fairytaebliss_1541391840 sofa

La mañana de un Jueves, un estruendo. y un juego que duro para siempre.


Poésie Tout public.

#poesiadefotografia
Histoire courte
2
3.7k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

.

Las tardes Jueves eran la tradición del barrio,

las risas de los chicos resonaban a través de las calles de barro

como una sinfonía de inocencia que cesaba al anochecer.

Recuerdo esperar con ansias el último juego del día,

 "Uno, dos, ¡Tres!, juguemos a las escondidas" decían...


No existía rincón del vecindario que no fuera nuestro.

Y en aquellos tiempos, nos hacían olvidar aquella guerra del infierno.


Quizás fue por escondernos tanto que nunca oímos las sirenas ese Jueves.

Recuerdo que todos corrimos y nos ocultamos,

y esperamos a la voz de Marco gritar "¡Uno!, ¡dos!, ¡tres!

Recuerdo a las risas siendo reemplazadas por un estruendo.

El sol del ocaso abandonando el cielo y dejando pilares de cenizas creciendo.


Y recuerdo las manos de los soldados removiendo los escombros.

Pero ninguno de nosotros pudimos salir de nuestro escondite.

8 Février 2019 21:13:21 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Histoires en lien