Obscuridad (Sombras y Fantasmas #1) Suivre l’histoire

wbonet Wilmeliz Bonet

Sombras y Fantasmas #1 Lissie Lorens siempre ha sabido lo que era y lo que las personas dijeran siempre le ha tenido sin cuidado. Pero ese día dos personas le dijeron la misma frase e ignorar las señales nunca ha sido una opción. Sus sueños eran cada vez más peligrosos. Lo que antes fue su lugar seguro, ahora era lo que más miedo le provocaba. Le tocaba jugar un juego con el tiempo y si por si no fuera poco. Debía lidiar con un joven muy capaz de atormentarla. ¿Lograra Lissie alcanzar su objetivo sin que interfiera con su vida realizada? "Cuidado con tus sueños" ******* Queda prohibida la re-publicación, copia, difusión, distribución de esta novela en cualquier pagina web. Dí no al plagio. Obra Registrada en SafeCreative con el numero de registro:1810058665026


Romance Paranormal Tout public.

#Organizacionessecretas #primeramor #amistad #familia #amor #misterio #sombras #fantasmas
3
4.6k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

0. Primer Encuentro

Publicado: 22 de octubre de 2018
Muchas gracias por el apoyo. Espero que la novela les vaya gustando. Besos Fantasmas.
*******
—No puedes acceder a esto —susurró Bethzabel en voz baja. Alzó un poco la cabeza para asegurarse de que su hija continuaba viendo la película que presentaban en la tele—. Estamos en peligro.


Ernesto tomó el sobre en sus manos de nuevo. Ese sobre contenía una información que cambiaría sus vidas por siempre. Su esposa tenía mucha razón al estar preocupado.

—Amor, todo estará bien. Te prometo que no dejare que nada malo les pase a nuestros hijos. Ellos estarán bien.

Bethzabel tapó su rostro con sus manos y negó mientras ahogaba un sollozo. Sus ganas de llorar incrementaban, pero no podía hacerlo delante de su hija. Ella preguntaría si sucedía algo y todavía era muy joven para saberlo.

—Nuestros hijos no pueden saber lo que está pasando. Yo haré todo lo que pueda para evitar que Lissie sepa la verdad.

Su esposo la abrazo y la conforto. Miró sobre su hombro a su pequeña hija bruja. Ella se encontraba peleando con el protagonista de la película que estaba viendo. La veía quejarse de sus decisiones.


Su corazón martilleo con fuerza. Mentirles a sus hijos era lo más que detestaba. Esa era la única solución que tenían.


Y su hija, sobre todos, no podía saber la verdad. Beth debía evitar que las imágenes llegaran a su cabeza.


El estruendo de la noche lluviosa lo hizo caer a la realidad.


Era el comienzo de una vida de augurios.

Una semana después

Lissie se asomó a la cafetería sigilosamente. Había logrado escapar de todas las personas que se encontraban en el velorio. Encontró una mesa cercana al mostrador y se sentó allí. Cruzó los brazos y suspiro mientras miraba a su alrededor. Estaba sola y eso la hacía sentirse mucho mejor. En esos momentos lo único que deseaba es que su mente se quedara en silencio.


Que el único ruido fuera el eco de sus propios pensamientos y quizás el ruido del café haciéndose. Eso la animó mucho más.


Nunca había deseado con todas sus fuerzas el dejar de escuchar los pensamientos de los demás. Ese día más que nunca deseaba que todos se callaran. Que guardaran un poco de respeto hacia sus padres.


Y sobre todo que respetaran el hecho de que ella escuchaba todo y sabia cuando hablaban a propósito.


La muerte de sus padres los había tomado a todos desprevenidos. Sobre todo a ella, que se supone hubiera advertido lo que se avecinaba. Jamás se imaginó que la historia de sus padres tomaría ese giro tan inesperado. Sentía mucha culpabilidad. No dejaba de lamentarse el no haber estado pendiente un poco más sobre ese viaje en carretera.


Ese día ella se mantuvo entretenida dibujando edificios que todavía no estaban construidos, pero que pronto lo harían. Ignoró por completo el cosquilleo que su cerebro tuvo.
Simplemente pensó que no era nada importante. Que equivocada estuvo.


Se limpió las lágrimas y recostó su cabeza en la mesa cerrando sus ojos.

A pesar de que bien su madre, al igual que ella, pudo evitar esa tragedia. No la culpaba por tampoco haber estado pendiente.

Aunque sus padres no la notaran, ella se había percatado de los murmullos constantes. Las miradas furtivas, la preocupación que emanaba el ambiente. Se había dado cuenta de que algo no estaba bien. Y fue esa preocupación la que pudo haber hecho que su madre no supiera lo que se avecinaba.

Ya no valía la pena justificar las razones. Nada de eso le regresaría a sus padres.  


Suspiro y miró su mesa vacía. «Quizás y debo pedir algo de comer» pensó mientras respiraba hondo.


—¿Te gustaría que pidiera un café? —escuchó que le preguntaban.


