vanteesminumen Indiira Rar

No afecta el curso de la historia de Photography, pero es el extra que todos esperan saber sobre el Yoonminseok después del capítulo de Mio Bellissimo Amore, pero aun así aclarando punto es necesario leer la historia completa para mejor entendimiento de este momento entre los personajes.


#2 Dan Érotique Interdit aux moins de 18 ans.

#fanfic #placer #yoonminseok #87372
Histoire courte
1.8mille
20.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

=Más y más…=



Capítulo Especial

Disfrutar los placeres de la vida era parte vital de la pareja, no dejar que los celos o las inseguridades fueran mayores que su amor. Lograr lo que ellos tenían solo lo habían conseguido a base de confianza, amor y mucha comunicación. Aunque jóvenes, eran muy maduros a la hora de saber lo que querían.


La nocturna ciudad de Italia era nueva para los tres hombres, pero eso no les impediría gozar del placer carnal que invadía su cuerpo. El hotel los recibió como huéspedes normales, nadie que trabajara ahí, imaginaría lo que esos hombres tenían en mente.


—Bienvenido cariño... — sonrió coqueto dejando pasar al modelo.


—Esto es más que una bienvenida...


—Ponte cómodo.... Será una noche muy larga.


El mayor de los tres hombres podía observarlos con deseo, Hoseok se dirigió al mini bar de la habitación para tomar algo más fuerte, desde su posición Min veía sus manos venosas servir una pieza de hielo en un vaso de cristal para después añadir el brandy con una elegancia que le ponía demasiado. Tragó duro mientras veía como sus labios se posaban sobre la orilla del cristal para pasar el líquido por su garganta, dejando salir un siseo al final.


En lo que ellos se perdían en el silencio de la noche, el castaño aprovechó para dirigirse al baño, desde que lo vio en aquel antro, imaginar ese encuentro en la mayoría de sus sueños había sido parte de muchas noches de desvelo.


Su delgado y níveo cuerpo ahora lucía con muy poca ropa, sólo la necesaria para invitar al pecado. Un ligero color rosa decoraba su pierna derecha, un diminuto cachetero dejaba admirar la mitad de sus perfectas montañas de carne, en su cintura una cadena de pequeños diamantes rosas recorrían la mitad de su pecho hasta adornar su cuello, un arete de diamante en cada una de sus orejas, poniendo perfume con feromonas sobre su piel para atraerlos aún más a su cuerpo, esa noche quería saber todo lo que se podía hacer en una sesión de sexo con dos hombres.


Min había quitado su saco y desecho su corbata, todo bajo la atenta mirada del moreno que ahora yacía acostado sobre la cama mientras esperaban al de sonrisa hermosa.


—¿Quieres que te dé un masaje? — cuestionó el moreno incitando a la provocación.


—Eso sería genial...


Hoseok no tardó en levantarse de la cama para ir al encuentro del pelinegro qué mientras esperaba su llegada había quitado por completo su camisa dejando al descubierto su perfecto torso tonificado, las horas en su gimnasio habían dado frutos, mostrando su piel a otra persona que no fuera su novio, orgulloso de su figura se sentó en una de las sillas del comedor.


Las manos del moreno morían por tocar esa piel blanquecina que parecía mármol, tan perfecta y radiante, sus dedos picaban por sentir su piel bajo sus palmas. Y cuando hicieron contacto, no pudo ocultar el suspiro que lo exponía muy nervioso.


—Estás muy tenso...


—No hemos descansado desde que bajamos del avión... — respondió cerrando los ojos mientras disfrutaba esos dedos sobre sus hombros.


—Me imagino por qué... — Las extensiones del modelo abrazaron su cuello para dejar un beso sobre su lóbulo derecho, Min YoonGi no pudo contener las ganas de acercarlo a su boca, así que jalándolo de su brazo para ponerlo sobre su regazo. Hoseok lo veía directamente a los ojos, jadeante a la espera de lo que fuera a hacer. Sus largas manos tomaban su cintura y lo invitaban a moverse sobre su pelvis.


