Partager

Manifestación

Pisas fuerte sobre el asfalto, la verdad es que no sabes medir tu fuerza. Crees en algún momento sentir que sangran las plantas de tus pies, pero quizás no es más que tu tonta y talentosa imaginación. Tus ojos se llenan de lágrimas a medida que caminas. Te abrazas con fuerzas, hace frío. Encorvas un poco más tu fisonomía, mientras vuelves a restregar tus manos delicadas, sin frenar en ningún momento. Quieres no pensar, no decir nada, tan sólo necesitas acallar aquello que te mata lentamente.

Todo ha sido tan rápido, tan sorpresivo, tan jodidamente…

Sólo necesitas recordar una cosa, hazme caso y es esta: cómo cerraron las puertas de Su casa, ante tus ojos. Sin un adiós. Sin ninguna palabra inteligente que cruzar entre ustedes. Fue una despedida de una única y fatal estocada. Y ahora te encuentras aquí.

Tu padre estaba furioso, te ha sacado de Su Hogar a las patadas. Tus hermanos, amigos y familiares, te dieron la espalda sin siquiera sentir un poco de compasión. La persona que ha jurado amarte por la Eternidad, se hizo la desentendida.

No.

Desapareció.

El dolor se concentra arremolinándose en tu pecho, a medida que recuerdas su rostro perfecto y angelical, los ojos cristalinos que se volvieron obsidianas, las palabras de amor que en realidad eran pura mentira, los besos que se convirtieron en puñaladas, las caricias de dicha que no eran más que fuego y arsénico. Te han condenado al peor de los Avernos, esto es un veneno que te acompañará y asesinará poco a poco, hasta que finalmente pidas Misericordia y quizás entres gustosa a la Otra Casa, esa que se encuentra en el centro del Planeta Tierra o del Universo.

Esa mujer no sólo te ha traicionado con acciones sino con su alma. Y lo peor de todo, es que disfrutó jugar a esa especie de “Doble agente”, como ella se hizo llamar. Se trata de una persona desalmada y maliciosa y tú caíste como una idiota, porque sobre todas las cosas, eres inocente y has muerto mucho antes para conocer qué tan hija de puta puede ser la gente. E incluso, ustedes no están exentos de la maldad.

¿Acaso no la has sentido hace tiempo?

Oh, sí, disfrutaste tanto devolver el dolor que te propinaron cuando no eras más que una niña. Inmortalizas que Padre casi te arrojó a los Avernos, pero lo comprendió. Entendió tu dolor, te volvió a arropar entre sus brazos y dio besos en tu frente, porque a pesar de cómo lo pintan los seres humanos, Él es demasiado compasivo y amable. Así que supones que lo que has hecho fue romper el círculo de confianza del que siempre hablaban mientras caminaban por los preciosos jardines que circundaban aquél cálido y luminoso Hogar. Recuerdas que se sentaban juntos y contemplaban la maravilla de los cielos estrellados, en la Tierra, en Marte, en la Galaxia Andrómeda o quizás alguna bien distante. El tiempo y las distancias no eran problemas para ustedes.

Bueno, te dices, al menos no me ha enviado a ese planeta donde la gente es tomada por una raza de vampiros y la usa como experimento y alimento constante mientras les hacen creer que ellos son los Nuevos Padres de la Patria que los salvaron de la fatalísima extinción ¿No?

Extrañas Su voz, Su amabilidad, Su dulzura, Su sonrisa, Sus risas. Las veces que se han quedado aprendiendo diferentes lenguajes y formas de manifestarse para hacer un favor a algún niño o niña que necesitara de su ayuda. Hacían planes bonitos para sorprender a los creyentes, con la ilusión de un padre para darle el regalo a su hijo por el que tanto tiempo esperó.

Basta, corazón.

Debes dejar el pasado en el pasado y seguir adelante.

Debes seguir adelante. ¿Me escuchas?

Ahora soy tu nueva amiga. Ahora te cuidaré, te arroparé y te haré ver que la vida no es tan terrible. Porque, a pesar de todo lo que has sufrido, hay cosas mejores por las que ilusionarte como una niña inocente. ¿Si?

Camina conmigo, entonces.

