Gio Giovanni Hernandez

Una familia que enfrentara enemigos del pasado para proteger el reino que juraron defender hasta que sucede algo para lo que no están listos


Fantaisie Épique Tout public.

#366 #Tododossomos-Karla
60
7.9mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La llegada

Todo era un día normal en el reino diamante, los pobladores se ocupaban de sus tareas por la mañana, mientras que en la entrada principal del reino, se encontraba la legión de Melvin el más grande y poderoso de la familia Ávila que se disponía a marchar rumbo a las trincheras de Vadamir, pero antes de su salida llego Sereth, la segunda al mando de los Ávila quien le quería hablar sobre un tema importante.

-Te vas tan pronto- dijo Sereth.

-Todo esta listo, aun si la princesa llegara antes de lo estimado- dijo Sereth

-¿A quién asignaras como su guardián?- pregunto Melvin con mucha intriga

-Analice muy bien a todos los miembros de la familia y será mejor que sea Eliot, es el más calificado- respondió Sereth de manera muy segura.

-Es buena idea sin embargo será mejor que el guardián sea Giovanni, Eliot puede que sea muy poderoso pero es más necesario en una un ataque o en una misión de sigilo espionaje, por otro lado Gio recién ascendió a caballero Ávila, será un gran inicio- comento Melvin.

-¿Estas bromeando verdad?- pregunto Sereth incrédula.

-No seas tan dura, sé que no es el más sensato, pero es su momento- respondió Melvin de forma persuasiva.

-Puede que tengas razón, además es el único que no está en servicio y no podemos limitar el poder de Eliot- respondió Sereth.

-Confía en él, lo hará bien, ahora debo marchar con mi legión- dijo Melvin con emoción.

Melvin subió a su caballo y se posiciono al frente de su legión, desenvaino su espada y junto a su capitán Jazmín emprendieron marcha hacia su destino.

Mientras que en la plaza central del reino Eliot junto a Pricila vigilaban el desfile encabezado por las legiones Ávila, previo a la llegada de la princesa, Eliot recibía la noticia del guardián asignado a la princesa en su comunicador.

-No me lo creo, Gio fue asignado como guardián de la princesa- dijo Eliot con asombro.

-Debe ser una broma, no lo creo- comento Pricila.

-No, mira tú comunicador, es real- respondió Eliot.

-Hace mucho que no veo a la princesa, recuerdo que no es muy delicada jajaja, qué opinas primo, ¿Cómo crees que lo tomara la princesa?- agrego Pricila.

-Pues iré a comer y después veré a Gio, es mejor que hable con él- dijo Eliot.

-Tú siempre pensando en comida, vamos al templo de la familia, será divertido ver la cara de Gio cuando Sereth le diga- comento Pricila con alegría.

-Vamos, si nos apresuramos llegaremos a tiempo- comento Eliot mientras saltaban entre techos rumbo al templo Ávila.

Mientras que en el templo se encontraba Gio junto a Itzel y Montce festejando el ascenso de Gio con un gran banquete en uno de los salones dentro del templo, tanto soldados de cada una de las legiones como personal del templo estaban asombrados por el ascenso de Gio.

-Jajajaja, ¡¡¡¡ahora que logre ascender a caballero al fin podre estar en el campo de batalla y demostrar mi valor!!!!!-gritaba con emoción Gio frente todos.

-Tómalo con calma primo, aún es pronto para salir a marchar con tu legión-comento Itzel feliz por la emoción de su primo.

-Es cierto, además tienes que ir poco a poco, así que tranquilízate- agrego Montce.

Tras esas palabras de manera silenciosa entro Daniela al salón con una sonrisa de alegría pues ya sabía la encomienda que se le daría a Gio, sigilosamente se paró tras Itzel y Montce.

-Vaya que se ve muy feliz, esperen que se entere de su primera encomienda- dijo Daniela en tono de burla.

-Daniela, eres tú, ¿Qué no estabas en una misión?- pregunto Itzel.

-Termine con los pueblos bárbaros muy rápido- respondió Daniela.

-Disculpa este desorden prima, pero Gio está muy emocionado por su ascensión y bueno ya sabes cómo es- agrego Montce.

-Tranquilas, puede que sea de los 4 líderes de la familia pero no estoy aquí para regañar, de hecho vengo a ver la reacción de Gio cuando le den la noticia de su primera misión- dijo Daniela.

Giovanni al escuchar tales palabras bajo rápido de la mesa y con mucha emoción le pidió a Daniela que le dijera cuál sería su primera misión ya que se consideraba listo para encabezar un ataque o ser jefe de guerra en alguna campaña, pero su alegría se derrumbó cuando Daniela de forma burlona le dijo:

-Serás el guardián de la princesa, debes cumplir TODOS su berrinches.- Esto no le agrado en lo más mínimo a Gio pues esperaba un desafió mayor, de manera tranquila dio media vuelta.

