bluexici KOKOMO !

La rivalidad entre Briar y Harvard en el hielo es algo indiscutible. Taehyung es el hijo del entrenador de Briar y un fan de su equipo hasta la muerte. Jungkook es el capitán del equipo de Harvard y está dispuesto a llevar a su equipo hasta la victoria. Taehyung no puede ni verle, pero Jungkook no piensa negar la atracción que siente cada vez que se encuentran. Hasta que unas prácticas aparecen en el camino y Taehyung necesitará un favor al que Jungkook no querrá resistirse. ✩ Libro #2 de la Saga Briar U de Elle Kennedy. ✩ Adaptación de fans para fans sin fines de lucro. Si el libro está disponible en tu país, te invito a adquirirlo. ✩ No es necesario leer el libro #1 para entender este. ✩ Relación con la saga Off-Campus. ✩ Doceles. Th es doncel.


Fanfiction Déconseillé aux moins de 13 ans.

#jungkook #kookv #taehyung
457
6.5mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les dimanches
temps de lecture
AA Partager

I


Taehyung.


Mi cita está retrasada.


Por lo general, doy una ventana de cinco minutos. Puedo perdonar cinco minutos de retraso.


A los siete minutos, es posible que todavía esté un poco receptivo, especialmente si la tardanza se acompaña de un aviso o mensaje de texto informándome que llegará tarde. El tráfico es una malvada amante. A veces ella te hace meter la pata.


A los diez minutos, mi paciencia se estaría agotando. ¿Y si el idiota desconsiderado llega con diez minutos de retraso y no llama?


Gracias, siguiente. Me largo.


A los quince minutos, la culpa es mía. ¿Por qué diablos todavía estoy en el restaurante?


O, en este caso particular, la cafetería.


Estoy sentado en un puesto en Della’s, el restaurante de los años cincuenta en Hastings. Hastings es el pequeño pueblo al que llamaré hogar durante los próximos dos años, pero afortunadamente, no necesito llamar “hogar ” a la casa de mi padre. Es posible que papá y yo vivamos en el mismo pueblo, pero antes de ser transferido a la universidad Briar, dejé en claro que no me mudaría con él. Ya dejé ese nido. De ninguna manera volveré a él y me someteré a su sobreprotección y terrible comida nuevamente.


—¿Puedo traerte otro café, cariño? —La mesera, una mujer de cabello rizado con un uniforme de poliéster blanco y azul, me mira con simpatía. Ella parece estar cerca de los treinta. Su etiqueta de identificación dice “Stacy”, y estoy bastante seguro de que sabe que me dejaron plantado.


—No, gracias. Solo la cuenta, por favor.


Mientras ella se marcha, levanto mi teléfono y le mando un mensaje rápido a mi amiga Summer. Todo esto es su culpa. Por lo tanto, ella debe enfrentar mi ira.


YO: Me dejó plantado.


Summer contesta al instante, como si estuviera sentada junto a su teléfono esperando un informe. En realidad, olvida el “como si”. Lo está totalmente esperando. Mi nueva amiga no se disculpa.


Summer: ¡Dios mío! ¡¡NO!!


Yo: Sí.


Summer: Qué. Imbécil. Lo siento tanto tanto tanto, Tae.


Yo: Meh. Parte de mí no está sorprendida. Él es un futbolista. Son notorios imbéciles.


Summer: Pensé que Jules era diferente.


Yo: Pensaste mal.


Aparecen tres puntos, lo que indica que está escribiendo una respuesta, pero ya sé cuál será. Otra disculpa que no estoy de humor para leer en este momento. No estoy de humor para nada más que pagar mi café, caminar de regreso a mi pequeño apartamento y dormir.


Estúpido jugador de fútbol. De verdad me arreglé para este idiota. Sí, se suponía que debía ser una cita para tomar un café por la noche, pero aun así hice un esfuerzo.


Inclino mi cabeza mientras busco billetes en mi cartera . Cuando una sombra cae sobre la mesa, asumo que es Stacy regresando con mi cuenta.


