Histoire courte
0
4.7k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Anatomía

Aquel sitio no era más que su razón compacta de curiosidad, curiosidad que podría derivarse a su sufrimiento o en otros casos, a la propia diversión que obtenía de ver comportamientos patológicos o enfermedades inexplicables, no por algo era un asesor, la violencia y la sangre manchadas en las paredes le otorgaban un frenesí inexplicable al descubrir las intenciones más agrias y sombrías de aquellos dementes, no sabía si sentirse importante porque le tocara los peores pacientes o sentirse impotente de que le dieran el peor trabajo; aunque en realidad signifique que le den lo más extraño.

Su perspectiva sobre aquel psiquiátrico fue insondable, y es decir fue, porque siempre tuvo el pensamiento de que su tutor trabajaba en lugares prestigiosos, decentes, ¿Qué le llevaría a trabajar en un lugar como ese?, ¿Qué le llevaría a ocupar un puesto en ese lugar lleno de podredumbre? Ni siquiera estaba enterado que el establecimiento estaba en tales condiciones, y lo que hizo fue arriesgado, tomar un vuelo sin investigar nada e ir directamente allá, ni siquiera sabía dónde podría quedarse, porque sinceramente llevaba muy poco dinero, luego fue un alivio (no del todo) saber que allí habría habitaciones para quienes decidieran vivir en la instalación.

Y las miradas acusadoras simplemente fueron inevitables, no estaba sorprendido, en los lúgubres psiquiátricos existían médicos igual de trastornados, no quizás por tener alguna enfermedad mental, que sería lo último que podrían tener, simplemente el goce de ver sufrir a los enfermos y la insaciable necesidad de descubrir cosas era algo que no poseía pero que estaba dotado de sobremanera en los demás especialistas, a él no le llegaba aun la idea de "Experimentar para curar" si bien era cierto que a base de experimentos se descubrieron un montón de enfermedades y patologías, eso no significaba que fuera "Bueno" seguir experimentando sabiendo que es intrusivo, agresivo y dañaba aún más psicológicamente al paciente.

Si tan solo usaran otras formas o se dedicaran a estudiar aún más, podrían dejar de aplicar métodos tan agresivos, era algo que solía estresarle bastante, tener que aplicar esos métodos tan dolorosos e intrusivos, y para colmo, estudiarlos sabiendo que obviamente muy pocas veces surtían efecto, parecían métodos simplemente hechos para el morbo de quien los practicase en otra persona, pero él no podía hacer nada, como mucho podría decirle a las enfermeras que le ayudaban que sean cuidadosas al practicar los experimentos, él no podía discutir con la dirección, ni si quiera sabía mucho de quienes estaban a cargo.

Los pocos meses que paso allí fueron brutales y una barbarie, hacer aquello le dolió mucho más a el que a los propios pacientes, incluso creyó haber llorado un día al escuchar tantos gritos y ver tanta sangre, era como si el mismo estuviera sufriendo aquella intrusión, su sentir de violencia aumentaba demasiado y el estrés lo volvía loco, lo único que podía hacer para calmarse un poco era entrar a la biblioteca y dormir, ni siquiera leía un libro, el lugar era tan tranquilo, vacío y solitario que lo ocupaba la mayoría de veces para escabullirse del trabajo.

Y llego aquel día en que necesitaba dormir o explotar, sentía que alguien le miraría y toda la mierda que se guardaba para sí mismo se le escaparía en forma de lágrimas, histeria y gritos, creando un explosivo cóctel de su propia psicosis.

Se encontraba caminando por los pasillos, los ojos hinchados, la ropa totalmente desprolija y desacomodada, no llevaba su bata y su piel estaba más pálida de lo normal, signo de haber comido y dormido poco, probablemente como alguien se encuentre se tendrá que atener a un llanto incontrolable y varios gritos de furia, aunque no tenga culpa alguna y no debiera recibir eso. Will necesitaba dormir y olvidar todo.

Por alguna razón divina no se le cruzo nadie en los pasillos y pudo llegar sin problemas a la biblioteca, con un solo vistazo se dio cuenta que no había nadie, o al menos eso creía, se dirigió hacia los libros de medicina, la sección más apartada y que no daba directamente a la puerta, no se arriesgaría a que le reconozcan. Si pudiera ir a su habitación lo haría, pero por aquellos lares estaban vigilando y claramente ya la mayoría le reconocía, además era molesto el ruido que hacían al caminar, se escuchaba todo.

Se detuvo en seco, aquel muchacho sentado, leyendo un libro, leyendo un libro en la zona donde quería dormir, ¿Acaso le diría algo si tan solo dormía en la otra punta de la mesa? No... No sabría que podría hacerle, no tenía idea que clase de demente era, lo analizo un momento, sus ojos le inspiraron un poco de desconfianza, era anormal tenerlos así, sería estúpido decir simplemente "Hola, lo lamento, pero tu presencia me acobarda y no quiero dormir cerca de ti ¿No te parece si sales de aquí?", no quería dormir en otro lugar, estaba encaprichado en hacerlo solo en esa pequeña sección.

— ¿Qué es tan interesante de leer sobre anatomía?

No tenía mucha percepción de porque le había hablado, pero solo esperaba que no le toque ningún punto sensible o tendría una crisis nerviosa, probablemente estuviera a punto de llorar como siquiera le contestara, sentía los ojos irritados y la visión un poco borrosa, se estaba tragando poco a poco todos los pesares y las cosas que había visto, y hecho, y dios si existes, como se arrepentía de las cosas que hizo aun que realmente no tuviera opción, en serio lo odió e incluso odiaba a los médicos que tenían ese malsano gusto de ver sufrir a los pacientes, los actos horribles y enfermos que hacían otros pacientes de allí también los repudiaba.

Le toco ver como uno violaba y le cortaba la garganta al otro, al mismo tiempo, se había quedado paralizado y no pudo evitar la muerte de aquel paciente, el chorro de sangre que salió al ser cortada la yugular del enfermo impacto en su cara y mancho su bata blanca que le exigía aquella profesión, solo pudieron separar al demente del cuerpo hasta que vinieron algunos de vigilancia. Eso fue hace media hora, aún seguía manchado de sangre.

Ni años de terapia le quitarían las atrocidades que vio.

Ni curarían su alma dañada.

Estaba tan dañado.

2 Mai 2018 04:38:13 0 Rapport Incorporer 1
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~