milkktea ✧ *:・゚Milktea *:・゚✧

❥ Jimin vuelve a casa luego de asistir a un viaje escolar ! ✧ ˚ · . ┊ ┊ ˚ ༘♡ ⋆。˚ ꕥ ⠀⠀ ⠀✎ +18 ❍⌇ ❛❛ [ Boypussy ] ;;❃ ❜❜ ❍⌇ ❛❛ [ Inocencia ] ;;❃ ❜❜ ❍⌇ ❛❛ [ Diferencia de edad ] ;;❃ ❜❜ ❍⌇ ❛❛ [ Incesto ] ;;❃ ❜❜ ❍⌇ ❛❛ [ Mimi es menor de edad!!! ] ;;❃ ❜❜ ❍⌇ ❛❛ [ No te gusta, no leas ] ;;❃ ❜❜


Fanfiction Interdit aux moins de 18 ans.

#bts #boypussy
225
5.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

21:24

¡Papi! el rubio chilló apenas divisó al hombre en la multitud de padres.


El menor corrió con todas sus fuerzas y saltó sobre los musculosos brazos de hombre, mientras reía y llenaba de pequeños besitos todo el rostro de su papi. Jungkook cargó a su pequeño bebé con un brazo y con su mano desocupada, terminó de despedirse del centro de padres que habían organizado el viaje escolar de este año.


El pequeño Mimi había pasado los tres últimos días fuera de casa debido a un paseo a una granjita educativa, donde estuvo estudiando junto a sus compañeritos, la vida de diversa cantidad de animalitos.


Al principio, Jimin se había negado y rehusado a asistir, debido a que Jungkook no podía acompañarlo por su nuevo puesto como jefe de la empresa donde trabajaba. Sin embargo, y luego de una conversación muy seria con el menor, Jungkook lo habría convencido de viajar solito ya que era un niño grande y le prometió que a su regreso, comerían pizza y jugarían muchas horas juntos.


¿Me extrañaste mucho, mi amor? preguntó mientras colocaba al menor en su silla de transporte, acariciando suavemente el muslo desnudo del Jimin. Papi creyó que moriría si no te veía pronto agregó con un puchero.


¡Pero Mimi volvió, papi! tomó el rostro de su papi entre sus pequeñas manitos y le sonrió, intentando "consolarlo" Mimi no se irá nunca jamás.


Jungkook sonrió, depositando un suave besito en la nariz que le causó cosquillas a Jimin. ¿Jamás? ¿Te quedarías con papi para siempre?


Mimi asintió efusivamente. ¡Para siempre!


El mayor hizo reír a su bebé, frotando sus costillas bajo la delgada camiseta de algodón blanco. Tragó duro cuando rozó los pequeños pezoncitos de Mimi y los apretó suavemente, atento ante la reacción del menor.


Mimi soltó un pequeño jadeo y rió. Papi, eso da cosquillas.


Los ojos de Jungkook brillaron, deseosos y ansiosos por llevar al menor a casa.


El trayecto fue relativamente corto, y una vez dentro, Mimi comenzó a saludar cada plantita y cada pececito en la enorme pecera, su vocecita llenando cada espacio y joder que Jungkook lo había extrañado.


¡Mimi! llamó mientras entraba a la bonita habitación del menor, dejando su pequeña mochilita a un lado de la cama. ¡Debes cambiar tu ropa! ¡Está sucia!


No tardó ni 15 segundos en aparecer por la puerta, jadeando y sonriente, luego de haber correteado y saltado por todos lados. ¡Pero había extrañado tanto su casa!


Las manos gruesas de Jungkook rozaron cada centímetro de los lechosos y delicados muslos de Mimi mientras bajaban su pantaloncito, dejando a la vista los gorditos y rosados labios vaginales de Mimi que se encontraban pegados a la tela de su calzoncito.


Tragó duro.


