bvdjeonn toru ✧

donde taehyung y jungkook hacen un juego de roles. - one shot. - contenido homosexual. - contenido adulto y explícito. - jk top ; th bottom. - smut & dirty talk. - todo esto es ficción. - créditos: @bvdjeonn. @ BADJE0NN [wattpad]


Fanfiction Érotique Interdit aux moins de 18 ans.

#kimtaehyung #jeonjungkook #jungkook #kookv #taehyung #smut #jktop #kooktae #taebottom #os
663
8.9mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

único.

Sollozos de un joven castaño y el movimiento del pie de un atractivo oficial era lo que se escuchaba en esas cuatro paredes de la comisaría. El pobre chico puchereaba mientras lágrimas cristalinas rodaban por sus mejillas sonrojadas.


Estaba asustado, muy asustado, en cambio el policía parecía exhausto y algo estresado.


El azabache gruñó al escuchar nuevamente los sollozos del contrario, golpeó la mesa con la palma abierta de su mano. El joven se sobresaltó en su lugar, con los ojos cristalizados observó al mayor con miedo, Jeon sintió un revoltijo en su estómago.


—No sirve de nada que derrame esas lágrimas falsas, joven Kim —comenzó diciendo, levantándose de la silla. Se pasó la lengua por los dientes superiores, después sonriendo de manera burlona cuando los orbes contrario brillaron—. Cuando perfectamente podría hacerte llorar de otra forma…


El castaño bufó, secándose las lágrimas con el dorso de la mano. Su mirada paró en el apuesto azabache. Traía el típico traje de policía, solo que en Jeon se veía algo ajustado en el sector de los hombros, pecho, bíceps… Mierda, se veía jodidamente bien.


Taehyung desvió la mirada de lo que tenía al frente suyo, era alguien débil.


—Sé más profesional, por favor —tomó aire profundamente, mirando con la ceja alzada al mayor—. Parece que aún finges no conocerme, ¿no es así, Hyung? ¿O seguirás fingiendo que soy un completo desconocido para ti?


Jeon tensó la mandíbula, el silencio incómodo permaneció por unos largos minutos en el lugar, el oficial volvió a tomar asiento, subiendo los pies a la mesa, observando con los ojos oscurecidos al castañito.


Ambos habían sido “algo”, nunca llegaron a aclararlo, era solo sexo o eso creían. Hasta que cosas impactantes ocurrieron, dejaron de verse, Jungkook fingió nunca haber visto o hablado a Taehyung, hasta el día de hoy donde lo vio en aquel cuarto, siendo supuestamente uno de los cómplices de un famoso traficante de drogas.


Vio las ropas del castaño, tan elegantes y pulcras, sin ninguna arruga. Tan costosas.


—Entonces, ¿cómo va el negocio de su padre, joven Kim? Parece que bastante mal, porque incluso tiene que usar a su propio hijo para sus preciadas ventas.


—Y-Yo… Yo no sé a qué se refiere.


El mayor se levantó y caminó lentamente como un león acorralando a su presa, se posicionó detrás del menor.


La respiración de Taehyung se detuvo unos cortos segundos, sintiendo la varonil colonia del oficial viajar hacia sus fosas nasales. Se sentía ebrio por la fragancia, el fuerte pero suave olor, típico de Jeon. Le gustaba ser duro y suave a la vez, en todo, toquetear suavemente y hablar con palabras fuertes o al revés.


Manos ajenas tocaron sus hombros, dando masajes a los músculos, juntó las piernas, sintiéndose sensible y a flor de piel por el exquisito toque.


Sintió la respiración pesada del policía detrás suyo como haciéndole saber que estaba ahí. Que era él quien tocaba sus hombros y que iba bajando. Más… y más.


—¿Q-Qué haces? —suspiró entrecortado. Las manos ajenas acariciaron su pecho y un jadeo salió de sus labios.


La risita de Jungkook acarició su oreja como una cálida caricia, apretando los dedos justo en sus pezones.


—Una pequeña inspección, joven Kim. ¿Le molesta?


Él negó. Oh vamos. Taehyung quería sentir las manos de Jungkook sobre él otra vez.


Los ágiles dedos del azabache tocaron cada parte del cuerpo de Taehyung, verlo temblar por sus simples manos tocando su anatomía. Se veía tan necesitado.