Dejando salir un gemido suave cuando sintió la dureza de ese hombre gatuno, solo pudo anclar sus manos alrededor de su rostro y llevar su cabeza hacia atrás dejando al descubierto la piel de su cuello dándole permiso para hacer lo que quisiera con su cuerpo.


—Me encanta ver qué se divierten... — añadió divertido el menor mientras llegaba a la sala —¿Puedo unirme?


— Por favor cariño...


Acercándose a los dos hombres dejando al moreno en medio de los dos, con Hoseok sobre su regazo, Mimi comenzó a besar delicadamente su espalda mientras el mayor se comía a besos y pequeños mordiscos la piel de su cuello, sonidos sugerentes comenzaban a escucharse por toda la habitación. La lujuria estaba invadiendo esas cuatro paredes.


La música de fondo ayudaba con su deseo, la lascivia comenzaba a dejarse palpar en el aire, lenguas húmedas hacían trazos por todo el cuerpo del moreno que no podía dejar de gemir, su cabeza ahora daba vueltas por todas las sensaciones que estaba experimentando. Las regordetas manos del castaño comenzaron un pequeño juego sobre los erectos pezones del modelo que conoció el cielo con ese gesto.


Deteniéndose unos segundos para llevar su dedo índice y meter a la boca del mayor para que los humedeciera lo suficiente. Con toda esa saliva sobre sus dedos regresó a dónde estaba segundos atrás, impulsando esos gemidos a escucharse aún más. Esos sonidos eran tan sugerentes que la impaciencia invadió al menor de los tres.


—Ven... Quiero hacerte sentir mucho más...


El castaño decidió tomar al modelo de la mano para llevarlo a su cama, acostándolo sobre ella, posándose sobre su regazo, rozando su miembro erecto bajo su cuerpo, empezando una danza suave de pieles, la perfecta vista que tenía Hoseok de ese chico encima suyo lo estaba volviendo loco. Observar su diminuta cintura con esa cadena alrededor de ella, maldecía por la euforia que sentía, sus labios tintados de un rosa suave enseñaban unos belfos muy apetitosos, sus pequeños pezones rosas se antojaban ser probados, tanto que su boca se hizo agua de tan solo imaginar pasar su lengua sobre ellos.


—Sé que te divertirás.


Guiñando su ojo derecho, acercándose a su boca para besar sus labios, probar su sabor en ese delicioso beso lo hizo perder la razón, en ese preciso momento Min decidió no perder el tiempo, mientras Mimi se encargaba de distraerlo, el mayor se daba a la tarea de apresar sus muñecas con una corbata por cada lado de la cama para impedir que se moviera.


—Eres versátil ¿Verdad? — un jadeante modelo simplemente asintió.—Increíble...


—Está listo cariño expuso el mayor.


—Gracias amor.


Con el moreno sobre su cama mirándolos desde abajo, la pareja comenzó a besarse con deseo, las manos del mayor jugaban con las nalgas del menor que gemía excitado al sentir el jugueteo de esos dedos rozar con su entrada y también pasar por sus genitales tan jodidamente salvaje, todo de su novio siempre lo volvería loco a la hora del sexo.


—Dilátalo. — exigió mordiendo sus labios.


Esa orden fue como gasolina para su fuego interno, avivando las llamas del incendio corporal que tenía en ese instante, alejándose de su hombre fue al moreno levantando sus piernas lo suficiente para dejar al descubierto su entrepierna y su deliciosa entrada.


Sus dedos acariciaron la extensión de sus piernas desde sus tobillos hasta las ingles posicionándose tan cerca de su glande, los ojos curiosos menor veían con deseo como esa punta despedía pre semen invitándolo a probar su placer, enrollando una de sus manos alrededor de la piel caliente del grueso miembro, comenzó a masajear de arriba abajo tan lentamente que a Hoseok no le quedó de otra más que cerrar los ojos y dejarse llevar por la multitud de sensaciones que comenzaban nuevamente a invadir su cuerpo.


