romydorola Romina Dorola

André y Lena, dos viajeros perdidos en el océano, llegan a una isla sombría con un faro enigmático. Para liberar las almas atrapadas, enfrentan pruebas y sacrificios, descubriendo la fuerza del amor y la redención en su viaje.


Histoire courte Tout public.

#cuento #relato #cienciaficcion #historiacorta #concurso #elfaro
Histoire courte
5
5.8mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La Isla de las Almas Olvidadas

André y Lena, dos intrépidos viajeros que se encontraban perdidos en mitad de un implacable océano, se hallaron de repente frente a una encrucijada en su destino. Tras días de ardua lucha contra las olas y la incertidumbre que los había envuelto, pudieron ver en el horizonte una isla que emergía como un oasis de seguridad en medio de la desesperación que los había consumido.


A medida que se acercaban a la isla, una sensación de inquietud comenzó a envolverlos. La oscuridad que parecía abrazar la tierra era palpable, casi como una sombra amenazante que se cernía sobre cada rincón. La única fuente de luz provenía de un solitario faro erguido en el corazón de la isla, cuyo titilante resplandor parecía un espejismo ilusorio en medio de la negrura que los rodeaba.


Decidieron atracar en la costa arenosa, a pesar de la sensación de que la misma tierra parecía resistir su presencia. Cada paso que daban iba acompañado de una pesada opresión y malestar en sus cuerpos. La vegetación que encontraron era exuberante, pero retorcida, como si la propia isla luchara por mantenerse viva en medio de su propia agonía.


Sin embargo, la fuerza de la gravedad del faro parecía irresistible. Avanzaron hacia la estructura, sintiendo cómo las sombras los observaban con ojos invisibles a medida que avanzaban. Al llegar a los pies del faro, una opresiva sensación los envolvió por completo. A pesar de la inquietud, la curiosidad los impulsó a subir las escaleras crujientes que ascendían hacia la cima.


El viento aullaba en la cúspide del faro, y los viajeros se aferraron a la barandilla mientras ascendían. Cada escalón representaba una batalla contra su propio temor, pero también portaba la promesa de respuestas anheladas. Al fin, alcanzaron la cima y se encontraron frente a una puerta de madera que parecía ocultar secretos oscuros en su interior. Con un suspiro compartido, André giró el picaporte y la puerta se abrió lentamente.


Lo que hallaron en el interior fue una escena llena de sombras danzantes que parecían cobrar vida propia. Una voz susurrante llenó la habitación, como si el viento mismo hubiera adquirido la capacidad de hablar. "Bienvenidos, viajeros extraviados", murmuró la voz, generando escalofríos automáticos que atravesaron las columnas vertebrales de los hermanos. "Han llegado a la Isla de las Almas Olvidadas."


André y Lena intercambiaron miradas cargadas de asombro y temor. La voz continuó relatando la historia de la isla. Hacía muchísimo tiempo, este rincón había sido un lugar rebosante de vida y regocijo, pero una oscuridad misteriosa la había envuelto, aprisionando las almas de los náufragos en sus costas. Paradójicamente, el faro, concebido originalmente como un faro de esperanza, se había convertido en una prisión para estas almas en el olvido.


Conforme escuchaban la narración, una profunda tristeza se apoderó de ellos por los espíritus atrapados en la isla. Lena mostraba temor en su semblante, mientras que André reflejaba confusión en su mirada. Se sentaron a conversar durante un período prolongado. Finalmente, llegaron a la conclusión de que no podían simplemente retirarse y abandonar a estas almas atormentadas. Le preguntaron a la voz cómo podrían liberarlas y devolver la luz a la isla.


La voz susurrante les detalló que liberar las almas requeriría un acto de valentía y sacrificio. Existían tres pruebas que debían superar, como prueba de su compromiso y firmeza. Solo al completar estas pruebas serían capaces de liberar las almas atrapadas y traer la luz de regreso a la isla, una luz que no veía desde hacía varios siglos.


La primera prueba consistía en enfrentar sus peores miedos. André y Lena serían transportados hacia las profundidades de sus propias mentes, donde sus temores más oscuros cobrarían vida. Deberían confrontar estas sombras y vencerlas, demostrando su habilidad para enfrentar la adversidad con coraje y determinación. Con corazones temblorosos pero resueltos, aceptaron este desafío.


La experiencia resultó aterradora. André se encontró vagando en un bosque tenebroso donde sus miedos a la soledad y al fracaso lo acosaban. Por otro lado, Lena se hallaba atrapada en un laberinto de espejos distorsionados que reflejaban sus inseguridades más profundas. Al encarar estas representaciones distorsionadas de sus temores, hallaron fortaleza en su amor mutuo y en su deseo compartido de liberar a las almas olvidadas. Finalmente, lograron superar las pruebas y regresaron al faro, exhaustos pero victoriosos.


La segunda prueba requería que compartieran sus recuerdos más preciosos y dolorosos. Debían abrir sus corazones y revelar sus vivencias más íntimas, construyendo un puente de empatía entre ellos y las almas prisioneras. Juntos, narraron sus historias de amor, pérdida, superación y esperanza. Sus palabras resonaron a través de la isla, disipando parte de la oscuridad que la envolvía.


La tercera y última prueba demandaba un sacrificio desinteresado. Debían ofrendar algo de gran valor personal para liberar las almas atrapadas y restituir la luz. André y Lena intercambiaron una mirada cargada de significado, conscientes de lo que debían hacer. Cada uno entregó un objeto que simbolizaba su pasado. André dejó el reloj que había pertenecido a su abuelo y que había llevado consigo desde su adolescencia, mientras que Lena dejó el relicario que llevaba en su cuello, y que contenía dos pequeñas fotografías antiguas con los retratos de sus padres.


Cuando los objetos tocaron el suelo, un cálido resplandor comenzó a emanar desde el faro. La isla tembló y las sombras se agitaron, liberando una energía intensa. Las almas aprisionadas comenzaron a elevarse hacia el cielo, y susurros de gratitud y júbilo llenaron el aire. La oscuridad comenzó a disiparse gradualmente, revelando la belleza natural que había estado oculta por tanto tiempo.


André y Lena observaron maravillados cómo la isla renacía ante sus ojos. La vegetación se enderezó y floreció, colores vívidos pintaron el paisaje y el faro emitió una luz constante y radiante. La voz susurrante les dirigió unas últimas palabras, expresando gratitud por su valentía y desinterés. Les comunicó que su amor y determinación habían sido la clave para liberar a las almas olvidadas y restaurar la antigua gloria de la isla.


Con los corazones llenos de gratitud y satisfacción, los viajeros se tomaron de las manos y dirigieron su mirada hacia el horizonte. El océano, antes amenazador, se presentaba ahora repleto de posibilidades. Eran conscientes de que su travesía aún no había llegado a su término, pero se hallaban listos para encarar cualquier desafío que se presentara, armados con la fortaleza que habían descubierto en la Isla de las Almas Olvidadas.

15 Août 2023 18:14 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Junior Ezequiel Junior Ezequiel
Estoy escribiendo un libro basado en la suma de experiencias reales que estamos viviendo en este siglo y me gustaría que me intruyeras ya que tienes más experiencia
October 07, 2023, 12:42
ESMERALDA C. GUTIERREZ (TERESA) ESMERALDA C. GUTIERREZ (TERESA)
Vaya un final felíz
August 26, 2023, 19:19
~