lyzortega_15j Elizabeth Vázquez

Para Min, el tener casi cuarenta años es una señal para nunca encontrar al amor de su vida. Con un divorcio y un hijo ya próximo a ser adulto, sus esperanzas se acaban. Aunque, ante una visita de urgencia es inevitable quitarle la vista de encima a ese bello doncel que jura que es modelo. —Me gustas, y mucho. —¿No se supone que era muy menor para usted? —Tal vez ser médico no es tan aburrido después de todo. —También me gusta, doctor Min. "Eres un lirio, uno blanco por pureza, uno amarillo por felicidad y uno rojo por pasión". #Drama #Yoonmin #Obra de mi propiedad


Fanfiction Groupes/Chanteurs Déconseillé aux moins de 13 ans.

#yoonmin #ym # #jimin #yoongi #amor #romance #diferenciadeedad #drama #mpreg
335
1.3mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les samedis
temps de lecture
AA Partager

Prólogo

©LyzOrtega



Dulce, con ese aroma al caminar que llama mi atención y me hipnotiza al punto de perder la cordura. —Y•D🪷



Amargas, es la definición perfecta para sus mañanas. No recuerda la forma tan bella de despertar y sentir felicidad plena por el amanecer del otro lado de su gran ventanal, no tiene grandes esperanzas desde que lo que llamaba una gran vida se fue hace más de diez años. Pero agradece en el fondo tener lo que hoy posee. Un hogar, un hijo que acaba de cumplir los dieciocho años y una agradable vida sin su exesposa quien vive en el extranjero y no le hace falta dinero por su gran trabajo como arquitecta. Es de alguna forma "feliz".


Y es que, como un médico con especialización en reconstrucción facial ante trágicos accidentes, tejidos de la piel. No puede negar que se ha dado la vida que tanto soño de pequeño.


—Min, ¿día duro?—Suspira, es más complicado si lleva turnos completos. —Yo término por ahora, el límite de horas establecidas por el doctor Jou las he cumplido. Mucha suerte y no hagas nada sin permiso firmado. —Jung avisa y se despide. Es uno de los pocos amigos que puede tener en ese tipo de trabajo, la competencia crece y no es nada bueno.


Revisa mensajes, algunos de su hijo preguntando si ya comió, él suele preocuparse por esas cosas y agradece tener una buena relación padre e hijo. Lo que ayuda mucho considerando que algunas veces no puede asistir a sus eventos de arte que tiene en la Universidad. Una de las mejores.


—¡Urgencia en la entrada sur! —El grito y tintineo que observa en su rutina lo obliga a guardar el teléfono para correr. La enfermera lo guía hacia la entrada sur, donde se ve el alboroto de más médicos llevando a varios heridos. —El Teatro de GeumChon colapsó, hay muchos heridos y varios quemados. —Avisa.


Min hace lo posible por alejar a la gente y finalmente dejar que los internos verifiquen el nivel de gravedad de cada uno para mandarlos con los especialistas. Es suerte, o mala suerte que al ser casi las tres de la mañana llegue otra ambulancia. Y los paramédicos se vean asustados al ser recibidos. No hay más internos, todos atienden a los demás.


No queda más que encaminar la camilla a una cama, que pasen al joven en esta y comenzar a revisar la gravedad de las quemaduras. Hay mucha sangre en las prendas, el pulso es muy rápido y las marcas que observa en el cuello no le agradan.


—¡Min! Hay una mujer con quemaduras de segundo grado. Necesitan tu ayuda. —Niega, sin dejar de notar el cuello. —¿Otro más? vaya...


—Prepara un quirófano. Tiene quemaduras más graves... —El joven asiente y sale corriendo. En primer punto pide ayuda para trasladarlo, quita las cosas que pueden estorbar y corta a la mitad la camisa, hay heridas que se extienden y lo hace sentir mal. De vista es fácil notar que debe amar el cuidado personal.


El movimiento es rápido, el apoyo que le dan aumenta, y finalmente la luz se enciende en el quirófano para comenzar a inyectar anestesia. Su trabajo, lo que el hace por las personas es darles una oportunidad. Una que van atesorar con su vida. Trece horas, son necesarias para limpiar, desinfectar y eliminar los trozos de ropa que se pegaron en la piel, reconstruir la zona, y curar lo necesario evitando marcas futuras.