Sus gruesos labios besaron su glande para después acercar la punta de su lengua y lamer el líquido que seguía ahí, suaves lamidas quitaban todo ese néctar, tan lentamente que el modelo solo podía arquear su espalda, todo bajo la atenta mirada del mayor que había comenzado a estimular su propio miembro. Tomando el lubricante que tenían preparado, decidió ponerlo sobre toda su extensión, acercándose al trasero de su chico, haciendo de lado esa pequeña prenda que hacía lucir espléndidamente ese culo bien formado.


—Levanta bien este trasero mi amor...


Obedeciendo inmediatamente hizo lo que ordenó acomodando las piernas sobre la cama, abriéndose por completo, sin dejar de chupar el miembro del modelo, los dedos del mayo se introdujeron lentamente en el interior del castaño, entraba y salía lo suficiente para tocar su punto G, tan suave y delicadamente que ante las sensaciones el fotógrafo comenzaba a mamar y succionar con más intensidad.


—Oh Min~


Sin sacar los dedos del interior, el de piel blanca llevó su boca a esas bonitas montañas de carne, dejando pequeños besos por su piel qué al sentir su toque se erizaba por inercia, su punto rosa se contraía y apresaba los dedos del mayor que disfrutaba la sensación, su lengua húmeda y caliente dejaba liquido por su ano para humedecer su entrada.


—Que rico estás bebé.


—Mmm~


Escuchar su voz grave detrás lo prendía de tal manera que no podía dejar de pensar en su miembro dentro suyo. Mientras se concentraba en lamer los testículos del modelo, éste no dejaba de gemir y retorcerse bajo el cuerpo del castaño que disfrutaba mirarlo disfrutar.


—Sabes delicioso... — confesó.


Levantando su cara con lujuria hacia él pelinegro que no podía hacer más que observar cómo le daban el mejor sexo oral, mientras el otro hombre dilataba al castaño. La sola escena le provocaba jadeos intensos.


—Tu boca se siente jodidamente increíble...


—Hará que te vengas muy rápido — añadió divertido el mayor, casi en burla pues conocía los secretos de su novio.


—No lo dudo...


—Si, pero aún no es tiempo, necesito que me follen los dos...


Hoseok solo pudo hacer un gesto de deseo, imaginar las posibilidades de lo que mencionaba era arrollador.


—¿Quieres jugar? — preguntó divertido.


—Quiero...


Quitándose de su entrepierna, no tardó mucho cuando ya estaba subiendo sobre su pecho y quedar tan cerca de su rostro, casi sentándose sobre ella, dejando salir su miembro cerca de su boca, su longitud era considerable, aunque el grosor demostraba que era quien recibía y no daba.


Lascivo añadió.


—Chupa... Quiero que chupes — enredando sus dedos entre su melena para levantar el rostro del modelo y ayudarlo a llegar a su pene.


—Min...


El mayor entendió rápidamente lo que le estaba diciendo, poniendo manos a la obra se dirigió a la parte sensible del castaño, acomodando sus piernas para empezar a rozar lentamente su entrada con su miembro, abriéndose paso hacía su interior.


Las manos del mayor acariciaban el erecto miembro de Hoseok que no dejaba de chorrear semen, las embestidas del mayor eran lentas, mortalmente lentas para la cordura del modelo, quería más y más duro, sentirlo dentro lo estaba poniendo loco de placer. Su boca lamía y succionaba la punta del fotógrafo que gemía dejando ir hacia atrás la cabeza, mientras disfrutaba de esa boca, esa maldita garganta estaba haciendo maravillas con su glande.


La cadencia de la cadera del mayor era jodidamente lenta, tan lenta que la cama se movía al compás de sus movimientos. Las sensaciones comenzaban a acumularse rápidamente en la entrepierna del fotógrafo que tuvo que detener esas succiones antes de llegar a su placer, la noche aún era joven y quería más, había llegado a ese punto solo para probar algo nuevo y una mamada no estaba en los planes.