Asumo mal.


—Kim —dice una voz masculina insolentemente—. Te dejaron plantado, ¿eh?


Ugh. De todas las personas que podrían haber aparecido en este momento, esta es la última que quiero ver.


Cuando Jeon Jungkook se desliza al otro lado de la mesa, lo saludo con un ceño sospechoso en lugar de una sonrisa.


—¿Qué estás haciendo aquí? —pregunto.


Jeon es el capitán del equipo de hockey de Harvard, alias, EL ENEMIGO. Harvard y Briar son rivales, y mi padre es el entrenador de este último equipo. Ha entrenado en Briar durante diez años, ganando tres campeonatos durante ese reinado. La Era De Jensen: ese fue el titular de un artículo reciente que leí en uno de los periódicos de Nueva Inglaterra. Fue una reseña de página completa sobre cómo Briar lo está matando esta temporada. Desafortunadamente, Harvard también, todo gracias a la superestrella que está frente a mí.


—Estaba en el vecindario. —Hay un brillo divertido en sus ojos.


La última vez que lo vi, él y un compañero de equipo estaban acechando en las gradas de la arena de Briar, espiándonos. No mucho después, les pateamos el culo cuando nuestros equipos jugaron. Lo que fue tremendamente satisfactorio y compensó nuestra derrota contra ellos al principio de la temporada.


—Mmm-hmmm, estoy seguro de simplemente estabas en Hastings. ¿No vives en Cambridge?


—¿Y?


—Y está a una hora de distancia. —Sonreí—. No sabía que tenía un acosador.


—Me atrapaste. Te estoy acosando.


—Me siento halagado, Jungkookie. Ha pasado un tiempo desde que alguien estaba tan enamorado de mí que manejaron a otra ciudad para localizarme.


Sus labios se curvan lentamente en una sonrisa.


—Mira, tan caliente como eres...


—Aw, ¿crees que soy caliente?


—… no gastaría dinero en gasolina para venir aquí solo para que mis bolas pasaran un mal rato. Lamento decepcionarte. —Se pasa una mano por el cabello oscuro. Es un poco más corto ahora.


—Dices eso como si yo tuviera algún interés en tus bolas —respondo con dulzura.


—Mis bolas metafóricas. No podrías manejar los reales —dice él—. Bombón.


Ruedo los ojos con tanta fuerza que casi me desgarro un músculo.


—En serio, Jeon. ¿Por qué estás aquí?


—Estaba visitando a un amigo. Este parecía un buen lugar para tomar un café antes de regresar a la ciudad.


—¿Tienes un amigo? Bueno, eso es un alivio. Te he visto salir con tus compañeros de equipo, pero asumí que tienen que fingir que les agradas porque eres su capitán.


—Les caigo bien porque soy jodidamente genial. —Da otra sonrisa.


Derrite bragas. Así es como Summer describió su sonrisa una vez. Lo juro, la chica tiene una obsesión enfermiza por la buena apariencia de Jeon. Las frases que ella ha usado para describirlo incluyen: calentón, explota-ovarios, bebelicioso y nalgueable.


Summer y yo nos conocemos desde hace un par de meses. Pasamos de ser extraños a mejores amigos en unos, oh, treinta segundos. Quiero decir, ella se transfirió de otra universidad después de incendiar accidentalmente una parte de su casa de hermandad, ¿cómo podría no caer por esa chica loca? Es una estudiante de moda, muy divertida, y está convencida de que tengo algo por Jeon Jungkook.


Está equivocada. El tipo es hermoso, y es un jugador de hockey fenomenal, pero también es un jugador famoso fuera del hielo. Esto no lo convierte en una anomalía, por supuesto. Muchos atletas mantienen una lista activa de pretendientes que están perfectamente contentos con 1) engancharse, 2) no ser una relación exclusiva, y 3) siempre estar en segundo lugar después de cualquier deporte que juegue el tipo.


