jjeonkim 𝑲𝒉𝒂𝒐𝒔 👑

Jeon Jungkook es absolutamente guapísimo, pero un novato en el mundo de las cámaras, un don nadie en mi mundo. Debería haber borrado su mensaje de solicitud de una tórrida colaboración ante la cámara. No todo el mundo está hecho para ser un camboy. Pero hay algo en él que no pude resistir. Es tímido e inexperto, callado y cerrado, pero sus torpes primeras veces resultan abrasadoras para las cámaras, y nuestros vídeos juntos son un éxito instantáneo. Sé que debería dejarlo pasar, sentarme a ver cómo entra el dinero y seguir adelante. Sé que debería dejarlo pasar, sentarme a ver cómo entra el dinero y seguir adelante. Pero no puedo. Estoy intrigado por esta pared de ladrillo de hombre. Veo destellos de Jungkook escondidos detrás de su silencio y él está luchando. Tiene secretos, alguien que le importa y que está protegiendo. Y mi misión es conseguir que se abra y me deje entrar. ¿Qué hace falta para llegar hasta el escurridizo Jungkook? Kookv Contenido adulto explícito NO COPIAS, DERIVADOS NI ADAPTACIONES DE MI VERSIÓN Traducción.


#15 Dan Fanfiction #12 Dan Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans.

#kookv #jungkook #taehyung #tae #kook #jeon #kim #kooktae #fanfic #btsfanfickookv #romance #explícito
2.2mille
61.1mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

PRÓLOGO

Taehyung

Oh, mierda. Llega tarde.

Literalmente no tengo tiempo para lidiar con esta mierda. Si me deja plantado, me voy a enfadar mucho. Porque escucha, no me criaron para ser puntual. No, mis madres llegan crónicamente tarde a todo, benditas sean. Valoran más completar las tareas que llegar a tiempo. Yo llegaba tarde a todo mientras crecía -clases de baile, escuela, fiestas de cumpleaños- y era horrible.

Así que ahora no soporto la impuntualidad. Y este tipo esta tardísimo.

Si fuera mi fetiche, le daría unos azotes.

No es que sepa si a este tipo le gusta esa mierda. Ni siquiera lo conozco.

Por un momento, me pregunto si me he vuelto loco. Quiero decir, ¿me he vuelto loco de verdad? Porque ahora mismo estoy aquí sentado, esperando a que un desconocido venga y me folle...No lo sé. Nunca hablamos de los detalles. Sólo le envié un mensaje de respuesta como: Oye, me apetece follar. Hagámoslo.

En ese momento, me pareció una buena idea. Estaba tan jodidamente aburrido de todo. Así que, cuando Jeon Jungkook me contactó en Twitter, acepté... cuando lo que debería haber hecho era haberlo eliminado. Quiero decir, este tipo sólo tiene como un centenar de seguidores. Es un completo desconocido, mientras que yo he estado con lo mejor de lo mejor. Llevo cuatro años haciendo cams -desde que tenía veinte años- y mis fieles suscriptores salivan por las colaboraciones que he hecho con otros camboys conocidos. Pero una noche, allí estaba yo, aburrido como una ostra, y acepté que un novato me follara. Una locura total.

Pero si lo pienso bien, había algo en él. Sus ojos en su foto de perfil-conmovedores, ojos de cachorro perdido- me hablaron. Me sentía un poco triste, quizá un poco nostálgico y añorante, así que acepté colaborar.

Mi mejor amigo, Soonyoung, dice que he hecho una buena decisión. Bueno, aparentemente, no lo he hecho. Porque si este tipo me deja plantado, me voy a quedar sin el dinero de esta sesión. Si hay algo en lo que Kim Taehyung brilla, es en hacer dinero cuando estoy en cámara siendo follado.

Supongo que podría hacer algo en solitario. Podría correrme a la orden sin tocarme la polla.

Esa es una habilidad impresionante, de verdad. La gente paga por ver eso.

