26
389 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

1

Jimin

—Rosé, ¿responderías tu maldito teléfono?— Refunfuñé.

Mi llamada fue al correo de voz y fruncí el ceño ante mi lista de tareas pendientes. Ya había dejado un mensaje. Vale, dos.

Entonces, podrían haber sido tres. Pero era Nochebuena y yo era el anfitrión de la cena del año y tenía mil cosas que organizar.

No importaba que fueran las siete y media de la mañana. Podía contestar su maldito teléfono cuando llamaba.

—Rosé, la razón por la que no estás atendiendo mis llamadas en este momento es mejor que sea porque ha habido un accidente terrible, o porque TaeHyung ató tus manos a los postes de la cama y luego se golpeó la cabeza y está inconsciente en el piso. No aceptaré ninguna otra razón. Y no te perdono, incluso si por alguna razón se llama a los bomberos y hay imágenes en las noticias de las seis. A menos que ambos estén usando trajes de rol. Entonces te perdonaré. Especialmente si se trata de la princesa Leia y Han Solo—. Resoplé indignado y luego agregué: —Puntos extra si eres Han—.

Desconecté la llamada y me volví para encontrar a Jungkook detrás de mí en la cocina, sonriendo.

—¿Qué?—

—Pobre Rosé—, dijo.

—¿Pobre Rosé?— Casi grité. —¿Pobre Rosé? ¿Qué hay de mí? Mira esta cocina—.

Hice un gesto con la mano en los mostradores de la cocina, cubiertos de ingredientes y verduras y frutas frescas, gambas frescas y un pescado gigante.

—Tengo dieciséis platos que preparar para la cena de esta noche. Dieciséis, Jungkook. ¿Sabes cuántos son? —

Luchó contra una sonrisa. —Estoy bastante seguro de que es uno más de quince—.

Lo fulminé con la mirada. —No vengas a mi cocina todo dormido y con una hermosa sonrisa, tratando de ser lindo y divertido. Esta es nuestra primera Navidad juntos como novios comprometidos, va a marcar la pauta para nosotros como pareja para siempre, y vamos a invitar a todos. ¡Es importante y tengo mucho que cocinar y preparar y estar listo! Jungkook, no creo que entiendas... —

Él sonrió y tomó mi mano mientras yo estaba en medio de una perorata. O ya estaba acostumbrado a mí o no entendía lo importante que era tener todo perfecto.

Tomando mi mano, la guio hasta su entrepierna y pasó mi palma por su pene. Su polla bastante dura.

—Te habías ido cuando me desperté esta mañana—.

—Mercados de pescado—, dije a modo de explicación. Todos sabían que tenías que estar en los mercados temprano en Nochebuena…

Tarareó y envolvió su otra enorme mano alrededor de la parte de atrás de mi cuello y me atrajo para un beso.

Sabía a pasta de dientes y deseo sexual, y como no pude evitarlo, envolví mis dedos alrededor de su eje y chupé su lengua en mi boca.

Su gemido fue obsceno.

Me aparté.

—No, no. No tenemos tiempo. ¿Qué estás haciendo? ¿No sabes lo importante que es esta cena? Es Nochebuena y todos estarán aquí, y tengo mucho que organizar —

Tomó mi cara entre sus manos. Hizo que mis rodillas se debilitaran y él lo sabía, el bastardo.

—Déjame ayudarte—, susurró contra mis labios.

—Esto no está ayudando—.

Sonrió como si supiera que no lo hacía, y este fue su plan desde el principio.

—¿Estás intentando sabotearme? ¿Hay alguna estratagema para arruinar mi reputación culinaria? Mi destreza en la cocina... —

Apretó su boca contra la mía, lo más probable es que me callara, y solo se apartó cuando perdí todo pensamiento coherente.

Sus ojos eran de ese azul fundido que por lo general me decían que íbamos al dormitorio. Habló contra mis labios.

—No. Te voy a quitar el estrés. Estás muy estresado y puedo ayudarte con eso—.

—No tenemos tiempo—, protesté débilmente. Porque… bueno, porque si quería llevarme a la cama y enterrarse dentro de mí, al diablo la cena de Nochebuena. Me dolía el trasero con solo pensarlo. Yo lo quería.

—Te ayudaré después, en la cocina, con lo que necesites—. Me besó profundamente, haciendo que mi interior se enroscara deliciosamente. —Déjame empezar con esto—.

Asentí. Bueno, pensé que sí. Podría haber lloriqueado como un juguete sexual barato que necesita una polla para callarse. Y luego tuve un pensamiento.

En realidad, no tenemos que salir de la cocina.

Me volví en sus brazos y empujé mi trasero contra su erección y, tomando su mano, nos acompañé a la encimera de la cocina y me incliné hacia delante sobre ella.

Agarró mis caderas y apretó su polla contra la rajadura de mi trasero, haciéndome gemir. Me estiré, agarré la botella de aceite de oliva virgen y luego comencé a desabrocharme los pantalones cortos.

—¿Seguro que quieres esto aquí?— preguntó con brusquedad.

Habíamos renunciado a los condones hace mucho tiempo, y la comodidad, y el placer espontáneo, era mucho, mucho mejor.

—Joder, sí—. Finalmente me desabroché los pantalones cortos y abrí las piernas... y tuve la clara sensación de que alguien estaba mirando...

No, no alguien. Alguna cosa. Entonces vi unos pequeños ojos negros como perlas mirándome.

—Dios, no frente al pescado—.

El pescado yacía en el fregadero, con los ojos fijos en nosotros y la boca abierta.

— Bastardo juzgador—.