Pero no soy uno de ellos. No soy reacio a los enganches, pero los números 2 y 3 no son negociables. Sin mencionar que mi padre me despellejaría vivo si alguna vez saliera con EL ENEMIGO. Papá y el entrenador de Jungkook, Daryl Pedersen, han estado peleando durante años. Según mi padre, el entrenador Pedersen sacrifica bebés a Satanás y hace magia de sangre en su tiempo libre.


—Tengo muchos amigos —agrega Jeon. Se encoge de hombros—. Incluyendo uno muy cercano que va a Briar.


—Siento que cuando alguien se jacta de todos sus amigos, generalmente significa que no tienen ninguno. Compensación excesiva, ¿sabes? —Sonrío inocentemente.


—Al menos no me dejan plantado.


La sonrisa se desvanece.


—No me dejaron plantado —miento, excepto que la mesera elige ese momento para acercarse a la cabina y arruinar mi plan encubierto.


—¡Viniste! —El alivio llena sus ojos al ver a Jungkook. Seguido por un destello de aprecio una vez que ella lo mira bien—. Nos estábamos empezando a preocupar.


¿Nos? No me había dado cuenta de que éramos socios en esta empresa de humillación.


—Las carreteras estaban resbaladizas —dice Jungkook, señalando con la cabeza hacia las ventanas delanteras del restaurante. Riachuelos de humedad recorren los cristales empañados. Más allá del cristal, una delgada franja de rayo ilumina momentáneamente el cielo oscuro—. Hay que tener mucho cuidado al conducir bajo la lluvia, ¿sabes?


Ella asiente fervientemente.


—Las carreteras se mojan mucho cuando llueve.


De ninguna maldita manera, Capitana Obvia. La lluvia hace que las cosas se mojen. Que alguien llame al comité de jueces del Premio Nobel.


Los labios de Jungkook se contraen.


—¿Puedo darte algo de beber? —pregunta ella.


Le lanzo una mirada de advertencia. Él responde con una sonrisa antes de volverse a guiñarle un ojo.


—Me encantaría una taza de café... —Entrecierra los ojos ante su etiqueta de identificación—… Stacy. Y una recarga para mi cita gruñona.


—No quiero más nada, y no soy su cita —gruño.


Stacy parpadea en confusión.


—¿Oh? Pero…


—Es un espía de Harvard está aquí para obtener información sobre el equipo de hockey de Briar. No hagas bromas con él, Stacy. Él es el enemigo.


—Tan dramático. —Jungkook se ríe—. No le hagas caso, Stace. Solo está enojado porque llegué tarde. Dos cafés, y un poco de pastel, si no te importa. Un trocito de... —Su mirada viaja a las vitrinas de vidrio en el mostrador principal—. Oh, maldita sea, no puedo decidir. Todo se ve tan delicioso.


—Sí, lo eres. —Escucho a Stacy murmurar en voz baja.


—¿Qué fue eso? —pregunta él, pero su leve sonrisa me dice que la escuchó fuerte y claro.


Ella se sonroja.


—Oh, um, estaba diciendo que solo nos quedan pastel de melocotón y nuez.


—Hmmm. —Se lame el labio inferior. Es un movimiento ridículamente sexy. Todo sobre él es sexy. Es por eso que lo odio—. ¿Sabes qué? Uno de cada uno, por favor. Mi cita y yo los compartiremos.


—Lo más seguro es que no lo hagamos —digo alegremente, pero Stacy ya se está apresurando a conseguir los estúpidos pasteles para el Rey Jeon.


Mierda.


—Escucha, por mucho que me guste discutir cómo tu equipo es una basura, estoy demasiado cansado para insultarte esta noche. —Intento reprimir mi cansancio, pero se filtra en mi voz—. Quiero ir a casa.


—Todavía no. —La vibra alegre y algo burlona que ha estado emitiendo se endurece en algo más serio—. No vine a Hastings por ti, pero ahora que estamos tomando un café juntos…


—Contra mi voluntad —corto.


—... hay algo que tenemos que discutir.