Tomo otro largo sorbo de vino y me quedo mirando la puerta, deseando que Jungkook aparezca. Quizá se arrepintió y decidió que esto no era para él. No mucha gente puede soportar esta mierda. No es una vida que todo el mundo quiera para sí.

Justo cuando estoy a punto de rendirme y dar esta noche por perdida, un fuerte golpe golpea la puerta. Vibra en el espacio y me paralizo un segundo, con las piernas bloqueadas.

Mierda, me sobresalto y me pongo un poco nervioso. No sé muy bien por qué, pero me lo quito de encima. No hay por qué estar nervioso. Este es mi trabajo y sobresalgo en él. Soy un hombre de negocios.

—Se ha tomado su maldito tiempo—, murmuro, dejo la copa de vino sobre la encimera de granito gris y muevo los pies sobre el suelo de vinilo. Me ajusto el cordón de la bata de seda a la cintura y agarro el pomo de la puerta, deseando que mi respiración se estabilice. Lo tengo controlado.

Abro la puerta y ahí está, en carne y hueso.

Y no quiero sonar como Hannibal Lecter, pero es una carne bonita. Dejo que mis ojos se deslicen desde su pelo castaño oscuro perfectamente peinado, pasando por sus anchos hombros y sus fornidos pectorales, hasta sus gruesos muslos. Parece unos centímetros más alto que mi metro ochenta y dos, pero sin duda es más musculoso que yo, más robusto. Yo soy delgado y tonificado, pero en su mayor parte se trata de buena genética. Bueno, su foto no le hace justicia. Es mucho más sabroso en la vida real.

Sí, sueno como un caníbal. Pero podría comerme a este tipo para cenar.

Pero, de nuevo, llegó tarde, así que tal vez no. Qué grosero.

¿Quién crió a este hombre?

¿Lobos?

¿Bárbaros?

¿Mis madres?

Rompe el ciclo, Jungkook. No necesitas ser salvaje.

—¿No te molestaste en llegar a tiempo?—. Le pregunto, enarcando una ceja, intentando que mi voz suene burlona, pero con un deje mordaz.

Jungkook se pasa una mano por el pelo y me mira casi con timidez, con los ojos oscuros muy abiertos.

—Sí, claro—, dice en voz baja.

Sin explicaciones. Ni una puta disculpa. Ni siquiera una puta disculpa.

Pongo los ojos en blanco y lo atraigo hacia mí. Le rodeo el antebrazo con la mano y al sentir su piel sobre la mía siento un pequeño escalofrío. Es inusual, pero me encojo de hombros y lo achaco a un ligero zumbido del vino.

Eso es todo.

—Encantado de conocerte por fin, Jungkook—, digo, y suelto mi mano.—¿Estás listo?— Pregunto, yendo directo al grano. Nadie tiene tiempo para cháchara, y como él llega tarde, el tiempo se echa encima.

Se sonroja y traga saliva. Oigo el chasquido que resuena en mi salón.

—Sí.

Sus manos se agitan delante de él y veo el temblor de sus dedos.

Oh, espera. ¿Es de verdad? ¿Por qué actúa tan raro? Si hay algo que he aprendido en este negocio, es que no hay lugar para el rubor. O nervios. O estás dentro o estás fuera.

—¿Por qué estás todo rojo?— Pregunto, cruzando los brazos sobre el pecho.

Sus ojos me recorren de arriba a abajo, fijándose en mis muslos. — No lo estoy.

—Literalmente lo estás—. Le señalo las mejillas con las manos. — Sonrojado. Rojo cereza, mierda.

Se aclara la garganta y tartamudea. —Yo sólo... estaba Mierda. ¿Podemos seguir con esto?

Oh, así que quiere seguir adelante como si yo fuera el que le hace perder el tiempo. Me irrita más de lo que debería.

—Sí, por supuesto, no me gustaría que su Alteza Real esperara—. Mi sarcasmo no pasa desapercibido porque sus ojos se entrecierran ligeramente.