Ella se giró levemente y se encontró con un chico de cabello rubio oscuro y ojos muy verdes. Nunca lo había visto en su vida y no quería indagar en su mente para saber quién era—. Claramente no sé por lo que estas pasando. Aunque sé que lo mejor es recordar a nuestros familiares con alegrías. Y evitar pensar demasiado en las teorías de sus muertes.


Ella asintió ante su comentario y volvió a concentrar su vista en el mantel de la mesa. Intentaba no pensar en todas las teorías que llegaban fugazmente, pero era imposible para ella.


«Siendo lo que soy no se puede evitar» se dijo a sí misma en sus pensamientos.


—Un café sería perfecto —respondió al chico.


Alzó levemente la vista para verlo caminar hasta el mostrador. Lissie se quedó observándolo mientras él miraba la sesión de postre por encima. Se sorprendió al ver que además del café también traía una dona glaseada.


»Gracias por esto —dijo sincera mientras señalaba el café y la dona.


—Eres la hermana de mi mejor amigo. Él se encuentra preocupado porque no te ha visto en la habitación donde están los ataúdes.


«Así que tú debes ser el famoso Mathias» pensó mientras lo observaba de reojo y tomaba de su café.


Olvidó por completo avisarle a su hermano que saldría. Sí que era una cabezota.


—¿Cómo te llamas? —preguntó.


Cuando su hermano llevaba a sus amigos a la casa ella procuraba nunca salir de su cuarto. Realmente no conocía físicamente a ninguno de ellos. Tampoco es que se avergonzara de su físico o que su hermano le hubiera prohibido quedarse en su cuarto. Simplemente había hecho de eso una costumbre. Una parte de ella quería darle la privacidad a su hermano cuando estaba con sus amigos y otra parte de ella no quería espantarlos por su peculiaridad.


El chico sonrió de lado. Ella sintió un pequeño aleteo en el estómago y se removió en la silla. Cruzando las piernas y tomando una postura seria.


—Me llamo Mathias y sé que tú te llamas Lissie Lorens.


Ella asintió.


—Eres el primer chico con el que hablo aparte de mi hermano. Se siente tan extraño no saber que decir —confesó.


Mathias se sorprendió al escucharla. En las conversaciones que ha tenido con Esteban este ha revelado el estilo de vida que sus padres le habían hecho llevar a su hermana menor.


Jamás pensó que fueran tan extremista. Llegó a creer que Esteban solo exageraba. Al estar frente a ella y escucharla decir eso; le hizo darse cuenta de que Esteban nunca exagero.


«¿Cómo sería la vida de una persona encerrada en una casa? ¿Sin conocer al mundo?» pensó.


»No te lamentes de mi encierro —pidió Lissie al escucharlo pensar todo lo relacionado a ella—. Realmente he sabido comprender que quizás fue lo mejor que ellos hicieron. Lo único que deseaban ambos era protegerme del mundo exterior. Supongo que se los llevaron demasiado pronto.


—Escuchaste mis pensamientos  —ella asintió con la cabeza gacha apenada—. No te sientas avergonzada.


—Es difícil para mí controlarlo. Al otro lado de esta cafetería hay muchas personas que piensan mucho en toda esta situación. Hoy es solo uno de esos días en los que para mí es difícil manejar el control de mi propia mente. Lo siento si te he molestado.


Mathias negó de inmediato.


—No tienes que avergonzarte de lo que haces. Tu hermano ya me ha dicho que estas aprendiendo a controlarlo. La mente es muy poderosa, ¿sabes? ¿Qué te ayuda a despejarte de los pensamientos del resto?


—Hablar con otras personas, dibujar en mi cuaderno cualquier cosa que venga a mi mente, leer a veces ayuda un poco. Eso es lo más que suelo hacer. —respondió mirando la mitad de su dona.


—Es bueno saberlo, ¿sabes? Así puedo contarte cualquier cosa para que tú te concentres solo en mi historia y no tengas porque escuchar a esas personas. ¿Qué te parece?


Ella sonrió agradecida. Asintió despacio.


—¿Y para qué harías algo así por mí?


Él volvió a sonreír y fue difícil para ella no centrarse en esos ojos verdes.


«Grave error» pensó Lissie.


—Porque si hago esto… tú estarías más tranquila en el funeral de tus padres. Además piénsalo de esta forma. Conocerías a un amigo de tu hermano y ganarías un amigo para ti. Creo que es un buen trato. ¿No te parece?


Ella por primera vez en la noche sonrió con sinceridad. Se quedó allí sentada en aquella mesa escuchando solo a Mathias. Olvidando todo lo que aquellos adultos hablaban sobre ella.


Sus ojos se mantuvieron concentrados en aquellos ojos verdes que le hacían pensar en el bosque. Mientras su mente memorizaba cada una de sus palabras y facciones.


Allí, en aquella mesa que ambos compartían, sintió el aleteo en su estómago otra vez.


Y supo que si volvía aparecer, no lograría ignorarlo.


22 Octobre 2018 21:41:16 0 Rapport Incorporer 1
Lire le chapitre suivant 1. Incomodidad

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 28 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!