—Oh, ¿sí? —A pesar de mí mismo, la curiosidad pincha en mi estómago. Lo cubro con sarcasmo—. No puedo esperar a escucharlo.


Jungkook cierra sus manos sobre la mesa. Él tiene grandes manos.


Tengo un poco de obsesión con las manos de hombres. Si son demasiado pequeñas, me apago al instante. Demasiado grandes y carnosas, y ya me parecen demasiado. Pero Jungkook ha sido bendecido con un par ganador. Sus dedos son largos, palmas grandes, pero no carnosas. Sus uñas están limpias, pero dos de sus nudillos están rojos y agrietados, probablemente por golpear el hielo. No puedo ver las puntas de sus dedos, pero apostaría a que son callosas.


Me encanta la forma en que los callos se sienten sobre mi piel desnuda, rozando un pezón...


Ugh. Nop. No se me permite estar pensando cosas locas alrededor de Jeon Jungkook.


—Quiero que te mantengas alejado de mi chico. —Aunque él lo acentúa al mostrar sus dientes, no se puede contar como una sonrisa. Es demasiado salvaje.


—¿Qué chico? —Pero ambos sabemos que sé a quién se refiere.


Puedo contar con una mano con cuántos jugadores de Harvard he tonteado. Conocí a Josh McCarthy en una fiesta de Harvard a la que Summer me arrastró hace un tiempo. Inicialmente hizo un berrinche cuando descubrió que yo era el hijo de Chad Kim, pero luego reconoció su error, se disculpó a través de las redes sociales y nos reunimos varias veces después de eso. McCarthy es lindo, tonto y un candidato sólido en términos de ACB.


Con él viviendo en Boston, no hay ninguna posibilidad de que me asfixie con afecto o aparezca en mi puerta sin previo aviso. Obviamente, no es una opción a largo plazo. Y eso va más allá de todo el asunto de mi padre, que me asesinaría. La verdad es que McCarthy no me estimula. Sus habilidades de sarcasmo son muy deficientes, y es un poco aburrido cuando su lengua no está en mi boca.


—Lo digo en serio, Kim. No quiero que te metas con McCarthy.


—Cielos, Mamá Oso, retrae esas garras. Es solo una cosa casual.


—Casual —repite él. No es una pregunta, sino un burlón no te creo.


—Sí, casual. ¿Quieres que le pida a Siri que te defina la palabra? Casual significa que no es serio. En lo absoluto.


—Lo es para él.


Ruedo mis ojos.


—Bueno, ese es él, no yo.


Sin embargo, por dentro, estoy preocupado por la franca evaluación de Jungkook.


Lo es para él.


Dios. Espero que eso no sea cierto. Sí, McCarthy me envía muchos mensajes, pero he estado tratando de no comprometerme a menos que sea algo sexy. Ni siquiera respondo con “LOL” cuando me envía un video divertido, porque no quiero darle alas. Pero... ¿tal vez no dejé en claro el estado de nuestra aventura como pensé?


—Estoy cansado de verlo caminar como un cachorro enamorado. —Sacude la cabeza Jungkook con agravación—. Lo tienes mal, y esta mierda lo distrae en la práctica.


—Una vez más, ¿cómo es eso mi problema?


—Estamos en el medio del torneo de conferencia. Sé lo que estás haciendo, Kim, y debes detenerte.


—¿Detener qué?


—Deja de joder con McCarthy. Dile que no estás interesado y no lo vuelvas a ver. Fin.


Me burlo.


—Oh, papi. Eres tan estricto.


—No soy tu papi. —Sus labios se curvan de nuevo—. Aunque podría serlo si quieres.


—Oh, asqueroso. No te voy a llamar “papi” en la cama.


Demostrando ser la maestra del mal momento, Stacy regresa cuando esas palabras salen de mi boca. Su paso vacila. La bandeja cargada que lleva tiembla precariamente. Los platos tintinean juntos. Me preparo, esperando que una cascada de café caliente me escalde la cara cuando Stacy se mueve hacia adelante. Pero se recupera rápidamente, enderezándose antes de que ocurra un desastre.