Segundos después de la pequeña “inspección” Jungkook se alejó de un acalorado castañito, quien respiraba de manera agitada y temblaba como gelatina. Sonrió de lado, realmente entretenido por la situación.


Se mojó los labios con la lengua, pensativo.


¿Sería buena idea?


Pues claro que sí.


Jungkook cogió del brazo ajeno, obligándole a que se levantará. Taehyung lo miró confundido.


Ambos se iban a divertir mucho.


Dejó al menor frente a la pequeña mesa dándole la espalda, acercándose lo suficiente para que pudiera sentir su gorda extensión contra sus nalgas redondas por encima de la ropa. Había sido imposible no tener una erección si tenía a Kim Taehyung jadeando por él.


—Joven Kim —gruñó, dando una falsa embestida, el contrario jadeó—. Responda con la verdad, ¿no trajo ninguna sustancia ilícita con usted? —otra falsa embestida.


Sus manos pararon en los brazos del sonrojado Taehyung, dejándolos detrás de su espalda, sacando las esposas de su cinturón.


Negando, el joven impulsó sus caderas hacia atrás, chocando su culo contra ese bulto que solía comerse con tanta devoción. Gimió cuando sintió las frías esposas rodear sus muñecas con algo de fuerza, con el corazón a mil siguió con su acción de sentir ese delicioso bulto.


Un jalón en su cabello le hizo chillar, arqueando la espalda y pegando esta contra el duro pecho del policía.


—Respondeme correctamente, maldita puta.


Tembló, girando su cabeza para mirar al mayor, quien lo miraba con el ceño fruncido y la mandíbula apretada.


Sonrió inocentemente.


—Mhm, ¿cómo quiere que le responda, señor? —puchereo.


Jungkook gruñó, pegando el torso y rostro de Taehyung sobre la mesa bruscamente, este gimió gustoso.


Chasqueó la lengua mientras deslizaba los pantalones de marca del menor, dejando a la vista unas bragas blancas de encaje, el policía sintió su polla palpitar.


—Pero miren que tenemos aquí —dijo con la voz ronca, jugando con el elástico de la ropa interior—. Si hasta viniste aquí vestido como una puta fácil, mi amor. Con tus ropas tan caras y estas lindas braguitas —sus manos se deslizaron por los redondos cachetes bronceados y luego los apretó con fuerza, Taehyung chilló—. ¿Acaso se la ibas a chupar a algún policía para salir vivo? Que pena, porque ninguno de esos bastardos inútiles van a meter su pene en tu sucio agujero de puta barata.


Se mordió el labio, alzó la palma de su mano e impactó la misma contra una de las mejillas traseras, viendo como un suave color rosa comenzaba a pintar la tierna piel.


—Te había preguntado algo, estúpida zorra.


Kim balbuceo una respuesta, Jeon le dio otra nalgada haciéndole lloriquear.


—¿Acaso debería hacer una inspección más profunda, bebé? —preguntó Jungkook, su índice tiró de la braga hacia un lado, dejando ver la entrada del castaño.


—N-No… No tengo nada conmigo, s-señor…


—¿Ah, no? —alzó una ceja, soltó una risa sarcástica, mordiendose el labio inferior con algo de fuerza—. Tristemente no te tocó el policía bueno, putita. Porque yo no te voy a dejar salir de aquí sin tener algo a cambio.


—J-Jungkook…


—Te voy a follar tan rico, que vas a querer que vaya a tu maldita casa todos los días a dejar mi semen en ese sucio contenedor que llevas, frente a los ojos de tu lindo papi—comentó, embistiendo en falso y amasando ambas nalgas con sus manos.


En un pequeño movimiento las bragas fueron rotas, Taehyung jadeó al escuchar el sonido de la tela rasgarse. Sus sentidos se hallaban dormidos, se sentía tan caliente por el trato que recibía y su cuerpo hormigueaba por el tacto del policía.


Todo eso se sentía tan bien.


Sus ojos viajaron por todo el cuerpo detrás suyo, viendo desde esa cadera siendo apretada por el cinturón negro, la cintura pequeña, el pecho fornido, los brazos musculosos y los hombros anchos. Su cuello grueso y su rostro con esa expresión tan ardiente.


