crazy_3314 Laura Pancorbo

Una fiesta es el desencadenante de algo que había terminado hace mucho tiempo, por un motivo, que esta vez, hará que tiemblen pilares.


Romance Historique Tout public.
5
5.0k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 10 jours
temps de lecture
AA Partager

La fiesta

Vestidos de satén, tafetán y raso, tocados de plumas, frutas y flores, mujeres llenas de joyas, lujos e indiscreción, y hombres vestidos con trajes, lujuria y mentiras. Una sala repleta de la dulce melodía concebida por los expertos músicos seleccionados para tal tarea, bebidas expuestas con el fin de embriagar a los presentes, mesas con jugadores deseosos de lograr algo más que perder su fortuna, personas dispuestas a relucir su falsedad para conseguir su propio beneficio. Tan hermoso lugar para dedicar tan banal celebración, parece un chiste; no digamos entonces de quienes lo llenan, acabaríamos degradando la "alta sociedad". Un nuevo año, un nuevo suspiro de obligación, una nueva forma de sumisión, ante aquellos mencionados previamente. 1921, digamos que se espera que sea una fuente de salvación, al menos para los que son como ella, y creen, necesitan creer, que algo cambiará. Sin embargo, se encuentra allí, a pesar de pensar que no es donde debería estar; observa desde el segundo piso de este edificio la locura que se lleva acabo en la gran explanada del salón ante sus ojos, donde, desesperadamente espera encontrar a la persona por la cual ha acudido a tan tedioso acto. Vestida, como el resto de sus compañeras allí, en ropas de gala, de seda negra con un perfecto encaje, dirían algunas, y un ceñido corpiño que resalta su pecho, todo esto acompañado de una larga falda que deja entrever sus piernas gracias a su sutil transparencia. Distraída su mirada en una pareja de baile, no se percató del hombre que entraba en ese momento por la puerta, acompañado, cómo no, de sus dos hermanos. Los Medina, qué familia más bien dotada, algo que todo Madrid parecía ver, y no solo por ser propietarios de media de esta, sino por lo disputados que están los hijos, pues ya está dicho que están dotados, y la belleza se incluye en ese campo. Tras cambiar el rumbo de su observación, lo vio, y como debía ser, bajó en su búsqueda. Las escaleras que permitían acceder al piso inferior, eran dignas de un palacio, grandiosas como ninguna y esculpidas a la perfección. Escalón a escalón fue descendiendo, y a la vez, llamando la atención de los invitados, que la miraban con admiración y envidia en sus rostros, excepto Gabriel Medina, quien no podía evitar la sorpresa en su cara.

Pasó entre la expectante masa de gente con el fin de llegar hasta su viejo conocido, cosa que no resultó muy complicada, ya que todos allí parecían querer dejar que pasara, bueno, expliquémoslo mejor, ella ya no era una desconocida, y las personas la respetaban, por el momento. Se paró frente a él, mirándolo a los ojos y buscando una explicación en ellos, una, que no encontró, se topó contra una fría mirada que expresaba extrañeza. El silencio en la sala había sido más duradero de lo esperado, hasta que un murmullo lo sustituyó al irse los protagonista de la escena; estos se refugiaron en una de las habitaciones del casino, para poder retomar lo que habían empezado minutos antes, o tratar de ello. Ambos guardaban su postura, con incertidumbre sobre lo que el otro deseaba hacer. Fue él quien se acercó primero, sosteniendo la mejilla de ella en su mano derecha y pidiendo con sus labios una explicación a lo que estaba pasando. No pudo dársela, o no quiso, respondió atrayendo para sí el cuerpo que tenía delante para fundirse en un abrazo con él. Las palabras comenzaron a surgir tras un tiempo indefinido de agonizante calma en el ambiente, palabras que contaron un secreto a revelar que hundiría todo lo que la noche había disfrutado. La conversación se vio interrumpida por otro Medina, el menor, Manuel, quien les informó que era la hora de empezar a preparar el nuevo año. Antes de salir, un nuevo acercamiento surgió inesperadamente, un beso, entre dos personas que jamás deberían haberse besado, así se lo había demostrado su pasado. Pero ahí estaban, de nuevo, juntos, solos, y con sentimientos encontrados. 

Por fin, llegaba la mejor parte de la velada, la de crear nuevos objetivos que es supuesto lograr en la esperanza que se depositaba en el nuevo año, y este era especial, para muchos, comenzaba una nueva década, el primer año de esta, el que marcaría un punto de inflexión para los avances, en términos amplios. Observando con detalle el reloj que anunciaría la noticia, no pudo evitar que a su mente llegaran recuerdos vívidos de lo que una vez existió entre el mediano de los Medina y ella; los apartó, fingió su mejor sonrisa y brindó como el resto en honor de la entrada al año, luego, discretamente esta vez, volvió a subir las escaleras para observar el panorama desde arriba, donde mejor se sentía, apartada de todo aquel timo creado, únicamente, con el propósito de ganar dinero y reconocimiento, algo que detestaba pese a tenerlo solo por llamarse como se llamaba. 

Eva Blanco.

16 Juillet 2018 16:18:38 0 Rapport Incorporer 1
Lire le chapitre suivant Los inicios

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 4 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien