axel-melgarejo1625109491 Axel Melgarejo

Las aldeas africanas del valle de Chekrill se encuentran bajo el asedio de un temible monstruo con forma de ave que se lleva a los pobladores a su nido en los montes para devorarlos. Hasta que un día Erdys, la Cazadora de Monstruos, le hizo frente pudiendo acabar con ella de una vez por todas. Lo que parecía un motivo de festejo, se convirtió en un motivo de horror para los aldeanos debido a que aquella ave era la mensajera de un Dios poderoso que habita en los montes. De gigantesco tamaño, larga cabellera y poderes que van más alla de la imaginación mientras hace temblar la tierra al caminar, aquel gigante se hará cargo de hacer pagar a Erdys por su osadía. Dentro de poco Erdys deberá hacer uso de su inteligencia y habilidades para poder vencer a EL DIOS DE LA MONTAÑA


Aventure Interdit aux moins de 18 ans.

#espada #aventura #dios #monstruo #ave #montaña #acción #gigante #valle #africa #waifu
0
579 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

PROLOGO: EL AVE DE CHERKILL

El sol se ponía en el montañoso horizonte y el fuerte chillido de aquella enorme y monstruosa águila se oía a la distancia. Aunque en realidad el llamarla “águila” era la única forma que tenían los lugareños de Cherkill para referirse a esa criatura, debido a que el verdadero termino era monstruo. Poder describirla no era fácil debido a que quienes la habían visto, no habían vivido para contarlo. Quienes lograron verla y sobrevivir, decían que tenía un enorme tamaño, casi humano, y un cuerpo humanoide con una cabeza de ave. De cuerpo robusto y pequeñas patas de largas y afiladas garras, aquel monstruo era de piel rojo carmesí. Su mirada desprendía un fuerte brillo rojizo que aterraba a los presentes debido a que aquella visión presagiaba la muerte para quien cayese en sus afiladas garras. Sin embargo había alguien que no parecía asustada ante tal leyenda y decidió ver en persona a aquella criatura para pedirle “amablemente” que dejara a los pobladores de aquella aldea africana en paz.

Parada en medio de la extensa llanura, mirando a la montaña de manera desafiante, con el viento moviendo su larga cabellera roja junto a su corta falda de color violeta, Erdys la Cazadora de Monstruos estaba dispuesta a acabar con aquella locura de una vez por todas.

La pequeña aldea del valle de Cherkill se encontraba aterrada debido a que los avistamientos del Águila se habían estado multiplicando con el pasar de los meses. Al principio solía aparecer de vez en cuando, luego comenzó a aparecer una vez al mes y después una vez a la semana, pero ahora las apariciones eran diarias y parecía que dentro de poco serían permanentes. Aquello le daba a Erdys una idea clara de lo que aquel monstruo estaba haciendo: se estaba mudando y había elegido la aldea cómo su futuro nido. Sosteniendo sus dos espadas con fuerza, pudo ver al Águila acercarse a donde ella se encontraba. Largando un fuerte chillido que simulaba ser humano, Erdys pudo identificar a su adversario en cuestión de segundos: aquello no era un ave ni tampoco un monstruo prehistórico sino un Hombre Ave, algo similar a un Hombre Lobo o un Hombre Tigre, solo que en versión Ave. Ya había oído de otra cazadora de monstruos llamada Red Wolf que se enfrentó a una de esas cosas haría unos meses atrás. Aunque Red Wolf se dedicaba a cazar Hombres Lobos u otro tipo de hombres bestias, de todos modos a Erdys le gustaba aquella noticia porque significaba que su accionar estaba marcando un cambio y estaba logrando inspirar a las personas a su alrededor. Sonriendo pudo ver que el Hombre Ave se dirigió a donde estaba Erdys dispuesto a atraparla, sin embargo cuando estuvo a unos centímetros de ella, Erdys dio un salto logrando esquivar aquel ataque. Las garras golpearon el rocoso suelo generando una pequeña nube de polvo que Erdys aprovechó para atacar.

De un solo golpe de su espada, las garras de aquella criatura fueron cortadas haciendo chillar de ira y dolor al Hombre Ave.

- ¿Qué sucede adefesio?- le preguntó Erdys sonriente- ¿Cuándo no son presas fáciles entonces no es tan divertido, verdad?

El hombre ave no le respondió y decidió volver al ataque cuando Erdys dio un salto rápido y le clavó su espada en el pecho acabando con él. Ante la mirada atónita de los aldeanos, todos contemplaron como aquella criatura se convertía lentamente en un humano. No era alguien a quien aquellos hombres conocieran, pero tampoco se mostraron contentos por su muerte. Viendo aquella actitud de enojo, Erdys les preguntó:

- ¿Qué ocurre, acaso pasa algo malo?- agachándose, le sacó la espada del pecho a su presa mientras los miraba con asombro ante su reacción

- Podría decirse- asintió el jefe de la tribu con un tono de pesar- cuando dijiste que lo ibas a convencer de que no nos continuase atacando, pensamos que lo harías por medio de palabras, no por medio de violencia

- El medio podrá haber sido distinto pero el resultado es el mismo: él ya no los volverá a molestar

- Quizás él no- asintió el Jefe de la Tribu, señalando las montañas añadió- pero su señor si lo hará, veras Erdys, El Ave de las montañas era el mensajero del Dios de las Montañas y no creo que él se encuentre feliz cuando sepa que mataron a su mensajero

Como si fuese una confirmación de sus dichos, un leve temblor se sintió en el valle y Erdys vio a la distancia una oscura y gigantesca silueta de un humanoide de larga cabellera junto a unas ropas de aspecto nórdico. Su mirada largó un leve resplandor rojizo que acentuó su enojo. Tragando saliva, Erdys comprendió que esta misión sería más difícil de lo que creía porque dentro de poco se enfrentaría al DIOS DE LAS MONTAÑAS.

3 Avril 2024 21:13 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
À suivre… Nouveau chapitre Tous les 30 jours.

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~