-¡¡¡¡¡¡Primero muerto a ser la niñera de esa niña mimada!!!!!! Yo debo estar en el campo de batalla, ¡a quien se le ocurrió tal tontería?- grito Gio muy enojado

-Pues a Sereth se le ocurrió- Comento Daniela.

Sin que nadie se diera cuenta Sereth entro al salón y caminando de forma tranquila se puso atrás de Gio mientras él hablaba y ella solo se limitaba a escuchar.

-Cuando vea a Sereth le haré saber de mi inconformidad y créanme que va a recapacitar, ni loco voy a ser una niñera.

-Ah... primo- intento avisarle Montce sobre la presencia de Sereth.

-No puedo creerlo, es inaudito, como se le ocurre hacerme esto- alegaba Gio.

-Déjenlo, quiero ver hasta dónde llega- comento Daniela.

-Esto no va terminar muy bien para Gio- replico Itzel.

Tras la imprudencia y molesta de Gio, Sereth desenvaino sus espadas y desplego una pequeña parte de su poder el cual a pesar se solo ser solo un fragmento provoco que todos los presentes salieran corriendo de lo abrumador que podía ser, incluso Itzel y Montce se sentían intimidadas pues no era para menos, Sereth no es la segunda al mando de la familia por suerte, tal poder paralizo a Gio dejándolo inmóvil sintiendo un frio que recorría todo su ser.

-¿Ella....esta...esta...atrás de mi...?- pregunto Gio con gran pánico y temor.

-Te doy 20 segundos para que corras, antes de que sientas todo mi poder de fuego- dijo Serth conteniendo su ira.

Gio sin pensarlo salió corriendo por todo el templo, su ventaja termino rápido pues Sereth no tardo en alcanzarlo dejando un rastro de fuego a su paso causando múltiples explosiones pequeñas, pero causando gran daño y dolor a Gio.

-¿De qué nos perdimos?-pregunto Eliot que recién llegaba junto a Pricila.

-Gio acaba de recibir su primera misión- respondió Itzel.

-¿Que no deberían está supervisando el desfile previo a la llegada de la princesa?- pregunto Daniela.

-Ay hermana, estos momentos no tienen precio, además Yoskua y Chucho nos relevan- dijo Pricila muy feliz.

-Hablando de, yo me regreso a la torre monitoreo principal antes de que Sereth siga conmigo- comento Montce retrocediendo sutilmente.

Todos los Ávila presentes empezaron a reír mientras Gio trataba de escapar de Sereth, y como ya es costumbre en el templo Ávila se suele sentir la unión de esta familia. Lejos del templo en el llamado paso de los árboles se dirigía una carroza muy bien protegida por soldados de élite del ejército regular, dentro se encontraba la princesa que regresaba de su viaje por el mundo para adquirir el conocimiento y sabiduría que le permitirían guiar al reino, junto a la princesa se encontraba Magda su dama de compañía y fiel amiga.

-Princesa, recibimos noticias del reino- informo Magda.

-¿Que noticias Magda?- pregunto la princesa.

-Pues ya se sabe quién será su guardián- contesto Magda.

-Oh valla ¿es uno de los 4 líderes Ávila?- dijo la princesa muy emocionada.

-Es...de menor rango- respondió Magda de forma temerosa.

-¿Yoskua, Mitzi, Itzel, Chucho?, dime que no es quien creo que es-Preguntaba muy preocupada la princesa.

-Es Gio, princesa, él será su guardián- respondió Magda ocultándose tras un perchero.

-¿Acaso es una broma?, ¡¡¡¡es más fácil que yo lo cuide a él!!!!- grito la princesa muy exaltada ante la noticia.

-Princesa por favor, tómelo como una ventaja así podrá tener más libertad-comento Magda de forma persuasiva.

-Puede que tengas razón, así podría probar el prototipo- dijo la princesa muy contenta.

-Mi señora estamos a 1 hora de llegar a la entrada principal- comento el teniente a cargo de la carrosa por medio del comunicador.

-Recibido teniente, iniciare los preparativos para el descenso de la princesa, mi princesa, llego la hora-comento Magda con alegría.

De vuelta al reino, las trompetas que anunciaban la proximidad de la princesa se hacían sonar, los Ávila y sus legiones desfilaban junto al ejército regular rumbo a la torre del rey para la llegada de la princesa, los pobladores del reino se llenaban de alegría y regocijo pues su próximo líder estaba por llegar, en las filas del desfile Giovanni y su fiel general Sofia conversaban previo a la llegada de la princesa.

-Puedes creerlo, ¿yo una niñera?-decía Gio de manera quejumbrosa.

