avellanacondulc Avellana ConDulc

Taehyung es un terapeuta bastante exitoso y lo fue aún más debido a las recomendaciones de una de las parejas más célebres de la nación, fue recomendado por los Min Namjoon y Seokjin no son cualquier pareja. hacen pareja pero debido a su trabajo y nada mas por ello deciden ir a tratar con el doctor Kim, ninguno de los dos quiere abandonar su empleo y harán lo que sea necesario para llevarse mejor. Omega y alfa están en desacuerdo, encontrarán la manera más placentera de llevarse mejor con el otro. —Namjin. —Omegaverse. —Namjoon alfa; SeokJin omega. —(+18)


Fanfiction Érotique Interdit aux moins de 18 ans.

#namjin #jinnam #terapiadepareja #omegaverse #namtop #jinbottom #bangtan #bts #homosexual #gay
43
797 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Único.

Taehyung veía a dos chicos altos entrar, uno de ellos llevaba traje, los identificó como alfa y omega. El "beta" enarcó una ceja al ver que el omega no estaba marcado, generalmente parejas casadas y enlazadas asistían a su consultorio. Bien, estaba preparado para todo.


—Buenas tardes —saludó el omega. —Soy SeokJin o Jin, como quieras.


—Y tú eres Kim Namjoon —afirmó Tae señalando al alfa el cual asintió en silencio. —Mi nombre es Kim Taehyung y estoy aquí para ayudarlos, todos los matrimonios y parejas tienen solución.


Jin río nervioso y Namjoon negó sonrojado. —No estamos casados y no somos novios —habló el alfa.


La mandíbula de Taehyung bajó de la sorpresa. —¿Entonces?


—Somos pareja en el trabajo, hacemos casi todo juntos pero no nos soportamos el uno al otro. —explicó Jin. —Considero a Namjoon alguien demasiado vago para merecerme.


—Y yo considero al señorito demasiado engreído —contestó el alfa.


—Por la diosa luna —Taehyung empezó a escribir en su libreta. —Nunca traté con parejas laborales pero voy a hacer un esfuerzo si ustedes también cooperan para ayudarlos.


Jin suspiró y Namjoon hizo una mueca pero asintieron.


—Por favor.


—Bien, iniciemos —Taehyung observó a ambos y sonrió. —Dime lo que te desagrada de Namjoon, SeokJin.


—Es un desastre andante, en tantos años de mi carrera jamás vi a alguien derramar café sobre los informes y legajos. Es desordenado y jamás llega puntual, los lunes llega con resaca de sus fiestas y estoy seguro de que conoce todos los prostíbulos y clubs gay de esta ciudad —se apresuró a decir con molestia.


—Tu turno, Namjoon ¿Qué te desagrada de Jin?


—Es un obsesivo —comenzó el alfa. —Es demasiado rígido y estricto, demasiado "perfecto" —el moreno hizo comillas. —Y la perfección no existe, se supone que somos un equipo pero él no hace más que ser individualista y pensar en él mismo.


—¿Se están dando cuenta de que las cosas de las que se quejan pueden cambiar si las charlan? Ambos deben ceder un poco —aconsejó el terapeuta volviendo a escribir en su libreta. —Dime cinco cosas que te gusten de Namjoon, Jin.


—Es increíblemente inteligente —admitió, pareció haberle costado demasiado decirlo. —Tiene un buen estilo, se viste bonito y sus ojos también lo son. Me gusta cómo se mueve en el ambiente, como interactúa con las personas y es tan amable con el resto, sinceramente no lo sé con exactitud. Llevamos trabajando juntos casi dos años y no conozco mucho de él. Si no fuera un irresponsable y patán por ahí podría agradarme.


—¿No es amable contigo? —inquirió Taehyung. Jin negó.


—Si no fueras tan quisquilloso y odioso tal vez podría volver a serlo, deje de ser considerado contigo después de un año —se defendió Namjoon. Jin bufó. Ni siquiera se habían mirado en lo que hablaban.


