Histoire courte
0
3.9mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Gracias amor

Fui consciente de tu presencia mucho antes de verte, cuando sentí tu mirada clavada en mí. Recuerdo perfectamente aquel día, yo, parada delante del escaparate de una boutique, reía colgada del brazo de Laura, ya sabes, mi mejor amiga.

Tú, en la acera de enfrente acodado en el techo del coche de tu camarada Juan, fumabas un cigarrillo en actitud indolente mientras esperabas que él saliera de su trabajo. 

Cruzaste la carretera a la carrera, obligando a frenar a los vehículos que circulaban por la enorme avenida y provocaste un caos de pitidos de claxon e insultos desabridos, que hicieron que me girara arrastrando a Laura con mi gesto brusco.

Te plantaste ante mí con tu actitud educada, tu aspecto elegante, tu belleza y la plenitud de la juventud. Yo ni siquiera recelé ante tu propuesta de ir juntos a cenar al día siguiente, estaba deslumbrada con tu impresionante presencia.

Aquello fue el inicio de cincuenta años de felicidad absoluta.

Hoy, querido mío, en este San Valentín, quiero darte las gracias. 

Gracias por haberme dado unos hijos maravillosos y haber luchado, hombro con hombro conmigo hasta convertirlos en los hombres y mujeres de bien que son hoy en día.

Gracias por comprenderme en todos los momentos de nuestra vida.

Gracias por darme tu apoyo incondicional en los momentos buenos, en los malos y en los terribles.

Gracias por ofrecerme tu ayuda, aunque no entendieras algunas decisiones tomadas, a veces en momentos de calentura, para luego hacerme reflexionar y evitar así que cometiera un error.

Gracias por ser el pilar donde dejarme caer todos estos años, sin flaquear un momento, sin permitir jamás que me cayera.

Gracias por ser el volcán donde ardía mi pasión consumida por la tuya y, pasado el tiempo, el lago de aguas tranquilas donde compartíamos más amor que sexo.

Gracias por haber recordado siempre los momentos importantes de nuestra vida con un detalle, una nota o un simple beso arrebatado.

Gracias por ser la presencia constante que guiaba mi memoria vagabunda para que no se perdiera del todo. 

Gracias por ser, en estos últimos años, quien me daba de comer, me bañaba, me vestía, me llevaba a pasear…

Todos piensan que, sumergida en el universo particular en el que se ha sumido mi mente, no he sido consciente de tu perdida, pero mi alma no puede estar separada de la tuya, mi piel se siente desnuda sin el tacto de tu mano sujetando constantemente la mía. Sin tu guía, ahora sí, me he perdido para siempre.

Solo volveré a encontrar mi camino cuando tu y yo volvamos a enlazar nuestros corazones para volver a caminar juntos por toda la eternidad.

Feliz San Valentín amor, en este no te tengo, pero en el próximo, yo te regalaré mi alma para que la aceptes a tu lado en ese lugar del cielo donde me estás esperando.


14 Février 2019 12:18:50 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~