aliyoshi Alicia González López

El grupo Codorniz ha sufrido la muerte de su líder, Jenny. En Halloween deciden ir al cementerio y visitarla... Después de entregarle sus regalos, descubren que algo no está bien... ****** 👻 Historia escrita para participar en el concurso relámpago: "La Noche De Los Muertos Parte 1" 👻 Historia totalmente original de @AliYoshi 👻 Portada diseñada por @AliYoshi *** 1238 palabras


Horreur Horreur Adolescente Tout public. © ©️ Todos los derechos reservados

#lanochedelosmuertosparte1 #inkspired #aliyoshi #historia #historiacorta #corta # #fantasma #halloween #espectro #espectros
Histoire courte
3
3.9mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El Cadáver Espectral

Hacía tiempo desde la muerte de Jenny, la líder de grupo Codorniz. Había sido una duda perdida para todos, lo que los dejó inactivos por mucho tiempo. Ninguno hablaba ya en el grupo de WhatsApp ni en persona entre clase y clase. Tan solo buenos días y poco más, aquello era comprensible para los profesores y los tutores, por lo que no los presionaba para relacionarse.


Cuando se dieron cuenta ya habían pasado varios meses y Halloween, la fiesta favorita de la difunta, estaba al caer. Se acordaron de los antiguos años y decidieron reunir por última vez al grupo para la fiesta. Habría que hacerle un gran homenaje a aquella gran persona que les había acompañado en lo bueno y en lo malo. Era lo justo, se lo merecía.


— Bueno... supongo que esté Halloween volveremos al bosque perdio...

— Sí... como todos los años...

— Chicos... ¿qué tal sí en vez de ir al bosque vamos al cementerio? — todas las miradas fueron hacia Luna, la cual se ajustó sus redondas gafas antes de añadir —. Podríamos ir a visitarla antes de ir al bosque... si os parece bien, claro.

Todos asintieron y así lo quedaron. Solo quedaban dos semanas y volverían a estar todos juntos de nuevo, volverían a ser el grupo Codorniz.



Codorniz, ese regordete pájaro que solía pasarse las tardes cerca de los jóvenes de la zona, como hacía su grupo. Ellos iba de lugar en lugar viendo todo lo que pasaba por la zona y solían ayudar al resto de niños.

Ahora todo era diferente, pero pronto estarían juntos de nuevo... tan solo quedaban tres días.



El día llegó y con él los nervios de miles y miles de niños. Las calles de llenaron de diversas decoraciones y las mismas preguntas de todos los años rondaban por cada esquina.

— ¿De qué te vestiras?

— ¿Vamos a la casa de la loca de los gatos?

— ¿Cuántas chucherías conseguiremos?

— ¿No te asustaras?


El grupo Codorniz no preguntaba nada y no hablaban con nadie. Todo el mundo sabía lo que su mente y su corazón pensaban y sentían y no querían presionarles, así pues casi nadie hablaba con ellos.


El reloj de cada casa marcó las siete de la tarde y miles de rings sonaban por las puertas, los niños ya habían empezado a pedir sus trucos y tratos.

Luna salió la primera, con una caja de galletas, las favoritas de Jenny; Andy el segundo, con una rosa para declararle su amor de una vez por todas, aún siendo ya demasiado tarde; Demian el tercero, con hojas de papel para escribirle poemas allí mismo; André el cuarto y último, con las manos vacías pero el corazón lleno.

Todos se reunieron en la plaza central y, en un profundo silencio, partieron hacía el cementerio.

Ese día no solía haber poca gente e incluso, a veces, estaba cerrado; la gente guardaba las ganas de ver a sus familiares y amigos para el día siguiente, el día de todos los santos.

El grupo Codorniz llegó a la puerta del lugar y, mientras se observaban dudosos, entraron con una sonrisa en sus labios y sus corazones encogidos. Nunca habían estado antes en un cementerio, sin contar con el entierro de su amiga, y no pensaban que deberían estar con tan poca edad.

El aire era frío y húmedo, lo que no ayudó mucho a que a los jóvenes no les llorarán los ojos. Luna no podía controlarse y de vez en cuando era empujada por André para continuar con su caminata.