Descanso dos horas para volver atender a otras personas con quemaduras menos graves, preparó a tanta gente como pudo y se retiró a su casa por el límite de horas que deben cumplir. Después de todo dormir es una de las actividades que más ama hacer cuando está en casa, desayunar con su hijo KaéMi y verlo feliz al tenerlo ahí.


—Oí que el teatro se incendió y desplomó. ¿Es cierto papá? —Él siempre es curioso y le interesa saber si algunos rumores pueden ser mentira. —Había gente famosa, y modelos. Era una función única.


—¿A sí? ¿Que tipo de famosos fueron? —KaéMi sonrie y se pone de pie para correr, regresa en un minuto con una revista en sus manos para mostrarla.


—Kim Taehyung, modelo de Gucci, también SeokJin, un diseñador famoso y cantantes. De todo tipo papá. Algunos niños también estaban ahí, de hecho dicen que si no fuera por un modelo, ellos no hubieran salido del incendio.


—Que valiente.


—¿Verdad?, a mi me hubiese dado miedo pá, entrar el fuego para rescatar a unos niños cuando vivo de mi rostro o mi cuerpo. Es decir, pudo morir ahí dentro y aún así los salvó. —Sirve más café y se sienta para volver a comer —¿Atendiste a esas personas?


—Llegaron muchos en la noche, y uno en la madrugada. Un joven, con quemaduras muy graves, tenía el cabello rizado, y rubio. Es una lástima... Las heridas no siempre se quitan. —Alza los hombros, y al no escuchar contestación de su hijo, lo mira, tiene las mejillas llenas de lágrimas y se ve triste. —¿Qué?


—¿C-Cabello rizado rubio? —Repite, Min asiente. —¿T-Tenia pecas en las mejillas y su piel era como el caramelo? T-Tenia una pulsera de oro con la inicial "P"... ¿N-no verdad?


—Le quite sus anillos y una pulsera, estaban llenos de sangre no vi si era de oro. Pero, no lo sé.... Había mucha sangre KaéMi. ¿Lo conoces o algo? —Se levanta más lento y avanza las páginas de la revista para señalar a la persona que yace modelando. —Oh... Es él.


—Papá, ¿va a estar bien? me refiero a que, ¿no se verán las marcas? ¿no se notará mucho o sí?


—Kaé, sus heridas eran muy graves. Te he mencionado como es una quemadura normal y las más peligrosas. Podrá recuperarse pero, no creo que se vea como antes. —Finaliza. Y su hijo se deja caer en el suelo mirando a la nada sin dejar de llorar —Hey, ¿qué sucede?


—Pá, e-ese valiente fue Park Jimin, es un modelo de Dior y promociona más de seis marcas de ropa, cuidado de la piel y joyas. Incluso es actor, fue el villano en más de tres y el protagonista en dos. E-Es como el ídolo nacional. Es el doncel más bonito del mundo. —Pero calla, sobre su nariz y niega —¿N-No puedes darle más sesiones? D-De mi mesada, tomala toda papá. Es más, olvida las salidas con mis amigos. Usa todo para él.


Puede que sepa poco del mundo exterior, celebridades o gente famosa de los medios. Pero comprende que su hijo desea que no haya malos momentos para el joven modelo que seguro tendrá una lenta recuperación. Esa buena acción de valentía, le costará su carrera entera y título. Así que entiende porque le duele tanto.


—Hijo, deja de llorar, lo ayudaré. Le daré los métodos mejores probados para que su piel se recupere. En el peor de los casos la cirugía plástica puede ayudar, le diré que es un regalo. Tranquilo. —Kaé no tarda en levantarse y abrazarlo. Algunos dicen que el dinero no da la felicidad, pero son aquellos que han tenido desde la cuna o se empeñan en elegir el amor por sobre todas las cosas.


Después del desayuno, verifica que su hijo se vaya a buena hora y él se dispone a ir al hospital otra vez, esta vez pasa por una florería. Los lirios son bellas flores que se ven relucientes a donde sea que están, y debido a ello lleva un ramo. Quiere dejar al menos un apoyo a su valentía y reconocimiento de voluntad. Sin embargo, el hospital esta lleno de paparazzis y la seguridad trata de evitar que entren.