La mano del azabache se deslizó por su muslo, llegando a su miembro, rodeandolo con sus dedos y comenzando un bombeo suave, el simple toque provocó un gemido ahogado al sensible castaño. Mientras la libre se dirigía a la cintura del menor, adentró su mano toqueteando la piel caliente de Taehyung, quien gimoteo por la mano fría rozando su piel.


Jungkook deslizó su mano por todo el tronco del miembro de Taehyung, en un vaivén suave, algunas veces ejercía presión en la base y luego su índice se frotaba contra el glande húmedo en pre-semen. Dejó la parte superior del cuerpo ajeno tranquilo, se quitó el cinturón con una mano, deslizando el cuero negro por sus caderas, dejándolo al lado del joven, desabrochó el botón y el cierre se deslizó abajo por culpa de su erección.


Kim gimió por la escena tan caliente que presenciaron sus ojitos, moviendo sus caderas de un lado a otro, en busca de llamar la atención del atractivo oficial.


Sus manos esposadas intentaron llegar hasta el miembro duro del otro, quejándose del ardor en sus muñecas y del dedo ajeno frotándose en la hendidura de su pene.

El bóxer negro contrastaba con la piel pálida de Jungkook, joder, todo le quedaba tan bien a ese hombre. El mayor sonrió de lado, tomando con su mano libre su polla, haciéndole que se marcara mucho mejor el grosor en la tela frente a los ojitos abiertos del castaño.


—¿Lo quieres? —cuestionó, hizo un moviendo de arriba-abajo con su mano sobre el bóxer, Taehyung asintió repetidas veces estirando sus bracitos con dificultad, Jeon le dio una nalgada—. Tienes que pedirlo correctamente, zorrita.


Kim jadeó, removiendose en su lugar. Mientras el oficial dejaba en paz su miembro, quitando la parte superior del traje, mostrando el trabajado abdomen y la marcada V de su cadera, su cintura pequeña y sus brazos musculosos. Sin olvidar del pequeño tatuaje debajo de su clavícula.


Caliente. Pensó Taehyung.


Ronroneo, parpadeando repetidas veces para llamar la atención del policía, consiguiendo su objetivo. Separó, como pudo —debido al pantalón—, sus piernas, mostrando su entrada al mayor.


—Oficial Jeon, p-por favor fólleme, como lo hacía antes —pidió.


Alzando una ceja, Jungkook preguntó—: ¿Cómo lo hacía antes? ¿Te refieres a antes de que me enterara de que tu papi es el maldito traficante que estamos buscando, niño? ¿O antes cuando te follaba con dulzura y te decía que eras mío?


Kim asintió frenéticamente, mordiéndose el labio inferior, su carita completamente sonrojada.


—Así, así. Hazlo otra vez, por favor.


Su estómago se revolvió cuando vio al azabache jugar con el elástico del bóxer, tanteando en deslizarlo hacia abajo. Recordando cuando lo sacaba con sus dientes para después chuparsela.


En el momento que la ropa interior dejó de esconder la longitud de Jungkook, Taehyung sollozó, sintiendo sus ojitos cristalizarse.


—No te voy a follar como quieres —comenzó, usando el líquido seminal del castaño para lubricar su propia polla—. Te voy a follar a mí manera y, joder, te va a encantar —sonrió.


Bombeó su miembro, viéndose rojiza y húmeda en la punta. Pronto el vaivén se volvió más rápido, más necesitado, no podía ocultar sus ganas de entrar en Taehyung, romperlo y hacerlo lloriquear. Hacerlo gemir por todas las sensaciones que estaba recibiendo de solamente él.


Dejó de masturbarse, acercándose al castaño para frotar su polla contra el culo del menor, esta vez sin ninguna prenda molesta molestando la acción. Ambos jadearon por el contacto de piel a piel. Jungkook atrapó entre sus falanges las gordas nalgas de Taehyung, embistiendo en falso, provocando que sonidos obscenos salieran de la boquita ajena.


—¿N-No va a prepararme? —cuestionó Taehyung, viendo con esos ojitos brillantes al policía, quien le regaló una suave caricia en la mejilla. Rápidamente alejó la mano, carraspeando.


—No soy un monstruo, joven Kim.


Jungkook se mojó los labios con la lengua, mirando el culo del menor. ¿La última vez que le comió el culo a Taehyung? La recordaba, estaban en la casa del menor y Taehyung quería probar algo nuevo como ese curioso chico que era y él le comió el culo hasta dejarlo lloriqueando contra las sabanas de la gigantesca cama.


