marcampos Marco Campos

🔷️ Sinopsis. 4️⃣ poesía Una travesía en el espacio sin salir de la habitación, vivirás diferentes emociones, al abordar la nave de la lectura, vivirás como fue la experiencia de Rebeca. 🔷️ Mis personajes / 2 1. Rebeca 2. Dremits Orbeana 🔷️ Historia creada: Año / 2023


Poésie épique Tout public. © ©Marco Campos - Todos los derechos reservados.

#arte #viajes #original #tiempo #emociones #versos #galaxia
3
8.9mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El Viaje solar de Rebeca


Mientras siento cómo el tiempo, hace envejecer mi planeta, donde solía explorar, al recordar mi niñez, un día salí del hogar, debilitándome al pasar los días, por peligros, que podían pasar, pero no me hizo retroceder, en búsqueda de visitar a mis amigos, cuerpos celestes, esferas de luz.

Entonces pasó lo inevitable: los meteoritos llegaron a colisionar, insignificantes metales flotando, que no se compara con el calor de rocas humeantes, buscando proteger su lugar. No soy princesa de palacios, donde los diamantes suelen adornar, donde anillos de saturno, mis dedos poner, soy una visitante que abordó, viajando en lo desconocido, aun sabiendo que la nave podría estrellarse, con los meteoritos tocando mis compuertas.


Donde me señalan como invasor, el espacio es quién ahora, conduce mi nave, alejándome del hogar, descubriendo temperaturas con emociones nuevas, al encontrar mis amigos, observando desde la distancia, cuando familias ver separar, donde la tristeza con olvidar se pasará, pero la oscuridad compartirá en la soledad, mientras las estrellas colisionar la nave pierde el rumbo, pero mi corazón estará con mis amigos. Al amanecer, me dirigí con una distancia promedio, hacia otro destino. Horas después, en un papel, escribí lo que estaba viviendo en aquel viaje. Bueno, seguí en mi travesía, donde podía mirar el sol. La fuente de luz, pero con riesgo de cerca estar, podía perder la vida en un minuto, pero la compasión del espacio, me hace no temer a lo desconocido.


Entonces me abrió las puertas para visitarle, el calor me hacía perder control de mi cuerpo, admirando los devastadores círculos de fuego. Los veía salir de muchas zonas pronto un agujero negro, apareció bloqueando la zona, diciendo tu visita es temporal, no quería dañar el paisaje que, mis ojos, tuvieron la oportunidad, tampoco quería sufrir, al ofender el agujero negro, sabía que era inferior a su grandeza, di la vuelta en mi búsqueda, por encontrar el brillante blanco, pasaron miles de años en mi nave, para lograr encontrar, la luz radiante de la esfera, podía observar hermosos cráteres, qué salían donde ningún mortal había llegado.


Mientras mi nave aterrizaba, podía sentir el privilegio de ser, la única persona caminando. Luego mi cuerpo se sintió mal, por los viajes y las temperaturas. Un clima diferente a mi hogar, me dispuse a colocar mi uniforme y casco, antes de salir a explorar el lugar. Donde la belleza de un cielo negro, y las estrellas acompañaban mis días, seguí conociendo algunas partes, con mis manos, tocando la tierra lunar. Puedo decir, es un lugar asombroso, un lugar pacífico, como si estuvieras en paz contigo. Momentos después podía sentir, el poder de la luna, la señora de las mareas del océano, no parecía egoísta, por dejarme pasar a su hogar. Pero la nave podría perder combustible, tuve que partir al espacio, mientras avanzaba un planeta rojo.


Con altos índices de calor se presentó Venus, un lugar rocoso, con montañas y volcanes, en su interior no podía pasar mucho tiempo, por miedo del traje dañar, las nubes del planeta. Estaban compuestas de ácido sulfúrico, donde la visión no podía ser posible durante mucho tiempo. Pero dejando una parte de mí para él. Una visita desde un punto seguro, luego la nave motores encender, para seguir viajando. Dormía sin saber el día escuchó ruidos por las ventanas, levantó la mirada. El asombro de un planeta rojo más, parecía que Marte saludaba, pero se sentía peligroso, por los hierros oxidados, que formaban su círculo al explorar.


Parecía un desierto con ríos secos, donde parecía el agua correr. Pero con el tiempo de ver secar, también, ráfagas de hielo, podía mi cuerpo percibir. Sentía como el polvo en sus suelos habitar, como cuando el desierto visitar, parecía mi amigo, por no lastimar con sus condiciones. El cansancio podía notar, mientras seguía escribiendo, los hechos que vivía, luego la radiación del espacio. Se hacía cada vez más presente, donde podía sufrir daños, con mi estadía en el lugar. Pero quería conocer más, eso me llevó a hacer un nuevo compañero, pero la lluvia de estrellas, las puertas me cerraron, donde los fragmentos intentaron golpear. Tenía miedo de perder el control, sin la protección de una burbuja encapsulada.


Luego el caos cesó un poco, a veces perdía la razón, la memoria fallaba, pero feliz de seguir escribiendo en aquel papel. Luego mi amigo gigante, sus ruidos hacían rugir. Sabía que Júpiter estaba rechazando mi invitación.

Mientras su rotación veía hacer, intentaba hablar con él, pero su ojo, esa mancha en su centro, me hacía retroceder. Remolinos en su exterior, una tormenta catastrófica, se podía venir.

4 Février 2023 19:26 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
4
Lire le chapitre suivant Rebeca encuentro con Orbeana

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!