therzig T Herzig

Mario Malavassi fue quien escribió esa nota detonante: “Te voy a matar”. Tenemos 15 años, no le creo pero igual me afecta, quiero llorar pero me aguanto hasta que llego a mi casa.. Era viernes e iba a pasar con la empleada todo el fin de semana mientras mi mama iba a acampar con sus amigas. No paré de llorar desde que llegué a mi casa. Llegué rápido por suerte, la mamá de una compañera me dio ride, a este tipo de persona le escandaliza que yo ande en bus, les asusta casi. Les doy lástima, por eso me llevan. Primero como hasta que me duele la boca del estómago. Después me siento en mi cama y contemplo mis opciones, pero no tengo, el lunes tendré que volver. Nadie me quiere. Primero voy abajo y me sirvo un trago de whisky, tomo un sorbo, mi primer trago de licor, no lo soporto y lo dejo sobre el bar. No entiendo porque si ya no me importa nada soy incapaz de tomármelo y hasta lavo el vaso. Subo y voy al baño de mi mama y cojo las pastillas que toma para el dolor de cuello, regreso a mi cuarto y junto las mías para adelgazar. Me las tomé casi todas, no recuerdo con qué, seguro fue agua, Coca Cola o jugo de naranja.


Drame Interdit aux moins de 21 ans.

#suicidio #bullying #depresión #abuso #colegio
3
6.4mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Ser obesa y bajar de peso con drogas que mi mamá me compró

Alguien me dijo una vez que tenía manos de sobadora, en ese momento no supe lo que quería decir, pero logró que mirara mis propias manos y me gusto lo que vi. Empecé a hacerme la manicura a los 14 años, iba todas las semanas, hasta me ponía uñas postizas.

Viéndolo en retrospectiva pienso que yo les daba curiosidad a las mujeres que trabajaban en el salón. Tan joven, que siempre va sola pero siempre va… Obesa. Me hablaban mucho, me preguntaban muchas cosas. Yo respondía a todo con mucha inocencia, dónde vivía, quiénes son mis papás. Y un día me ofrecieron unas pastillas para adelgazar brasileras.

Corriendo, emocionada le fui a contar a mi mamá, yo las quería, muchas veces ya había intentado bajar de peso sin ningún éxito. Me dio la plata para comprarlas y compré varios frascos y bajé de peso rápidamente.

Esa fue la primera droga que probé y por supuesto la que más me ha gustado. Hasta el día de hoy aunque sea delgada me encantan las pastillas para adelgazar. Se sentía como que la comida ya no importaba nada y además me hacían más inteligente. No podía dormir pero no me importaba, y a nadie más le importó tampoco.

Podía leer libros enteros de un solo tirón. En semanas llegué al límite bajo de mi peso ideal. Toda la ropa que me probaba me quedaba bien y mis primos que seguían gordos sentían envidia. Me sentía muy optimista, como nunca en mi vida, pero seguro eran las drogas.

Seguía estando siempre sola, sola iba de compras, sola comía, sola veía tele, pero pensaba que eso pronto iba a cambiar. Eran las vacaciones del colegio y pronto empezaría un nuevo curso en un colegio nuevo. Iba a conocer gente y a hacer amigos como yo.

Siempre pensé que cuando bajara de peso mi vida cambiaría. Esta es la primera vez que logré bajar de peso. Mi mamá me va a querer, el resto de mi familia me va a respetar y además va a ser fácil hacer amigos, me equivoqué.

8 Juillet 2023 00:00 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant Estar sola

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 4 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!