Se arrodilló detrás del culo de Tae, separando sus nalgas, escupió en el agujero, frotando el índice en la fruncida entrada, el castaño gimió entrecortado. Su lengua dejó una larga lamida entre los glúteos ajenos, luego comenzó a tantear lentamente contra el anillo de músculos, hasta que por fin la punta entró.


Separó un poco más los redondos glúteos, sintiendo el interior apretado del menor apretando alrededor de su lengua, las penetraciones comenzaron suaves y luego más rápido, una de sus manos se dirigió al miembro ajeno, comenzando un nuevo vaivén.


Taehyung se hallaba en la cúspide del placer, con el cuerpo tan caliente que pensaba haber visto los cristales del cuarto empañarse. Su frente brillaba por el sudor y el cabello lo traía pegado en la misma, sus palmas ardían por tener que haber clavado sus uñas en muchas ocasiones. Gritó en el momento que sintió dos dedos entrar en su ano, penetrando rápidamente, sus piernas temblaron y gimoteo cuando los falanges rozaron con su próstata.


Sus ojitos miraban a cualquier punto del cuarto con la boca abierta, dejando la saliva deslizarse por las comisuras de sus labios.


Mientras el azabache fijaba su mirada en como sus dedos eran tragados por ese culo. Sintió un cosquilleo en su vientre, el calor recorriendo todo su cuerpo. No podían perder más tiempo.


Retiró sus dedos del interior de Kim, tomando la base de su polla y dirigiendo la punta a la entrada ya preparada.


—Quiero escucharte gritar como la puta que eres, ¿escuchaste? —ordenó Jungkook, a la par que agarraba el cinturón y lo azotaba con fuerza en el glúteo derecho, haciendo eco por todo el cuarto.


Taehyung giró los ojos.


Entró primero la punta, respirando con los dientes apretados, recibiendo el cálido y apretado interior rodeando su longitud. Movió sus caderas suavemente, entrando de a poco al ver al menor más tembloroso de lo normal.


Jeon acarició su espalda con sus manos, irguiendose hacia adelante para besar la nuca sudorosa del menor, hizo un movimiento circular con las caderas, respirando pesadamente detrás de Taehyung.

Dirigió su boca a la espalda impropia, gruñó por la molesta camisa, por lo que tomó ambos lados y tiró, los botones salieron disparados para todos lados y el pecho desnudo de Taehyung se mostró a la luz.


Siguió su trabajo de relajar al menor, ignorando los quejidos del menor por su costosa camisa arruinada. Dejó besos en los omoplatos, lamió una línea y mordió, así unas cuantas veces, hasta que sus caderas chocaron contra esos redondos glúteos.


No supo como reaccionar, como explicar la sensación de estar en el interior de Taehyung, de ese chico. Sus sentidos dormidos, solo pensando en follarlo hasta hacerlo llorar, follarlo hasta cansarse, hasta quitar todo el estrés.


Lo tomó por las caderas, acariciando con los pulgares la piel bronceada, tan bonita y suave.


Dio la primera embestida, ambos gimieron. La segunda, Jungkook gruñó al sentir como Taehyung apretaba su alrededor. La tercera, Taehyung balbuceaba palabras y jadeaba en busca de aire.


Esta vez, nada detuvo al policía, echando las caderas hacia atrás, sacando todo exceptuando la punta para luego entrar de golpe, viendo el culo del chico rebotar. Tocó todo lo que alcanzaban sus manos mientras lo follaba, viendo los cabellos castaños moverse por sus erráticos movimientos. El sonido de sus pieles chocando, el chirrido de las patas de la mesa, el sonido chicloso de su polla entrando y saliendo de la entrada de Taehyung, y los gemidos agudos del mismo junto con los graves propios.


—¿Te gusta lo que estás sintiendo? ¿Te gusta como te estoy follando, zorrita? —preguntó Jeon.


—¡S-Sí! —gimoteo, sintiendo su polla gotear—. ¡Me g-gusta- mhm…! ¡M-Mucho!


En un movimiento rápido, Jeon rodeó el cuello de Kim con el cinturón, como una correa de perro, dejando el extremo largo alrededor de sus dedos, jalando de este, quitándole el aliento a Taehyung.