Sus dedos hábiles se engancharon al elástico, deslizándolo y mordió su labio cuando sus ojos hambrientos chocaron contra la piel sin vello del coñito de Mimi. El menor se encontraba completamente ajeno a los pensamientos que tenía su papi, contándole al mayor cómo el señor Kim les había enseñado un montón de cosas.


Jungkook solo asentía mientras terminaba de quitar toda la ropita. El cuerpo desnudo del menor frente a sus ojos, solo le causó un tremendo dolor de polla.


¿Mimi? jadeó, mirando la carita sonrojada de su pequeño, quien se encontraba sumido en su historia. ¿Papi puede revisar aquí? mencionó, rozando su dedo índice contra el pequeño clítoris.


Jimin solo asintió, mientras comentaba algo acerca de su compañero Kim Taehyung y otras cosas que Jungkook no estaba escuchando.


Separó suavemente los muslos del menor, dejando un poco más a la vista el pequeño coñito y su polla palpitó. Era tan pequeño y delicado, que sus dedos curiosos solo separaron los labios del coñito, exponiendo el estrecho agujero levemente húmedo.


Tragó duro y desvió nuevamente su mirada a Mimi, quien no estaba prestando atención a lo que su papi hacía con su cuerpito.


Era tan inocente.


Suspiró y controló sus manos, pues no quería llegar a hacer algo que al menor no le gustara - y porque era algo relativamente malo -, y mientras Jimin seguía hablando, Jungkook le colocó una bonita falda floreada celeste, acompañada de una blusita blanca transparente y calzoncitos rosados de algodón que acariciaban el coñito de manera dulce y suave.


No podía ponerse tan duro solo por ver un coño vírgen, joder. Jungkook ya no tenía 15 años. Sin embargo, tuvo que acomodar su polla dentro de sus pantalones mientras su pequeño Jimin saltaba fuera de la habitación.


Cumplió su promesa de cenar pizza en celebración por la vuelta a casa del menor y en lo que llegaba el repartidor, Jungkook sentó sobre su regazo a su pequeño bebé para - ahora sí - escuchar con atención todo lo que quería contarle.


Porque Jimin hablaba demasiado.


Y Jungkook lo adoraba.


Mimi se removió feliz en los muslos de su papi. ¡Había extrañado tanto su lugar especial!


El regazo de su papi era simplemente el mejor asiento, sobre todo por las cosquillitas en su pancita y lo mojadito de sus calzoncitos cada vez que su papi lo acomodaba mejor sobre su polla mientras veían películas o cuando Mimi fingía dormir.


Ahora, cuéntale a papi los animalitos que viste, amor. preguntó con una sonrisa. El coñito caliente de Mimi se encontraba sobre su dolorosa polla, y cuando el menor se acercó un poquito más a su papi para tomarle de las mejillas, casi se sintió eyacular ante la fricción.


¡Mimi vio muchos pollitos! Eran muy chiquitos de color amarillo, iban todos juntitos con su mami a comer. ¡Fue lo más bonito!


¿Si? respondió, llenándose de la preciosa e inocente imagen del rubio que se aferraba con sus muslitos a la cintura del mayor.


¡Sipi! Y TaeTae les dio semillitas de su mano, pero a mi me dio miedo.


¿Oh? ¿Y eso por qué, amor?


No quería que los pollitos me mordieran, papi. mencionó con un bonito puchero en sus labios gorditos.


Su papi rio suavecito, la vibración de su pecho haciéndole sentir mojadito en sus calzoncitos. Pero amor, los pollitos no muerden, ellos pican.


¡Es lo mismo!


Jungkook negó con la cabeza, sus manos rozando la pequeña cintura de su bebé antes de preguntar nuevamente. ¿Tocaste algún animalito, bebé? ¿O tenías mucho miedito? se burló.


¡Mh! Mimi frunció el ceño, su expresión siendo terriblemente adorable. Mimi no es un bebé, no tiene miedo. sin embargo, su enojo desapareció en el instante en el que recordó lo más emocionante de su viaje. ¡Mh! ... ¡Mimi tocó una vaquita! añadió mientras daba pequeños brinquitos sobre la polla de su papi. ¡Y tomé de su lechita! Era muy rica papi, te lo perdiste.


