Vivir sin haber vivido Suivre l’histoire

C
Cindy Inostroza


Su verdadera vida no duró mucho. Su mayor victoria fue haber salido de su escondite.


Criminalité Déconseillé aux moins de 13 ans.

#LGTB+ #239 #homofobia #amor #376 #245 #236 #die #love #230
Histoire courte
1
3.6k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Vivió sin haber vivido

Esa noche nadie le preguntó a dónde iba, salió por la puerta y nadie lo notó, tal vez si se hubiera despedido no estaría ahora en ese lugar, desesperada por saber qué es lo que pasa.

Una hora de su vida le tomó estar lista, sus audífonos rotos la movían al ritmo de una canción que escuchaba por primera vez y sus viejos jeans de siempre la hacían sentir poco preparada. Abajo, sus padres frente al televisor compartían un café y se alistaban para ver su programa favorito. Abrió la puerta de su habitación y bajó las escaleras sin hacer ruido y aguantando la respiración salió de su casa rumbo a un lugar que creía conocer.

Afuera no había nadie, la calle estaba vacía y la noche se acercaba rápidamente. Los nervios crecían y entonces se puso a recordar como había comenzado todo...

Cuando le contó al mundo que era lesbiana muchos se alejaron, pero hubo alguien que se acercó. Una noche, sin esperarlo, un “hola” apareció en su bandeja de entrada y una foto dejaba ver un lindo rostro femenino, enseguida entendió que había encontrado a su alma gemela y desde entonces cada segundo del día pensaba en ella.

Dos semanas habían pasado desde aquella noche y su corazón enamorado no podía con la emoción, sus padres apenas le dirigían la palabra y sus amigos siempre estaban demasiado ocupados para hablar, la gente la miraba de una manera diferente y se sentía constantemente observada, pero nada de eso importaba porque ahora la tenía a ella y con eso le bastaba.

Esa noche por fin iban a conocerse, por fin se verían cara a cara y se sentirían la una a la otra, por fin serian reales.

Pasaban los segundos y el lugar de encuentro estaba cada vez más cerca, el corazón se le salía del pecho y la respiración se lecortaba, sentía las piernas temblorosas y las manos le sudaban , ¿se habría puesto demasiado perfume? ¿le quedaba bien ese peinado?...

Miles de cosas pasaban por su cabeza y su mente daba vueltas y vueltas, sin darse cuenta llegó a la esquina en la que iban a encontrarse, pero no había nadie.

Diez minutos pasaron y una figura se distinguía a lo lejos, “por fin” pensó, pero se desilusionó cuando un hombre alto y delgado se dejó ver.

Esperó, el hombre se detuvo a su lado y la miró, lo saludó con un gesto para parecer segura y confiada, después de todo ya era de noche y era extraño que una chica de dieciséis años estuviera sola en una esquina apartada de cualquier lugar.

Esperó cinco minutos más, nadie aparecía y entonces decidió enviarle un mensaje. Su sangre se enfrió cuando a su lado el celular del extraño emitió un sonido, pero el terror la invadió cuando el hombre tomó su celular y escribió algo.

“Lamento haberte hecho esperar” leyó en la pantalla de su celular y de pronto sintió como su rostro golpeaba la pared de cemento de un viejo local de fármacos.

Despertó sin poder moverse y apenas podía escuchar, sus lágrimas saladas le recordaron el golpe que había recibido en el rostro, con las fuerzas que le quedaban logró preguntar qué pasaba.

“Pronto nadie recordará tu nombre, la gente olvida muy rápido y aunque tal vez algún día te encuentren habrá pasado el tiempo suficiente, una noche me basta para que no vuelvas a respirar el aire de la gente buena, de la gente normal. Sentí asco cada vez que hablé contigo, cada vez que decía que te quería y qué quería conocerte, lo único que me animaba era pensar que en algún momento estarías justo como ahora”

Su corazón se rompió y con todo el dolor que tenía adentro apenas notó que el extraño derramaba sobre ella un líquido verdoso, pero si pudo sentir como las llamas iniciaban la destrucción de su cuerpo cuando un encendedor amarillo les dio el punto de partida.

Moría, se extinguía y lo sabía.

Tal vez nadie sabría jamás que murió por ser lesbiana, que murió por amar, que murió pensando en su familia y que murió cuestionándose si realmente había vivido, si después de tanto tiempo escondida haber dejado el escondite había valido la pena.

Y así, sin más, se fue para no volver.

Y el dolor del corazón fue más grande que el de las llamas.



31 Mars 2019 03:06:24 0 Rapport Incorporer 1
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~