francescoprofilo Francesco Profilo

Todo tiene su precio. Sin embargo puede variar según a quien se lo preguntes...


Histoire courte Tout public.

#relato-corto #barcelona
Histoire courte
1
2.7mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El precio de la hitoria

Joan Vinyes, de profesión vendedor de seguros y aspecto de cincuentón avispado, iba caminando por el Eixample barcelones luego de un duro lunes de trabajo. Cruzando la esquina de la Gran Vía con la calle Sardenya, se fijó en un hombre sentado en el portal de un local desalquilado. El hombre, que a primera vista parecía un sintecho, rodeado por un par de maletas y unas cuantas mantas, estaba muy centrado en la lectura de un pequeño libro amarillento. Joan, gran aficionado a los libros raros y antiguos, no pudo reprimir las ganas de acercarse al hombre hasta poder averiguar de qué obra se trataba. Cuando finalmente consiguió leer con claridad en la portada el título y el nombre del autor, se sorprendió tanto que casi pegó un grito.

Giordano Bruno, “Figuratio Aristotelici Physiciauditus”. Había visto libros de Giordano Bruno, venderse en internet por hasta más de cien mil euros. Así que aquel libro, escrito por el famoso astrónomo y filósofo italiano alrededor del año 1585, tenía que valer una fortuna.


―Me gustaría comprarle a usted este libro, señor.

―Ahora mismo lo estoy leyendo yo… ―contestó el indigente sin ni siquiera levantar la mirada.

Mientras tanto, Joan ya había extraído dos billetes de su cartera.

―Estoy dispuesto a ofrecerle treinta euros.

―¡Que sean cincuenta pavos! ―ahora el indigente parecía más interesado en su interlocutor que en el libro.

―Bueno, este libro tampoco vale tanto dinero. Lo dejaremos en cuarenta. ¿Le parece bien?


El indigente aceptó la oferta levantando los hombros y tendiendo su mugrienta mano para cerrar el trato. Sin embargo, en ese momento, Joan se dio cuenta que tenía solo otro billete de cincuenta en la cartera. “No voy a pedirle a este que me devuelva diez euros…” pensó Joan y le dijo al hombre que le esperase allí un par de minutos. El indigente le miró de arriba a abajo con suficiencia y volvió a absorberse en su lectura.

Joan fue a toda prisa al bar de la esquina y luego a cuatro tiendas más, pero ningún establecimiento quería cambiarle el billete de cincuenta euros si no consumía algo. Después de varios minutos, resignado, Joan volvió hacia la esquina donde lo esperaba el indigente. Al acercarse, Joan notó que el hombre ya no estaba leyendo, ni tenía el libro en las manos y antes que pudiera preguntarle nada, el indigente exclamó sonriente:

“No se lo va a creer usted, pero vino un hombre y me preguntó si le vendía el libro. Le dije que solo lo vendía por cien euros y el muy tonto me los entregó sin pestañear. Cien euros por un libro. ¡Vaya estupido!”

3 Septembre 2023 19:15 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~