—Maldición... —con el pecho subiendo y bajando acelerado por los jadeos, divertido añadió . —Me has superado.


—Voltéate... — pidió amablemente con sugerente deseo —Dame tu bonito culo.


Coqueto respondió.

—Lo que órdenes...


Park Jimin quedó en la posición de sesenta y nueve, mirando a su hombre que follaba al modelo, levantándose lo necesario para besarlo salvajemente, mientras sentía como el hombre acostado en la cama se comía su ano entre besos y lamidas, volteando sus ojos al sentir tal sensación, mordiendo los labios de su novio que, ante el delicioso sabor de su boca, empujó su miembro aún más hondo en el interior del modelo para sentir la presión en su punta.


—Te amo...


—Te amo aún más. — afirmó el mayor entre besos.


—Eres perfecto, eres tan delicioso.


—¿Puedo mamarte? — jadeante cuestionó.


—Claro que sí mi amor...


El de piel blanca salió con cuidado de ese culo para no lastimar, sin embargo, el modelo se quejó cuando se sintió vacío, pero a Min no le importaba quería complacer a su novio, así que sacando el condón que cubría el miembro decidió arrojarlo al suelo, dejando al descubierto su piel solo para su chico qué jadeaba por verlo tan grande, tan venoso y apetecible.


—Todo tuyo, mi amor. — con sus dedos masajeaba su punta para darle permiso de todo.


Sus manos sobre la cama bajaron para acomodarse cerca de su entrepierna, pegando su boca, dejando salir aire de sus pulmones, ese gesto hizo que el miembro del mayor diera espasmos invitándolo a ser comido.


—Solo no te vengas.


Min sonrió engreído, llevando su pene tan cerca de su boca. Sus gruesos labios besaron la punta para introducirlo por completo en su boca tan profundo que el mayor podía sentir su garganta tan caliente qué jadeó grueso, un gemido gutural salió de su garganta inundando la habitación oscura, apenas iluminada con una lámpara de luz amarilla a un lado de la cama.


El modelo no dejaba de introducir su lengua en su ano que se contraía por las sensaciones, varios minutos pasaron en esa posición hasta que el fotógrafo decidió que quería más, su cuerpo pedía, exigía ser atendido.


—Creo que llegó la hora de desamarrarte cariño.


—Mis manos mueren por tocarte.


—¿Si? —mordiendo su labio tan sensual que Hoseok quería besar esos labios con urgencia.


—Deseo que lo hagas.


Cuando las muñecas de Hoseok fueron liberadas lo primero que hicieron, fue tomar esa pequeña cintura para acomodarlo sobre la cama, abrir sus piernas e introducirse en su interior de una sola estocada. Sentir esa invasión fue apabullante, su ano exigía ser profesado y el grosor de ese hombre era envidiable, sentirlo tan profundo mientras entraba y salía lo obligaba a dejar salir pequeños gemidos de placer, sonidos tan dulces que se oían tan malditamente sexys.


—Si cariño~ oh si~


Sentir la sangre hervir en su cuerpo, el calor emanar de su piel, su corazón acelerado a mil, sus pulmones exigiendo oxígeno, algo que cada vez llegaba menos a su cuerpo debido a la mano apretando su garganta, la presión lo estaba impulsando a su orgasmo, aferrándose a la muñeca en su cuello sin dejar de gemir.

Todo comenzaba a dar vueltas, la rapidez de los movimientos estaban llegando tan profundo de su ser, que sus terminaciones nerviosas se activaron en un santiamén impulsando todas las sensaciones a su entrepierna, su miembro estaba tan duro que estaba a nada de llegar. En ese momento su cuerpo solo se enfocaba en tensarse para lograr llegar a el.


