El Fénix Suivre l’histoire

jabberwookhy

Albert visita a su solitaria madre en las vacaciones de verano, siendo esta su segunda visita, ocurren acontecimientos inesperados: desde el retorno desagradable de su padre, conocer a una joven peculiar quien será su acompañante, y hasta conocer su verdadero y extraño origen, en donde lo necesitan para recuperar un objeto sagrado.


Drame Déconseillé aux moins de 13 ans.

#estudiante #el-fenix #drama #crimen #341 #258
0
4.9k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 10 jours
temps de lecture
AA Partager

Acto 1: Volando hacia las alas de mamá

Eran las cinco de la mañana, el equinoccio de verano había comenzado y un nuevo día, después de una agitada tormenta durante la noche, el clima estaba en una baja temperatura de aproximadamente 11 grados Celsius y había presencia de neblina.

Un estudiante se encontraba en la sala de su departamento revisando su equipaje por última vez, quería estar seguro de no olvidar algo importante: su teléfono celular, su diario, plumas, cargador, dinero, entre otros objetos de valor; él se estaba preparando para realizar una visita a su familia durante sus vacaciones, según el periodo que tiene agendado el calendario escolar de su universidad, correspondía mes y medio de descanso para los estudiantes y personal de el Instituto de Ciencias Biológicas "Charles Darwin".

El chico tenia como destino radicar durante todo un mes en casa de su madre en el pueblo de Haleaf, siendo éste un lugar muy importante para él, desde que nació hasta sus 20 años vivió bajo su techo, hasta que finalmente, terminando la preparatoria, encontró su vocación, la biología; desde hace tiempo atrás, le comenzó a nacer el interés en el estudio de campo, ecosistemas, comportamiento de las especies, entre otros temas relacionados con la naturaleza, pero lamentablemente en su antigua localidad no hay ninguna universidad con su carrera deseada, por ello, forzosamente tuvo que dejar su hogar y mudarse a la ciudad mas cercana con una escuela que incluyera su carrera en donde actualmente radica, la ciudad Flyrig.


Es su segunda visita, tiene estimado el tiempo recorrido total de su departamento a la central de Haleaf: el horario de su autobús que lo lleva directamente a la central, su frecuencia de paso, su tiempo de recorrido a la central, el tiempo de sobra que tendrá para desayunar, el horario de salida del tren, 6:15 am y su llegada a las 8:00 am, en la estación de Haleaf, donde su madre esperará su llegada.

Su primer año había finalizado, y durante la semana de evaluaciones y entrega de proyectos, solo pensaba en estar con ella, la única persona quien considera su familia: tiempo atrás, hace un par de años, antes de que cumpliera los 18 años, sus padres se separaron, acontecimiento que le marcó bastante, siendo el único primogénito; su padre durante ese proceso, deseaba la custodia de su hijo menor siendo todavía un adolescente, caso en el que su madre logró resolver y quedarse con su único polluelo, pero hasta la fecha, su padre intenta revertir el caso tratando de mantener comunicación con Albert y convencerlo de vivir con él, cosa que a Albert le preocupa actualmente, además de que toda su familia desconoce su paradero después de este incidente.

5:05 am

Una vez que Albert terminó de verificar todas sus maletas, se dirigió con un poco de urgencia a la puerta de entrada de su departamento y salir del lugar; este mismo se encuentra en un sexto piso sobre la avenida Urk #57, es un edificio de renta económico, y por ello, no contaba con un elevador, cosa que Albert le ayudaría para llegar a la parada del autobús pronto y tener mas tiempo de sobra, además de que no tendría la necesidad de cargar con una mano su enorme y pesada maleta mientras baja las escaleras.