Taehyung suspiró tratando de mantener la paciencia. —Tu turno, Namjoon ¿Qué es lo que más te gusta de Jin?


El alfa pareció pensarlo por unos minutos que a los demás les parecieron eternos, Jin hizo un ruido en señal de su exasperación hasta que Namjoon habló:—Me gusta su entrega y pasión, su ambición y fuerza. Para ser omega tiene carácter, su presencia y comprensión. Hace los mejores bocadillos del mundo, siempre positivo y alentando al equipo. Es atractivo y simpático cuando tiene ganas, si no fuera por toda esa mierda egocéntrica que tiene encima tal vez lo invitaría una cerveza de vez en cuando.


Taehyung quiso reír pero se contuvo. —Muy bien, ahora quiero se pongan en el lugar del otro.


—¡Oh, esto será divertido! —exclamó el omega peli rosa. —Soy Kim Namjoon y vivo de fiesta de viernes a domingos. Tengo un montón de cualidades pero quedan en el olvido con mi patético comportamiento, me encanta coquetearle a cualquier omega con buen culo que vea —habló fingiendo una voz más gruesa que la suya.


—Mirenme, soy Kim SeokJin y soy el omega más hermoso de la ciudad y hasta el continente pero soy inalcanzable para ustedes simples mortales. Les ladro a todos y vengo de una familia adinerada, soy un obsesivo sin remedio pero ¿Qué más da? Voy a morir entre mis mascotas porque jamás nadie estará a mi nivel —habló el alfa imitando una voz aguda.


—¡Yo no soy así! —exclamó SeokJin. —¡Todos los alfas son unos estúpidos! ¡Los odio! ¡Quieren mantener el control todo el tiempo y odio que me controlen! ¡No necesito eso!


—Por la diosa luna —Taehyung interrumpió a Namjoon quien estaba por decir algo. —Lo de ustedes es demasiado obvio ¿Por qué no van por ahí a tomar algo y conversar dejando de ser tan tercos? Lo único que hacen es quejarse del comportamiento del otro y no hacen nada para cambiar el de ustedes mismos —el "beta" dejó su libreta a un lado. —¿Saben que es lo que creo? Qué un día de estos sus lobos tomarán el control de ustedes y terminarán follando.


Alfa y Omega se atragantaron con su propia saliva, por fin se miraron a la cara.


—Estan tan cegados por su orgullo que no ven la tensión entre ustedes, la forma en que se miran lo dice todo —Taehyung se levantó de su lugar. —Ahora les agradecería que se fueran.


Ambos Kim se miraron indignados y en silencio se levantaron para abandonar el despacho del terapeuta. Omega y alfa se mantuvieron en silencio hasta que abandonaron el edificio.


—¿Tienes en qué irte? He venido en mi auto —Jin fue el primero en hablar.


—No te preocupes, la parada de autobús no está muy lejos —contestó Namjoon desganado.


—Insisto, no es problema llevarte.


—No iba a mi casa de todos modos —dijo el alfa. —Es viernes.


—Oh, lo siento. Nos vemos el lunes, supongo. —el peli rosa parecía nervioso y apenado. —Hasta luego. —y estuvo a punto de caminar en dirección contraria a la del alfa hasta que este sostuvo su muñeca deteniendolo.


—¿Quieres ir a jugar bolos? Mis amigos estarán ahí, podemos ir a bailar más tarde —Namjoon lo había dicho con pánico al rechazo pero se sorprendió cuando Jin le sonrió y asintió hasta que miró sus ropas. —Estas bien, solo abandona el saco.


—Tengo ropa en mi auto, siempre estoy preparado para todo —el omega sacó sus llaves de los bolsillos de su pantalón de vestir y se las tendió a Namjoon. —Tú conduces en lo que yo me cambio.


Ambos caminaron una cuadra en un silencio cómodo hasta el auto de SeokJin. El alfa subió del lado del conductor y miró el asiento del copiloto, estaba lleno de bolsas en las que supuso había ropa. Miró por el espejo retrovisor al omega empezando a desprender su camisa.


