451
7.4mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

if you could see it from the front

Taehyung tiene un problema.

Y uno muy grande.

No es el tipo que implica que una de las tuberías de agua tenga una fuga o que la lavadora de repente decida que ya no quiere funcionar; sin embargo, cree que cualquiera de esos dos escenarios sería mucho menos dañino para su salud mental que la situación actual.

Se trata de su compañero de cuarto, Jeongguk, saliendo de su habitación en nada más y nada menos que un par de booty shorts color azul marino, aterciopelados y ajustados, y una chaqueta blanca de talla más grande, desabrochada para dejar su tonificado estómago y pecho visibles. Desde su lugar en el mostrador de la cocina, que da a la sala de estar en la que Jeongguk se encuentra actualmente, Taehyung tiene la vista perfecta de su compañero de cuarto en su.... diferente elección de estilo.

Los glúteos del menor apenas se asoman por la parte inferior de los shorts, lo que le da a Taehyung la oportunidad perfecta para ver dónde se curvan en el inicio de sus muslos. Junto con las 'patitas de suéter' de sus mangas demasiado largas que se deslizan más allá de las yemas de sus dedos, toda la vestimenta (o, bien, falta de vestimenta) es igual de adorable que lujuriosa.

Jeongguk, secretamente, siempre ha sido un chico de elecciones de moda extrañas y extrovertidas. Una vez compró un par de pantalones de chándal con salpicaduras de pintura falsa por un precio rídiculo a comparación con el pequeño precio que le habría costado simplemente comprar pantalones de chándal normales y salpicar pintura en ellos. A veces usa ese pantalón con su camisa amarilla más brillante, y esos días definitivamente pone a prueba las ganas de Taehyung de ir al supermercado con él, en lugar de hacerlo todo en línea.

Pero no, ni siquiera la peor prenda que posee se compara a esto. No es que Taehyung esté diciendo que lo que Jeongguk está usando justo ahora es feo, porque ciertamente no lo es, pero el mayor es un hombre débil que no ha tenido sexo en al menos tres meses y el trasero de Jeongguk está. Justo. Ahí. Sentado en su sofá con solameente el material de terciopelo separándolo de todo. Taehyung no necesita estar pensando en esto, especialmente no necesita verlo también.

Dado el hecho de que Taehyung ha estado enamorado de su compañero de cuarto desde que eran niños, su vida no ha sido tan fácil en el último año en el que han estado viviendo juntos; no está seguro qué le dio la idea de que lo sería.

Cuando Taehyung era un niño y realmente no entendía el concepto de que alguien te gustara, Jeongguk había estrellado contra su vida como un tren sin frenos, convirtiéndose en el mejor amigo de su hermano menor, Yugyeom, y visitando su casa todos los fines de semana. No sabía por qué la sonrisa de Jeongguk estaba atascada en su cabeza todo el tiempo cuando casi nunca le dirigía una palabra al amigo de su hermano.

Incluso después de algunos años en la secundaria y dos años en la preparatoria, Taehyung seguía pensando en la sonrisa de Jeongguk, específicamente en sus labios presionados contra los suyos, y algunas otras cosas también. Después de unos sueños húmedos, masturbaciones, videos porno gay y pensamientos sobre Jeongguk más tarde, Taehyung supuso que tal vez no era tan heterosexual como pensaba.

En el segundo año de universidad de Taehyung, Yugyeom le había dicho que se estaba mudando con su novio Jinyoung. También le dijo que Jeongguk estaba buscando un nuevo compañero de cuarto (porque Yugyeom se había ido), y que debía considerar aceptar la oferta para poder vivir fuera del campus pero estar cerca de la universidad.

Sin dudarlo, aceptó. Porque, ¿qué podría pasar viviendo en un pequeño apartamento con el chico que le gustaba desde la secundaria?

Mucho puede pasar, Taehyung todavía se está enterando hasta el día de hoy. Ejemplo número 2,842,315: Jeongguk en esos malditos booty shorts que Taehyung quiere arrancar para poder morder sus muslos y glúteos.

Y como si esa mañana no pudiese empeorar, el control remoto de la televisión debe haber dejado de funcionar porque Jeongguk sigue presionando los botones y no pasa nada. Él resopla y se levanta, luego camina hacia el pequeño mueble en el que se encuentra el monitor y se inclina para abrir el cajón en el que guardan las baterías.