5:15 am

Una vez fuera, Albert ya podía arrastrar su maleta, lo único que le quedaba por hacer era cruzar la avenida y llegar a la parada que estaba enfrente de él, que afortunadamente no se encontraba muy transitada, así que cruzó la avenida con precaución y en cuanto llegó a la acera, su autobús se estaba aproximando, saco de uno de los bolsillos de su abrigo la tarifa del bus, alzó el brazo para pedir la parada, tomo su maleta de nuevo con una mano para poder subir los tres escalones del mini bus; una vez arriba, le dio la tarifa al chófer y de nuevo podía mover con facilidad su equipaje, decidió tomar un asiento individual de la antepenúltima fila del lado derecho, el recorrido no iba a ser tan largo, Albert estimaba la llegada a la estación en 20 o 30 minutos máximo, aún sentía un poco de sueño, decidió sacar de su morral sus auriculares y su celular, abrir el reproductor y escuchar durante el trayecto una canción que pudiera mantenerlo alerta pero a la vez tranquilo, cuando presionó el botón de "reproducir", recargo su cara contra el cristal del autobús y cerró sus ojos para dormitar en el trayecto.

5:20 am

5:40 am

Albert despertó y miró a través de la ventanilla, quería verificar si ya estaba cerca, pero la niebla dificultaba la visualización del paisaje, así que prestó mas atención a aquellos edificios que estaban cercanos al vehículo, se dio cuenta de que estaba por llegar a la parada correspondiente gracias a que vio una referencia muy particular, su escuela, curiosamente, esta es la ruta de minibús que toma todos los días para llegar a clases; Albert se levantó de su asiento, tomó uno de los barrotes superiores del bus y con la otra mano su maleta, se dirigió a la parte trasera, a la puerta de salida, ahí mismo, presionó el botón rojo para pedir la parada, el chófer escuchó el timbre y comenzó a desacelerar el vehículo, cuando se detuvo por completo, las puertas se abrieron y permitieron a Albert salir; una vez fuera, vio a lo lejos varias alineaciones de luces, estas provenían de la estación del tren, se dirigió a la estación con cautela, ya que aún no había un buen rango de visión.

En cuanto cruza la entrada, con su mano derecha, mientras caminaba, deslizó uno de los cierres de su mochila para sacar su boleto, cuando lo encuentra, se detiene para verificar en qué andén debe quedarse a esperar la hora de partida de su tren, cuando lo encuentra, se dirige al 2-B, el toma asiento en una de la hileras de sillas cercanas a la misma, guarda el boleto en su bolsillo derecho de su suéter negro que contaba con cierre, en sí, uno de sus suéteres preferidos, ya que lo hace ver elegante y juvenil, cuenta con varios bolsillos, algunos con cierres y otros con botones.

5:50 am

5:55 am

Después de cinco minutos de esperar, Albert le comenzó a gruñir el estómago, se había despertado a las cuatro de la mañana pero no había consumido más que agua tibia, sacó de su mochila su desayuno que preparó antes de salir: un sándwich de atún, y de bebida un jugo de naranja de medio litro con envase de botella de plástico no retornable, que tenia dentro de su refrigerador varios días, aun seguía frio, pero Albert, ignorando las cuestiones climáticas, decidió abrir el envase y tener su desayuno completo, le quedaban de sobra 15 minutos, comerá sin ninguna prisa, se quitó el auricular derecho para escuchar las futuras indicaciones


6:10 am

En la estación, a través de los altavoces se escucha una voz femenina decir

pasajeros de la ruta Flyridge-Haleaf de las 6:15 am, favor de ir abordando

Al escuchar eso, Albert se levantó de su asiento, y junto con otras personas detrás y delante de él, todos se dirigieron al ingreso 2-B; antes de ingresar, todos los pasajeros tenían que formar una fila, y una señorita uniformada revisaba los boletos de ingreso.

Dentro del segundo vagón, Albert buscaba su asiento, el número 25, el mismo en el que se sentó en su ultimo viaje de la misma ruta, con ventana; dejó su maleta en el maletero superior y tomó asiento, se colocó el auricular colgante en su oído derecho para poder escuchar mejor su música sin el sonido ambiente, ruidos y voces provenientes dentro y fuera del tren, optó en tomar una posición cómoda, aún sentía sueño y deseaba en tomar una siesta en el recorrido, se giró a la ventana, veía a toda la gente que faltaba por abordar, otras que llegaban a la fila, niños viendo la locomotora mientras la señalaban con su dedo índice y llamaban la atención a su madre o padre cerca de ellos para que también lo admiraran, en esos momentos, Albert lentamente cerró los ojos y comenzó a dormir.