—¿Qué estás esperando? Conduce —habló Jin mientras Namjoon apreciaba la piel blanquecina y las apetecibles clavículas además de su cuello. —¿Namjoon? —el alfa salió de su trance poniendo en marcha el auto.


—¿Qué son todas estas bolsas? —el alfa definitivamente necesitaba conversar para poder mantener su vista en el camino y no en la angulosa espalda del Omega.


—Ropa para salir, en dos semanas es la boda de mi primo con su prometido y aproveché para comprar varias cositas que podrían servirme en un futuro. —SeokJin ahora tenía una camiseta simple y un pantalón de jean.


—¿Y esa ropa?


Jin miró su vestimenta. —A veces cuando salgo de casa voy directamente a lo de mi mejor amigo y suelo quedarme a dormir ahí.


—Bueno, te queda bien.


Jin sonrió y se mantuvo en silencio durante todo el camino mirando de a ratos al alfa. Namjoon vestía una simple playera blanca y sobre esta una chaqueta de cuero además de unos jeans. El Omega se había quedado te extra en la empresa por lo que no tuvo tiempo de ir a su casa y volver a cambiarse.


🌷🌷🌷


Kim SeokJin decidió que era pésimo en los bolos y no quería volver a intentarlo, mucho menos cuando los demás eran tan buenos en ello.


—No te desanimes —le había dicho Jackson. —Todos somos buenos en algo, a puesto que con unos tragos te sentirás mejor.


—Dejalo en paz —intervino Namjoon. —Se sentirá mejor con algo en el estómago.


—Si, déjalo ¿No ves que nuestro Namjonnie se pone celoso? —se burló Changhyuk.


—Callense, idiotas —esa fue WheeIn. —Paguen la pizza mejor.


Jin solo sonrió, Namjoon pensó que esa era la primera vez que veía sonreír a su compañero laboral genuinamente y era encantador.


Después de un par de lanzamientos más el grupo pidió pizza en el local junto al que estaban entre chistes y risas. El tiempo pasó más rápido de lo que el omega esperó, cuando quiso acordarse era casi media noche y otros chicos se les habían sumado. Una pareja quienes se llamaban Jooheon de la mano de Minhyuk, un tal Yugyeom, BamBam, Wonho, Taeyang, JiYong y los demás no los recordó.


—Jin ¿Podrías acompañarme al baño? —preguntó WheeIn sosteniendo su bolso contra su cuerpo. —Necesito cambiarme, no puedo ir al club así.


—Claro, a mi también me gustaría hacerlo ¿Me acompañas a mi auto primero? —la chica asintió y Namjoon los vio desaparecer.


—¿Entonces? ¿Tienen algo? —se atrevió a preguntar Hoseok.


—Solo somos compañeros en el trabajo, estamos en un proyecto juntos. —respondió encogiéndose de hombros.


—Entonces puedo ligar con él —fue Taeyang.


—Puedes hacer lo que quieras —respondió encogiéndose de hombros. no gruñó su lobo ese omega es nuestro. —No soy su padre o algo por el estilo.


Hoseok hizo una mueca no muy convencido y Jackson bromeó sobre algo que no escucho. La cabeza de Namjoon estaba con la imagen de Jin cambiándose en el auto, su boca con forma de corazón, su cuello y clavículas. Ese omega era hermoso por donde se lo mirara.


Parpadeó varias veces y frunció el ceño mirando a Hoseok quien había sacudido su hombro. Miró a sus amigos y todos miraban en alguna dirección. SeokJin estaba ahí junto a WheeIn y por la diosa luna, tragó duro cuando sus ojos vagaron por el cuerpo del peli rosa. Tenía una camisa negra además de unos jeans ajustados color rojo cereza además de ¿Una gargantilla?



—¡No es justo! —se quejó Kihyun. —¡Vas a robar la atención de todos los alfas!


La cabeza del alfa no oía nada más, solo la risa de Jin y algunas de sus contestaciones. Definitivamente iba a ser una noche larga.


🌷🌷🌷


Namjoon estaba sentado en la barra con algunos de sus amigos mientras miraba al omega peli rosa divertirse y reír en la pista de baile. SeokJin tenía un cuerpo increíble, esa ropa definitivamente lo favorecía.


—¿Por qué no vas a bailar con él? —le cuestionó Jooheon sobre la música. —Deja de comértelo con la mirada y haz algo.


—Apoyo a Jooheon —intervino JiYong. —Ve por él u otro lo hará.


—Como yo —dijo Taeyang.


—No —gruñó el moreno dándole un último trago a su cerveza. —Te lo prohíbo, es mío —tal vez su lobo se estaba hartando de la negación de su estúpido humano.


—Ve por él, entonces —alentó BamBam.


Namjoon sonrió y trató de parecer sereno mientras caminaba hasta el omega en medio de la pista de baile. Las caderas del peli rosa se movían al compás de la música, tan sensual que estaba por volverlo loco. El moreno sonrió inconscientemente pero la sonrisa no duró mucho en su rostro cuando vio a un desconocido tomar la cintura de Jin y este no hizo nada para alejarlo.


El alfa ni siquiera lo pensó cuando empujó al desconocido lejos, tampoco se inmutó cuando Jin lo miró con desaprobación. Fue como si su cuerpo se mandara por si sólo, sus manos sujetaron el rostro ajeno y unió sus labios con los del peli rosa.


El omega se sorprendió pero no tardó mucho en corresponder al beso posesivo y fogoso que le brindó Namjoon. Tampoco se alejó cuando el mismo rodeó su cuerpo apresandolo en sus brazos, fue imposible para el omega no gemir contra la boca ajena cuando los dedos del moreno se clavaron en su cintura con posesividad.


—¿Podemos ir a mi casa? —preguntó Namjoon contra sus labios, SeokJin ni siquiera lo pensó cuando asintió.


Ambos abandonaron la pista tomados de la mano, saludaron a sus amigos y salieron del club. Sus bocas se volvieron a encontrar cuando el alfa lo acorraló contra la puerta de su auto, Jin sintió el frío del metal de su vehículo en su espalda pero el calor que le brindaba Namjoon hacia un placentero contraste. La boca del alfa asaltó la suya en un caliente beso, podría jurar que se sentía derretir contra el calor ajeno.


—Así jamás llegaremos a tu casa —murmuró en un jadeo. Namjoon le regaló una sonrisa coqueta acompañado de unos encantadores oyuelos. —¿Qué?


—¿Estás sobrio, Jin? —el omega asintió. —No te llevaré a mi casa a menos que estés en todos tus sentidos, no soy esa clase de alfa.


—¿Crees que solo me acostaría contigo en un estado de ebriedad? ¿Tan poca autoestima tienes, Kim?


El moreno río. —Si, sigues siendo el tú engreído de siempre.


—Deberiamos entrar al auto y tú deberías medir tus palabras, alfa.


🌷🌷🌷


Una palabra perfecta para definir el momento sería ¿Intenso? ¿Caliente? ¿Desesperado? Jin no las encontraba. Ambos estaban sobre el sofá del alfa, SeokJin jamás se imaginó estar en el regazo de Namjoon mientras este lo acariciaba por debajo de la camisa mientras él se movía creando una placentera fricción entre sus cuerpos.


El aroma a melón de Jin se mezclaba a sorprendentemente bien con el aroma a Vodka de Namjoon.


Al alfa se le secó la boca cuando se deshizo de la camisa del mayor, definitivamente era el omega más hermoso que había visto en su vida. Se relamió los labios admirando la anatomía del chico.


—¿Podrías dejar de mirarme así? —preguntó el peli rosa con sus mejillas calientes, habían adoptado un color carmesí debido a la vergüenza.


—Eres tan hermoso —sus manos delinearon la boca con forma de corazón del omega seguido por la mandíbula, cuello, hombro y clavículas. —Me retracto, existe la perfección y la estoy viendo.