-Tómalo como un progreso, es una gran responsabilidad, además en las labores no nos ha ido muy bien, ¿recuerdas la limpieza de los riscos Kai?

En esa labor Gio derrumbo estatuas que los pueblos bárbaros adoraban y por lo cual iniciaron una guerra corta contra el reino hasta que Yoskua le puso fin de forma pacífica y como era de esperarse Gio recibió un castigo por su imprudencia.

-Prefiero olvidar ese día-dijo Gio agachando la cabeza.

-Como esa hay muchas más historias que te preceden, pero ahora como caballero ser guardián de la princesa es un gran comienzo- le decía Sofia a Gio tratando de elevar su ánimo.

Gio solo suspiro y siguieron hasta la torre del rey donde Sereth daría la presentación de los reyes y la bienvenida a la princesa que estaba por arribar, tanto el ejército regular como las legiones Ávila tomaron sus posiciones, los Ávila formaron un pasillo frente a la entrada de la torre del rey en señal de respeto y lealtad hacia su majestad.

-Pueblo del reino diamante, hoy es un día de regocijo ya que hoy nuestra princesa regresa, así que con gran orgullo le damos la bienvenida a nuestra futura líder quien mantendrá el legado de paz y prosperidad, hablando de eso quiero que todos muestren su respeto ante nuestro gran y noble Rey Jorge y a su esposa la reina madre, tan piadosa y dulce con todos sin discriminación- exclamo Sereth.

Tras el discurso se abrieron las puertas de la Torre del rey y ahí estaban el Rey y la Reina caminando hacia el podio frente al pueblo mientras que a cada paso los Ávila y el pueblo se arrodillaban ante su Rey, pero no solo lo respetaban por un título, más bien respetaban al hombre que porta la corona, al llegar al podio miro a su pueblo muy orgulloso y pidió que se levanten.

-No hay rey sin pueblo, no sería nadie sin todos y cada uno de ustedes por lo que les agradezco el trabajo que hacen, mi querido pueblo hoy llega su próximo líder que junto a los Ávila mantendrán la paz como ya se ha demostrado- proclamó el Rey Jorge.

Un viejo encapuchado que era un simple herrero solo observaba la ceremonia y sonrió al escuchar al rey -Eres grande hijo- murmuró el viejo antes de retirarse al volcán de Sur.

El pueblo hizo notar su alegría cuando las puertas del reino se abrieron a la carroza de la princesa y al pelotón que cuidaba de ella, flores caían a su paso mientras se dirigían a la torre del rey, soldados bajaban sus lanzas en señal de respeto, llegando a las escaleras la carroza abrió sus puertas para el descenso de la princesa.

-Princesa, mire esto, todos aclaman su llegada- dijo Magda muy asombrada.

-Valla que si- agregó la princesa con el mismo asombro.

La princesa junto a Magda subieron las escaleras hacia la puerta donde el rey y la reina esperaban custodiados por todos los Ávila.

-Hija al fin estás aquí- dijo la reino abrazando a la princesa.

-Bienvenida a casa hija- proclamó el Rey separándose de ella.

El pueblo no dejaba de festejar, y mientras el pueblo llevaba a cabo sus festividades los reyes se retiraron al salón de los reyes donde los tres hermanos de la princesa esperaban para festejar su llegada.

-Bien, al fin llegó y todos se ven felices- comentó Key el segundo primogénito

-¿Creen que los Ávila sigan siendo tan leales como con padre?- pregunto Katia la tercera primogénita.

-Tienen que serlo, desde sus padres han mantenido ese juramento, aunque debe ser difícil ser tan jóvenes y cargar tal responsabilidad- respondió Daniel.

-Por cierto ¿Cuál de los Ávila será su Guardián?- preguntó Key.

-Esto será gracioso, créanme que van a querer ver esto- comentó Katia con mucha alegría.

Una vez que los reyes y la princesa llegaron al salón todos los nobles, servidores públicos y enviados de paz de los demás reinos recibieron a la princesa con aplausos y aclamaciones, los Ávila tomaron su posición de guardianes y se presentaron ante la princesa.

-Princesa, es un honor tenerla de vuelta, en nombre de la familia le aseguro nuestra lealtad- dijo Sereth poniendo su mano en el pecho como señal de respeto.

-Sé que es un hecho, siempre demuestran su lealtad y valor no solo a mi padre si no al pueblo- contesto la princesa.

-Sereth, ¿ya tienes un guardián asignado?- preguntó el Rey.

-Seré yo mi rey- respondió Gio dando un paso al frente.

Todo el salón de los reyes guardó silencio al escuchar tal declaración, el rey solo asintió con la cabeza y tanto la princesa como Gio aceptaron a regañadientes, de repente Eliot se dirigió al Rey.