—No lo hagas venir aún... — interrumpió el mayor, no lo iba dejar llegar tan rápido, habían hablado antes sobre lo que iba a hacer y acordaron que ninguno de los dos se iba a dejar llevar por excitación sin haber cumplido sus deseos.

Aún en contra de su voluntad el modelo se obligó a desacelerar su ritmo obedeciendo la orden del mayor.


—Él quiere probar algo nuevo, si lo haces llegar temprano se enojará...


— Y qué es lo que quiere? — cuestionó jadeante, su rostro húmedo, lleno de gotas de sudor, muestra del esfuerzo que estaba disfrutando.


—A los dos dentro de mí.

Levantándose de la cama, acomodándose por sobre sus manos para mirar a ambos hombres con lujuria y una sonrisa en el rostro, ahora sonrojado y sudoroso, hebras de cabello se pegaban a su frente.


—¿Estás seguro?


—Lo estoy, si no, no estaría aquí.


—Siendo así, soy todo tuyo...


—Me encantas cariño, me encantas — enredándose en su cuello para besarlo con deseo salvaje —Ojalá decidas quedarte, podríamos disfrutar de esto más seguido...


—Creo que estoy pensando seriamente en hacerlo, eres delicioso.


—¿Lo soy Min? — volteando a su novio para atraerlo a su boca y besar con la misma intensidad.


—Claro que sí, mi amor.


Tomando al castaño de su delgado cuerpo para cargarlo entre sus brazos y hacer que enrollara las piernas en su cintura.


—¿Quieres estar en esta posición?


—Como tú prefieras amor.


—Me fascinas. — mordiendo la piel de su cuello añadió. — Eres perfecto.


Llevándolo entre sus brazos contra la pared para tener un apoyo, abriendo sus nalgas para introducirse en su apretado interior, apenas su grueso miembro estuvo dentro de su cuerpo, gemidos y más gemidos salían de la garganta de ambos, todo bajo la atenta mirada del modelo que no dejaba de manipular su pene, observar esa escena tan lasciva despertada sus demonios internos, amaba esa locura, tanto que quería más de lo mismo, ahora que había probado esa forma del sexo no planeaba alejarse, quería fundirse en la llama del deseo con ellos, descubriendo todo juntos.


—Cuando estés listo me dices para hacerlo... — susurraba tan cerca de su boca succionando su belfo inferior para después dirigirse a su cuello y morder, causándole dolor placentero.


—Contigo no creo durar mucho, me vuelves loco... — jadeante respondía, mientras sus dedos arañaban su espalda, su delgado cuerpo quería más, necesitaba más. — Harás que me venga.


Con esas palabras el menor sabía que el momento había llegado, quería probar eso que solo había visto en películas.


—Mójame — suplicó jadeante —Lléname de ti...


Deteniendo sus movimientos aún dentro de su interior y con la respiración acelerada, lo pegó contra la pared para tratar de conseguir un poco del oxígeno que sus pulmones exigían, saliendo lentamente de su cuerpo, el menor al sentirse abandonado gimió en forma de súplica.


—Los necesito dentro...


—¿Estás seguro? — acunando sus regordetas mejillas entre sus largos dedos acercándose a su boca cuál fiera a su presa.


—Si, cariño.


Aferrando sus brazos a su cintura, levantándolo del suelo para llevarlo a la cama. Sentándose en ella con el castaño sobre su regazo.


—Si te duele mucho, pararemos — un pequeño beso fue dejado en los gruesos labios del menor —¿Oíste? No debes aguantar solo por complacerme...


—No debes preocuparte, entre más lo haces más me excitas.


—Oh maldición, te amo.... Joder, eres perfecto.


El menor acostó a su hombre sobre la cama quedando lo más cerca de la orilla posible para darle espacio al pelinegro de acercarse a la diversión, las manos del mayor jugueteaban con las perfectas montañas de carne, todo sucedía bajo la atenta mirada del modelo que ayudaba a poner lubricante sobre sus dedos en la entrada.


—Mételo por favor — suplicaba ser poseído.