Pero ya he tirado bastante tiempo a la basura y tengo programas de televisión con los que ponerme al día. Además, esto es un negocio, un negocio de éxito por algo. Agito la mano delante de él. —Muy bien. Hagamos esto. Desvístete. ¿Quieres follarme no?

Noto que sus manos tiemblan con más fuerza mientras se quita la camiseta por la cabeza, pero cuando miro su torso desnudo, me quedo de piedra porque su cuerpo está desgarrado. Como si hubiera espacios reales entre sus musculosos abdominales.

Hago ejercicio a diario y ni siquiera yo tengo eso. Bueno, 'hacer ejercicio' es un poco exagerado. Camino tranquilamente por la cinta del gimnasio mientras contemplo a otros hombres. A veces hago unos cuantos abdominales o subo las escaleras hasta donde están las pesas y las mancuernas y las miro con repugnancia.

Pero Dios, ¿qué hace este hombre en su tiempo libre? ¿Levantar coches? ¿Monta toros?

Hmm, la imagen de él montando un toro mecánico desnudo sale a la superficie. Sí, por favor.

Lo oigo desabrocharse los vaqueros y mis ojos se fijan en el movimiento.

—Mierda—, murmura, tanteando un poco con los dedos, y mi atención se centra de repente en la pregunta que me ronda por la cabeza.

—De verdad, Jungkook, ¿por qué estás tan nervioso? No es tu primera vez delante de la cámara, ¿verdad?

Jungkook se baja los pantalones hasta que se estiran deliciosamente alrededor de sus muslos, revelando unos calzoncillos grises ajustados. Ahora estoy prácticamente jadeando porque, Dios mío, este hombre está buenísimo. Pero su comportamiento me hace dudar. Parece muy nervioso e inseguro, y necesito que esto sea consentido.

—¿Importa?

—¿Te has follado a otro hombre delante de una cámara antes, Jungkook? Sí o no. Es una pregunta fácil.

No me mira, se queda mirando al suelo, y yo me golpeo la cadera con la mano.

—Oh, hijo de puta. Me has engañado—. Se me escapa una carcajada porque me siento como un idiota. ¿Por qué accedí a esto? Realmente no tiene sentido que ni siquiera haya investigado a este tipo. Simplemente acepté su oferta basándome en su foto de perfil. Debo haber tomado demasiado vino esa noche. O ese maldito pellizco en el pecho me hizo sentir desesperado e impulsivo.

Me quedo ahí de pie, mirando a un Jungkook semidesnudo, con la mente dándole vueltas a soluciones para este lío.

—No te engañé. Nunca preguntaste. Simplemente lo supusiste—, señala.

Pongo los ojos en blanco y le señalo con el dedo. —Vete al infierno, Jungkook. Vete de una puta vez, imbécil—. Estoy muy enojado, pero maldita sea. No se equivocaba. ¿Pero por qué no iba a hacer suposiciones cuando me envió un DM pidiéndome una colaboración? Eso implica que es un camboy. No es ningún secreto lo que se suponía que iba a pasar aquí hoy.

Se estremece y suspiro, yendo a servirme más vino. El vino lo resuelve todo. Debería ser diplomático. Podría acabar con el hambre en el mundo y resolver la paz mundial.

—Mira, ¿qué importa? Podemos hacerlo. Tal como hablamos. Una colaboración. Estoy listo.

Ciertamente no parece listo. Parece que se va a mear en los pantalones. Y no es por avergonzarme, pero eso no es algo que me guste.

—No voy a dejar que me folles. No voy a hacerlo. ¿Estás loco? ¿Mentiste sobre algo más en el formulario de contrato que te envié? Tienes veintidós años, ¿verdad? ¿Esto no es un montaje de Atrapar a un Depredador?

Me fulmina con la mirada: —Sí, tengo veintidós años. Y no, no he mentido. Sólo... adorné un poco mi currículum. Todo el mundo lo hace.

Cierro de golpe la puerta de la nevera y el vino salpica mi vaso. Veo cómo se baja los calzoncillos y se los quita.

Y hola. Lo miro descaradamente. Es bonita, gruesa y larga, incluso flácida. Madre mía.