Taehyung apoya su codo en el mostrador y descansa su barbilla en la palma de su mano, sus labios separados con asombro y sus ojos medio cerrados, tratando de no correrse en sus pantalones como un adolescente cachondo al ver el contorno del pene de Jeongguk mientras se inclina. Eso, y que los shorts suben un poco más, tanto que Jeongguk tiene que jalaros un poco hacia abajo una vez que se ha puesto de pie correctamente.

Jeongguk se sienta de nuevo y Taehyung decide que da miedo quedársele viendo desde su cocina cuando el menor no tiene ni la menor idea de que lo está mirando, porque Taehyung ha intentado quedarse en el rincón ligeramente escondido de su cocina cada vez que Jeongguk mira hacia esa dirección. Así que ajusta sus pantalones con la esperanza de que el bulto presente ahí no se note y recuperando la compostura, se dirige a la sala.

Se sienta en el mismo sofá que Jeongguk y se asegura de dejar una cantidad decente de espacio entre ellos para que el menor no note lo nervioso que está. Su apartamento se mantiene bastante frío la mayor parte del tiempo gracias al increíble aire acondicionado del edificio, por lo que es muy fácil saber cuándo alguien está nervioso o simplemente ha comido algo picante.

—Hey, hyung —lo saluda con una pequeña sonrisa que muestra sus lindos dientes.

—Hola, Guk —murmura, moviendo sus manos inquietamente.

Cuando Jeongguk mira de nuevo hacia la televisión, los ojos de Taehyung se dirigen a sus shorts una vez más. Mierda; las piernas del menor están entrecruzadas, lo que significa que sus shorts están ajustados en toda la superficie de sus muslos y no dejan mucho a la imaginación. Es tan raro, él piensa, tan raro porque Jeongguk nunca ha usado algo así antes. Pero a Taehyung no se está quejando.

—Uh, Jeongguk... tú, uh —Jeongguk lo mira de nuevo y el mayor se atraganta—. ¿Estás usando eso para ir a trabajar hoy?

No muy lejos de su apartamento, se encuentra un estudio de danza en el que Jeongguk trabaja como asistente de coreografía. Algunos días usa su ropa más cómoda en la que es más fácil moverse cuando está bailando, por lo que Taehyung no puede evitar preguntarse eso.

Por un segundo, Jeongguk parece confundido con la pregunta. Entonces Taehyung rápidamente mira hacia abajo en un gesto a los shorts y Jeongguk se da cuenta y comienza a reír—. Oh, no, estos son un poco demasiado llamativos para el trabajo, ¿no crees? Trabajo con niños, hyung, no con señores de mediana edad que buscan mejorar su vida sexual.

Taehyung tartamudea en vergüenza—. E-entonces, ¿por qué te los pusiste?

—Porque —Jeongguk tira de los extremos de los shorts hacia abajo de nuevo y juega con el dobladillo—, Jinyoung estaba limpiando su clóset el otro día y me dio algunas cosas. Dijo que eran muy cómodos y relajantes y que debería tenerlos porque últimamente he estado un poco estresado.

Acercándose más al menor a pesar de su estrategia anterior, Taehyung frunce el ceño y pone su mano en el muslo de Jeongguk sin pensar—. No sabía que estabas estresado. Sabes que puedes hablarme de estas cosas, ¿verdad?

—¡Por supuesto que sí! Es algo tonto, no te molestaré con eso —todo lo que Jeongguk hace es enviarle una sonrisa brillante, y habla nuevamente antes de que el mayor pueda protestar—. Sé honesto, ¿crees que me quedan bien?

Solo entonces Taehyung se da cuenta de que su mano ha estado en el muslo desnudo de Jeongguk durante el último minuto. La retira tan suavemente como puede sin causar sospechas, y asiente—. Son- son geniales, Gukie.


──❀*:・゚


Después de eso, Jeongguk vuelve a usar su ropa casual la mayor parte del tiempo. El Día Que Taehyung Casi Murió A Causa Del Culo De Jeongguk En Esos Shorts pasó hace mucho y casi ha sido olvidado. Casi.