Jungkook apretó la mandíbula y agarró con fuerza los muslos gorditos de Mimi por debajo de su faldita para mantenerlo quieto en su lugar. Tuvo que cerrar los ojos para calmarse porque Mimi se seguía frotando suavemente.


Los tres días en los que el menor no estuvo fueron suficientes para que Jungkook perdiera un poquito la cabeza.


Ya no podía recordar con exactitud cuándo fue la última vez que su polla tocó y folló un coño, pero seguramente se remontaba a cuando Jimin fue concebido y ya habían pasado bastantes años de aquello. Por lo que, cuando encontró los calzoncitos del menor tirados y usados en la ropa sucia, con una bonita mancha transparente en ellos, su polla goteó pre semen. Y Jungkook solo se masturbó sin parar con cada uno de los calzoncitos usados de su hijo, llenando todo de su caliente semen imaginando que era el cuerpito y el coñito estrecho de su bebé.


¿Estaba mal? Por su puesto. Se sentía enfermo. ¡Era su padre, por dios!


Pero aún así, la idea era deliciosa.


– Perdón, amor. Sabes que he estado ocupado... – soltó con un gruñido pues Mimi no había dejado su balanceo sobre su polla que comenzaba a gotear a través de la tela.


Mimi se sentía calentito y feliz. La desconocida sensación siendo graciosa y extraña, pero no quería que su papi lo detuviera, así que comenzó a moverse muy despacito mientras seguía hablando.


– Pero papi... tengo una preguntita – Jungkook tragó antes de fijar la mirada en la inocente carita de su pequeño que se encontraba levemente sonrojado. – ¿De dónde sale la lechita? Mimi vio cómo los bebés vaquita tomaban lechita de su mami, pero Mimi no tiene mami... ¿Mimi no puede tomarla?


Jungkook se maldijo.


Los ojitos brillantes de Mimi poco a poco comenzaron a volverse un poquito acuosos, porque el hecho de que su mami lo abandonara apenas nació le hacía sentir muy triste y poco querido. Pero la polla de Jungkook no podía sentir pena por el menor que seguía frotando su coño caliente contra él. El hecho de que supiera que solo un par de prendas lo separaban del estrecho y diminuto agujerito no ayudaba en nada a su imaginación.


Cerró los ojos, disfrutando la sensación de su bebé moviéndose y recostandose sobre su pecho, por lo que Jungkook decidió apretar suavemente el pequeño culo de Mimi sobre la ropa interior, sus dedos largos rozando levemente contra el coñito del menor y cuando sintió una mancha mojadita mandó todo al carajo.


Se iba a ir al infierno.


– Amor... susurró luego de unos minutos ¿Quieres que papi te muestre dónde está la lechita para ti?


Jimin se recompuso nuevamente, los dedos de su papi enterrándose en la carne de su coñito y lo observó con los ojitos muy abiertos, completamente emocionado.


¿Papi tiene leche para Mimi? preguntó, secando los atisbos de lágrimas de sus mejillas.


Jungkook asintió. Tienes que colocarte de rodillas en el suelo, ¿bien? como un cachorrito murmuró, dejando que el menor bajara y se arrodillara frente a él.


Y joder que Jungkook agradeció la inocencia de su pequeño, porque su polla endureció aún mas al observar la mirada atenta y curiosa de su pequeño obediente. Mimi vio todo el procedimiento de las fuertes manos de su papi desabrochando el cinturón de cuero, para luego pasar a bajar la cremallera de sus pantalones y dejar al descubierto su ropa interior, donde la cabeza de su polla sobresalía rojiza y necesitada por atención.


Mimi abrió la boquita ante la sorpresa y Jungkook masajeó la punta de su enorme polla, esparciendo el líquido preseminal.


¿Papi también es una vaquita? jadeó emocionado. Sus ojitos brillantes no abandonando la polla gruesa de su papi. Su boca se hizo agua. ¡Quería probarlo!