Jin iba a decir algo hasta que la boca del alfa estuvo otra vez sobre la suya y sus lenguas se encontraron. Los pulgares del alfa acaririaron sus pezones erectos y sensibles. El omega reanudó su movimiento sobre la pelvis del moreno. Las manos de ambos estaban sobre el cuerpo ajeno, todo se sentía demasiado bien y correcto.


El peli rosa enredó sus piernas en la cintura de Namjoon cuando esté tomó sus muslos y los levantó del sillón para caminar hacia un pasillo. Entraron a una habitación la cual Jin supuso era de invitados ya que todo estaba pulcramente ordenado pero ni siquiera miró a su alrededor cuando fue depositado con cuidado sobre la cama para que el alfa se alejase momentáneamente así poder desvestirse. Jin tragó duro al ver el cuerpo del alfa, nada excesivo pero sí fibroso. Se relamió los labios ansioso.


Namjoon se encargó de deshacerse de los pantalones de su compañero dejando expuestas sus largas y preciosas piernas. El peli rosa suspiró y se abrazó al cuerpo del alfa apenas este volvió a estar sobre el. Las enormes manos del moreno explorando su cuerpo y acariciando sus muslos eran la puta gloria.


El alfa se sorprendió cuando acaricio el culo del omega y se encontró con piel al descubierto lo que significaba que estaba usando un jodido suspensor, por la diosa luna, si antes estaba duro cabía la posibilidad de que ahora lo esté aún más. Acarició la erección de su acompañante sobre la tela ganando un gemido bajo de este.


—Date vuelta —ordenó con voz ronca, Jin no tardó en obedecer. —Es curioso, fantaseaba con esto cuando te asignaron como mi colega. —medio gruñó estampando su palma en una nalga del mayor. Jin gimió y se retorció cuando un dedo de Namjoon acarició su necesitada entrada. —¿No sé supone que lubricante natural solo lo obtienen en medio de un celo? —el peli rosa no contesto, estaba demasiado perdido en la lujuria y necesidad de su cuerpo.


Namjoon sintió su cuerpo temblar cuando penetró la estrecha entrada del mayor con un dedo, de tan solo pensar en su miembro dentro de él sentía que iba a correrse. Jin protestó cuando el dedo se mantuvo quieto sintiendo un pinchazo en su abdomen bajo, el alfa sintió su dedo aún más mojado y el aroma a melón hacerse más intenso.


Celo.


El alfa tenía que mantener a su lobo bajo control porque sentía que esté iba a volverse loco. Tómalo de una vez, el omega nació para nosotros. El moreno iba a hacerlo, pero a su tiempo ya que no quería lastimar a Jin. Empezó a mover el dedo dentro del chico y este jadeó en respuesta, solo unos minutos para que añadiera otro y más minutos para sumarle un tercero.


—Alfa — habló el peli rosa suplicante abriendo más las piernas y meneando el culo.


—Date la vuelta, quiero ver tu rostro cuando te haga mío. —tal vez y solo tal vez el lobo estaba dominando a su parte racional.


Jin obedeció dócil, su cuerpo era manejado por su animal aunque estaba consiente. Se sentía bien, el momento que esperó durante año y medio, las caricias y los besos que jamás tuvo esperanza de obtener lo estaba viviendo. Porque más allá que odiara un montón de cosas de Namjoon, la realidad era que las odiaba porque él no las podía tener. Se había enamorado de un alfa el cual solo era amable con él y solo eso, tuvo que poner barreras entre ambos pero ahora se estaban derribando.


El omega miró a Namjoon acomodándose entre sus piernas, este se alineó a su entrada y empezó a penetrarlo con cuidado. Ambos gimieron al unísono cuando por fin toda la extensión del alfa estuvo dentro del omega. El moreno unió sus labios a los del peli rosa mientras empezaba con penetraciones lentas y dulces, quería hacerlo con cuidado y amar al omega como se merecía.


Kim Namjoon descubrió que lo que tenía con su compañero no era un cariño momentáneo porque ahí estaba esa sensación de querer cuidarlo, amarlo y acariciarlo más de una vez. Por la diosa luna, le encantaba el chico obsesivo y frívolo que visitaba su cama, esperaba que después lo pudiera hacer seguido.


Las embestidas se volvieron rápidas y profundas, Jin gimió contra la boca ajena sintiendo como el pene del alfa la golpeaba una y otra y otra y otra vez, reiteradas veces.


—Mío, mío, mío, mío, mío, mío —habló Jin clavando sus uñas en la piel del alfa a cada embestida. —Al carajo, eres mío. —murmuró mordiendo el hombro de Namjoon.


El alfa río mientras sus penetraciones se volvían más rápidas y sin ritmo, con una mano libre masturbó al omega y este se vino sobre su abdomen. Las paredes de Jin se apretaron al rededor del miembro del alfa mientras gemía alto y se dejaba ir entregándose a su orgasmo haciendo su cabeza a un lado dejando su cuello completamente expuesto.


El lado racional de Namjoon le decía que no, que Jin no pensaba debido al celo pero su lobo fue más fuerte. Se corrió dentro del chico mientras clavaba sus caninos en la piel expuesta.


El alfa lamió la herida en un intento de aliviar a su pareja, sabía que a Jin le dolía debido a la mueca que hizo.


—Lo siento —dijo el alfa recuperando el aliento. —Jin, lo siento.


—Es gracioso ¿Sabes? Yo podría haberme negado pero aquí estoy, soportando tu nudo y marca. Tú serás el que se levante en la mañana a la farmacia en busca de unas pastillas, no quiero cachorros aún. —habló en el mismo estado que Namjoon.


—¿No estás molesto?


—Supongo que el terapeuta tenía razón, había una tensión que no vimos —el omega sonrió cansado.


—Siempre me has gustado —confesó admirando el precioso cuerpo debajo de él. El cabello rosa revuelto, la piel blanca cubierta por una capa de sudor, el cuello con algunas marcas rojas que más tarde serian moradas además de la mordida, los ojos café brillosos y los labios en forma de corazón hinchados y entreabiertos. Tan precioso. Su lobo tenía un gusto excelente definitivamente.


—No lo volveré a repetir ¿Está bien? Así que escucha con atención. —Namjoon asintió. —Creo que tenía como una especie de enamoramiento hacia ti desde que me sonreiste y ofreciste café.


—Supongo que es tarde para esto teniendo en cuenta que ya te marqué pero ¿Te gustaría salir conmigo? Puedo ser más puntual y abandonar las noches en clubes si me acompañas por cerveza y juegos de billar.


—Hecho. Yo prometo dejar de ser tan individualista y obsesivo.


Namjoon besó sus labios otra vez. —Creo que mi lobo se volvió loco debido a tu celo.


—Es imposible, mi celo fue hace un mes.


El alfa se retiró del cuerpo ajeno unos minutos después cuando el nudo desapareció. Iba a objetar algo hasta que sus ojos recorrieron el cuerpo del mayor llegando a su culo donde su semen goteaba de su entrada, definitivamente esa era una imagen demasiado erótica la cual no iba a dejar pasar. Tuvo otra erección.


—Ahora me toca, a la cama boca arriba —ordenó el omega, Namjoon obedeció.


Jin subió sobre el regazo de Namjoon y alineó el pene del alfa a su entrada, iba a demostrar quién tenía las riendas en la relación.


El alfa adoró la forma en que su Omega montó su polla como si no hubiese un mañana.


Tal vez esa terapia de pareja le dejó en claro algo que ya sabía pero se negaba por admitir.


🌷🌷🌷


—A veces —explicó el terapeuta Taehyung. —Cuando encontramos a nuestro destinado, pasa demasiado tiempo y son lo suficientemente tercos como para que estén juntos, los lobos mueven los hilos suficientes para garantizar la unión. Así sea soltar feromonas como en un celo, o tomar el control de nuestros actos.


28 Avril 2023 17:32 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
14
La fin

A propos de l’auteur

Avellana ConDulc Yoonmina y Taekuka ♡ Taylor Swift mi diosa.

Commentez quelque chose

Publier!
Belen  martel Belen martel
Me encanto la historia!!!
May 02, 2023, 20:59
~