—Mira tu nuevo collar, perra —gruñó—. ¿Te gusta?


El mencionado giró su rostro, mirando al azabache.


—Me encanta, o-oficial.


Jungkook sonrió.


Las caderas del oficial chocaron duramente contra los glúteos del joven, ambos en su propia nube de placer, con el calor rodeando sus cuerpos y esperando estar satisfechos. Taehyung recibía cada embestida gustoso, sintiendo la gorda polla del policía raspando su interior, sintiendo cada vena y el glande golpeando su punto dulce lo que provocaba ricas corrientes por toda su anatomía.


Sus mejillas ardían, sus labios también. Todo su cuerpo ardía gracias al mayor.


En un rápido movimiento, sus zapatos y pantalones fueron arrancados de su cuerpo, siendo volteado sobre la mesa.


Vio el rostro del azabache, su cabello oscuro desordenado, las mejillas levemente sonrosadas, esa mirada oscura mirándole fijamente.


Jungkook tiró del cinturón, juntando sus bocas en una jodida batalla de lenguas, mordiscos y saliva. Taehyung sintió dolor en sus brazos y muñecas debido a la posición y las esposas.


Los sonidos que soltaba Tae eran obstruidos por la boca contraria, quien barría su lengua en su cavidad bucal.


Se separaron, Taehyung dejó un mordisco en el belfo inferior del mayor cuando él se separó, pegó su espalda contra la mesa, casi mirando con las pupilas en forma de corazón al oficial.


Su boquita hinchada y rojiza se alzó en una sonrisa traviesa.


—¿Por qué no me está follando duro, oficial Jeon? Su sucia puta está esperando ser llenada —ronroneo.


Posó una de las piernas ajenas sobre su hombro, poniendo sus manos sobre la mesa y mirando a los ojos al menor.


—Abre la boca —ordenó.


Taehyung acató la orden.


Y le escupió.


El menor sintió todo su rostro arder, su vientre hormiguear por la sensación de ser tratado de esa manera tan… exquisita.


—No volverás a usar ese tono conmigo, maldita zorra —siseó, tomando con su zurda la cintura del menor y con la diestra el cuero negro—. ¿Aprenderás a comportarte, eh? Nunca entiendes.


Penetró al menor rápidamente, teniendo la mente nublada, clavando en su cabeza la idea de arruinar a Kim, dejarlo con las piernas temblando y la mirada pérdida.


Jungkook jadeó ronco, viendo el cuerpo curvilíneo de Kim temblar y brillar por el sudor. Quería lamerlo. Quería… hacerle de todo.


Esta vez, por nada del mundo, las embestidas se detuvieron, gimiendo por las placenteras sensaciones experimentadas en el momento. Taehyung intentaba cerrar las piernas por todo lo que estaba recibiendo, siéndole impedido por el azabache, quien fruncía el ceño y tensaba la mandíbula.


Los dedos de sus pies se enroscaron, sintiéndose tan cerca de correrse. El líquido pre-seminal escurriendo de la punta de su miembro. Las duras estocadas golpearon fuertemente contra su próstata, chillando y lloriqueando.


—¡V-Voy a-¡ ¡Mghm! —intentó modular Taehyung.


—No.


—¿Q-Qué?


—Lo harás cuando yo te lo diga, joder, ¿me escuchaste? Mhm, tan apretado.


El joven tembló, apretando su pierna contra la cadera del oficial.


Entonces, de a poco, los movimientos de cadera del policía se volvieron más erráticos y duros, tan deliciosos para su frágil cuerpo. Jungkook gimió ronco, agarrando la cintura del joven y follandolo duro, comenzando a botar cantidades de semen en su interior, el menor gimoteaba con los ojos abiertos, balbuceando y sacando la lengua.


—¿Quién es el que está follando, putita? —gruñó el oficial, jalando del cinturón.


—U-Usted, o-oficial. ¡U-¡ ¡Mghm! ¡Usted! —sollozó, sintiéndose al límite.


—¿Quién te está follando, Taehyung? —volvió a preguntar, la gota de sudor deslizando por su barbilla.


—¡Tú! Ju-Jungkook… ¡Ughm, a-ah! M-Mí Jungkookie.


Taehyung lo apretaba tan bien, como si estuviera exprimiendo su maldita polla, para dejar hasta la última gota de semen dentro suyo. Siguió follandolo, mirando los ojitos brillosos de este.