Por allí estaban, delante de la tumba de su amiga. Los corazones de todos se paralizaron tras ver la frase que nunca habían visto debajo de la fecha de nacimiento y muerte. Aquello les hizo llorar a todos.


Jenny Wook

2009—2023

"Sigue tus sueños y ayuda a los demás como la Codorniz que llevas dentro"



— Vamos chicos...


— Yo quiero ser la primera — todos asintieron mientras Luna se limpiaba las mejillas con la sudadera que llevaba —. Hola, amiga... hace tiempo que no hablamos... te he traído galletas — miró hacia el cielo para intentar no llorar mientras dejaba las galletas sobre la tierra húmeda y revuelta —. Ahora no soy capaz de comerlas sin tí... y tampoco soy capaz de hablar con nadie ni de hacer nada... se nota que ya no estás aquí y te echo tanto de menos... La sudadera que tengo lleva tu nombre, fue tu último regalo y nunca, nunca, nunca me la dejaré de poner... te lo juro... — el resto del grupo lloraban desconsoladamente mientras miraban a su amiga —. Siento mucho no haber cumplido nuestra promesa... aún no me he declarado a André y no creoo que sea capaz... nunca... Te quiero mucho, amiga... siempre seremos Lunenny, siempre... te lo juro...


Luna se alejó del grupo y se sentó en lo bajo de un árbol a contamplar la tumba de su amiga y a sus amigos.


André se había quedado asombrado cuando escuchó su propio nombre, pero sabía que no era un buen momento para comentar nada.


Andy dió un paso hacía delante mientras respiraba con tranquilidad mientras soltaba la rosa sobre la tierra.


— Hola, Jenny. Te echo mucho, mucho, mucho de menos... nada es igual desde que te fuistes... Esa rosa es para tí... nunca me atreví a decírtelo pero te quiero, te quiero más que a mí propia vida... siento mucho no habértelo dicho antes... nunca me había atrevido a comentártelo antes... Eras una... una... una persona... — el nudo de su garganta no le dejaba continuar — una persona maravillosa... nunca te olvidaré... te lo juro... que descanses en paz Jenny, siempre te quise y siempre lo haré...


Andy se levantó y se sentó al lado de Luna, pero esta no quería hablar. El chico me pasó una mano sobre los hombros y la abrazó mientras ella lloraba sobre su pecho.


Demian dió dos lados hacia delante y empezó a hablar.


— Hola... no sé muy bien que decirte... te he traído unos folios, pero están en blanco — los colocó al lado de la rosa mientras continuó —. Iba a escribir en ellos un poema sobre ti... pero no encuentro palabras capaces de describirte... eras, eres y siempre serás una gran persona... te quiero mucho...


Demian de alejó sn soltar una lágrima, no le gustaba llorar en público aunque aquello significará aguantar todo su dolor. Se situó al otro lado de Luna y también le pasó la mano por los hombros en señal de apoyo.


André se acercó a la tumba y se sentó delante tuya para susrarle sus palabras... todos sus amigos lo miraron sin entender lo que estaba diciendo.


— Hola, Jenny... espero que estés bien ahí arriba... tengo que contarte un secreto, pero no se lo puedes contar a Luna... ella también me gusta, y mucho, pero tampoco soy capaz de decírselo... ¿qué me aconsejas qué haga? Te quiero mucho y se te echa mucho de menos... nuns te olvidaremos porque somos Codornices, y nunca olvidamos a nuestros seres queridos.


Luna miró a André y los dos se abrazaron mientras las lágrimas caían sobre sus mejillas.


Los cuatro se abrazaron mientras las lágrimas paraba de salir por sus mejillas.


Se miraron con una pequeña alegría de volver a estar juntos y, mientras se acercaban a la tumba de su amiga, pusieron las manos en el centro y gritaron:


— ¡Sigue tus sueños y ayuda a los demás como la Codorniz que llevas dentro!


De repente, algo cortó la alegría del momento, ninguno se lo podía creer.


Delante suya, estaba el fantasma de su amiga Jenny, sonriéndoles con euforia.

5 Novembre 2023 19:19 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~