Haciendo caso a su pedido, el mayor se introdujo suavemente en su apretado Interior, sus manos anclándose alrededor de su pequeña cintura, entraba y salía lentamente para dilatar lo suficiente su cavidad anal. La longitud del mayor era tal qué estar en esa posición estaba llegando a su próstata muy pronto, avivando su lujuria rápidamente, sabía que sería cuestión de segundos para llegar a ese tan esperado orgasmo.


—Hobi... Mételo... — esas dos palabras fueron tan sugerentes que la excitación sobrepasó el deseo de los tres en ese mismo momento.


Los labios del mayor besaron una vez más con deseo, amor y lujuria su boca, ese hombre encima suyo era la perfección hecha hombre, mirarlo jadear y gemir tan cerca de su rostro, ver cómo se contraía de placer, podía escuchar sus gemidos aún más altos cuando el segundo miembro entraba, como su cuerpo temblaba ante cada embestida, ver como sus pequeños pezones rosas se erizaban era el anuncio de que su orgasmo venía.


Ahora los dos los miembros estaban en su interior, para Jimin, era dolorosamente placentero estar en esa posición, moviéndose casi al mismo ritmo, abriendo su entrada lentamente, su rostro contraído demostrada dolor y sus gemidos placer, despacio y sin prisa los dos hombres entraban y salían, una y otra vez mientras lo acostumbraban al grosor.

Cuando el castaño se sintió preparado el mismo comenzó a moverse, empujándose hacía sus pelvis.


—Mmm~Ha~


—Eres tan bonito... — expuso el mayor, acunando sus mejillas entre sus manos para besar sus labios y afirmar una vez más su amor hacia su persona.


—Yoon ~


—Si mi amor, dí mi nombre...


—Oh, Yoon~ Yoon~


—Oh maldición eres tan sexy, mirarte es un privilegio para mis ojos, te ves tan hermoso...


—Yoon~ Yoon~ Yoon~ — repetía entre gemidos sin dejar de mirar sus ojos, el placer de observar su rostro lleno de gotas de sudor rodando por su frente, ceñudo por el ejercicio que estaba haciendo.


—Maldición~ — el modelo trataba de aguantar lo más que podía, pero escucharlo gemir y verlo de espaldas, admirar como ese culo hermoso rebotaba ante cada embestida, su pequeña cintura era una escena realmente loca y excitante.


—Estoy por venirme, más rápido por favor.


Y así lo hicieron, ambos obedecieron su pedido empujando con más fuerza y rapidez sus embestidas.


El menor solo podía gemir y gemir, en ese momento no le importaba si alguien en la habitación de al lado lo escuchaba, por el contrario, le ponía que así fuera, eso le daba otro toque de excitación, el qué alguien estuviera escuchando y quizá, tocándose por sus gemidos, lo volvía loco, mientras todas las terminaciones nerviosas se activaban de manera exorbitante, su miembro se rozaba con la pelvis del mayor y eso ayudaba a la estimulación de su miembro.


Las sensaciones comenzaban a acumularse cada vez más entre cada embestida, una tras otra más rápido llegaban a su próstata y entonces todo se nubló, una explosión de placer llegó a su cuerpo llenándolo de hormiguitas, dejando salir su éxtasis a chorros, hilos de semen salían y salían entre cada espasmo de su cuerpo, embarrando la piel de su pecho, sus manos apretaban las sábanas blancas ahora distendidas de la cama, los espasmos de su interior ayudaron a los otros hombres a llenarlo de su néctar, la oscura habitación se llenó de gemidos gruesos al llegar a su orgasmo también, entre jadeos acelerados, poco a poco y lentamente el placer se iba, desaparecía después de un pequeño espasmo y solo quedaba su acelerado corazón corriendo como si estuviera en una maratón, podía sentir sus latidos en sus tímpanos, aunque mareado en ese momento, estaba satisfecho de lo que había experimentado, sentir el líquido caliente salir de su punto lo llenaba de orgullo, habían humectado su cuerpo de su miel.