Una risa fría sale de mi garganta. —¿A eso le llamas estar listo? Respóndeme a esto, Jungkook—, le digo, volviendo a dirigirle la mirada. —¿Cómo mierda esperas follarme si estás demasiado nervioso para ponerte duro?

Mira entre sus piernas y se frota la nuca. —Todo irá bien.

—¿Sabes siquiera cómo funciona el sexo? ¿Eres virgen? Dios mío...¡Dios mío!

Niega con la cabeza, y yo me bebo el vino de un trago, necesitando más zumbido para lidiar con esto.

—No soy virgen y sé cómo funciona el sexo.

—¿Ah, sí? Porque estoy bastante seguro de que necesitas estar duro para metérmela por el culo, Jungkook.

Hace una especie de ruido ahogado y da un paso hacia mí. Veo como se mueve en mi espacio. Y por primera vez esta noche, puedo olerlo.

Huele jodidamente delicioso. A vainilla.

—Por favor—, me suplica en voz baja, y me maldigo por ser tan blando, porque me derrito. Culpo a mis madres por haberme hecho así. Por lo visto, eran demasiado buenas conmigo. Deberían haber sido un poco más malas. Deberían haber gritado un poco más y haberme dicho que dejara de llorar. Que me aguantara.

Lo estudio detenidamente, noto su desesperación. —Espera. Déjame pensar un momento.

Camino por los pisos de mi apartamento, con la mente moviéndose en diez direcciones distintas mientras Jungkook se mueve de un lado a otro, con su gran polla flácida balanceándose entre las piernas.

Dios, es enorme. Debe ser de regadera. Porque si crece más, esa mierda va a doler.

Ahora tengo curiosidad. Me gustaría ver esa gran polla ponerse dura para mí. Por primera vez.

De repente, me detengo, una idea se formula en mi cerebro. Una con la que podría ganar mucho dinero. Dios, soy un maldito genio. Como, Einstein, hazte a un lado, ¡aquí estoy!

—Jungkook—, empiezo y sus ojos se clavan en los míos. —No voy a dejar que me folles hoy. No cuando nunca has hecho esto antes. Me siento muy mal. Y ya veo lo que eres, un chico hetero.

Empieza a protestar, pero levanto una mano para detenerlo. No hace falta porque no voy a cambiar de opinión, y él debe saber que lo digo en serio porque cierra la boca.

—Así que, como he dicho, tú no vas a follarme hoy. Pero, ¿qué tal si poco a poco llegamos a eso?

Respira entrecortadamente y sonrío.

—Entonces, si estás de acuerdo, puedo darte una especie de despertar sexual. Despacio. Para los suscriptores. Se comerán tu inocencia. Como un puto pastel de manzana.

Su garganta trabaja mientras traga saliva.

—Sí, bien.

Bueno, eso fue demasiado fácil. Ahora sospecho.

—¿Seguro?

Mueve la cabeza. —Sí, lo estoy.

Le observo y, cuando veo esa férrea determinación en su mirada, me desabrocho la bata y dejo que caiga a mis pies.

—Entonces, ¿cuál es tu problema?— le pregunto.

Sus ojos miran mi cuerpo desnudo y se mueve nervioso. No sé cómo interpretarlo. Normalmente, los hombres con los que estoy sienten deseo o al menos respeto por mi cuerpo desnudo. Pero mira hacia otro lado. Casi tímido. Definitivamente aún inseguro.

—¿Qué quieres decir?

—¿Por qué te empeñas tanto en hacer esto?

Se encoge de hombros y no da ninguna explicación. Lo estudio detenidamente, pero está claro que no quiere hablar de ello. Así que decido dejarlo pasar. No hay necesidad de charlar ahora. Estamos perdiendo el tiempo, y el tiempo es dinero.

Además, no soy terapeuta. Siempre y cuando él consienta en esto entonces estamos bien para continuar.

—Voy a preguntar una vez más. ¿Estás seguro?— Pregunto lentamente, asegurándome de que realmente escucha esas palabras.