Jungkook soltó una risa seca. Mimi... ¿T-tú ordeñaste a la vaquita hasta obtener su lechita?


¡Sí! chilló El maestro Kim me enseñó cómo tomar entre mis manos la cosita de la vaca. Mimi sabe aseguró orgulloso.


Mimi se acercó lentamente al gran bulto para verlo mejor. Su suave respiración chocó contra la cabeza de la polla que goteaba y con sus deditos, tocó muy suavemente. Sabía que tenía que tener cuidado para no dañarlo, eso se lo había enseñado su maestro.


Jungkook jadeó fuerte, agarrando la otra manito de Jimin para que cogiera el resto de su polla que seguía cubierta. El menor no podía salir de su asombro.


¿Mimi podría volver a tomar esa lechita tan deliciosa? ¡Ojalá que sí!


– Bueno, Mimi, esto es lo mismo que la cosita de la vaquita, tienes que acariciarlo para que salga una lechita muy muy rica ~


El rubio abrió muy grande los ojos y la boca. ¡Su papi también podría darle una deliciosa lechita fresca! ¡Este era el mejor día de todos!


Tomó entre sus dos manitos la tela que cubría la polla de su papi y la bajó. Sus ojitos brillaron nuevamente cuando el enorme pene salió de su prisión, casi chocando con la carita de Mimi. Se veía un poco extraño pero de igual manera lo cogió entre sus dos manitos. ¡Papi era demasiado grande y grueso!


Mimi ladeó la cabeza y apretó poquito antes de comenzar movimientos hacía arriba y abajo, tal cual como le habían enseñado, siempre apretando la punta para que saliera la lechita. ¡Y papi hacía ruidos muy graciosos!


M-más rápido ~ ordenó Jungkook. Su cuerpo temblando, su mirada fija en la indecente imagen que tenía frente a él. Jadeó y mordió su labio cuando el menor hizo exactamente lo que le estaba pidiendo, sus movimientos siendo un poco torpes pero lo suficientemente fuertes y rápidos como para que su orgasmo se acercara.


Se felicitó a sí mismo por mantener a su hijo en una burbuja de ignorancia, sin saber lo que era una polla o un coño. Joder que sí se iba a ir al infierno, pero la inocencia de su Mimi lo valía.


– Papi, esto es muy grande ~ ¡Y está muy durito! – Jungkook gimió.


Un par de minutos después, sabía que había sido suficiente, por lo que detuvo los movimientos del menor. Mimi... ~


El pequeño Mimi despegó la vista de la polla rojiza de su papi y la fijó en el rostro acalorado del mayor. Los mechones de cabello se le pegaban a la frente por el sudor, sus manos temblando y sus nudillos blancos y el entrecejo fruncido por la presión de contenerse de follarlo contra el sofá. Mimi sintió miedo, pero también se sintió un poquito mojado.


– ¿Mimi lo hizo mal? ¿Ya no vendrá la lechita? preguntó con un puchero.


– No, mi amor, lo estabas haciendo muy bien~ ¿Recuerdas cómo el becerro tomaba lechita, mimi? – era un maldito genio.


Asintió y su carita se llenó de emoción. – ¡El bebé vaquita estaba chupando!


– Muy bien mi vida, puedes chupar a papi para que la lechita venga más rápido ~ – acarició con el pulgar los labios gorditos de su hijo, introduciendo uno en su caliente boca. – Tienes que hacerlo igual que un bebé, ¿Sí?


Jimin no dudó ni un segundo y abrió su boquita para intentar introducir toda la polla de su papi. Aunque se sintió un poquito triste al no poder tragarlo todo como el bebé vaquita, no se desanimó y decidió deslizar su lenguita por toda la cabeza rosada antes de introducir la punta de la polla y chupar con fuerza.


Jungkook agarró la cabeza de Mimi, a punto de venirse solo por un par de lamidas y chupetones. – Jimin, abre la boca – Ordenó.