Taehyung todavía piensa en ese día mientras está en la ducha. Se siente mal al masturbarse a la imagen de su compañero de cuarto, el mejor amigo de su hermano y alguien que se ha convertido en un buen amigo suyo durante el año pasado, pero la polla de Taehyung no descansa por la moralidad. Tampoco su mente, en realidad, cuando se imagina tirando los shorts a un lado para poder follar a Jeongguk.

Un día, antes de que Jeongguk se fuera a trabajar, Taehyung le preguntó si tenía alguna ropa que debía lavarse. El menor tenía prisa para irse, ya que había dormido unos minutos más de lo previsto y le dijo que había una cesta junto a su cama que era de ropa sucia antes de salir disparado hacia la entrada de su apartamento.

Poco después, Taehyung entró a su habitación para juntar su ropa sucia de la cesta. Una vez dentro de la habitación de Jeongguk vio la gran pila que el menor había mencionado; era principalmente ropa de baile, y Taehyung probablemente tendría que lavarla dos veces, ya que Jeongguk reutiliza su ropa como Taehyung reutiliza estrategias para saltarse clases.

Taehyung estaba a mitad de la pila, volteando una camisa antes de meterla a la lavadora y seguir con la siguiente prenda cuando parpadea ante los familiares shorts de terciopelo en su mano y los mira fijamente. Eran tan suaves, así que no es de extrañar que Jinyoung se los haya dado a Jeongguk, pero Dios; Taehyung tomó los shorts con ambas manos y apretó la tela con sus dedos, imaginándose los muslos de Jeongguk.

Cuando finalmente desvía la mirada de aquella prenda, lo que él nota después de los shorts es mucho más impactante: debajo de los shorts se escondía un par de bragas negras con encaje. Los ojos de Taehyung se ensanchan y rápidamente, él sumerge los shorts en la lavadora junto con las bragas y el resto de la ropa.

Él va a su habitación donde se deja caer en su cama antes de enterrar su cara en su almohada y dejar salir un grito de frustración.


──❀*:・゚


Más tarde, de noche, cuando Jeongguk regresa a casa, Taehyung está en el sofá haciendo su tarea de química. Tiene que entregarla en dos semanas, pero Taehyung quería tener una excusa para quedarse despierto esperando a que Jeongguk regrese.

—Hyung, ¿qué estás haciendo despierto todavía? —Jeongguk pregunta cuando lo nota en el sofá.

—Tarea —responde. El sueño hace que sus palabras suenen arrastradas—. ¿Cómo te fue, Gukie?

—Estoy agotado, pero es el buen tipo de agotamiento, supongo —murmura Jeongguk, bostezando después.

El menor estira sus brazos hacia arriba cuando bosteza, haciendo que su sudadera se levante sobre su estómago. Taehyung percibe el rojo que se asoma por debajo del inicio de sus shorts de baloncesto cuando sus ojos miran la figura de Jeongguk, y traga saliva duramente. ¿Es eso...? No, no puede ser. Solo está cansado y viendo cosas, eso es todo.

—Bueno, me voy a bañar y luego a la cama. Asegúrate de ir a dormir pronto también, ¿sí, hyung? —Jeongguk le sonríe cuando pasa por la parte de atrás del sofá al pasillo.

—Está bien —murmura Taehyung, y tan pronto como Jeongguk cierra la puerta del baño, cierra sus libros y se va a dormir a su habitación.

A la mañana siguiente, cuando Taehyung va a sacar la ropa de la secadora, ve que Jeongguk ya ha sacado toda su ropa correspondiente, incluyendo las bragas de encaje.


──❀*:・゚


Una de las cosas que más le gusta a Taehyung de Jeongguk es lo delicado que es. Jeongguk es unos cuantos centímetros más bajo que él y sus muslos son musculosos, llenos de moretones debido al baile.

Estos pensamientos son estimulados cuando Jeongguk sale de su habitación con unos shorts de mezclilla que, aunque no son tan cortos como los de terciopelo, aún son muy cortos para los shorts que habitualmente usan los hombres.

Esta vez, Taehyung no puede esconderse y salir cuando esté listo, ya que se encuentra en la estufa cocinando huevos para el desayuno cuando Jeongguk entra, yendo directo al refrigerador para sacar una botella de jugo de naranja.

—Mmm, huele bien —dice Jeongguk con una pequeña sonrisa.