—Eso, fue intenso.


—Eso fue perfecto... — jadeante respondió. — Te amo.


—Yo también te amo.


Mientras la pareja se besaba tiernamente el modelo salía con el mayor cuidado de su interior para no lastimarlo, dejando un beso al final sobre esas bonitas nalgas níveas, sacándole una sonrisa coqueta el fotógrafo que no dejaba de besar a su hombre que aún seguía dentro suyo.


—¿Estás bien?

—Te tengo conmigo ¿Cómo no podría estar bien?


Sentándose sobre la cama ahora abrazando su cintura, Park sonreía como tonto mientras su novio se comportaba tierno, eso era lo que más amaba al final de sus encuentros sexuales, la ternura del mayor, que lo trataba como la flor más delicada del mundo, cuidándolo como si se fuera a romper.


—Vamos a lavarte...


—Si, por favor.


El mayor decidió tomar entre sus brazos a su novio para dirigirse a la bañera dónde una tina llena de agua tibia lo esperaba, depositándolo suavemente dentro de ella el líquido cubría su cuerpo ahora marcado de pequeños morados en diferentes partes de su piel, verse así de tatuado por el deseo le gustaba, amaba dar placer.


—¿Necesitan ayuda? — el modelo ahora vestido solo con unos bóxer negros llegaba a la puerta para observar lo que hacían. —Puedo tallar tu espalda si me dejas...


—¿No solo sería una noche y listo?


—Todo ha sido increíble que sería muy descortés que me vaya así por qué sí.


—Estamos bien, tranquilo, puedes descansar en lo que terminamos — guiñando su ojo derecho.


—Bueno, entonces los espero afuera.


—Claro, cariño.


Sin más el modelo los dejó hacer lo suyo mientras él iba a la cocina por algo que comer el ejercicio le había dado mucha hambre, tanto que su estómago renegaba por atención.


—¿Estás cansado? — cuestionaba el mayor mientras echaba agua en su espalda y pasaba una esponja con jabón.


—Estoy bien mi amor, ya no te preocupes tanto. —tomándolo de la mano para jalarlo e intentar meterlo al agua.


—¿Qué haces? Se regará el agua.


—¿Y qué? —jalando con más fuerza para atraerlo consigo. —Solo es agua, se limpia y listo.


Recargándose en la tina, abriéndose de piernas para esperar por el cuerpo de su novio.


—¿Dime qué hice para que me amaras? — preguntó cuándo se acostó sobre su pecho.


—Ser un hijo de puta conmigo... — Ambos rieron suavecito al recordar sus primeros días.


—De alguna manera debía llamar tu atención...


—Pues lo lograste, ahora eres mío, te amo y eso no lo cambiará nada, ni nadie...

Segundos de silencio se hicieron presentes, Min no quería sonar posesivo, jamás en su vida se imaginó que se sentiría de esa manera, estaba seguro de lo que tenían y siempre que probaban cosas nuevas era divertido, pero esta vez el sentimiento que se acumulaba en su pecho era extraño, como si carcomiera lentamente haciendo doler su corazón, así que tuvo que preguntar.


—¿Y el chico de afuera?


—¿Que tiene?


—¿Planeas quedártelo? — acariciando su mano de manera circular con la punta de su dedo índice.


—Todo depende de lo que quieras y él quiera...


—Me gustó la experiencia. Sin embargo...


—¿Qué sucede?


—No sabría decirte si quiero compartirte otra vez...


Agachando la mirada, Park Jimin lo veía ahora con diversión.

—Min YoonGi ¿Acaso estás celoso?


Un puchero salió de ese rostro frío, por primera vez se veía jodidamente tierno, tanto que parecía un gatito regañado.


—No creí sentirme así, estoy seguro de tu amor por mí, pero...


—¿Pero? — burlón cuestionó y el mayor no soportó más desdén así que respondió de tajo.