Te han dicho que este será tu nuevo hogar, pero sabes que los humanos no son más que ratas detestables, serpientes traicioneras. Te da miedo estar aquí y lo sé. Pero ¿Acaso tu familia y amigos no son diferentes a los de su calaña? Incluso tu padre es casi tan igual que los humanos, porque la verdad es que en cierta manera, son hechos a su imagen y semejanza y tú no eras más que unas de sus acólitas más dedicadas a preservar la pureza del Hogar de donde te dieron la patada final. Muchas veces, incluso, divertida de su sufrimiento, has acotado que se lo merecían. Cosecharon la desdicha, el dolor, y ese planeta que un día de estos se vendrá abajo, de nueva cuenta.

Olisqueas el aire.

La calle está desierta, no hay ninguna alma por ahí. El sueño y las entrañas revueltas pero ronroneantes te están sacando de quicio. ¿Qué deberás hacer? No tienes nada para alimentarte, no sabes trabajar, no conoces este mundo. Tus pies duelen de caminar sobre el frío asfalto, las huellas de sangre, son el indicio fatal de esto, tu cuerpo está completamente desnudo y apenas puedes entrar el calor al frotar sin cansancio, tus delicados brazos con insistencia.

Piensas para tus adentros que nunca debiste reírte de aquellos humanos, porque ahora estás sufriendo en carne propia su dolor. ¿No? ¡Qué vida cruel e injusta llevan los humanos! ¡Es una existencia tan sacrificada! ¡Se han olvidado de ustedes de una forma garrafal pero eso no importa mientras sus necesidades básicas terminen por ser cubiertas de una vez por todas!

Sigues caminando un tramo más, con tus pensamientos completamente dispersos. Estas segura de que si algún hombre te encuentra en este estado, pensará que es su día de suerte y buscará hacerte daño.

Bien.

Ya estás muerta por dentro, así que te da igual lo que desee hacer contigo.

Usando este vocabulario de la juventud, no eres más que un zombi que camina erráticamente para encontrar algún refugio estable. Ni siquiera entiendes su idioma, porque no sabes en qué país te han dejado. Levantas tu cabeza y lees perezosamente: Avenida Belgrano y Perú. No sabes a qué Avenida Belgrano y Perú se refiere, puede ser todo Latinoamérica o incluso, algún país de Europa ¿No?

Pasas justamente por un lugar que reza: Instituto contra la discriminación y ríes con ironía. En frente hay una iglesia preciosa y enorme, puedes comprender que dice “Iglesia Presbiterana”, por lo que tu sonrisa socarrona se acentúa. En la cuadra siguiente, hay un Starbucks con diseños recargados, muy bonito, pero que está cerrado y las luces, completamente apagadas. Deberías cuidarte de que ningún auto te lleve puesta, pero supones que debe ser tan tarde que ni un alma pasa por esta avenida que parece muy importante. Si miras hacia tu izquierda, puedes notar una gran estatua, crees que se trata de algún prócer. Del otro lado de la concesionaria de Toyota, hay un Farmacity, seguramente es como un boticario; también se halla cerrado. Decides entonces, ir por Perú, quizás hacia otra de las avenidas que se encuentra a unos metros.

Tratas de que tu más preciada mente no invoque el hermoso rostro de la traición, aquél semblante angelical que te ha usado para sus crueles propósitos. Sientes que mientras tanto, te entran ganas de probar eso que los seres humanos llaman “cigarrillo”. O quizás es “Alcohol”, pero no estás muy segura.

Tus piernas desnudas comienzan a temblar, estás famélica, el aire gélido otoñal y la niebla, impiden ver más allá. Te esperanzas porque entiendes que hay mucha gente que vive en las calles o que quizás hay alguna persona o un guardia de seguridad que está en turno noche y podrá ayudarte. Pero no te cruzas a nadie.

Pero creo, corazón, que ya has llegado a tu Destino.

Noto que estás sorprendida porque te encuentras con algo que nunca habías pensado ver. Después de todo, aquella callejuela de piedra se encuentra tan vacía…

... Como tu corazón y alma de felicidad…

20 Avril 2019 21:47:07 0 Rapport Incorporer 1
À suivre… Nouveau chapitre Tous les 10 jours.

A propos de l’auteur

Lucy Karstein Disfruto experimentar con la escritura, amante del café, los gatitos y la buena música. Descubrí la escritura a los 9 - 10 años y nunca más pude detenerme. Disfruto de las historias que tienen algo que contar, que aportan emociones diferentes al público; no importa la temática. Retomé la escritura cuando me di cuenta que ni las series ni los libros que ofrece el mercado, llenan mis momentos de ocio. Quería historias y necesitaba personajes que se asemejaran a mis deseos.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~