-Mi rey, recibió una invitación para asistir a la cumbre de reyes que se llevará a cabo en el reino Amatista en 10 días -comentó Eliot arrodillado.

-Confirma mi asistencia Eliot, capitán Aramis, prepara mi salida- dijo el Rey Jorge.

Pasó la tarde y los invitados a la ceremonia se retiraron al anochecer al mismo tiempo que la princesa, se despidió de su madre y hermanos pues se disponía a descansar después de su largo viaje.

-Hermana ¿Te vas?- preguntó Key.

-Asi es Key, lamentó no poder platicar contigo y los demás pero debía estar en la ceremonia-respondió la princesa.

-No hay problema hermana, pero mañana ponme al tanto de tus viajes-exclamo Key.

-Te lo prometo- dijo la princesa regalándole una sonrisa tierna.

La princesa subió rápidamente a su torre donde Magda la esperaba con todo su equipaje, el cual era mucho pero escondía algo, cosa que ambas se disponían a armar, mientras que en el famoso restaurante de Los guerreros platicaban Eliot y Giovanni.

-Esto es injusto primo- dijo Gio algo cabizbajo.

-Tranquilo, aún tienes mucho que madurar, esto es normal, todos comenzamos así- le decía Eliot a Gio tratando de consolarlo.

-Lo sé primo, pero yo esperaba algo más emocionante- comentaba Gio.

-Es parte del juramento, ten fe y verás cómo esto te beneficiará, además eso de vigilar y marchar solo te aburrirá, ya casi no pasa nada emocionante- comentaba Eliot para tranquilizar a Gio.

-Si tú lo dices- Alegaba Gio.

-Primo, tranquilo, ya se, para que estés más tranquilo por qué no tomas mi lugar haciendo la guardia esta noche y yo me quedo en la torre como guardián, así te distraes un poco- propuso Eliot.

-¿De verdad me dejarás hacerlo?- dijo Gio con emoción.

-Claro, hace mucho que no pasa nada emocionante, si te topas con un robo tendrás suerte- respondió Eliot con seguridad.

-Gracias primo, será mejor que me valla, oye la próxima vez pago yo- exclamaba Gio mientras corría.

Eliot se dio cuenta que dos presencias los observaban desde hace un rato, eran Jocelin y Mitzi los cuales Eliot invitó a la mesa.

-¿Estás seguro de esto?, Sereth se va a enojar - agregó Mitzi.

-Claro, es un novato pero lo hará bien, solo necesita un impulso- contestó Eliot

-Si tú lo dices, has sido su mentor y su hermano mayor- comentó Mitzi.

-Bueno bueno, ya que nos invitaste yo quiero pulpo ahumado- comentó Jocelin con ansias.

-Cierto, muero de hambre, yo quiero una pierna de madu completa-pidió Mitzi con hambre.

Eliot miró su cartera después mirando al cielo dijo:

-Me van a dejar en la ruina-

Por lo tanto en la torre de la princesa, aquello que armaban con emoción parecía estar terminado, había monitores por todas partes y una cápsula en el centro que tenían a la princesa muy contenta.

-Magda ¿Está listo?- preguntó la princesa

-Listo princesa, sistemas en línea, el prototipo está al 100% sugiero estudiemos las amabilidades de cada Avila para compararlas con las que posee el prototipo y así poder hacer una prueba en campo abierto en 20 días- comentaba Magda mientras hacía sus apuntes.

-Magda yo lo diseñé, así que estoy segura que su blindaje resistirá contra el cañón de Melvin, soportará temperaturas que puedan generar Pricila o Sereth e igualar la velocidad de Eliot, así que está listo para usarse- ordenó la princesa.

-Princesa se lo ruego, deme tiempo para hacer los estudios, no se exponga-suplicaba Magda.

-Magda a veces hay que arriesgarse, así que inicia sistema de acoplamiento, esta noche probaré mis límites y con suerte me mediré contra uno de los Ávila-la princesa confiada estaba lista.

La cápsula se abrió y era el traje que la princesa desarrolló en todos estos años, pero sin saberlo el futuro le daría más de lo que pedía, algo que cambiaría por completo su vida y la de todos en el reino pues llegaría el momento para el cual los Ávila se prepararon desde la muerte de sus padres, es hora de tomar su legado.

2 Août 2018 01:47:53 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
12
Lire le chapitre suivant Las sombras del pasado

Commentez quelque chose

Publier!
Capitán  Pensante Capitán Pensante
Tu historia tiene un argumento bastante interesante, pero para que pueda marcarla como verificada, necesito que revises los errores que tienes. Al ser un diálogo, has de utilizar guiones largos y no cortos. También corrige los errores de puntuación. Con la herramienta de revisión de Word te será sencillo ;). Estaré pendiente.
September 21, 2018, 11:38

~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 26 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!