Y Mimi obedeció. Jungkook jaló los mechones de cabello de su hijo e intentó con todas sus fuerzas no romperle la boca de una embestida. En cambio - y siendo un poco más racional-, tomó la base de su polla y la forzó dentro de la diminuta cavidad húmeda. No le importó si los ojitos de Mimi se llenaban de lágrimas, solo quería correrse en la garganta estrecha de su hijo.


– Mierda, estás tan apretado Jimin ~


La sensación fue mejor que en todos y cada uno de los sueños húmedos que tuvo con su hijo. Le folló la boca con fuerza, ignorando las lágrimas que caían por las mejillas del menor y por los apretones que le daba a sus muslos.


Una puta perfecta para papi ¿eh? gruñó. Un agujero para papi ~ Solo eso eres ~ ¡Mierda!


Jungkook gimió y gruñó. La garganta de su pequeño Mimi siendo el mejor agujero en el que se había metido en toda su vida y sabía que esta sería la primera de muchas veces que lo utilizaría. Mimi sería su contenedor de esperma.


Joder, Jimin ~ Traga la polla de papi ¿mh? ~ Sé un buen niño ~


Sus movimientos se volvieron cada vez más erráticos, la garganta de su pequeño contrayéndose cada vez más y solo bastaron un par de embestidas para que Jungkook obligara al pequeño a sacar su temblorosa lengua y a mirarlo.


Ahora viene tu lechita amor ~ Se masturbó unos segundos más antes de soltar un fuerte chorro de caliente semen que cayó directamente en la boquita de su bebé, un par de gotas manchando el resto de la bella e inocente carita.


Mimi saboreó y tragó todo muy contento, ignorando el hecho de que su garganta dolía muchísimo pero convencido de que así tenía que ser.


¡Estaba muy feliz!


¡La lechita de papi era más deliciosa aún!


Jungkook había dejado caer la cabeza contra el sofá mientras intentaba recuperarse del gran orgasmo, cuando sintió una succión exquisita en la cabeza de su sobreestimulada polla.


– Papito, Mimi quiere más lechita ~ – chupó y deslizó su lenguita sobre la polla ahora flácida.


– Mimi tendrá que esperar un poquito a que papi se recupere, ¿sí? – el menor asintió. Jungkook lo tomó entre sus brazos para acomodarlo nuevamente en su regazo. Y Mimi con su carita sonrojada, recibió en su lenguita toda la lechita que su papi estaba quitando de sus mejillas.


– Mimi está muy feliz papi, tu lechita es mucho más rica ~


– Papi también está muy feliz mi vida ~ ¡Lo hiciste muy bien! – besó la frente de Mimi mientras le acariciaba el culo por debajo de sus calzoncitos – Lo mejor es que podré darte todos los días ~


– Papi, ¿mimi también puede dar lechita?


– Así es mi amor, pero tu lechita puede venir de otros lugares ~ rozó con sus dedos la entradita goteante del menor y jadeó despacito.


– ¿Y papi podría tomarla? murmuró esperanzado.


– Si mimi quiere...


– ¡Sí!


Jungkook solo rió.


Agradeció mentalmente a la vaca que Jimin había tocado y a su maestro por enseñar tan bien.


Ahora podría descargar su semen en la boca de su bebé y quizás, también en su coñito.

6 Janvier 2023 00:27 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
67
La fin

A propos de l’auteur

✧ *:・゚Milktea *:・゚✧ ⊹ . ° ↳ Always a safe place : ༄ 𓏲 | ٫٫ EUA, UA, Boypussy, Incest, Bestiality, Baby⑅ ♡̶ ៸៸ 𖦹ْꓸ All kinks you need .՞ 𖥦 ✧ ˚ ࿔ AO3: @Thvslutt · ִֶָ

Commentez quelque chose

Publier!
MC Marielita Caal
Un extra por favor
April 07, 2023, 01:03
María Cardona María Cardona
Podrías escribir un extras xfa
March 09, 2023, 10:32
Load more comments
~

Histoires en lien