—Gracias. ¿Te importaría poner algo de pan tostado para mí? —Jeongguk asiente, tomando un poco de pan y lo pone en la tostadora.

La atención de Taehyung no llega a los shorts de mezclilla hasta que Jeongguk se sienta en el mostrador junto a la estufa y cruza las piernas. De hecho, lo mismo podría decirse del crop top que lleva con los shorts. El mayor se queda momentáneamente sin aliento y casi deja caer la espátula en en sartén.

La ropa le queda tan bien a Jeongguk. Taehyung mira los bordes deshilachados de los shorts hasta sus hermosos muslos, y está tentado a pedirle a Jeongguk que aplaste su cabeza con ellos. Luego, su vista cae en el top que expone una parte de su torso, un tenue contorno de su abdomen marcado visible. Su estrecha cintura está curvada en lo más mínimo, y Taehyung quiere posar sus manos en esta.

Pero luego piensa en lo que vio entre la ropa de baile de Jeongguk, los booty shorts del otro día, y cómo el menor se aseguró de sacar sus cosas de la secadora primero cuando por lo general deja que Taehyung lo haga por él. La posible razón por la que probablemente debería dejar de pensar en Jeongguk como lo está haciendo ahora.

—¿Tienes novia? —pregunta impulsivamente y mentalmente se da un golpe por ser tan idiota.

La primera señal de que está jodido es cuando las cejas de Jeongguk se fruncen—. ¿Qué?

—Es solo que —mantén tu puta boca cerrada, Kim Taehyung, maldita sea—, el otro día vi un par de bragas en la pila de tu ropa y, simplemente... no sé, pensé que empezaste a salir con alguien. Perdón.

La segunda señal de que está jodido es cuando las mejillas de Jeongguk prácticamente se arden con un tinte rojo—. No, está bien... no estoy saliendo con nadie. Son de un amiga... ¡No es que me esté acostando con ella! No- me refiero a que algunas de nuestras ropas se mezclaron en el trabajo una noche y aún no lo hemos solucionado...

Una de las otras cosas que a Taehyung le gusta de Jeongguk es que es terriblemente obvio cuando miente. Tan terrible que es gracioso. Excepto en este momento porque todo lo que Taehyung siente es confusión, pero no está lo suficientemente dispuesto para interrogar a Jeongguk o preguntarle que está tratando de esconderle.

—Tranquilo, Guk. No es como si me importara si estás acostándote con ella o no. Ese no es mi problema. Hazlo con quien quieras —Taehyung, sin embargo, es un gran mentiroso.

Jeongguk se desanima visiblemente ante las palabras del mayor, con un ceño fruncido grabado en sus facciones. Afortunadamente, antes de que el aire pueda volverse aún más tenso de lo que está ahora, la tostadora suena y Jeongguk baja del mostrador para tomar el pan mientras Taehyung termina de cocinar los huevos.

La idea de que Jeongguk esté con alguien que no sea él pone un leve dolor en su pecho que solo se ha vuelto más intenso a lo largo de los años.


──❀*:・゚


Taehyung siempre fue alguien de quedarse dentro de casa y su mamá siempre le forzaba a ir a fuera y jugar con su hermano Yugyeom y su amigo. Hasta el día de hoy, todavía se siente como que todo eso aplica. Excepto que su madre no le está forzando a salir, son tanto su hermano como Jeongguk quienes lo obligan a ir porque no quieren que Taehyung pase el día solo en su pequeño apartamento, incluso si él insistió en quedarse.

Ahora están en un centro comercial en camino a una joyería porque se acerca el aniversario de un año de Yugyeom y Jinyoung, y Yugyeom quiere comprarle un collar que había visto el otro día—. Estaba pensando en buscar aún más cosas. Sé que él amaría el collar, pero, ugh, no lo sé —se queja Yugyeom.

—¿Qué opinas, hyung? —le pregunta Jeongguk.

No le sorprendió que lo llevaran con ellos, simplemente porque saben que Taehyung conoce los gustos de Jinyoung mejor que cualquiera de los dos, y podrían aprovechar su conocimiento para que su Yugyeom no se estrese más de lo que ya está.

—El collar es lindo —dice sin pensarlo dos veces. Yugyeom lo mira como si fuera su salvador y le da un fuerte abrazo antes de entrar a la tienda.