Él sabe dónde se encuentra la habitación del chico, debería ya estar despierto o al menos ya haber comido. Aunque al notar la entrada de su cuarto, hay dos hombres vestidos de negro que cuidan la entrada. Debe enseñar su identificación para entrar y cerrar con cuidado. Justo como creyó, el chico esta despierto, mira hacia la ventana. Tiene algunos parches en la frente por heridas, vendas por los brazos, piernas, torso y cuello. Sin olvidar una cortada en el pie que ya arregló.


—Fuiste muy valiente. —Es lo primero que dice, y llama la atención que desea, espera encontrar una sonrisa por salir vivo de ese lugar. Pero no hay más que lágrimas que caen por sus mejillas. —Los niños sobrevivieron por tí, sus padres están dispuestos a pagar tu tratamiento por salvarles la vida.


—¿Q-Quién es usted? —Min deja las flores en el jarrón del fondo y se quita el suéter para dejar su gafete a la vista.


—Yo te recibí cuando llegaste al hospital, estuve en tu cirugía. —Informa.—Soy el Cirujano Min Yoongi, me especializó en reconstrucción de la piel y también soy cirujano plástico. —Esta vez hay un alivio en la expresión.


—Dígame la verdad, ¿va dejar marcas? ¿cierto? —Min entiende ese momento de angustia de sus pacientes y duele.


—Bueno, eso depende del nivel de cicatrización que tienes. Todas las personas son diferentes, pero en caso de que deje marca... Se puede acudir a la cirugía plástica. Y volverás a tener esa piel brillosa que tanto ama el público.


—No —El susurro en lamento no lo entiende. —N-No van a quererme si me hago cirugía. S-Sé supone que soy natural, todo lo que he trabajado por años, los contratos los van a romper y dejaran de apoyarme.


—Salvaste a seis niños de morir quemados. Los regresaste en manos a sus padres, y era obvio que no saldrías ileso. No importa si se rompen contratos, habrá gente que te contrate por tus acciones. Tu rostro solo tiene rasguños. La gente te ama, y sabe lo que hiciste. —El joven niega, sí fuera otra persona se enojaría por ser egoísta.


Pero, ha tenido casos similares. Tiene todo su derecho de sentirse mal por lastimarse a sí mismo. Por elegir vidas antes que la suya. Y es el sentimiento de culpa cuando han trabajado tanto en algo que ahora ya no importa. Es triste, le tocó ver a un chico violinista que perdió los tres dedos de la mano derecha por una infección leve que no trató.


—Has trabajado duro por obtener tanto, y esta bien si lloras, si odias tu valor por un momento. A veces es correcto ser egoísta. Pero no olvides que hiciste algo increíble, que nadie más se atrevió. —Se acerca, saca la Caja de pañuelos del mueble y se la entrega en las manos. —También hay métodos naturales para curar tu piel. Los hablaremos después.


Le da su espacio, y estando afuera por alguna razón esta vez no es como las otras veces que informa la parte negativa de los accidentes. No, esta vez duele porque su hijo esta involucrado y es fan de alguna forma. Mientras pedirá los tratamientos más efectivos para dárselos como opción. Eso puede hacer ahora.


Estoy solo enfrente de varios espejos que me juzgan.


©LyzOrtega



7 Novembre 2023 07:16 5 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
86
Lire le chapitre suivant Capítulo Uno: Tus ojos

Commentez quelque chose

Publier!
DK Danimar Kim
Me encantoo
December 02, 2023, 21:56
Magy Alvarado Magy Alvarado
Tienes mi atención mo tardes tanto en actualizar pliss....
November 10, 2023, 18:59
Killari Monrich Killari Monrich
Listo, me tienes
November 10, 2023, 01:57
Nena Castillo Nena Castillo
Cómo siempre... La mejor escritora ! Porfa actualiza tus demás obras
November 10, 2023, 01:41
M María
Me encanta mucho ❤️❤️❤️❤️
November 08, 2023, 15:32
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!