Jungkook soltó una carcajada, tomó el aceite de oliva y me llevó a la mesa del comedor.

No estaba perdiendo el tiempo por nada. Simplemente me inclinó sobre la mesa, me bajó los pantalones cortos hasta las caderas y, abriendo la tapa del aceite de oliva extra virgen italiano gourmet, caro como el infierno, lo vertió por la raja de mi trasero.

Primero usó sus dedos dentro de mí, luego untó su polla con aceite y empujó dentro de mí en un largo empujón.

Fue brutalmente abrumador, y mis ojos se pusieron en blanco. Los sonidos que sacó de mí fueron obscenos.

Una mano agarró mis caderas y su otra agarró mi cabello mientras me llenaba, una y otra vez, follándome hasta el olvido.

Jungkook sabía cuándo necesitaba ternura y sabía cuándo necesitaba rudo, y en ese momento, me dio exactamente lo que necesitaba.

Cuando estuvo cerca, cayó hacia adelante, su pecho contra mi espalda, y susurró cosas dulces y sucias en mi oído. Gruñó más fuerte mientras se acercaba y juntos empujábamos la mesa a través de la habitación, pero no me importó.

Quería que entrara en mí y no estaría satisfecho hasta que lo hiciera. Agarré el borde de la mesa y él se sacudió una última vez antes de latir profundamente dentro de mí.

Se derrumbó sobre mi espalda y nos quedamos así, unidos, hasta que recuperamos el aliento. Besó la parte de atrás de mi cuello y mi espalda hasta que finalmente se deslizó fuera de mí.

Soltó una carcajada. —Ah, probablemente deberíamos ducharnos—, dijo. Y cuando me vi en el espejo del baño, supe por qué. Tenía aceite de oliva virgen en el cabello.

—Bueno,— dije, tomando la mirada resbaladiza desde algunos ángulos diferentes. —Probablemente el tratamiento para el cabello más caro que he tenido, pero me veo bien—.

Jungkook se rio entre dientes y me besó profundamente. —Ahora es tu turno. Métete en la ducha, apóyate contra las baldosas—.

—Por favor, Jimin—, agregué por él.

Jungkook rechinó los dientes antes de besarme de nuevo. —Apóyate contra las baldosas para que pueda chuparte la polla, por favor, Jimin—.

—Mucho mejor.—

Hice lo que me pidió y él hizo lo que prometió. Iba a hacer una broma sobre lo mucho que disfrutaba con mi barra de proteína incorporada, pero pensé que era mejor no hacerlo reír cuando me estaba chupando hasta la garganta.

Estaba seguro de que era un peligro de asfixia y no me apetecía explicárselo al operador del 911 cuando llamará a una ambulancia.

Y de todos modos, cuando me tocó el culo y tragó saliva a mi alrededor, mi mente perdió todas las facilidades de transmisión e hizo cortocircuito por completo. Pero recibió su dosis diaria de proteína.

No era nada sino su humilde servidor.

Veinte minutos después, Jungkook había vuelto a colocar la mesa del comedor en el lugar que le correspondía y la estaba limpiando, y yo estaba limpiando la botella de aceite de oliva que ya no era virgen cuando sonó mi teléfono. El nombre de Rosé apareció en pantalla.

—Hola, cariño,— dije, respondiendo.

—Bueno, suenas mucho menos estresado—.

—Mmm—, tarareé feliz.

—Jungkook te folló en la cocina, ¿no?— No fue una pregunta.

—No.—

—No me mientas, Jimin—.

—No era la cocina porque el pescado barramunda estaba mirando y siendo un bastardo juzgador. Estaba sobre la mesa del comedor, pero no te preocupes. Jungkook lo está desinfectando mientras hablamos—.

Miré hacia arriba para encontrar a Jungkook mirándome, luego suspiró y se hundió. —Le dijiste.—

—Ella adivinó.—

Rosé se rio. —¿Para qué me llamaste, Jimin?—

—¿Qué pasa?— Yo le pregunte a ella. Sonaba plana y miserable. —¿Fue anoche la fiesta de Navidad de tu personal?—

—Ugh. No me lo recuerdes—.

Resoplé. —Bueno, anímate. Te necesito aquí con los ojos brillantes y un peinado increíble a las cuatro en punto—.

Ella gimió. —¿Necesito traer algo?—

El miedo frío golpeó mi corazón. ¿Cómo podría olvidarlo?

—Um, ¿olvidaste la pieza central? ¿El centro de mesa, para la mesa? Rosé, ¡dime que no lo olvidaste!—

Ella trabajaba en Myer y tenían un centro de mesa dorado de edición especial que solo se lanzó en aquí en la ciudad y ella me había prometido...

Jungkook puso su mano en mi hombro. —Respira profundo, Jimin—.

Traté de inhalar pero no pude.

—Decoré toda la casa usando esa pieza central como punto focal—. Mi voz se estaba volviendo más alta. —¿Qué voy a hacer ahora si no lo tengo? ¡Todo será un desastre!—

—Cálmate, Jimin—, dijo Rosé en el teléfono. —Por supuesto que lo tengo. Estaré allí a las cuatro—.

Me colgó, lo cual fue un poco dramático, pero al menos finalmente pude respirar.

—¿Estás bien ahora?— Preguntó Jungkook con una sonrisa, luego miró su reloj. —Porque si necesita desestresarse por segunda vez, podríamos retrasarnos con la cena—.

Me levanté más alto y me quité el pelo imaginario del hombro.

—Perfectamente bien.— Luego miré alrededor de la cocina. —De acuerdo. Lo primero que debe hacer... —

10 Mars 2023 18:04 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
9
Lire le chapitre suivant 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 5 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!