Las cosas siguen siendo bastante incómodas con Jeongguk, ya que nunca más hablaron sobre el tema de las bragas y con quién puede o no Jeongguk estar acostándose. Cada vez que Jeongguk se va a clases, los dos solo se dicen adiós silenciosamente antes de que el menor salga por puerta principal. Sus mañanas ya no incluyen aquellas conversaciones normales que a veces se sentían hermosamente domésticas para Taehyung. Siente que es su culpa.

Así que cuando Yugyeom los deja solos, están uno al lado del otro preguntándose internamente si uno de ellos debería decir algo para reducir la tensión. Justo cuando Taehyung va a hablar, Jeongguk también abre la boca, y los dos ríen.

—¿Qué pasa? —pregunta Taehyung.

Jeongguk apunta a la entrada de la tienda sobre su hombro con su pulgar—. Voy al baño, no debería tomarme tanto. Si van a otro lado, me mandan un mensaje.

—Está bien —asiente, dando una pequeña sonrisa a cambio de la que Jeongguk le envía antes de darse la vuelta.

Yugyeom se ha distraído con los diferentes tipos de joyería, por lo que Taehyung espera. Y espera. Y espera hasta que sus pies comienzan a doler por estar parado en el mismo lugar por demasiado tiempo.

Jeongguk dijo que no tardaría mucho, pero ya han pasado quince minutos y los baños más cercanos ni siquiera están tan lejos. Tal vez se encontró con un amigo o alguien de sus clases y está conversando con ellos, pero Taehyung no puede evitar sentirse un poco preocupado, así que va hacia Yugyeom para decirle que va a echar un vistazo en algunas de las otras tiendas, y su hermano murmura distraídamente un "ok".

En su camino, hace una pausa varias veces para contemplar su decisión, ya que Jeongguk es lo suficientemente mayor y no necesita que alguien lo cuide. Si Jeongguk descubre que Taehyung fue a buscarlo porque se estaba demorando un poco más de lo esperado, no solo sería vergonzoso sino que posiblemente empeoraría las cosas entre ellos. Algo le dice que debe darse la vuelta y regresar, pero no lo hace.

Él cree que debería haber escuchado a su subconsciente cuando está por pasar la tienda de lencería. Por lo general, Taehyung no piensa nada sobre ese tipo de tiendas, pasa por delante de ellas sin mirar dos veces porque cosas como la ropa interior femenina no suelen intrigarle.

Y esta vez no sería diferente si Jeongguk no estuviese navegando a través de una exhibición de bragas de encaje. A Taehyung le toma unos segundos procesar la escena, y cuando lo hace, frunce el ceño mientras ve al menor sonreír a la vez que recoge una pieza rosa claro que viene junto con top.

Se ve feliz mientras admira el conjunto, y aún más feliz cuando va al mostrador para comprarlo. Todo lo que Taehyung puede pensar es que Jeongguk le mintió acerca de que no tenía novia, es decir, ¿por qué otra razón estaría comprando lencería?

La única explicación apropiada que Taehyung puede pensar sobre Jeongguk mintiéndole es que el menor sabe que le gusta al mayor y no quiere lastimarlo. Pero, honestamente, preferiría que Jeongguk fuese honesto con él en vez de mentirle en su cara.

Oh, Dios. Jeongguk lo sabe.

Yugyeom está esperando fuera de la joyería cuando Taehyung regresa—. Terminé comprando más del collar. ¿Crees que esté bien?

A pesar de la decepción y la vergüenza dentro de él, Taehyung le sonríe tranquilamente a su hermano—. A Jinyoung-hyung le encantará.

Poco después, Jeongguk regresa con una bolsa en la mano. No es de la tienda de lencería, sino de una tienda de ropa para hombres. Taehyung observa la bolsa cuando Jeongguk se acerca, y sus cejas se fruncen: está 100% seguro que vio a Jeongguk listo para comprar el set de lencería.

—¿Qué compraste, Guk? —pregunta Yugyeom con interés.

—Un par de pantalones para bailar, nada especial —dice Jeongguk.

Jeongguk le sonríe a Taehyung cuando se da cuenta de que el mayor lo está mirando. Taehyung rápidamente mira hacia otro lado, sin ver la expresión abatida en la cara de Jeongguk cuando lo hace.