—¡Café y pastel! —Su tono es alto y brillante, como si no hubiera escuchado nada.


—Gracias, Stacy —dice Jungkook con gracia—. Lo siento por la boca de mi cita.


Puedes ver por qué no salgo mucho en público con ella. Las mejillas de Stacy se enrojecen de vergüenza mientras se va.


—La traumatizaste de por vida con tus sucias fantasías sexuales —informa él antes de escarbar en su pastel.


—Lo siento, papi.


Él ríe a medio bocado, unas migajas saliendo de su boca. Coge su servilleta.


—No puedes llamarme así en público. —La travesura baila en sus ojos—. Guárdalo para después.


La otra rebanada, nuez pacana al parecer, se encuentra intacta frente a mí. Busco el café en su lugar. Necesito otro toque de cafeína para agudizar mis sentidos. No me gusta estar aquí con Jeon. ¿Y si alguien nos ve?


—O tal vez lo guarde para McCarthy —respondo.


—Nah. No harás eso. —Traga otro bocado de su pastel—. Terminarás con él, ¿recuerdas?


Está bien, él realmente necesita dejar de dar órdenes sobre mi vida sexual como si realmente tuviera opinión sobre ella.


—No puedes tomar decisiones por mí. Si quiero salir con McCarthy, saldré con él. Si no quiero salir con McCarthy, no saldré con él.


—Está bien. —Mastica lentamente, luego traga—. ¿Quieres salir con McCarthy?


—Citas, no.


—Bien, estamos en la misma página.


Me frunzo los labios antes de tomar un sorbo lento.


—Hmmm. No creo que me guste estar en la misma página que tú. Podría estar cambiando de opinión sobre el escenario de las citas... debería pedirle que sea mi novio. ¿Sabes dónde puedo comprar un anillo de promesa?


Jungkook rompe un trozo de corteza con su tenedor.


—No has cambiado de opinión. Estabas sobre él cinco minutos después de tenerlo. Solo hay dos razones por las que aún lo estás jodiendo, o estás aburrido o intentas sabotearnos.


—¿Sí?


—Síp. Nada retiene tu atención por mucho tiempo. Y conozco a McCarthy, él es un buen tipo. Divertido, dulce, pero esa es su debilidad. “Dulce” no es suficiente con alguien como tú.


—Ahí vas otra vez, pensando que me conoces tan bien.


—Sé que eres el hijo de Chad Kim. Sé que aprovecharías cualquier oportunidad para meterte con las cabezas de mis jugadores. Sé que probablemente nos enfrentaremos a Briar en las finales de la conferencia en unas pocas semanas, y el ganador de ese juego recibirá una oferta automática para el torneo nacional.


—Esa oferta será nuestra —digo.


—Quiero que mis chicos estén afilados y se centren en el juego. Todos dicen que tu papá es directo. Tenía la esperanza de que se pudiera decir lo mismo de su hijo. —Hace un sonido desaprobatorio—. Y aquí estás, jugando con el pobre y dulce McCarthy.


—No estoy jugando con nadie —digo con irritación—. Nos liamos algunas veces. Es divertido. Contrariamente a lo que crees, las decisiones que tomo no tienen nada que ver con mi padre o su equipo.


—Bueno, las decisiones que tomo son por mi equipo —responde—. Y he decidido que quiero que te mantengas alejada de mis chicos. —Traga otro bocado de tarta—. Mierda, esto está delicioso. ¿Quieres un poco? —Levanta el tenedor.


—Prefiero morir antes que poner mis labios en ese tenedor.


Él solo se ríe.


—Quiero probar la de nuez. ¿Te importa?


Lo miro fijamente.


—Tú eres el que ordenó la maldita cosa.


—Guau, estás de mal humor esta noche, Bombón. Supongo que yo también lo estaría si me dejaran plantado.


—No me dejaron plantado.