—Sí... Si Mimi, me dieron celos ver cómo te follaba.


—Pero, fue excitante ¿No es así?


—También, pero más fueron los celos.


—Eres un tonto. —comenzó a reír bajito mientras tapaba su boquita con sus manitas regordetas. —Solo soy tuyo, pero no te preocupes, entiendo, ya probamos lo que queríamos y listo.


—¿Está bien? ¿Seguro?


—Min, me estás tratando de tóxico y no soy así.


—¿Ah no?


—¡Min YoonGi! — regañó con fingida furia.


—Solo bromeó chiquito, tu sabes que te amo.


—Lo sé y jamás perderás mí amor.


Aventando agua a su rostro, entre risas y burlas por parte de ambos el mayor habló sin pensar demasiado, sin darle tantas vueltas a lo que había llegado a su mente.


—¿Que pensarías si te digo que te cases conmigo?


—Te diría que te jodas Min YoonGi, no después de un trío, ¡No inventes! No soy especial.... pero hay momentos y este no es uno de ellos, además no me gusta que me engañes.


—No te estoy engañando. —mirándolo directamente a los ojos, en ese momento Park Jimin sabía que no mentía, no cuando lo veía a los ojos completamente serio. Y la sorpresa que vino de golpe comenzó a invadir su ser en tan sólo un momento.


—¡¿Qué?!


—¿Por qué habría de engañarte?


Su voz titubeante quería salir, pero no lo hacía por más que quería se mantenía en su garganta. En ese momento quería brincar, por lo que escuchaba, quería gritar de felicidad por la posibilidad de lo que él estaba insinuando, maldecía para sus adentros, solo unos segundos antes de siquiera hablar sus manos tuvieron que ser unidas con las del mayor que besó una de ellas suavemente.


—¿Me-e estás diciendo que planeas o quisieras casarte conmigo en algún momento del futuro?


—¿Tú no quisieras eso?


—¿Es enserio? — aventándose sobre su cuerpo emocionado para caer encima suyo.


—¿No mientes?


—Oye, eso me ofende...


Para el castaño en ese momento estaba culminando todo lo que había anhelado para su vida, era feliz, inmensamente feliz, besando la boca de su amado estaba capturando otra forma de amar la vida, en ese pequeño instante estaba deteniendo el tiempo, inmortalizando sentimientos para siempre. Estaba fotografiando su felicidad.




______________________________




Vindii

19 Juin 2023 04:15 8 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
294
La fin

A propos de l’auteur

Indiira Rar En una época donde nadie escucha, sólo queda escribir y que alguien te lea...🍃

Commentez quelque chose

Publier!
Vick :3 Vick :3
Ya hasta dieron ganas de hacer trío, esto es ARTE
April 02, 2024, 01:39

CG Cristina Guzman
Excelente final, lo leí como indicaste al final de la novela y no después del capituló, excelente escena y muuuuyyyy provocativa.
September 30, 2023, 04:02
CC Celetse Castañeda
No me aparece la historia y mi edad es más de 18
July 07, 2023, 20:25
DM Dolores Moctezuma
Mujer...eres I N S U P E R A B L E Y GENIAL
June 26, 2023, 14:33
Carmen Bautista Carmen Bautista
Eres Diosaaaa escribiendo, que calor me dió, estoy con mucho calor, gracias IndiiraRar eres increíble!!!
June 20, 2023, 13:40
Baúl Min Baúl Min
Total mente de acuerdo con lo escrito por Antonella 🤭🤭😳😳😳
June 20, 2023, 04:51
Antonella Constantini Antonella Constantini
Extremadamente picante 🥵 me gusta es la segunda vez que lo leo 🤭 la primera fue Wattpad y la segunda ahora 🤗 me encantan tus historias ya de por si escribes muy bien , se nota el esfuerzo el tiempo y la delicadeza que le pones , eso hace que me gusten más tus historias ♥️
June 19, 2023, 05:06
~