──❀*:・゚


—Saldré con Jinyoung, vuelvo pronto —dice Taehyung, mientras se pone sus zapatos frente la puerta principal.

Jeongguk suelta un 'ajá' relajado desde el sofá, y Taehyung resopla cuando cierra de golpe detrás de él. Él debería estar relajado, no Jeongguk.

Cuando se encuentra con Jinyoung en el café y termina de contarle su problema sobre Jeongguk teniendo una novia y que sabe que le gusta a Taehyung, su amigo lo está mirando como si le hubiera crecido una segunda cabeza.

—¿Estás seguro de que no estás exagerando?

—Estoy humillado y molesto, por supuesto que estoy exagerando. Pero eso no me importa ahora.

—Es entendible, pero estoy seguro de que hay una mejor explicación para esto —dice Jinyoung.

—No la hay. Jeongguk tiene una novia y solo tendré que aceptar el hecho de que estaré mejor si sigo adelante en vez de esperar por algo que nunca sucederá.

—Tae...

—Está bien. Puedo superarlo. Tomará un tiempo, pero lo lograré.

—Escúchame-

Taehyung suspira—. Tomará unas pocas noches de sollozar en mi almohada y un poco de masturbaciones tristes en la ducha-

—Taehyung —Jinyoung interrumpe con un tono agudo que instantáneamente calla a Taehyung—. La lencería era mía.

Si hay una forma de explicar la expresión en la cara de Taehyung, sería "qué mierda". ¿Acaso escuchó bien o necesita limpiarse las orejas? Realmente espera que sea lo último.

—¿Qué? —Taehyung tose y tira del cuello de su camisa—. ¿Tú... te acostaste con Jeongguk?

Los ojos de Jinyoung sobresalen de sus cuencas—. ¡Dios, no! Yo quiero a Yugyeom y a Yugyeom solamente. De ninguna manera, Tae.

—Entonces, ¿cómo... um... tus bragas terminaron con Jeongguk?

—Bueno, las compré porque pensé que a Gyeom le gustaría, pero resulta que es a él a quien gusta usar esas cosas. Nuestras tallas no coincidían, así que se la di a Jeongguk y compré más para Yugyeom.

Haciendo una mueca, Taehyung gime de frustración y se pasa las manos por la cara—. Realmente no necesitaba saber eso sobre mi hermano.

—Hey, tú preguntaste.

Eso debe haber sido cuando Jinyoung le dio a Jeongguk los shorts también.

—En conclusión, Jeongguk no tiene novia y él no te está mintiendo. ¿Te sientes mejor ahora? —Jinyoung levanta una ceja al preguntar.

—Sí —murmura—. Supongo que debería ir a disculparme por ser tan raro con él últimamente.

—Tal vez incluso tengas sexo. ¡Por fin! —se burla Jinyoung.

—No ilusiones a mi pene.


──❀*:・゚


Taehyung intenta ser silencioso cuando entra al apartamento, asegurándose de que la cerradura no sea demasiado fuerte al hacer clic y de tener cuidado al quitarse los zapatos.

No hay señales de Jeongguk en la sala, y Taehyung hubiera pensado que el menor estaba durmiendo si no fuera por el leve zumbido y el profundo retumbar de la música que venía de su habitación.

Inhala profundamente y pone su mano en la perilla, esperando que puedan hablar de todo para poder volver a tener una buena relación con Jeongguk y hacer que las cosas vuelvan como solían ser. Golpeando suavemente la puerta, Taehyung la abre justo después.

—Jeongguk, creo que deberíamos- Dios mío —la boca de Taehyung se abre en sorpresa y el menor chilla, intentando agarrar una manta para esconder la lencería en la que está vestido—. Jeongguk...

—T-Tae —Jeongguk jadea cuando accidentalmente deja caer la manta, y rápidamente la recupera en su agarre—. ¿Acaso nunca tocas antes de entrar?

—Lo hice —Taehyung traga duramente al ver la figura delgada de Jeongguk vestida con lencería de mujer. No debería parecer tan atractivo, pero a Taehyung le gustaría que el menor soltase esa manta—. Te ves... muy bien, mierda.