—¿Cuál es su nombre y dirección? ¿Quieres que lo golpee un poco?


Yo rechino mis dientes.


Él toma un bocado de la tarta intacta frente a mí.


—Ah, mierda, esta es aún mejor. Mmm. Ohhh, eso es bueno.


Y de repente, el capitán del equipo de hockey de Harvard está gimiendo y gruñendo de placer como si estuviera actuando en una escena de American Pie. Trato de no estar afectado, pero mi cuerpo tiene otras ideas y hormiguea violentamente por los ruidos sexuales de Jeon Jungkook.


—¿Puedo irme ahora? —gruño.


Excepto que, espera un segundo. ¿Por qué estoy pidiendo permiso? Nadie me tiene como rehén aquí. No puedo negar que estoy ligeramente entretenido, pero este tipo también me acaba de acusar de dormir con sus chicos para arruinar las posibilidades de Harvard de vencer a Briar. Amo a mi equipo, pero no tanto.


—Por supuesto. Vete si quieres. Pero primero manda un mensaje a McCarthy para decirle que se acabó.


—Lo siento, Jungkookie. No recibo órdenes de ti.


—Lo haces ahora. Necesito la cabeza de McCarthy en el juego. Termínalo.


Muevo mi barbilla en una postura terca. Sí, necesito definir las cosas con Josh. Pensé que había enfatizado la naturaleza casual de lo nuestro, pero evidentemente está leyendo mucho más si el capitán de su equipo se está refiriendo a él como “enfermo de amor”. Sin embargo, tampoco quiero darle a Jungkook la satisfacción de ponerme del lado de él. Soy así de mezquino.


—No recibo órdenes de ti —repito, metiendo un billete de cinco dólares debajo de mi taza medio vacía. Eso debería pagar mi café, la propina de Stacy y cualquier angustia emocional que pueda haber sufrido esta noche—. Haré lo que quiera con McCarthy. Tal vez le llame ahora mismo.


Jungkook entrecierra los ojos.


—¿Siempre eres así de difícil?


—Sí. —Sonriendo, salgo de mi asiento y agarro mi chaqueta de cuero—. Ten un buen viaje de regreso a Boston, Jeon. Me han dicho que las carreteras se mojan mucho cuando llueve.


Él se ríe suavemente.


Me pongo la chaqueta, luego me inclino hacia delante y pongo mi boca a centímetros de su oreja.


—Oh, ¿y Jungkookie? —Juro que escucho su respiración agitarse—. Me aseguraré de guardarte un asiento detrás del banco Briar en el Frozen Four.

30 Janvier 2023 03:32 11 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
61
Lire le chapitre suivant II

Commentez quelque chose

Publier!
LP Lorena Pizarro
Hola. Esta es.Arin, la amiga de Tae de Make me mine???
January 10, 2024, 01:47
Analia Zaya Analia Zaya
Actualiza por favor!!!🙏🙏🙏🙏
December 07, 2023, 12:26
DAYA DAYA
Buenisimooo
July 17, 2023, 01:24
arikemii shou arikemii shou
actualiza por fis 🤍
June 29, 2023, 06:58
TA Tamara Aguilar
Está buenísima la adaptación!!! Necesito actualización pls💜
June 28, 2023, 06:42
Isis Pineda Casti Isis Pineda Casti
Hola, he leído toda la saga y me encanta, ¿actualizarás completo este libro? Para estar al pendiente, ya que noté que desde Enero no se actualiza🫠🥲😭
May 25, 2023, 07:14
Vante Ecu Vante Ecu
Porfi actualízala es muy buena 🫶🏻💜
May 22, 2023, 19:00
Tae Con T De Té Tae Con T De Té
Yo necesito actualización
April 15, 2023, 02:54
D Debora
Ay ya quiero el siguiente capitulo
April 05, 2023, 09:43
GalaxyVK GalaxyVK
Me Encanta 💖
February 18, 2023, 04:35
MG Mar Gómez
Gracias por publicarlo
February 10, 2023, 06:37
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!