—Puedes- ¡ngh! Correrte —dijo Jungkook, lamiendo la gota de sudor que se deslizó por el cuello acanelado de Kim.


Y eso fue luz verde para el morenito, quien se corrió lanzando un largo gemido en nombre del azabache, arqueando la espalda y disparando largas tiras de la viscosa esencia, manchando el abdomen propio y del mayor.


Jadeó, abriendo la boca en busca del aire que tanto necesitaban sus pulmones. Gimió suavemente al sentir a Jungkook salir de su interior, ambos soltaron un suspiro, se sentían vacíos. Él giró sobre la mesa, quedando nuevamente boca abajo y el azabache tuvo una vista del culo ajeno rojo y manchado de semen, el mismo que se deslizaba por el interior de sus muslos.


—Creo que ya terminé con la inspección, joven Kim —tiró del cinturón que aún yacía alrededor de sus falanges, arrancandole un gemido ahogado al menor—. Pero aún no estoy muy seguro si eres inocente o no, mi amor…


[…]


Taehyung se tiró a la cama exhausto, con el cabello aún húmedo por el refrescante baño de espuma que tuvo junto al azabache.


Sus piernas temblaban, pero era una sensación tan cosquilleante.


Le encantaba.


Miró a un lado, viendo al azabache arreglar la ropa sobre la mesa que anteriormente había sido usada por ellos, agarró una almohada y la apachurro en sus brazos.


—Para ser tu primera vez haciendo un juego de roles, lo hiciste muy bien —comentó Taehyung.


—T-Tenía que complacer a mi lindo novio, ¿no? —se giró a verlo, mostrando esos adorables cachetitos sonrojados, Taehyung abrió la boca.


—¡¿Estás sonrojado?! ¡¿Luego de hacer tu sexy papel del policía malo?! —se tiró aire con una mano, sintiendo sus propias mejillas calentarse—. El oficial Jeon ahora es mi favorito.


El azabache alzó una ceja, riendo suavemente, caminó hacia donde estaba su novio, se sentó en el borde de la cama y acarició los húmedos cabellos con sus dedos, viendo a su bebé ronronear por los masajes.


Observó de reojo las marcas rojizas en las muñecas y cuello del menor, sintiendo sus mejillas arder aún más —si es que era posible, claro—.


—No me pasé, ¿verdad? —preguntó bajito Jeon, mirando hacia el suelo.


—Claro que no, bebé. Lo hiciste genial y ambos lo disfrutamos, eso es lo importante —Taehyung acarició las mejillas abultadas del azabache con sus pulgares, viendo los orbes de este brillar.


Taehyung volvió a recostarse en la cama luego de darle un beso en los labios al mayor. Este miró fijamente las marcas, su interior volviéndose un remolino.


—¿Puedo decirte algo? —preguntó el azabache, Tae asintió—. Pienso que las marcas en tu piel se ven bien.


El menor sonrió travieso—. Pienso lo mismo. Deberías hacerme más, cuando estemos… jugando.


Jungkook sonrió, poniéndose de rodillas arriba de la cama, acorraló a Taehyung en esta —él dándole la espalda— con sus brazos, acercando sus labios a su nuca, dejando suave un besito.


—Si tengo que hacer el papel del tipo malo, déjame pensarlo… —susurró ronco, Taehyung tembló, enterrando la cara en la almohada mientras juntaba sus piernas—. Aunque si me pongo a pensar, me gusta ser el villano…


17 Janvier 2023 20:47 5 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
202
La fin

A propos de l’auteur

toru ✧ other acc: @ BADJE0NN [wattpad]

Commentez quelque chose

Publier!
va valeria alv
Me quedé tan arriba q se me olvidó q era roleplay 😭
December 23, 2023, 06:13
vin  ୨ৎ  vin ୨ৎ
es buenísimo 😩😩😩
December 18, 2023, 22:02
siii Fiii siii Fiii
Por siempre el mejor OS
November 09, 2023, 03:01
ilovu tae ilovu tae
AAAAAA EXTRAÑABA ESTE FF DE VDDDDD, gracias x subirlo😭 ahora solo m hace falta el q tae era maestro de artes y lo hacían enfrente d la clase KEKXMEMXKWMD
January 17, 2023, 21:35

~