6:15 am,

el tren comienza a moverse y hacer ruido, pero aun así, no logran despertar a Albert.

7:50 am

Dentro del tren, se escucha por los altavoces la voz de la mujer decir

Señores pasajeros, damos como aviso que nuestro viaje esta por finalizar, favor de tomar su tiempo para desabordar el tren y recordarle de revisar bien el maletero para evitar extravíos y contratiempos, le agradecemos su atención.

Su voz era tan fuerte su voz que logro despertar a Albert aunque sus oídos estuvieran tapados; Albert, con los ojos un poco entrecerrados, se levanta para bajar la maleta, esta la pone a su lado izquierdo y pone su mano izquierda sobre ella, voltea hacia la ventana y admira el nostálgico paisaje, grandes montañas verdosas con nubes densas que evitaban revelar su altura, a lo lejos podía contemplar un poco algunas casas y campos de cosecha familiares, el número de casas incrementaba; el tren estaba por llegar a la estación.

Albert esperó a que la mayoría desabordara, para evitar ser empujado o que le roben algo. Cuando salió del vagón, tenia como objetivo ubicar a su madre entre la muchedumbre, volteaba a todos lados, cambiaba de dirección para encontrarla pero no daba resultado, antes de que metiera la mano a su suéter para sacar su celular y llamarle, sintió que alguien toco su espalda, inmediatamente se giró y era su madre, él exclamó y la vio sorprendido:

—Mamá!

—Albert—dijo su madre con tono de alegría, ambos se abrasan y Albert se pone a su altura, se sueltan, Albert regresa a su estatura normal de 1.80 m, ambos se miran con una sonrisa en sus rostros y su madre pregunta:

—¿Cómo estuvo tu recorrido?

—Bien, me dormí en el trayecto

—Que bueno, ya te hacia falta

—Sí un poco

La madre toca el hombro izquierdo de Albert y dice:

—Vamos a que descanses más en la casa

—Descansar más?— preguntó Albert confundido.—

—Sí, me acaba de surgir un imprevisto, digamos que las cosas en el negocio no van muy bien, la venta de mis jabones y suvenires ha bajado, John me acompañara, te mande un mensaje de texto, no te llegó?

—¿A que hora lo enviaste?

—Hace media hora

—Estaba en el tren, aun estaba lejos del pueblo, casi no hay cobertura en esa zona, no importa, ¿puedo ir contigo a ese asunto?

—Perdóname hijo, pero es una cuestión un poco delicada que solo yo debo atender

—¿Estás segura?

—No tienes porque preocuparte, prefiero que tengas este día solo para ti y duermas más, la escuela te ha quitado horas de descanso, John es un buen hombre, confío en él

—¿Aunque se involucre en tus asuntos?

—Sí, él me ha ayudado más que tu padre, se preocupa por mí y siempre es servicial, estoy segura que él puede ser una persona de confianza, tantos años de amistad me hacen pensar que podría ser un buen acompañante

—Esta bien, ya pensare en hacer algo, a fin de cuentas, tengo un mes restante contigo

Su madre le sonríe, un sujeto de estatura media de 1.60 m de alto con vestimenta casual de la misma edad que la madre, aproximadamente 50 años se acercó a la mujer y le dice

—Fátima, tenemos que irnos

—John, que bueno que llegaste, ya estamos listos

—Albert, ¿cómo estas?—Dice John con un tono gentil y le estrecha la mano, Albert le da la mano y responde:

—Muy bien John, contento de estar aquí de nuevo, y tú?

—Bien gracias, déjame ayudarte con eso— señaló a la maleta, Albert la mira y le dice:

—No es necesario gracias

—Vamos, insisto— dijo John gentilmente

—Esta bien— contestó Albert

Albert le da la maleta a John, todos comenzaron a caminar, John iba detrás de ellos, se dirigieron a la salida y de ahí buscar el auto de John para ir a casa a dejar a Albert.

29 Avril 2018 05:45:58 0 Rapport Incorporer 0
Lire le chapitre suivant Acto 2: Llegando al viejo nido

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 3 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!