Las mejillas de Jeongguk se vuelven rojas, y Taehyung momentáneamente se muerde el labio inferior, los ojos del menor siguiendo la acción—. Uhm, ¿por qué estás aquí?

—Yo también vivo aquí.

—No me refiero a eso —Jeongguk suspira—. ¿Por qué estás en- en mi habitación?

Es difícil procesar otra cosa que no sea Jeongguk con la apariencia que tiene, tan nervioso y jodidamente adorable; tanto que Taehyung tiene ganas de comérselo (a besos).

Dando un paso adelante, Taehyung cierra la puerta de la habitación con su pie—. Iba a disculparme por haberme comportado raro contigo últimamente. Pensé que me mentiste acerca de todo el asunto de la novia, y actué como un tonto al respecto —admite—. Pero Jinyoung me lo explicó todo y me di cuenta de que no estaba siendo justo.

La manta se balancea hacia un lado lo más mínimo, y le da a Taehyung un breve segundo para ver la mitad del cuerpo de Jeongguk debajo a través del algodón—. ¿Y qué si hubiera mentido? Tú mismo dijiste que no te importaba, así que, ¿por qué te habría importado?

—Porque sí —Taehyung se acerca un paso más y se siente algo satisfecho cuando Jeongguk no hace para alejarse.

—'Porque sí' no es una respuesta, hyung —el menor parece una mezcla de ansioso y curioso, sus ojos se ensanchan a medida que la distancia entre él y Taehyung se acorta.

—Porque... —Taehyung mira la forma en que Jeongguk traga duro cuando cierra sus puños—. Me gustas desde que éramos niños. Incluso tal vez te amo. Y pensar en ti con alguien que no sea yo, jodidamente apesta.

Un minuto, por lo menos, transcurre en silencio. Sus ojos están fijos todo el tiempo, demasiado asustados para mirar hacia otro lado e igualmente asustados para hacer un movimiento. Entonces, Jeongguk deja escapar un fuerte suspiro y una sonrisa curva la forma de sus labios—. Santa mierda. También me gustas, hyung.

El alivio se apodera de él, y Taehyung se ríe casi con incredulidad, como si esto no pudiera estar sucediendo ahora mismo. Es demasiado afortunado, incluso para él. Jeongguk también se está riendo, y Taehyung mueve sus manos para que tomen las de Jeongguk, quien aún se aferran a la manta. Su risa es hermosa. Jeongguk es hermoso, y Dios, Taehyung ya no puede resistirse a esto.

—Gukie —murmura él después de que se hayan calmado—, ¿puedo ver?

—Oh. Uh, sí —responde Jeongguk en un tono tímido, agachando la cabeza para que su cabello cubra sus ojos y mira al mayor a través de sus mechones mientras baja lentamente la manta hasta que por fin la suelta y la dejar caer al suelo.

Etéreo, es lo único que puede pensar Taehyung. Puro rosa claro fluye libremente sobre el delgado torso de Jeongguk, abrazándolo alrededor de su pecho donde las mangas delgadas se deslizan sobre sus hombros. Mirando hacia abajo, la braga con cordones también es un poco transparente, se aferra a las caderas de Jeongguk y Taehyung puede ver que el pene del menor ya ha comenzado a soltar pre-semen a través de la tela.

Admira el brillo natural de la piel de Jeongguk, el calor que irradia de él como si fuera el sol personificado. Traza sus dedos sobre los huecos de su clavícula y los arrastra por todo su torso, observando la forma en que el menor se estremece con una sensación de satisfacción.

Ha pasado un tiempo demasiado largo en el que a Taehyung solo se le ha permitido mirar y no tocar, pero espera que este sea el principio del fin de tener que restringirse; que ahora pueda mostrarle físicamente a Jeongguk el tipo de amor y afecto que realmente merece.



19 Mai 2023 08:06 3 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
116
Lire le chapitre suivant wait 'til you see it from the back

Commentez quelque chose

Publier!
Emilia Domínguez Emilia Domínguez
Omg está preciosoo😭😭🤧
December 01, 2023, 04:56
tkpbitoo kt tkpbitoo kt
Huele a próxima adicción
May 19, 2023, 21:28
Ross Kim Ross Kim
Gracias por subirlo, me encanto
May 19, 2023, 15:44
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien