argriman Aura Rosa Grimán

Rebecca Stellar es una joven huérfana que encontró un hogar feliz con sus padres adoptivos. Sin embargo, cuando su padre murió, aceptó un matrimonio arreglado con un desconocido para poder hacerse cargo de la empresa familiar y cumplir con su legado. Luciano Lombardo, por otro lado, es el heredero de una familia de la mafia, con un pasado oscuro y secretos que lo atormentan. El matrimonio entre Rebecca y Luciano es solo el comienzo de una historia llena de giros inesperados, amor y traición. Mientras intentan encontrar la felicidad juntos, los secretos de cada uno amenazan con destruir su relación. La novela explora temas como la familia, la lealtad, la confianza y el amor verdadero.


Romance Chick.lit Interdit aux moins de 18 ans.

#romance #amor #traición #pasión #erotismo #mafia #matrimonio #negocios #chico malo #matrimonio por contrato #chica buena #mujer independiente
10
10.0mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Toutes les semaines
temps de lecture
AA Partager

GRANDES CAMBIOS

El repicar del teléfono se escuchaba por todo el lugar. Rebecca se apresuró a tomar la llamada sin saber que las noticias que le darían cambiarían su vida para siempre. Sus padres habían muerto en un accidente automovilístico esa misma mañana.


– ¿Qué ocurrió? –preguntó al policía del otro lado de la línea.

– Se salieron de la vía cuando venían de regreso de Glem city.

– La mina –susurró ella.

– ¿Cómo dice?

– Nada, no se preocupe. Gracias por informarme.


Durante los días posteriores, Rebecca se ocupó de los preparativos para el funeral. No tenía tiempo para llorar, por lo que solo se lo permitía en los cortos momentos en que se quedaba sola. Debía mantenerse firme, había muchas cosas de qué ocuparse. No era nada más preparar aquella despedida para sus padres y consolar a su hermana Diffu, quien estaba destrozada, sino que también debía tomar el mando de la empresa familiar. Ella era la mayor de las dos y, por tanto, ahora sería la cabeza al mando de los negocios.


La muerte de sus padres había complicado mucho las cosas para la empresa. Ella sabía que su padre había estado teniendo problemas con los accionistas desde hacía un par de meses, porque a pesar de ser el fundador de aquel vasto imperio de joyas, los hombres que formaban parte de la dirección principal querían sacarlo del liderazgo y poner en su lugar a Vetter, uno de los accionistas principales.


– No puedo dejar que ganen –se dijo pensando en todo aquello.


Se limpió las lágrimas del rostro y salió con decisión del armario donde se había escondido para llorar. No podía seguir comportándose como una niña, debía estar al frente de la empresa y asumir sus responsabilidades. Rebecca respiró profundo y se dirigió a la sala de reuniones donde la estaban esperando.


Ella y su hermana eran las únicas herederas del imperio que sus padres habían conseguido construir con tanto esfuerzo. Todos lo sabían muy bien, pero eso no evitaba que los buitres de la mesa de inversores quisieran quedarse con una porción más grande de la que tenían. Querían dejarla a ella y a su hermana fuera de todo. No podía permitirlo.


– Muy bien señores. Es hora de resolver esto –exclamó con seguridad en cuanto entró a la sala de reuniones.


Los presentes la observaron en silencio. Habían pasado tan solo un par de días desde la trágica noticia cuando el abogado de su padre llegó a la compañía para leer el testamento. Rebecca estaba nerviosa, pues esa reunión definiría el destino de la empresa. La tensión se hacía cada vez más grande mientras el hombre de leyes comenzaba a leer aquel último documento que Robert Stellar había dejado en sus manos.


– Mis dos preciosas hijas, Rebecca y Diffu, son las herederas universales de mi fortuna –Rebecca respiró aliviada al escuchar al abogado leer esas líneas.


Poco a poco, se enumeraron cada una de las propiedades y bienes que los ahora fallecidos Robert y Jane Stellar poseían. De igual manera, en el documento se explicaban los porcentajes que correspondían a cada una de las chicas y lo que debían hacer con cada uno de ellos, pues en algunos casos, los bienes debían donarse a caridad o usarse para crear ciertos nexos y alianzas que su padre había pensado con anterioridad.


Algunos de esos bienes eran parte del conglomerado de empresas que la familia Stellar dirigía, por lo que los accionistas presentes no estaban muy felices con las decisiones que había tomado Robert. Sin embargo, esas propiedades en particular las manejaba él por completo, así que ellos no podían hacer nada para cambiar la situación. Solo les quedaba escuchar atentos sobre los detalles acerca de la dirección de la empresa principal, pues en base a eso se decidiría todo. A partir de ahí podrían evaluar sus posibilidades para que Vetter se hiciera cargo de la dirección y quizás él pudiera recuperar todos los demás bienes que ahora estaban en manos de las dos chicas.


– Stellar Gems Co., ha sido para mí como una hija más… –leyó el abogado. Todos los presentes se tensaron mientras escuchaban al hombre leer aquellas palabras, había llegado el momento que lo decidiría todo– por eso creo necesario que la dirección de la misma la tome una persona inteligente, audaz y capaz de tomar las decisiones acertadas para seguir cosechando éxitos en el futuro. Por largo tiempo pensé en quién podría ser la elección correcta y aunque no fue fácil, he decidido sin ninguna duda al respecto, que mi Rebecca debe ser quien esté a cargo –la chica sonrió al escuchar aquello. Se sentía increíblemente aliviada y feliz, aunque el resto de la directiva estaba claramente molesta, sin embargo, antes de que pudiera cantar victoria, el abogado continuó– no obstante, estoy claro que a pesar de todo el potencial que mi hija tiene para convertirse en una exitosa mujer de negocios, aún requiere de cierta ayuda, por lo que se le entregará la completa dirección solo cuando haya cumplido cabalmente con las condiciones que aquí se estipulan.

– ¿Qué? ¿Qué es esto? –exclamó Rebecca contrariada. No pudo evitar interrumpir al abogado, aquello la había tomado por sorpresa y no entendía que sucedía. El resto de la junta sonrió ante la última frase, aún tenían una oportunidad de tomar el control como querían.

– Bueno, a pesar de haber estado trabajando junto a su padre por varios años –comenzó a explicar el abogado– nunca ha ocupado algún cargo alto o ha manejado ninguno de los negocios importantes, por lo que el señor Stellar consideró que era necesario que usted terminara su preparación profesional antes de poner en sus manos el manejo total de la empresa, ya que pueden haber muchas complicaciones a la hora de dirigir una corporación tan grande y más aún, teniendo tan poca experiencia.


Rebecca apretó los dientes por la molestia que sentía. Todo aquello era verdad. Su padre tenía razón y sabía que lo hacía por el bien de ella y de la compañía que con tanto esfuerzo había logrado crear, pero el problema era la situación en la que la metía con los accionistas, sabía que le iba a tocar vivir en una guerra constante contra ellos, porque estos se valdrían de las condiciones que le estaban imponiendo para tratar de destituirla y apoderarse de todo.


– ¿Puedo continuar? –preguntó el abogado. Rebecca asintió.

– Sí. Disculpe la interrupción.

– Para recibir el control total de la compañía, mi hija Rebecca Stellar deberá cumplir con tres condiciones obligatorias. La primera de ellas es que debe obtener su título en la carrera de finanzas y gerencia de negocios que actualmente cursa.


Rebecca respiró profundo. La primera condición no estaba mal, iba acorde con sus planes y de hecho, tenía mucho sentido. No podía estar al frente de una empresa como esa sin un título profesional y estudios que le permitieran desenvolverse como era debido. Suspiró intentando calmarse mientras continuaba escuchando las reglas que se le imponían.


– En segundo lugar, creo que es necesaria la experiencia en el mundo de los negocios para poder tomar las decisiones más acertadas, por tanto, Rebecca deberá permanecer trabajando por lo menos 3 años en el cargo de líder de Stellar Gem Co. bajo la tutela de una persona con mayor conocimiento, experiencia y desenvolvimiento en el puesto, lo que le permitirá aprender y prepararse para gestionar los futuros negocios. Después de transcurrido este periodo y habiendo cumplido con las otras dos condiciones, el tutor rescindirá de su puesto para otorgarle el poder absoluto a Rebecca Stellar.


Aquella condición puso un poco nerviosa a Rebecca. Básicamente pasaría 3 años en periodo de prueba con alguien que probablemente no estaría de acuerdo con sus decisiones o quizás, ni siquiera la quisiera en el cargo, pues no había muchas personas fuera de la junta directiva que pudiese ocupar ese puesto, así que la ansiedad crecía en su interior esperando escuchar el nombre de su tutor.


– Decidir un tutor de negocios para Rebecca fue la decisión más difícil, pues no hay nadie en quien confíe lo suficiente como para dejar en sus manos el futuro de mi empresa y mi hija, pero tras mucho evaluarlo he decidido que a pesar de nuestras diferencias, la persona mejor calificada para el puesto es Hangor Vetter.


Todos los presentes celebraron el anuncio menos Rebecca, quien había acabado pálida y casi infartada tras la noticia. Su padre se había vuelto loco, no entendía por qué había dejado a ese hombre como su tutor. Aunque admitía que Vetter sí cumplía con todos los requisitos para ostentar ese puesto, su padre y él habían tenido varios conflictos en los últimos años que los había vuelto más rivales que amigos. Vetter quería apoderarse de la empresa y desplazar a Robert como el líder de Stellar Gems Co., lo había intentado por años y ahora parecía que el mismo Robert le había servido la oportunidad en bandeja de plata.


Rebecca no podía entender aquella decisión. Sabía que no todo estaba perdido, pues Vetter solo sería su tutor y al final ella era la accionista mayoritaria y la CEO oficial, pero todos sus movimientos iban a ser observados y evaluados por aquel hombre que también tendría un peso muy grande en las decisiones finales. No sería fácil lo que le esperaba, realmente serían 3 años en una fuerte batalla por el control y si cometía un error, podía perderlo todo. Ese hombre sería como un depredador al acecho, así que debía estar al tanto de cada paso que daba.


– La última condición es la más importante –continuó leyendo el abogado– pues se refiere a la relación y alianza que he creado con mi viejo amigo Joseph Lombardo. Él ha sido un apoyo importante para mis negocios a lo largo de los años y nuestra amistad se remonta incluso más allá de que toda esta aventura comenzara.


Rebecca frunció el ceño. No sabía quién era esa persona de la que su padre hablaba, no entendía cómo podían ser tan amigos y que ella nunca hubiese siquiera escuchado hablar de él. Sin embargo, en un momento recordó que a pesar de lo mucho que ella amó a Robert y a Jane, ellos no eran sus padres biológicos, ni los de su hermana. Ambas habían sido adoptadas por la pareja cuando eran pequeñas, así que quizás aquel hombre era uno de esos amigos que su padre había hecho mucho antes de que ellas llegaran a su vida y con los cuales solía mantener una relación lejos del entorno familiar, pues solo se relacionaba con ellos por temas de negocios. Rebecca suspiró una vez más esperando escuchar lo que tendría que cumplir.


– Durante años hemos hecho buenos negocios juntos y siempre tuvimos planes de fusionar alguna de nuestras empresas –siguió leyendo el abogado– creo que Joseph es un hombre brillante al igual que su nieto Luciano Lombardo quien ahora está a cargo de la dirección de su compañía. Pensando en el deseo que mi hija se convierta en una profesional tan exitosa y hábil como lo es Luciano, además del deseo que hemos tenido mi viejo amigo y yo de enlazar nuestras empresas, ambos hemos decidido que Rebecca deberá contraer matrimonio con Luciano y de esta manera, no solo él podrá enseñarle todo lo que necesite aprender en su vida para convertirse en la mujer de negocios que deseo que sea, sino que esto permitirá finalmente que ambas corporaciones, Stellar Gems Co. y Lombardo Legacy Co. se fusionen –Rebecca estaba atónita con aquel anuncio. No podía reaccionar.


– ¿Me tengo que casar? –susurró atónita.


Los planes de su padre no habían sido precisamente lo que ella esperaba. Su vida acababa de dar un giro aún más drástico. Ya no solo se enfrentaba a la pérdida de dos de las personas que más amaba en el mundo, sino que ahora tenía que pasar los siguientes 3 años metida en medio de una guerra por el control de la compañía y de paso, casarse con un hombre que jamás había visto en su vida. ¿Qué iba a hacer?

17 Mai 2023 15:07 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3
Lire le chapitre suivant NOTA DE LA AUTORA

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 14 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!