—Sí, estoy seguro.

—Bien, y Jungkook, puedes guardar tus secretos. Aunque tengo mucha curiosidad.

Hace rodar los labios entre los dientes mientras me dirijo hacia mi dormitorio.

—Vamos—, le digo. —Grabaremos en mi habitación.

Oigo sus pies detrás de mí y, cuando por fin entro en mi habitación, me giro y lo veo mirando a mi alrededor. Me pregunto qué pensará. No está recargada, pero he hecho todo lo posible para que sea acogedora y sofisticada a la vez. Sobre el colchón de la cama de metal negro hay un edredón de plumas blancas. A ambos lados hay mesitas de noche a juego. Es elegante y sencillo. Perfecto para un rodaje. No hay mucho que distraiga la atención.

Él y yo.

Los ojos de Jungkook se posan en la cámara situada en la esquina de la habitación, y su piel se vuelve de un bonito color rosa. Oh, más rubor. Dios mío, mis seguidores se van a tragar esto.

Esto es demasiado bueno, la primera vez de Jungkook con un hombre.

Será tan auténtico. No puedes fingir esta mierda.

Voy a sacar esto y hacer miles. Mostraré a mis seguidores todas sus primeras veces. La gente pagará un ojo de la cara por ello.

Sé que yo lo haría.

Como dije antes, hay algo en él.

—Esto es lo que estoy pensando—, digo, acercándome a mi equipo y jugueteando con él. —Creo que te haré una mamada por primera vez. Nada demasiado extremo. ¿Te parece bien?

Asiente y se lame los labios. —¿Tendremos que besarnos?

Jesús, realmente es nuevo en todo esto. Mi irritación con él por llegar tarde y estar nervioso y omitir su experiencia real vuela por la ventana. Es tan entrañable que el corazón me da un vuelco en el pecho.

—Sí, lo haremos, pero ahora no. Te besaré la polla.

Sus mejillas se ensombrecen y me rio por lo bajo. Es demasiado fácil. Voy a tomarle el pelo.

—¿Cuántos vídeos de camboys has visto? —le pregunto, apoyándome en la mesa, con la fría madera cortándome la piel.

—Algunos—, murmura.

—¿Me has visto a mí?

Su rubor se intensifica y apenas puede mirarme. —Algo.

Ahora quiero saber si le ha gustado lo que ha visto. Debe haberlo hecho, ¿verdad? Si se puso en contacto conmigo. Debe haberle gustado de verdad.

—Bueno, no hay necesidad de parlotear y parlotear, Jungkook—, me burlo. —Déjame explicarte cómo hago las cosas. Me tomo mi tiempo—. Le lanzo una mirada pícara, encendiendo ya el encanto sexy. —Juego con los espectadores. Les tomo el pelo. Les hago sentir como si estuvieran aquí conmigo. Hago que necesiten más.

Traga grueso, escuchando cada palabra, y lo tengo justo como lo quiero. Curioso, ansioso y preparado.

No pierdo más tiempo hablando, enciendo la cámara y me pongo delante de ella. —Hola a todos, esta noche tengo algo un poco diferente para ustedes. Alguien nuevo ha venido a jugar y es su primera vez con un hombre, así que vamos a hacerle pasar un buen rato, ¿okey?—. Guiño un ojo a la cámara y me vuelvo hacia Jungkook.

Se aclara la garganta y pregunta: —¿Dónde me quieres?—. Me acerco a él, le pongo las manos en los hombros y lo guío para que la cámara tenga el mejor ángulo. Puedo editarlo más tarde, pero no quiero perderme nada.

—Bien. Aquí—, digo, tirando de mi labio inferior entre los dientes. No quiero arrodillarme ante él, pero lo haré. Voy a tomar uno para el equipo porque sé lo que hace dinero. Tengo facturas que pagar, como el resto del mundo.

Me arrodillo ante él y miro su polla flácida y sus grandes pelotas.

A mis seguidores les va a encantar ver cómo se empalma para mí.

—Muy bien, Jungkook—, digo, subiendo las manos por sus muslos y mordiéndole ligeramente la cadera. Suelta un pequeño gruñido y sonrío a la cámara.

—¿Estás nervioso? —le pregunto, pasando mi mejilla por su polla y haciendo rodar sus huevos en mi mano.

Resopla y se le pone la piel de gallina.

—No.

Vuelvo a morderle la cadera, esta vez con más fuerza, arrancándole la verdad. —Mentiroso.

Lamiendo hasta la base de su polla, vuelvo a preguntarle: — Inténtalo. Inténtalo otra vez. ¿Estás nervioso?

Exhala entrecortadamente.

—Hmm, mejor. Me encanta la honestidad. Me excita—. Me agacho y bombeo mi polla, sintiéndola endurecerse bajo mi mano. Podría hacer esto todo el día. Siempre me ha gustado el sexo. Dar, recibir, no importa. Lo quiero todo. Es por lo que me metí en esto en primer lugar. Soy bueno en ello y me hace sentir poderoso.

Una de las manos de Jungkook se desplaza hasta la parte superior de mi cabeza y desliza suavemente sus dedos por mi pelo, el movimiento es tan jodidamente tierno que mi mano vacila, mi ritmo tartamudea.

Dios mío, basta de esta mierda. Debo haber tomado demasiado vino. No hay nada tierno en esto. Esto es un puto trabajo.

Tengo que ponerme a ello. Separo los labios y chupo todo lo que puedo de su polla flácida. Es tan grande que me llena hasta los topes y me limito a retenerlo dentro de mí. Suelta un grito de sorpresa por encima de mí ante el repentino movimiento, y yo sonrío internamente, pasándole la lengua, sintiendo cómo se endurece lentamente dentro de mi boca.

Mis manos se mueven alrededor de sus muslos hasta llegar a su culo, y lo agarro con fuerza, sintiendo el duro músculo bajo mis palmas.

También tiene un buen culo, firme y redondo. A los otros les encantará.

Me separo de él, su polla está dura y sobresale de entre sus muslos. La agarro y le tiro un poco de los huevos, arrancándole un gruñido de la garganta.

—Ya está. Haz ruido—, me burlo mientras le lamo la raja lentamente, consciente de lo que todos verán en la cámara. Lentamente, me meto la cabeza en la boca, gimiendo cuando sale un chorro de pre semen y lo chupo durante un minuto antes de retirarme. Jungkook jadea ahora, con los ojos nublados. Mantengo su polla cerca de mis labios, pero miro a la cámara. —Mierda, qué bien sabe.

La mano de Jungkook me aprieta el pelo y vuelvo a mirarlo. —¿Te la han chupado alguna vez?—. Le pregunto, metiéndomela en la boca otra vez.

—Sí—, respira.

Me separo de él y aclaro: —¿Por un hombre?

Se humedece los labios y niega con la cabeza. —No.

Inclino la cara hacia abajo y le lamo la parte inferior de la polla.

—Sí, bueno, estás de suerte. Todo el mundo sabe que los hombres lo hacen mejor.

Y entonces me inclino hacia delante y me lo trago entero, su polla dura deslizándose por mi garganta.

Jungkook gruñe sobre mí mientras muevo la cabeza lentamente, dejando que los suscriptores se entretengan con esto por un rato. Que experimenten la primera vez de Jungkook conmigo.

Esperemos que no se corra demasiado pronto. Sería una pena.

Pero, si lo hace, seguirá siendo caliente como la mierda.

Porque esto... esto es jodidamente caliente.

—Mierda—, murmura Jungkook por encima de mí, sus caderas se agitan ligeramente. —Mierda.

Me quito de encima de él, masturbándolo tranquilamente con la mano mientras me encuentro con su mirada nublada.

—¿Estás cerca?— le pregunto, mirando a la cámara y sonriendo. Sus mejillas se ensombrecen y se muerde el labio inferior.—Puedes decirme la verdad—, digo, acercando la nariz a su entrepierna e inhalando. Huele a limpio, a jabón y a un aroma único en él.

—Sí—, respira, y vuelvo a mordisquearle la cadera.

—Así de bueno soy—, digo, apoyándome en los talones, con el puño bombeando mi propia polla.

Sus ojos se posan en mi mano, que me acaricia perezosamente la polla, y yo me agarro a la base y la levanto hacia él.

—¿Quieres probarla? —Le pregunto en voz baja, y sus ojos se dirigen a los míos. Parece tan inseguro y confundido que me rio a carcajadas.

—Bueno, no puedes probarlo. Eso será la próxima vez—. Sus hombros se hunden un poco, levanto la mano y le acaricio las pelotas, haciéndolas rodar entre mis palmas una vez más.

—Pero ahora quiero más de tu polla. ¿Y sabes lo que quiero que hagas?

Parpadea rápidamente, con las manos en los costados.

—Quiero que me digas qué se siente cuando te la chupo. ¿Puedes hacerlo?

—Sí, sí. Puedo hacerlo.

—Buen chico—, le digo y vuelvo a metérmelo en la boca, recorriendo su longitud con la lengua, con una ligera arcada cuando llega al fondo de mi garganta.

—Se siente bien—, respira, sus manos vuelven a agarrar mi cabello, sus caderas se arquean ligeramente hacia mí, empujándose dentro y fuera de mi boca.

—Mierda—, murmura cuando me separo de él y arrastro sus huevos a mi boca. —Diablos—, gime.

Sí, bueno, soy consciente de que es un mierda explicando lo que se siente, pero por alguna razón, su reacción inocente, sin ningún guión, me excita más de lo que me gustaría admitir. Me bombeo la polla furiosamente mientras me la meto en la boca cada vez. A estas alturas, tengo los ojos llorosos y la boca hecha un lío mientras me lo meto en la boca. Pero a mis seguidores les gusta cuando estoy destrozado y desordenado. Les gusta que sea descuidado.

—Se siente tan jodidamente bien—, repite, y tomo nota mentalmente para tener una conversación sobre esto. Porque él necesita mejores adjetivos para describir el milagro que soy yo.

—Mierda, me voy a correr—, gime, y todo su cuerpo empieza a temblar.

Retiro mi boca, bombeando su polla con mi puño apretado. Es cuestión de segundos que su semen me salpique las mejillas y la boca, pintándome, marcándome.

Y yo no me quedo atrás, descargándome en el suelo con un gemido. Mi pecho se agita mientras respiro entrecortadamente. Bueno, eso ha sido jodidamente bueno. Apoyo la cabeza en sus abdominales y me vuelvo hacia la cámara, esbozando una sonrisa socarrona, con su semen aún goteando por mi piel.

Paso los dedos por el y me los meto en la boca.

—Sabe bien—, le digo a la cámara, levanto la vista y veo a Jungkook mirándome, con los ojos oscuros empañados por las réplicas de la lujuria.

—La próxima vez serás tú el que se arrodille—, le digo, y él traga saliva, con los nervios reflejados en la cara.

—De acuerdo—, dice, y yo le sonrío, levantándome de mis doloridas rodillas y apagando la cámara.

Me dirijo a grandes zancadas al baño, agarro un paño y me limpio. Jungkook me sigue, de repente un poco perdido.

—Puedes limpiarte y luego irte—, le digo, con la voz demasiado aguda y arrepintiéndome casi de inmediato. Parece que hay que tratarlo con cuidado.

Jungkook hace una mueca y asiente con la cabeza antes de colocarse a mi lado, todavía gloriosamente desnudo. No puedo evitar girar los ojos hacia él y observar cada línea de su cuerpo. Debe de pasar mucho tiempo en el gimnasio o algo así, porque tiene un cuerpo espectacular.

Cuando termina de limpiarse, me mira y se pasa una mano por la nuca, de repente tímido. Como si su polla no acabara de estar en mi boca.

—Entonces, ¿la grabación?—, pregunta. —¿Qué hago con ella?

—La editaré y la enviaré. Puedes publicarla y ver cómo entra el dinero.

Traga saliva y aparta la mirada de mí.

—Bueno, gracias—, dice en voz baja.

¿Qué demonios? Nunca me habían dado las gracias por esto. No sé si me gusta. Me hace sentir cosas. Y he estado sintiendo demasiadas cosas desde que este hombre llegó a mi apartamento. Ya es suficiente.

—No hace falta que me des las gracias. Esto es una transacción comercial—. Él asiente, y yo hago un gesto hacia la sala de estar. — Vístete, Jungkook.

—Sí—, murmura, y se pone la ropa. Y puede que le mire el culo mientras lo hace. Demándame. Es guapísimo.

—La próxima vez, recuerda que me la vas a chupar. Piensa eso durante un día o así.

Se ve pálido y totalmente asustado. Pero aún parece más nervios que asqueado. Puedo trabajar con eso. —Bien, sí. Puedo hacerlo.

—Y partiremos de ahí. Si esto va como creo que va a ir, vamos a hacer toneladas de mierda de dinero en efectivo. ¿Eso vale la pena para ti?

Sus ojos brillan con algo que no puedo identificar mientras agarra su jersey y se lo pone.

—Sí. Vale la pena. ¿Nos vemos la próxima vez?—, pregunta.

—Sí. La próxima vez. Y, por favor, no llegues tarde. Ten un poco de respeto—, digo con sarcasmo, y Jungkook me hace un gesto vacilante con el pulgar hacia arriba antes de desaparecer por la puerta.

Me quedo de pie en medio del salón, en bata, pensando en ese tipo misterioso. En qué se trae entre manos y por qué ha aparecido esta noche.

Y en lo caliente que estaba. Suficiente. Nadie me paga por pensar.

Agarro otro vaso de vino, vuelvo al dormitorio y empiezo a editar.


20 Octobre 2023 00:19 11 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
383
Lire le chapitre suivant 01

Commentez quelque chose

Publier!
Karen Calderon Karen Calderon
Jajajs en una parte donde decia colchón pense q decía condón jajaj
February 11, 2024, 03:17
Jessica Harzola Jessica Harzola
Hola soy nueva seguidora
December 09, 2023, 01:01
Vanesa Silvia Vanesa Silvia
Yo también quiero un vaso o copa de 🍷 para leer esto. Ya me engancho
November 11, 2023, 21:33
Veca Torres Veca Torres
Me gusta me gusta😍
November 06, 2023, 04:18
hoba star hoba star
por fin una historia siendo versátiles, es mi día de suerte😭💗
October 26, 2023, 23:15
Annie p. Annie p.
Versátiles y contigo.... siempre es un placer.😉.
October 22, 2023, 07:32
arikemii shou arikemii shou
ay m encantó
October 20, 2023, 18:07
Carmen Bautista Carmen Bautista
Comienzo espectacular 🫠🫠🫠🔥🔥🔥
October 20, 2023, 03:49
Gloria Rodríguez Gloria Rodríguez
Me quedé súper picada no me hagassss estoooo 😭😭😭😭😭
October 20, 2023, 03:05
Nelianne Crespo Copello Nelianne Crespo Copello
𝑀𝐸 𝐸𝑁𝐶𝐴𝑁𝑇𝑂 𝐸𝑆𝑇𝑂𝑌 𝐸𝑆𝑃𝐸𝑅𝐴𝑁𝐷𝑂 𝑃𝑂𝑅 𝑀𝐴𝑆 𝐺𝑅𝐴𝑋𝑋. 😚
October 20, 2023, 02:16
Genesis Rivas Genesis Rivas
𝖶𝗈𝗈 𝗆𝖾 𝗀𝗎𝗌𝗍𝗈 𝗆𝗎𝖼𝗁𝗈 𝖺𝖼𝗍𝗎𝖺𝗅𝗂𝗓𝖺 𝗉𝗈𝗋𝖿𝖺
October 20, 2023, 01:44
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 24 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!